Archivo de Agosto, 2008

El luto

Jueves, 21 de Agosto, 2008

El accidente deja varias puertas abiertas para la polémica. Por supuesto, las relacionadas con la compañía y con la seguridad del avión, pero también otras de carácter protocolario; por ejemplo, si se debió jugar el partido internacional amistoso Dinamarca-España, o si actuó bien el COI al no permitir la bandera a media asta en la Villa Olímpica.
El impacto que producen en la opinión pública accidentes como el del miércoles dispara todas las sensibilidades que viven adormecidas ante otras tragedias que muchas veces son menos fortuitas y más evitables. Se dice entonces que “España está de luto”, pero no se dice cuando se conocen las víctimas de la carretera tras un puente de muchos desplazamientos, aunque las cifras puedan ser similares, pero no acumulables porque el shock del avión es inesperado, en el mismo lugar y en el mismo momento.
Pensamos entonces que se debería suspender el partido de fútbol, porque es amistoso, pero no el de water-polo, porque es oficial y en una Olimpiada. No parece que las varas de medir el luto sean las más adecuadas para enfrentarse a un acontecimiento que en cualquier caso es motivo de profundo dolor
No hace falta ser demasiado pesimista para sospechar que el COI tendría sobrados motivos para dejar cada día a media docena de países con la bandera a media asta, y a algunos, de forma permanente durante la celebración de los Juegos. No se le debe acusar de falta de sensibilidad, sino de saturación de tragedias.

Sincronizados

Miércoles, 20 de Agosto, 2008

Menuda sorpresa. Medalla de plata ¡en natación sincronizada! ¡Pero si aquí no sincronizamos ni los relojes! Lo nuestro son las epopeyas individuales. Cortés, Pizarro, Rafa Nadal. En cuanto organizamos la Armada Invencible, se nos hunde. Dos españoles, tres opiniones. Lo de estas chicas es revolucionario. Se lanzan a la piscina y estiran la pierna al mismo tiempo compitiendo con rusas, chinas y japonesas, que ésas sí que saben lo que es uniformidad y marcar el paso de la oca.
García Berlanga odiaba el trabajo colectivo y aún así se puso docenas de veces al frente de un equipo para dirigir sus películas. Quizás por eso las de Berlanga tienen el sello inconfundible del anarquista erotómano que lleva dentro y cuyo símbolo más definitivo fue aquella muñeca de King Size que se tiraba Michel Piccoli en pantalla, y todo el equipo de rodaje fuera de ella.
Alguien hizo la broma diciendo que el túnel del Guadarrama había sido obra de dos: de González y de Fernández. El primero excavaba por un lado y Fernández por el otro. ¿Y si no se encuentran?, preguntó Franco. ¡Mucho mejor, Excelencia _ le contestó un ministro _ ¡Así tenemos dos túneles!
¡Qué bárbaro! ¡Natación sincronizada! Se me han puesto los pelos como escarpias. Estamos haciéndonos mayores. Puede ser una influencia del botellón. Antes los borrachos recorrían las tascas de uno en uno, dos a lo sumo. Ahora van de cinco mil en cinco mil. Todo se pega.
A estas chicas habría que hacerles un homenaje, pero a ver quién se pone de acuerdo.

ADN autonómico

Martes, 19 de Agosto, 2008

Todos los que han hecho del País Vasco su tierra de promisión, los llegados de Extremadura, de Castilla o de Galicia, ya saben con certeza que sus impuestos se dedican a subvencionar proyectos que no los van a beneficiar en nada.
El último de estos planes trata de localizar el auténtico ADN vasco, como Indiana Jones tras el arca perdida. Naturalmente, lo paga el Gobierno de Ibarretxe con el dinero de todos.
La excusa es que se podrán prevenir muchas enfermedades, aunque sólo sean las de aquéllos que lo mantengan limpio e impoluto de contaminaciones foráneas, y no digamos ya si se trata de emigrantes. A ésos no les van a prevenir ni de la gripe asiática con vacuna.
De entrada cuesta trabajo creer que se pueda identificar un ácido desoxirribonucleico con ese apellido tan local y autonómico, pero la ignorancia en la materia nos obliga a dudar, sólo dudar.
Por otra parte, la mera formulación de que existe y de que vive en Idaho entre los emigrantes vascos, atufa a arrogancia racista que tira para atrás. Ahí sí que podría hincarle el diente la prensa británica, siempre tan preocupada por descubrir tics primitivos entre los españoles que disimulen su propia afición por la vara, los castigos corporales y algún que otro vicio arraigado.
Lo cierto es que la deriva por enaltecer las excelsas virtudes de las pretendidas nacionalidades para que los políticos de turno chupen eternamente del bote sin dar más palo al agua que el del constante desprecio a sus vecinos, les lleva a realizar las iniciativas más peregrinas, de tal forma que la anterior es lo suficientemente disparatada para servir de peldaño a la siguiente.
Cuando digan que lo han descubierto, la tragedia de Ibarretxe será entonces enterarse de que él no lo tiene.

La madre Tierra

Lunes, 18 de Agosto, 2008

Cuando se lee que ETA invoca a la Madre Tierra para anunciar que atacará con todas sus fuerzas el tren de alta velocidad, se da por sentado que están refiriéndose a otra Madre Tierra distinta a la que tenemos el común de los mortales. No puede ser Gea, la primera diosa de los antiguos griegos, porque además de especializarse como protectora contra los egoismos, de favorecer los matrimonios y velar por los juramentos, sus dominios alcanzaban todo el planeta y no hacía distingos entre los nacidos más cerca o más lejos de Santurce.
Ni siquiera ha de ser esa Madre Tierra el País Vasco, pues son mayoría los que allí nacen y no sienten su llamada para luchar contra el TAV como si ese fuese el objetivo primordial de su existencia.
La Madre Tierra a la que se refiere ETA ha de ser sin duda algún súcubo camuflado, con sobrada habilidad para el engaño y la confusión y que al igual que los espíritus tradicionales de la maldad exige constantes sacrificios de sangre humana para renovarse y proseguir su labor destructiva.
Debería bastar esa mención para desistir en cualquier intento por establecer el diálogo con quien se dice siervo de tales espíritus, pues siendo su principal arma el engaño, sólo cabría ser más perverso que ellos para vencerles. Se intentó con aquella banda de pistoleros que nos llevó al ridículo y a una nueva derrota. También en mesas de negociación. En ningún caso se sabía la verdadera naturaleza de los personajes a los que se enfrentaban. Ahora sí.

Hot desk

Domingo, 17 de Agosto, 2008

Uno de cada dos funcionarios públicos españoles es autonómico. O para ser más exactos, uno y una oreja de otro, porque éstos ya han superado el cincuenta por ciento del total estatal y las previsiones son de que la proporción aumente.
Si comparamos esas cifras con la población, veremos que uno de cada 36 españoles es funcionario autonómico y otro, también de casa 36, sólo funcionario.
Cambiamos el ángulo y ahora vemos que uno de cada ocho españoles ocupados es funcionario; la mitad autonómicos, y la mitad, de las otras administraciones.
Por regiones, la palma se la sigue llevando Extremadura, donde la comparativa alcanza a un funcionario por cada cuatro habitantes. Cataluña, Navarra y el País Vasco se sitúan en el extremo opuesto, con el menor porcentaje de empleados públicos por habitante.
Sin embargo, aumenta hasta más allá del 34 por ciento el número de funcionarios que no tienen plaza vitalicia en la Administración y cuya estabilidad laboral se asemeja a la que se registra en la empresa privada.
Los ingleses, siempre preocupados por la eficacia de sus organismos, inventaron hace años un sistema de trabajo llamado hot desk _ mesa caliente _, de cuyos resultados no tenemos noticia. Consistía en eliminar el mayor número de puestos de trabajo preestablecidos, de manera que el funcionario ocupase la mesa, la silla y el ordenador que estuviesen vacíos en cada momento. Dicho así parece la propuesta ideal para que aquella oficina fuese la casa de Tócame Roque, pero si los ingleses lo implantaron, sería porque le han visto sus ventajas. Por ejemplo, para saber cuántos puestos se necesitaban en realidad.
¿Se imaginan la implantación de la mesa caliente en España? ¿Descubriríamos por fin si sobran o si faltan?

Cien años

Sábado, 16 de Agosto, 2008

Evo, Correa, Hugo y Lugo se van a dar un festín de periodistas. Se los van a comer con patatas porque han descubierto que todas sus desgracias están ahí, en los medios que les afean las conductas y que son incapaces de ver representados en ellos los más excelsos valores de la democracia.
Con ese planteamiento que ya han realizado con anterioridad todos los tiranuelos que en el mundo han sido, la prensa crítica de Venezuela, Bolivia, Paraguay y Ecuador ya está avisada de que pronto comenzarán a caer sobre sus cabezas multas, censuras y sanciones, cuando no el cierre o la no renovación de la licencia, pues como recordó Chávez en frase erudita: “el espectro radioeléctrico es del Estado”, para añadir sin que nadie le oyese: “y el Estado soy yo”.
Cuando estas macanas las protagonizaban dictadores identificados con la derecha, se consideraban comportamientos propios de la carcundia y se profetizaba que jamás se repetirían cuando diese la vuelta a la tortilla. Ahora ya saben en esos países que el problema no está en la cara de la tortilla que se vea, sino en los huevos que se utilicen para hacerla.
Pasmados tienen que estar los ciudadanos de esos países después de ver a sus cuatro mandantarios haciendo causa común para censurar a gusto en nombre del pueblo. La desfachatez de estos personajillos tuvo su punto culminante cuando Chávez, el más osado de la recua, señaló a los EE.UU. como el país del mundo en el que más se atenta contra la libertad de expresión. Y se quedó tan ancho.
Hoy es un día especialmente querido por este columnista, pues se cumplen cien años de la fundación de El Progreso de Lugo, tiempo suficiente para haber conocido toda clase de censuras. Quizá por ello hoy vemos más insignificantes que nunca a todos estos mequetrefes.

Sálvese quien pueda

Viernes, 15 de Agosto, 2008

Se supone en clave de ingenuidad política que cuando arrecian las crisis, mayores son las dependencias de los ciudadanos respecto de sus administradores y mayor la necesidad que hay de ellos, porque en épocas de bonanza todo es más fácil y llevadero. En Galicia no. En Galicia los administradores tienen la cabeza ocupada por el posible adelanto electoral y la fórmula más eficaz para escapar ellos de sus efectos y de la mala conciencia que conlleva no saber hacerle frente. No se les ocurre pensar que los ciudadanos padecen una crisis de garabatillo y que necesitan todo el apoyo de las instituciones y de los políticos. No, todo lo contrario. Su preocupación es que “si agotamos la legislatura, cada vez habrá peores noticias y perderemos más apoyos”. Magnífico razonamiento. Dan por supuesto que son incapaces de hacer nada meritorio en ese sentido y centran todos sus esfuerzos en salvar sus propios muebles si una fecha es mejor que otra. Y nos lo cuentan como si buscasen nuestra aprobación y consenso: “Naturalmente, ponerlas en noviembre, porque a marzo vais a llegar hechos unos zorros”. Es como si en un caso de naufragio el capitán del barco se encierra para sopesar cuál es el bote salvavidas que más le conviene a él y a su tripulación, mientras el pasaje participa desde cubierta en la elección: “Pues yo creo que deberían subir en el bote de popa, que es el que flota mejor”. Tanto si hay adelanto como si no lo hay, tendremos que escucharles una vez más cómo enfervorizan a las masas y llenan pabellones de deportes diciendo que ellos tienen la fórmula mágica para encauzar la economía y para llevar con pulso firme el timón de la nave… “hasta que se declare una tormenta y saltemos por la borda al grito de Sálvese quien pueda”.

Botellón luso

Jueves, 14 de Agosto, 2008

A las playas portuguesas más cercanas llegan hordas de españolitos con ansias infinitas de botellón. Dos mil, dice el alcalde de Tavira que se reúnen allí con tan loable propósito. Y tras el botellón, que a fin de cuentas sólo destruye por dentro, le sucede el vandalismo, que ése sí, destruye por fuera.
El alcalde se ha dirigido a su ministro del Interior en solicitud de leyes que le permitan atajar el problema y proteger a sus vecinos de estas invasiones que parecen pacíficas, pero que a la vista está que no lo son. En otros lugares donde la borrachera comunitaria es origen de destrozos se escuchan planteamientos parecidos y a uno no le entra en la cabeza que ni los ayuntamientos españoles, ni los portugueses, tengan a mano la legalidad suficiente para combatir al vándalo cuando desde nuestra más tierna infancia fuimos perseguidos por los guardias de la porra si se pisaban los jardines o se salpicaba con el agua fuera de la fuente. Reconozcamos que no es comparable llevar a un par de chiquillos al cuartelillo, que a un par de miles de niños embrutecidos y violentos. En volumen hay diferencias sustanciales, pero en esencia, la defensa de los bienes comunes ha de ser la misma.
Ignoramos si estos comportamientos preocupan a las autoridades mucho, poco, regular o nada; si se analizan como inocentes pasatiempos propios de la juventud, o si se espera que la EpC actúe sobre las masas como el Libro Rojo de Mao actuó sobre los chinos; pero desde la perspectiva de muchos particulares, todo lo que rodea al botellón, desde sus causas a su tratamiento, constituye una prueba evidente del fracaso colectivo, motivo de gran pesimismo y demostración de que se han dejado las riendas a otros niños sin formar que juegan encantados de haberse conocido con las cosas de comer.

Nos han pillado

Miércoles, 13 de Agosto, 2008

Anda la prensa internacional a vueltas con el apasionante debate que dilucide si estirar los párpados hacia afuera para rasgar los ojos es un insulto a los asiáticos, una gilipollez o un cordial saludo de solidaridad humana.
De esa guisa se han fotografiado los miembros del equipo español de baloncesto y al contemplar el resultado, algún colega anglosajón, aburrido de narrar miserias humanas, ha pensando que la ocasión la pintan calva para decir que los españoles somos la quintaesencia del racismo, malos como la peste negra y brutos como un arado. Ya lo ven, dicen a sus lectores para demostrarlo, Gasol se estira los párpados y ocho mil millones de chinos recorren entristecidos la Gran Muralla porque les han hecho la burla.
Todo esto sucede en una época donde la falta de ideas se suple con parches de supuesta corrección política que en el fondo son la prueba palpable de una mediocridad pasmosa, que se fija en el número de mujeres que componen un Consejo de Ministros para acusarlo de machista si hay un hombre más de la media, pero que se harta de decir babosadas sobre todo lo que huela a clasicismo y tradición. Una sociedad infantilizada, cursi, ignorante, sodomizada por un exceso de supuesta información, como ya denunciaba Cunqueiro, y siempre dispuesta a que el ridículo ajeno disimule el ridículo propio.
A los que en esta ocasión se levantan de las patas de atrás para acusarnos de racistas habría que decirles que sí, que nos caen muy gordos los chinos porque no se sabe si lo son, o es que van medio dormidos, que los ingleses huelen a pis de tomar tanto té, que los griegos conducen como locos y que los brasileños se pasan todo el día en la playa jugando al fútbol. Ya está bien de tanto disimulo. Somos racistas y cada vez que vamos a otro país siempre lo insultamos unos días antes. Ahora fue rasgándonos los ojos.

La estampación

Martes, 12 de Agosto, 2008

Estamos al borde de la estanflación, que es algo así como precios muy altos y crecimiento cero. Y eso gracias a que durante varios meses, mientras otros veían venir las vacas flacas, aquí engolábamos la voz para decir que éramos la Champion League de sabe Dios qué y la palabra crisis no cabía en nuestro diccionario.
Ahora tampoco cabe, porque la crisis, cuando se confirma, pasa a tener otros nombres menos usuales en el lenguaje popular, como éste de la estanflación, que suma estancamiento e inflación y que yo creo que los inventan para que no entendamos su significado y no nos asustemos demasiado.
Claro, había elecciones y los votantes podían establecer perversos paralelismos entre la acción del Gobierno y la situación económica, de modo que sólo nos dejan dos posibles interpretaciones: o nos mintieron como bellacos, o son los analistas económicos peores del mundo, además de unos pésimos profetas.
Mañana celebra reunión la Comisión Delegada de Asuntos Económicos con el presidente al frente y se esperan medidas, aunque mucho habrán de atinar para conseguir lo principal, es decir, que se recobre la confianza en los administradores.
También de elecciones se habla en Galicia y como la crisis aprieta, ya se empiezan a escuchar voces a favor de un adelanto de varios meses, una medida que sólo se justifica como un intento de salvar los muebles al actual ejecutivo, aunque ni su presidente ni su socio se muestran muy favorables a dar por concluida la legislatura deprisa y corriendo.
De todo ello se deduce que las grandes medidas contra la crisis son aquellas que les sirven para ganar elecciones, no para combatirla.
¿Qué vendrá detrás de la estanflación? Quizás la estampación, que es pegarse de bruces contra una pared que no se ha visto a tiempo.