Archivo de Mayo, 2008

Un tipo molesto

Sábado, 10 de Mayo, 2008

La matraca que se trae el Gobierno con el laicismo no es, como se ha interpretado, una estrategia para desviar la atención de otros temas más difíciles de gestionar. Eso puede ser un valor añadido, el segundo pájaro del mismo tiro; pero el primero es el que se proclama sin disimulo, o sea, la persecución y eliminación de la idea de Dios allí donde se manifieste como responsable de los males patrios y de la carestía de la vida. ¿Cómo no nos dimos cuenta antes? Tanto insistir en que no existe y no son capaces de sacárselo del pensamiento. Como diría la ilustre pensadora Tamara / Ámbar / Yurena, son patéticos.
En la presentación de la campaña se ha tenido la precaución de resaltar que todo esto tiene como fin salvaguardar los derechos de los no creyentes, de los creyentes y de las otras religiones, como dando a entender que hasta su llegada este mundo estaba mal organizado y tras su paso por los despachos va a quedar hecho una preciosidad.
Pues no les queda trabajo ni nada. Empezando porque cada día de la semana, cada mes del año, el 80 por ciento de los topónimos geográficos, el 90 por ciento de los onomásticos, el 30 por ciento del callejero, el 100 por cien de las iglesias y catedrales, la historia, la arquitectura, la pintura, la escultura, la planimetría de las ciudades, las pirámides de Egipto, los mayas, la Odisea y alguna cosilla más, son manifestaciones, reflejos o consecuencias del hecho religioso, al Gobierno le queda un arduo trabajo por delante para contrarrestar los 25.000 años que le preceden. Quizá no le lleguen cinco o seis legislaturas.
Y una vez que acaben, cuando Santiago de Compostela troque su nombre por el de Ciudad A o Ciudad B y aquí no crea ni Dios, ¿cómo nos explicarán la historia? Bueno, no importa, ya habrá tiempo de manipular a mansalva.

Puntual tomadura de cabello

Viernes, 9 de Mayo, 2008

De la misma forma que con un leve retoque lingüístico se puede negar la existencia de un trasvase si decimos que sólo se trata de una APA, o sea, una aportación puntual de agua; así otros ministros han visto la puerta abierta para la solución inmediata de todos sus problemas.
Solbes se ha sacado de encima la crisis económica de un plumazo. Ya no hay tal, sino que estamos ante la fase bajista del ciclo, que no tiene nada que ver con las hipotecas, sino con la menstruación. Qué alivio. Por un momento temimos que sería imprescindible adoptar medidas extraordinarias, y ahora vemos que todo se resuelve gracias a unas compresas con alas.
A Bermejo también le viene de perlas el recurso del eufemismo para desembarazarse del colapso judicial. No sean ingenuos, no hay colapso que valga; esto es un problema endémico de retraso. A éstos les cae un ciclón como el de Birmania y son capaces de llamarlo corriente excesiva de aire.
Rosa Díaz le ha repetido a Conde Pumpido lo que ya se le había dicho por activa y por pasiva a lo largo de estos cuatro años, que al doblegar su criterio jurídico a las conveniencias del Gobierno, se ha visto obligado ha invertir diametralmente la doctrina, para recuperarla deprisa y corriendo a las puertas de las elecciones. Es decir que se ha producido una quiebra del Estado de Derecho. Gracias al nuevo estilo en el hablar, todo puede haber quedado en un puntual desabastecimiento de justicia.
Los gamberros que arrasan a sus anchas coches y escaparates también podrán alegar, si se les pilla, “inadecuada colocación de cristales en la trayectoria de una piedra lanzada durante el ejercicio de la sacrosanta libertad”. Es lo justo.
Por lo menos en el PP son más claros en su discurso:
_Tenemos un problema que manda huevos. 

El cómic gratis

Jueves, 8 de Mayo, 2008

No nos podemos quejar. A medida que avanza el siglo, lo estrafalario se multiplica sin solución de continuidad, y sin necesidad de comprar ningún cómic. Es como si sus personajes hubiesen saltado de las viñetas para entremezclarse en la vida real manteniendo su carácter de dibus.
Y así vemos cómo la sobrina de un cardenal nos enseña las domingas para darle la tabarra a su señor tío, que es el episodio idóneo para devolvernos a la época de los Medicis, los Borgia y los Farnesio, cuando el puterío y la santa curia se daban la mano sin rubor.
Quizá comparada con Lucrecia Borgia, la sobrina nos parezca chusca, pero es porque la vemos de cerca. Dejen que el tiempo pose su pátina sobre el ejemplar de Interviu, y a la vuelta de unas décadas, de ese cómic se podrá sacar un Rojo y Negro a lo gallego-tinerfeño.
Otros personajes se cuelgan de la Sagrada Familia de Barcelona para que liberen a un compañero. Igual que Moisés con lo de las ranas. O liberas a los judíos, o te lleno esto de batracios. O liberáis al chico este, o mañana nos colgamos del Tibidabo.
Por si fuera poco, en Santiago se han manifestado cien coches fúnebres; vacíos, creo, para protestar contra algo relacionado con cadáveres putrefactos; y mejor será no indagar más en el fondo de la cuestión. Para hacernos una idea de la historieta, llega y sobra. Ni el motivo de la bronca, ni la imagen de los portaféretros pitando en contra de la autoridad autonómica, tienen parangones históricos fáciles de encontrar.
Como no la tiene el hecho de que una página porno vaya a pagar la deuda de las madres de Salvatierra que se habían empelotado en un calendario por el que les había caído una opa hostil de 9.000 euros.
Todo eso y mucho más, sucede a diario ante nuestros ojos, totalmente gratis. No nos podemos quejar. 

Eurovisión (visión de euro)

Miércoles, 7 de Mayo, 2008

 

 

 

Ya lo saben ustedes, Cela amañó el Nobel, a Massiel le compraron Eurovisión y la moto de Ángel Nieto corría con kryptonita. Estamos a la espera de que se confirme el positivo de Santana en la Davis y el fallo sobre la causa abierta a Velázquez, por si usó o no la ouija para pintar Las Meninas.
La historia revela sus secretos y cualquier día César Lucas nos cuenta los suyos con Marisol. A lo mejor descubrimos que quien en realidad posó aquella tarde fue Lola Gaos maquillada y quien cobró, el Partido Comunista.
Porque aquí cada cual lleva lo suyo, no se crean. Ahora resulta que el Che era medio imbécil y medio sádico; que Allende iba de golpista de la KGB, y que a Marx le olían terriblemente los pies a bacalao.
Lo que van a disfrutar algunos cuando se enteren de que a Lugo le cortó la cabeza Santiago de Compostela. Bueno, el apóstol en directo, no; pero alguien que vivía por allí.
La veda está abierta para lo que sea menester. La sierra de Gredos es falsa. El Ebro nace en una acequia murciana y las cabezas de cristal de la última película de Indiana Jones son de juja. Se han pulido a golpe de torno hace nada; y no las regalaban por cada dos envoltorios del chicle Bazooka, de milagro.
Jesús y Magdalena no sólo estaban liados, sino que habían montado una cerería en Cafarnaún, sin permiso municipal.
Qué fuerte, tía. Desde que dijeron que Rock Hudson era gay, no se había oído petardazo semejante.
Con todo y eso, habiendo sospechado incluso que el Cid pudo estar vivo en su última batalla, nada nos estremece tanto como descubrir que Franco pudo haber pagado para que Massiel ganase Eurovisión.
Se nos cayó el mito. Ya no se puede confiar en nadie. Europa puso el cazo y tragó. ¡La CE, en bragas!

Ilogismos

Martes, 6 de Mayo, 2008

La creciente paranoia de unos cuantos mal leídos en orden a imponer manu militari sus delirantes criterios absolutistas _ eso sí, bajo la apariencia de revolucionarios avances _, está produciendo efectos demoledores que sólo son perceptibles cuando se manifiestan. Y suele ser tarde.
El diagnóstico de la situación tendría que recoger en algún párrafo que todo se trata de un evidente incumplimiento de lógica.
Por ejemplo. Si se invierte mil veces más que antes en educación, lo lógico es pensar que cualquier individuo sumergido durante quince o más años en el sistema, ha de saber cinco cositas: qué es urbanidad, cuáles son las cuatro reglas; y hablar, leer y escribir en los idiomas oficiales existentes, y al menos algo, en una lengua extranjera… todo lo demás, bienvenido sea.
Bueno, pues no. No hay ninguna garantía de obtener tales resultados, porque además existe un amplio porcentaje de profesionales enseñantes a los que se ha logrado desmotivar a pulso. Tanto por arriba, como por abajo.
Lo que se garantiza es que la educación, y en particular, las lenguas; sean hoy un tiberio de no te menees.
Si existe una crisis, lo lógico es pensar que siempre estará cerca un Gobierno que se va a coscar a tiempo y que nos va a guiar muy bien para atravesarla. Pues tampoco.
Si hay policía, habrá orden. Si es de noche, habrá silencio. Si nos secuestran los piratas, habrá que organizar un rescate. Si alguien trata de sentarse en un organismo oficial con una pistola al bolsillo, habrá que sacársela.
Pero ninguna de esas leyes se cumplen, ni en el obispado, ni en las parroquias; y así no es extraño que un señor tan bien amueblado como Boadella, diga que está aburrido de Cataluña, que la han desprestigiado y que perdió todo interés por ella.
También se desmotivó. 

A Cibeles le va

Martes, 6 de Mayo, 2008

La intriga del día es saber si a la Cibeles le encanta o no que le pongan tanta prenda colorista al cuello. Sánchez Dragó está convencido de que no. Y yo estoy convencido de que sí.
Otra cosa es que le guste al ciudadano, y ahí sí que podríamos encontrarnos.
A la Cibeles le gusta el rollo porque le ha gustado toda la vida. La floraria, la fanfarria y la sangre derramada por los jugadores en el Reino de Navarra. Ella, que en su fiesta recibía como tributo las bolsas escrotales que de buen grado le arrojaban sus sacerdotes, tras sajárselas; disfruta como una enana viendo a unos hombres que se hieren y se dejan el resuello por ponerle una bufanda allá donde se suben los miedos. Le va mucho desde varios siglos antes de llegar a Madrid,.
Y desde que llegó, mucho más. Se ha hecho muy madrileña la tía. Como la han esculpido tan guapa y tan repolluda, hasta los republicanos se empeñan en ponerle banderitas. Y otros le dicen guapa cuando cruzan la plaza, como se dice adiós cuando te cruzas con un conocido. Eso le gusta más que sacarse las botas después de una caminata.
Ahora bien, es admisible que haya gente, como Dragó, que no perciba todo eso de las ligas, las pelotas que entran en una portería, las pelotas que le cuelgan a los sacerdotes, la sangre, la gesta épica y la madre del travelo tercero de Ronaldo; y se mosqueen de la euforia balompédica, pues creen que además de salir cara, deja 9.600 kg de basura tirados en la calle.
Menos por lo del precio, estamos de acuerdo. La euforia enmascara vandalismos; pero la carretera produce miles de víctimas, y si te cae una biblioteca encima, te mata. No por ello prohibiremos la euforia, la carretera o los libros. Haremos que no se caigan
Además, tratándose de Cibeles, yo estaría calladito. Es una diosa muy vengativa.

Calvo Sotelo, el Sutil

Domingo, 4 de Mayo, 2008

Días antes de legalizar el Partido Comunista en plena Semana Santa para amortiguar el golpe, Suárez recomienda a sus ministros que desaparezcan hasta el lunes siguiente, cuando ya hayan pasado más de cuarenta y ocho horas del cataclismo.
No es una orden muy frecuente en los presidentes del Gobierno, pues lo normal es que ponga a los ministros de apagafuegos, en primera línea. Sin embargo, la ocasión aconseja la desbandada y Leopoldo Calvo Sotelo se viene a Ribadeo.
El ex presidente fallecido el sábado contaba el episodio con mucha gracia. Quizá su fama de palo tieso haya impedido apreciar su auténtico sentido del humor; nada grueso, sino cortado a la exacta medida que han de tener las lonchas de jamón ibérico.
Cuando llega a la Moncloa, Calvo Sotelo hace un chiste que no gusta nada a Suárez, y que no fue muy reído por el pueblo, pero que constituye por sí solo todo un programa de gobierno. Según cuenta en sus memorias, a preguntas de un periodista sobre el palacio, responde:
_Aquí no se vive bien. Hay muchos teléfonos y pocos libros.
No es humor grueso, desde luego. Es profundo.
Según su Memoria viva de la transición, Suárez se da por aludido. Acaba de salir de un palacio al que él le critica tener una biblioteca muy desabastecida. Por supuesto, Leopoldo jura y perjura que no está pensando en él, pero da lo mismo. Decir, lo dijo.
Llegado el momento, le aconseja a Aznar que escuche siempre a Pío Cabanillas, y que le haga caso “cuando lo entiendas”, que es otro chiste bárbaro.
Una de sus últimas sutilezas ante la prensa, hace uno o dos años, fue para confesar que añoraba todos los días a Felipe González, porque “el PSOE era entonces un partido de Estado y con sentido de la responsabilidad”. 

De tú a tú

Sábado, 3 de Mayo, 2008

La calidad nacional de las tierras españolas es algo así como el sexo de los ángeles. Es inabarcable, inagotable e indemostrable, de modo que su discusión podría consumir todo el tiempo del mundo sin que se hubiese avanzado ni un ápice desde la posición inicial.
La causa es que el término nación, una vez despojado de épicas retóricas y de héroes epónimos, se queda en nada, se queda en un convencionalismo para organizar la vida e ir tirando.
Si fuésemos a ser rigurosos con la historia, el único territorio con derechos indiscutibles para sentirse auténtica nación sería la Tierra y posiblemente, quedándonos cortos.
Eso de las fronteras naturales, las distintas lenguas, los derechos históricos y las batallas de Albujarrota son como los euros de madera. Si te los reconocen, tienes una fortuna; si no, tienes una carpintería, como mucho.
Cuanto más se profundiza en la discusión, más patente se revela su carácter convencional. Ahora ha vuelto el tema del Estatut y se nos dice que a lo mejor, se reconoce a Cataluña como nación en el preámbulo, pero sin validez jurídica, y eso ha alegrado mucho al ministro de Trabajo, porque dice que “ser o no ser nación es una cuestión de sentimientos”, lo cual es absolutamente cierto. Ya lo dijo Kennedy: “Ich bin ein Berliner”, o sea “Yo soy un berlinés”.
El problema sobreviene cuando además de sentimientos se ponen en juego otras palabrejas como financiación, soberanía o solidaridad interterritorial, y es entonces cuando el tono de las declaraciones es menos etéreo y más material. Así, por ejemplo, oímos a Artur Mas diciendo que el hecho de ser nación garantiza una relación bilateral con el Estado, “puesto que una nación ha de hablar de tú a tú con el Estado al que pertenece”. E incluso irse de farra juntos.

Apodos bajo sospecha

Viernes, 2 de Mayo, 2008

Uno de los detenidos por las carreras ilegales de Mallorca, Matías Bibilonio, se había ganado a pulso el apodo de Matías el Humilde, no porque destaque en el ejercicio de esa virtud, sino por las carencias que el muchacho muestra en el apartado.
Pese a ello, Matías el Humilde tiene admiradores. Aprenda a amar la tónica chulesca. Es lo que hay.
Al reparar en ese criterio a la hora de adjudicar apodos, alias y sobrenombres, pensamos que otros muchos podrían explicarse así. Como si Guzmán el Bueno estuviese deseando deshacerse de su hijo, o que Sancho el Fuerte se hubiese roto dos metacarpianos del pie izquierdo al calzarse unas zapatillas. Es terrible. Llegas a sospechar que a Erik le llaman el Sanguinario, porque nada más enterarse de alguna agresión salía corriendo, por si alguien necesitaba transfusiones.
A un industrial peluquero de principios del siglo XX, sus paisanos lo conocen por El Extranjero; pues siendo de Zamora, se fue a vivir a Palencia. Otro caso de apodo irónico, ante la evidente falta de extranjerosidad del peluquero, como se dice hoy. Produce vértigo pensar qué pueden ocultar los verdaderos significados de apodos como el Justiciero, la Grande, o la Católica. En algunos existe cierta seguridad, según se ha preocupado de investigar Javier Leralta. ¿Pero en otros? ¿Acaso por la misma regla de tres, no sería El Batallador un rey que jamás vio una espada, ni en fotocopia?
Y el Conquistador, el Campeador, el Gordo, el Doliente, el Hermoso, el Impotente, el Hechizado, la Loca, el Temblón, el Gotoso, el Santo, el Sabio, el Noble, el Casto, el Humano, el Magnánimo, el Ceremonioso, el Deseado, el Suave, el Humilde… Terrible.
Por Pipino el Breve no se preocupen. Llegó a reinar 17 años, pero es que era bajito.

El 30-A de Santander

Jueves, 1 de Mayo, 2008

Al lado del 1-M y el 2-M, el 30-A suele pasar desapercibido. Sin embargo ese día se hunde el acorazado España; hoy una efemérides pintoresca e ilustrativa.
Si dicen que España se diluye en el líquido que resulta de sumar egoísmos e incompetencias, el acorazado es su símbolo.
Esto no se rompe, replican; que eso es propiedad de los cuerpos rígidos. Se difumina y deja a su paso imágenes borrosas de pecios sumergidos, como los de este barco, que sigue allí, a la altura del cabo Galizano, frente al puerto de Santander; donde se hunde ese día del 37, posiblemente tras chocar con una mina colocada por las propias tropas de Franco a las que él sirve y cuando es hostigado por aviones enemigos. Se va a pique en un espectacular naufragio, como bien saben los santanderinos de la época que son testigos desde tierra y los 850 miembros de la tripulación que rescata el Velasco. Mueren cuatro marineros a los que la explosión les alcanza de lleno. Al principio no se reconocen víctimas. Sólo supervivientes. Además, si la mina es del mismo bando…
La paradoja se agranda al constatar que ése no era el nombre del barco, pues cuando es construido y botado en Ferrol el año 1913 se llama Alfonso XIII y con el nombre del monarca participa en Alhucemas, donde recibe varios impactos soportables.
Comenzará a ser el España en 1931, con la República, que incapaz de soportar el recuerdo del rey en un acorazado de su armada, decide rebautizarlo, por prurito profesional, como acorazado España, alias El Abuelo con el paso del tiempo.
Curioso barco este España, pues quienes lo construyen, lo renombran, los hostigan, lo hunden y lo tratan de reflotar mediante suscripción popular, son los mismos. Como para no llamarse España.