Archivo de Enero, 2010

Karmele como símbolo

Jueves, 21 de Enero, 2010

batital 1[2]

Batital, en defensa de la música

Hay ocasiones en las que el periodista, por mucho que contradiga el espíritu de su profesión, debe hacerse con los trastos de matar y tomar partido. Especialmente si hablamos de música, o está en juego el honor de la nación. En esos casos, la presencia de alguien que ponga en peligro los pabellones auditivos o la madre patria, debe ser denunciada sin más miramientos y santaspascuas.

En este punto se advierte al lector que el firmante ha tomado partido por una de las candidaturas españolas al festival de Eurovisión, y no es Karmele, sino un grupo de mi ciudad que se reúne bajo el apelativo cariñoso de Batital; o sea, Dulcerías. Todos los días los voto cinco veces, que es lo que permiten las reglas y lo que todos deberíamos hacer para evitar que en Europa piensen que se nos ha caído el cerebelo, de forma que donde había un Isaac Albéniz, se oye hoy el graznido de un cuervo sordo.

Siendo así que me autoinculpo de parcialismo, subjetivismo, localismo, enchufismo y amiguismo, entenderán ustedes que haya leído con fruición leguleya los considerandos en los que se basa el intento de eliminar a la tal Karmele de dicho concurso canoro.

Supongo que si se adopta esa decisión, se agrandan las posibilidades de Batital y de otros que como ellos hacen música, y no el mamarracho. Dicho desde el más absoluto parcialismo y sin ápice de objetividad, me agrada sobremanera que se agranden.

Se ve que esto de ir a cantar a Europa apasiona cada vez a más gente. Y mira que en Europa se ha cantado siempre muy bien. Los niños del Tirol, los castrati, René Kollo… Van incluso los que no tienen nada que entonar, salvo una nana que duerme al más ferviente seguidor e irrita al resto, los que quieren estar bien despiertos.

Claro. Una cosa es ir a cantar y otra, a dar el cante.

El ponente invitado

Miércoles, 20 de Enero, 2010

Llamazares - Laden

Una de las cejas es de ZP

Llamazares cree que el FBI no utilizó su casquete piloso por casualidad, sino que la elección obedece a sectarismos, o a prejuicios ideológicos.

Esto es. Reunidos los agentes encargados de los retratos robot para confeccionar el correspondiente a Bin Laden, va uno de ellos y dice:

_¿Por qué no lo ponemos el pelo de Llamazares, que además de ser un rojazo, estudió medicina en Cuba?

_¡Apúntate dos, Pillinsky! _ le felicita el jefe_ ¡Proceda, agente Mouse!

Y como el casquete le queda bien, los tíos difunden la foto sin cortarse un pelo, que para algo hablamos de bisoñés.

Me estoy fijando en la fotografía resultante y compruebo que los labios tampoco son los del terrorista, sino los de Carmen de Mairena, que milita en la esquerra republicana de Andalucía, como todo el mundo sabe.

Seguramente esos ojos hundidos que miran al negro vacío de su alrededor son los de Chávez después de una noche de jarana, y ese mentón bífido pertenece a un sindicalista chileno; porque este FBI no da puntada sin hilo.

El caso es no pillar al otro de la foto, no vaya a ser que armemos una que valga por dos. EE.UU. da para eso y para mucho más. Y si no, que se lo pregunten al venezolano, que los acusa de provocar intencionadamente el terremoto de Haití como paso previo a los que van a descargar en Irán.

Con este panorama, no es de extrañar el papel tan destacado que va a desempeñar el presidente de España y de Europa como ponente invitado en el Desayuno de la Oración, que es como un Fuego de Campamento, pero por la mañana.

_Te pedimos, Señor, que el FBI no le tome más el pelo a Llamazares, ni a ningún laico. Que todos los retratos robot sean fidedignos, que se use el photoshop con talante y que los terremotos sean naturales. Podéis daros la baloncesticidaz.

Tribunal de carne

Martes, 19 de Enero, 2010

humor_chuletas[1]

La buena chuleta, en el arca se vende

Albricias. Esta semana se consiguieron de golpe varios objetivos que todas las generaciones estudiantiles habíamos perseguido con denuedo y sin éxito, desde que Aristóteles abrió la primera escuela peripatética en el Liceo de Atenas.

Uno se refiere a las chuletas. Ya era hora de que se despenalizase copiar en los exámenes. El alumno que se ve abocado a ello no pretende cometer ningún fraude, sino contestar lo más correctamente posible a lo que se le pregunta.

Por ejemplo, ya que la normativa es andaluza, imaginemos que en un examen de Sociometría el primer tema a desarrollar es: “Sevilla. Habitantes y territorio. Índices de población. Densidad y pirámide de edades”.

Convengamos que para bien contestar se precisan datos de difícil memorización. El alumno avispado sabe dónde se encuentran. Lo suyo es meterlos en una chuleta, consultarla y entregar un ejercicio pistonudo.

Pero ocurre que en caso de duda, los reformadores andaluces no permiten que el profesor, la máxima autoridad académica dentro del aula, decida qué hacer con el alumno pillado in fraganti, con las manos en las chuletas; si suspenderlo de raíz, o darle la Matrícula de Honor.

No será él. A tal fin se instituye un alto tribunal, formado por tres profesores ¡y tres alumnos! Ellos decidirán.

Menudo pifostio van a armar. ¿Cree alguien que un alumno va a acusar a otro compañero por copiar? Y por otra parte, ¿cómo se les puede obligar a que asuman tamañas responsabilidades?

Si como se supone, los votos siempre serán favorables a los alumnos, o como poco, empatados, puede decirse que la chuleta acaba de ganar su puesto entre el restante material pedagógico. Al menos, en Andalucía.

Otro de los logros alcanzados es no tener que ir a clase, pero esto ya era así.

Chávez y los juguetes

Lunes, 18 de Enero, 2010

Chavez

Simpatizantes de Chávez tratan de convencer a unos compatriotas del peligro que tienen los juguetes bélicos

Por sorprendente que parezca, hay instantes en los que Hugo Chávez actúa y se manifiesta como un hombre cuerdo. Ayer, por ejemplo, dijo que había que fabricar muñequitos de indios para que los niños jugasen con ellos, y no con Barbies, “que nada tienen que ver con nuestra cultura”.

Las infancias de quienes hoy ronden el medio siglo estuvieron presididas por muñecos de indios, aunque lo cierto es que en nuestro caso esos indios “nada tenían que ver con nuestra cultura”.

Pero es igual. A Chávez se le entiende la intención, como cuando dice que la PlayStation es un veneno distribuido por el capitalismo para sembrar violencia y después vender más armas. Es curioso que lo diga un señor vestido de caqui al que le encanta ser reconocido como comandante y abrazarse a otro señor, también de caqui y también comandante. El asunto es que a nosotros tampoco nos gustan las PlayStation, aunque debemos confesar y confesamos que cuando jugábamos con los muñecos de los indios, lo que hacíamos preferentemente con ellos era matarlos.

Después crecimos y la costumbre no fue a mayores. Comprendimos que los sioux y cheyenes de Caballo Loco tenían tanto derecho a la vida como los casacas azules del general Custer. De ahí a seguir una conducta pacifista que nos evitó participar en matanzas de comanches fue todo uno.

Si Chávez tiene razón, el día de mañana va a ser muy duro para ciertos colectivos indígenas, porque basta asomarse a una reunión de adolescentes para verlos muy afanados disparando sin cesar contra cientos de enemigos que surgen de la pantalla con cara de pocos amigos. Incluso uno de ellos, con la cara de Chávez, lo que no gustó nada al presidente.

Lo que no le entendimos es que promocione el juego del yo-yo para acabar con el egoísmo.

Cejas y alfombras

Domingo, 17 de Enero, 2010

Dali4[1]

Dalí ante el Árbol de la Vida, tratando de combinar cejas y bigotes

Los que se dedican a vender políticos, los mismos que se dedican a vender sopas en sobre, creen que la marca ZP es un lastre para los intereses socialistas y que éstos consiguen mejores resultados si presentan el paquete bajo las siglas PSOE. Se lo comentaron al interesado y ahora, cuando le hablan del asunto, se pone muy arisco e intratable:

_No es hora, tiempo ni lugar para tratar estas cosas. Ya diré cuándo se abre el melón sucesorio.

Como es habitual en su trayectoria, el hombre está muy despistado, porque los que mandan en los melones no son los periodistas, ni él, ni la cúpula del partido, ni los militantes, sino los del departamento de marketing, y ésos han dicho que está más pasado de moda que el polisón para las damas.

Por lo que se ha leído este fin de semana, los deberes del PSOE no se centran en abrir la dichosa cucurbitacea sucesoria, sino en cerrarla, eliminar la incertidumbre y tirar para adelante. ¿Con quién? Ése sí que ya no es un trabajo para los de marketing, que bastante hicieron pariendo la marca ZP, la baloncesticidaz, la Z sola y las zejas, en un alarde de vistosidaz que ni el propio Pertegaz. Como decía Dalí, sin saber lo que le vendría encima a España tras su desaparición: “Es fácil reconocer si el hombre tiene gusto: la alfombra debe combinar con las cejas”.

Pues aquí igual, las cejas deben combinar con las encuestas y todo parece indicar que la patochada ya no vende. Le pasó a Sardá después de un porrón de años siendo el rey de las audiencias. Antes llegaba un motorista de El Pardo con un sobre que le traía el cese. Ahora son los hombres del marketing y los de Sofres los que vienen con los índices de audiencia armando bronca. Y va a ser precisamente ahora, cuando está uno entretenido con la presidencia europea, las comidas de trabajo y los desayunos de oración.

Desnudos en la terminal

Sábado, 16 de Enero, 2010

tn_airport_xray_scanner[1]

¿Es usted imbécil? ¿No ve que lleva una pistola en la espalda?

En estos días se pregunta sobre el uso de scanner en los aeropuertos. Uno de los encuestados dice: Prefiero que me vea desnudo un guardia civil mientras estoy vivo, que un forense cuando ya esté muerto.

Puestas así las cosas, se pretende que nos prestemos a un divertido streep tease generalizado para garantizar un apacible vuelo transoceánico. Pero ¿sirve de algo montar un rastreador de palominos?

Paco Narla, que además de escritor es piloto, mantiene la inquietante teoría de que nada puede detener a quien realmente desee hacer daño dentro del avión, porque en cualquier aparato viajan docenas de objetos que pueden ser usados como armas destructivas. Y hasta ahí podemos leer, porque es intención de Narla vender muchos ejemplares metiéndole miedo a la gente con eso de los aviones, los scanner y los líquidos escondidos en los orificios corporales.

Esto no quiere ser un alegato contra los scanner, ni cosa parecida. Ellos sabrán lo que ponen en cada sitio, o qué pelo de Llamazares le va bien al retrato robot de Bin Laden. Si para viajar en avión hay que enseñar las chichas al personal competente en la materia, se enseñarán. La ilusión por subir a uno de esos aparatos ya era poca, de modo que ahora será más escasa todavía.

Lo que inquieta no es el desfile in puris naturalibus delante de las fuerzas de seguridad, sino los muchos lugares, ocasiones y circunstancias donde no habrá scanner y donde el terrorista contumaz podrá causar los estragos que le venga en gana. Pues sí que tuvieron muchas dificultades para llevarse por delante a dos centenares de personas el 11-M. ¿Y en un estadio, un cine, una manifestación, la cola del metro…? ¿Habrá un scanner cada vez que nos juntemos dos o más humanos? ¿Quieren que pensemos que el lugar más seguro del mundo es un avión?

Desayuno de creyentes

Viernes, 15 de Enero, 2010

National Prayer

¡Quién verá a ZP dándole a los salmos!

Es de suponer que en todas cuantas oportunidades tenga durante su participación en el Desayuno Nacional de Oración _ National Prayer Breakfast _, ZP explique a los asistentes al acto de Washington cómo perdió la fe desde que la tenía cuando contrajo matrimonio canónico en la ermita de Nuestra Señora de Sonsoles de Ávila, cómo se esfuerza a diario para que sus compatriotas la pierdan, cómo se las ingenia para menospreciar a cada paso el trabajo de quienes actúan desde su tenencia y cómo declinó asistir a una misa del Papa en Valencia al declararse no creyente.

Desde que se instauró como acto anual, al desayuno de marras acuden oradores internacionales que alaban los beneficios de la fe. Cada uno lo hace a partir de los más variados planteamientos, pero sin que se recuerde a nadie que haya dejado allí testimonios de lo mucho que engorda al género humano vivir al margen de una idea de Dios, la que sea, que es lo que tendrá que hacer el presidente español si en algún momento abre la boca para resultar consecuente con lo que predica a diario a través de su gobernación.

_Señores, muchas gracias por este desayuno con pastas y mermelada, pero este menda que les habla es más laico que el Instituto Nacional de Industria, así que de mí no van a obtener más oraciones que las subordinadas adverbiales de modo. ¡Ah! Y aquéllas que subrayen el desagradable aspecto físico de monseñor Munilla, como muy bien ha apuntado la compañera Elena Valenciano. Si mis hijas son góticas, yo no soy ni gótico, ni románico; y si he venido hasta aquí es porque me han invitado y aun me estoy preguntado qué coño han visto en mí el Congreso de los Estados Unidos y la Fellowship Foundation, también llamada The Family, para querer verme envuelto en este tinglado, porque la que canta arias es Sonsoles, mi mujer.

El chiste en el editorial

Jueves, 14 de Enero, 2010

art-buchwald-the-last-laugh-01-af

“Morirse es muy fácil  _decía Buchwald_. Lo difícil es encontrar aparcamiento”

Tenía pocos boletos para ser recibido por la prensa con grandes elogios y frases henchidas de entusiasmo. Su trayectoria no le avala y sus ocurrencias producen sarpullidos. No obstante, cabía la posibilidad de que con un buen asesoramiento y con Rompuy por delante, la gente le prestase menos atención. Ya no cabe.

A la broma del Mr. Bean se sumó luego la chanza de las sanciones a los países incumplidores, y la prensa más sesuda se ha lanzado al cuello del presidente español y europeo como si llevase seis años aguantándolo, y no seis días.

El tono empleado por The Wall Street Journal en su editorial de ayer sobre ZP lo reserva para muy pocos personajes, ni siquiera para los más estrafalarios, y mucho menos para los que acaban de llegar a un puesto de responsabilidad como es la presidencia europea.

Acorde con el anuncio de ZP, el periódico norteamericano recurre al humor en su sección editorial para argumentar que el nuevo presidente ha encontrado la fórmula para salir de la crisis, haciéndola ilegal y penalizando a los países que permanezcan en ella. España, el primero; se supone.

¿Cómo no se nos habría ocurrido antes?, se desternilla el editorialista, que más que eso parece el autor de una columna cómica, al estilo del genial Art Buchwald, el mismo que definió a los economistas como aquéllos que conocen cien formas de hacer el amor, pero a ninguna mujer.

Si viviese, Buchwald se llevaría una gran sorpresa al comprobar que hoy en día, la pluma de los editoriales de TWSJ se moja en el mismo tintero donde él mojaba la suya. Y es que este hombre está que se sale. Ya se enterarán los europeos cuando le escuchen esa frase tan bonita sobre el fin de la crisis:

_…si no hemos salido ya.

Sí, hace un cuarto de hora.

El hat trick

Miércoles, 13 de Enero, 2010

Canales

 

El cacao mental en el que deambula Bono _ el comulgante, no el cantante _, es inmenso; casi del tamaño de la primigenia selva amazónica. Especialmente cuando habla de iglesia, fe y religión.

Hace poco se refirió a José Ignacio Munilla como si fuese el último diputado salido de Toledo, y no el último obispo de San Sebastián. Dice que se trata de un hombre “extremadamente conservador, reacio a cualquier planteamiento progresista y muy de derechas”, para concluir que, no obstante, “es vasco y habla euskera”. Señor mío, eso es como si usted me dice que ese chaval del Racing, Sergio Canales, tiene la colección completa de todas las mariposas de Cantabria, desde la L. coridon a la L. reducta. Bueno, muy bien, ¿pero qué tal se revuelve el mozo en el área pequeña? Porque se trata de meter goles, no de hacerle la competencia a Linneo.

Bono lo mezcla todo con la brocha gorda. Sólo le faltó decir que siendo seminarista leía a Ledesma Ramos y a Onésimo Redondo. ¿Qué quería? ¿Un obispo de la Liga Comunista Revolucionaria?

El mejunje de Bono nos trae a la memoria el caso de un entrenador de equipos infantiles que en su afán por lograr la victoria de sus pupilos, prometía a los niños que por cada gol que marcasen, se les borraría un pecado venial sin necesidad de confesarlo. Eran otros tiempos, claro.

El tipo vestía sotana y sabía muy bien que contaba con fuerzas sobrenaturales para derrotar a los del Instituto, que sin ser laicos del todo, apuntaban maneras.

Lo malo fue cuando un alumno, el más goleador, dejó de lado la práctica religiosa, incluida la misa dominical, y preguntado por su proceder, explicó al director:

_Mire, hermano Antonio; yo hago un promedio de tres goles por partido y me ha dicho el entrenador que eso da para la salvación eterna.

Suicidio y paraíso

Martes, 12 de Enero, 2010

Avatar

“No me gusta tu novia”, le dijo la madre

El guión de Avatar describe la sociedad del planeta Pandora muy parecida a la que tuvo la raza humana en algún momento de su evolución. La forman un grupo de clanes teístas hasta las cachas, cuyos individuos son unos tipos larguiruchos llamados Na´vis que para reproducirse se enamoran de alguno de sus congéneres en detrimento de los otros; con un rey magnánimo, una sacerdotisa arúspice, una princesa picaflor, un sucesor celoso y unos súbditos sumisos, orantes y uniformes como monjes cartujos; sin más cultura que la que se desprende de la naturaleza fluorescente que les rodea, ni más tecnología que la necesaria para fabricar arcos y flechas con los que cazan animales inferiores para comérselos después de pedirles perdón por la ingesta, pero con un rabo deshilachado que los conecta a su dios y al conocimiento a una velocidad mucho mayor que la que nosotros conseguimos mediante una línea ADSL.

A todo esto, antes y después de Milton, le llamamos el paraíso perdido. Lo dejamos atrás porque un día optamos por la diversidad de pensamiento, el ADSL, el agua caliente central y unas máquinas tan prodigiosas que James Cameron es capaz de hacer con ellas una película así.

Ahora nos dicen que muchos jóvenes espectadores se ven atacados por tentaciones suicidas al comprobar que nunca van a vivir en Pandora. Se nota que la Literatura ha pasado a ser una maría, porque de lo contrario la historia de Avatar jamás podría ser tan dañina como el Werther y causar miles de suicidios como ella.

Ni que decir tiene que estos deprimidos nostálgicos del paraíso son internautas y que en ese medio exponen sus zozobras. Para combatir su depresión, alguien muy avispado les recomienda los videojuegos de la peli, y que escuchen su banda sonora. Así el negocio es redondo.