Archivo de Abril, 2008

Poesía eres sólo tú

Domingo, 20 de Abril, 2008

Aunque se produce durante una entrevista en la que él es el personaje entrevistado, la siguiente pregunta la dirige el ministro de Cultura César Antonio Molina al periodista Borja Hermoso, de El País, que es quien la publica. Dice así:
_¿Por qué no investiga los ceses que ha habido estos días en el Instituto Cervantes, de antiguos colaboradores míos, ceses que se han ejecutado sólo por fastidiarme a mí?
Previamente, Borja se había interesado por la ¿fama? de cortacabezas que se le adjudica a Molina por haberse cargado a Rosa Regàs, como si al ser nombrado ministro hubiese contraido la obligación de aguantar maulas.
La reacción del entrevistado en forma de una nueva pregunta, que efectúa de forma fulminante y contundente, deja con el culo al aire al nucleo duro del Gobierno por las mezquinas razones que aconsejan algunas de sus decisiones; el brutal ejercicio de la venganza cortando cabezas como consecuencia de un berrinche sectario.
Los colaboradores del I. Cervantes a los que se refiere el ministro son Alfonso Luengo Álvarez-Santullano, Jorge Urrutia y Xosé Luis García Canido, defenestrados la pasada semana con el único propósito de tocarle el sonajero. “En cambio _ replica el entrevistado _, nosotros, todos los cambios los hemos hecho siguiendo las buenas prácticas”. Moratinos se troncha con las buenas prácticas del gallego.
Y es que César Antonio Molina, por muy ministro que sea durante este Aporte Puntual de Poder, no ha dejado de ser poeta y alude a los grandes conceptos, a las buenas maneras, a la ética y a la estética. Nada que ver con el enemigo de dentro de casa. A Moratinos hace tiempo que ha dejado de interesarle la poesía. Y mucho menos si su autor se sienta a su lado en el mismo Consejo de Ministros.

Lumbreras en acción

Sábado, 19 de Abril, 2008

Me ponen al día sobre un original y modernísimo conflicto surgido en un colegio, gracias al cual se demuestra que la capacidad del hombre a la hora de hacer el ridículo todavía no ha encontrado techo.
En el Ampa de ese centro coexisten dos grupos, el de padres-y-madres-de-niños-que-no-van-a-clase-de-religión y su opuesto, el de los que sí van. Por razones que se desconocen en toda su extensión, los progenitores del primer grupo citado han tomado el acuerdo en comandita de que sus retoños no asistan ni a las ceremonias, ni a las fiestas que se convoquen con motivo de las comuniones que organicen las familias del segundo grupo. De esa manera, los comulgantes comprueban que ese día no pueden invitar a alguno de sus mejores amigos-igas, y los agnósticos ven cómo sus nombres desaparecen de las listas de convocados al fiestorro, con el consiguiente berrinche en ambos bandos.
La situación creada no tiene desperdicio para utilizar como ejemplo de lo mucho que se puede hacer por deteriorar la convivencia desde la más tierna infancia y lo adecuado que les sienta el nombre a algunas de esas asociaciones que bien podrían permanecer pendientes de fundarse si como resultado a sus afanes en pro de la civilización se obtienen fracturas sociales tan estúpidas como la presente.
Conflictos que se mantuvieron en el tiempo y que fueron causa de odios y violencias tuvieron orígenes del mismo calado que este contencioso del copón. A poco que se profundice en él, la impronta de los padres y las madres ampones habrá conseguido instalar un remedo de Ulster en miniatura dentro de una institución que tiene como objetivo enseñar a las criaturas cómo han de comportarse en el mundo para que nunca ocurran situaciones como la que ahora viven. Ni Darwin sospechó lo que podía dar de sí la evolución.

Anido sospechas

Viernes, 18 de Abril, 2008

Insultar es un arte y Daniel Anido no es su profeta. Más parece que moja su pluma en la tinta o lodazal que se forma con la literatura de los anónimos, los rajadores profesionales y los hampones; en foros de tapadillo, en futbolines y en corrillos de escaso lustre. Lo suyo no es anónimo, desde luego; y eso también es inquietante.
Para empezar, un buen insulto es el que no lo parece, y si usted le llama putero a Pedro Jota, se va a dar cuenta todo el mundo de que quiere insultarlo.
Otra cosa es conseguir una afrenta que sorprenda, convenza, o emocione tanto al lector que se convierta en su cómplice; y entonces dejará de ser un insulto para convertirse en una definición.
En el Periodismo español se suceden épocas en las que proliferan los insultadores; unos por su cuenta y otros por cuenta ajena. De todos ellos he de confesarles mi admiración hacia don Prudencio Iglesias Hermida, quizás por vecindad, quizá por contundencia. Así encabeza este hombre una semblanza sobre su colega Cánovas Cervantes, allá por 1912: “Cánovas Cervantes es el genio invertido. Nos hallamos en la cumbre de la brutalidad”. Lo que viene después no le va a la zaga, y el final es de órdago: “Cánovas, dispénsame: Tú eres un hombre fuera de la ley. Sobre tí escribiré más tomos que tiene la Biblia. Esa browing que te has colgado a la cintura el día primero de este mes, no te sirve para nada, si no te sirve para matarme a mí”.
No digo yo que Anido se enfrasque en las obras completas de don Imprudencio; ni mucho menos que saque a relucir las culatas de las browing, pero al menos podría haber realizado un mínimo esfuerzo de imaginación, sobre todo ocupando el puesto que ocupa. Ha levantado sospechas de que al lado de las obras de Iglesias Hermida, hay otras muchas que no han recibido su siempre grata visita. 

Una historia de emigrantes

Jueves, 17 de Abril, 2008

A través de la entrañable agencia Efe, me entero de la última aventura comercial de Leopoldo Fernández Pujals, uno de esos personajes con biografía para dos o tres películas tituladas Jhonson&Johnson, TelePizza y Jazztel.
En esta última se trata de que triunfe en Miami el mejor restaurante jamás concebido, basado en cocina mediterránea, y dirigido por su hijo, Carlos. Lo han llamado Por Fin, restaurante Por Fin.
Muy mal tiene que rodar la bola para que Carlitos no dé el campanazo en Miami si ha salido a papá, y parece que sí.
Por las venas de Fernández Pujals corre sangre asturiana del padre y catalana de la madre, emigrantes ambos en Cuba, donde nace nuestro héroe.
La llegada de Fidel los desplaza a los Estados Unidos y allí Leopoldo se instruye sobradamente en finanzas. Tanto que se interesa por sus servicios una de las más grandes, Procter&Gamble, el líder mundial de productos del hogar. De ahí a Johnson&Johnson, y de ahí, a España, al éxito absoluto y a la independencia.
Dicen sus hagiógrafos que lo deja todo y se pone a amasar él mismo las pizzas que vende en el Barrio del Pilar, estrategia utilizada para conocer el sector desde dentro, desde muy dentro. Luego lanza Pizzaphone y poco después la transforma en TelePizza. Cuando Leopoldo decide vender todas las acciones generadas por la marca, recibe a cambio trescientos millones de euros, que es lo de menos.
Sus padres se habían visto abocados a la emigración por necesidad, pero su hijo la había solventado de largo. Y además, en España.
Ese restaurante en Miami era previsible. Fernández Pujals y su hijo vuelven a América llevando cocina española. Por Fin. No es mal título para una historia de emigración.

¡Agua va!

Miércoles, 16 de Abril, 2008

El cisco que se traen con el agua de Barcelona es épico. El papelón de Z y el tripartito en pleno sólo puede concebirse en mentes tan privilegiadas como las suyas. Y aun así, cuesta.
Pero además del ridículo cometido, de las pelas de más que nos va a costar, del tiempo perdido y de varias desventajas añadidas; ahora van y pretenden cambiarle el nombre para disimular y para que no se pronuncie la palabra trasvase ni cuando se va al servicio.
Los más atrevidos lo califican de minitrasvase, pero su nombre oficial es APA, Aportación Puntual de Agua; que digo yo, que tanto puede ser un tsunami, por cuanto es puntual y te aporta agua; como un chubasco, por las mismas razones.
Adelantándanos al nuevo lenguaje que el Gobierno va a adoptar esta legislatura para hacérnosla más agradable, podemos anunciar que a partir de este verano, cuando ya le hayan tirado tomates al Chikichiki, tampoco se hablará en medios oficiales de guerra, sino de Aportación Puntual de Bombas.
De la misma forma, no se legislará sobre la emigración, sino sobre los Cambios Puntuales de Domicilio. Y a poco que se estudie unos meses, la pobreza pasará a ser una Ausencia Temporal de Recursos.
Con estas medidas preventivas, la crisis casi ni se va a notar, de modo que la llamaremos Descanso del Estado de Bienestar. No hay crisis, hay DEB.
El paro generado por todo ello tendrá la consideración legal de Interrupción Involuntaria del Embarazoso Trabajo y no pasa nada, porque hay fondos.
Por último, y esto de forma extraoficial, los altos cargos y los portavoces procurarán huir en sus intervenciones de la palabra terrorismo, recomendándoseles la fórmula: Aparición de Hostias Inesperadas.

A tanto la teta

Martes, 15 de Abril, 2008

En Salamanca se ha dado el primer caso sobre el que deberá pronunciarse de urgencia la señora ministra de la Igualdad. Es el caso de Serradilla del Arroyo, que quizás ya conozcan.
Brevemente; se trata de siete animosas y concienciadas madres de familia que el año pasado decidieron fotografiar sus domingas y ponerlas en un calendario, al lado de los domingos, los lunes y martes.
Pretendían recaudar fondos para un club de ocio, pero el desarrollo comercial fracasó y ahora deben 9.000 euros a la imprenta.
La exposición de motivos que se eleva al ministerio recién creado corre a cargo de una de las madres y dice, poco más o menos así:
_HABIENDO conocido esta gestora de calendarios que otra iniciativa similar, protagonizada por un grupo de señoritas azafatas pertenecientes a una compañía aérea, que viajan todos los días de allá para acá, ha vendido 70.000 ejemplares de sus desnudos, Y SIENDO las madres tan españolas como las azafatas ¿cómo es que sólo vendimos 250?
Para añadir: “Vale que ellas estén más buenas, pero nosotras creemos que cuando uno compra una cosa de este tipo es por la causa, no por lo buena que esté la mujer”.
_Si esto es igualdad, señora ministra; que baje Dios y lo vea. Por todo lo cual SOLICITA:
Le sean comprados a cargo de ese Ministerio de la Igualdad los mil ejemplares del calendario con cuya venta desaparecería la deuda contraida con la imprenta. Observe la ministra que de beneficios ni hablamos, y eso que las azafatas los tuvieron. De modo que no nos hemos cebado. Atentamente, Siete Madres Defaudadas.
Bien. La reclamación está presentada. Ahora sólo nos queda rezar para que prospere, porque de ese tenor abundan en todas las casas por montones. Y además se lo merecen.

El ; está malito

Lunes, 14 de Abril, 2008

Cuentan de la preocupación que embarga a los ortógrafos franceses y españoles, que ven cómo se les muere entre las manos el signo del punto y coma, y han decidido salvarlo.
No se muere como el amor de Rocío Jurado, de tanto usarlo; sino de pena y abandono, pues nadie lo quiere ni lo reclama. Casi nadie. Quedan por ahí algunos locazos que sí. Escritores, rigoristas, e incluso gente de peor ralea.
El punto y coma es la primera víctima, dicen, de un hablar y un escribir mediante frases mínimas, sin subjuntivos ni subordinadas. Siete palabras, alguna coma y punto.
Influencia del inglés, de la publicidad, de las canciones, del empobrecimiento general del idioma, de todo ello, o de que nos están preparando para hablar en un futuro el lenguaje de las máquinas:
_Abrir nevera. Soltar dos cubitos. Cerrar nevera.
¿Dónde metes tú un punto y coma en frases así? ¿No ves que se estropea la nevera?
Piensan sus enemigos que lo mejor es olvidarnos de la incordiante puntuación, porque amén de complicarnos la cibernética y la domótica ¿quién sabe realmente dónde debe ir colocado el puñetero punto y coma?
Es la avanzadilla. Ya veremos qué acaba pasando con las eñes, las uves y las otras tres o cuatro especies lingüísticas amenazadas por los depredadores del maquinismo.
Los franceses han dado la voz de alarma y se ha desatado el movimiento Épyco, Entusiastas del Punto y Coma; del que esperamos los más fértiles resultados y al que prometemos apoyar con su uso abusivo; aunque no venga a cuento; así.
Por el contrario, las letras que se han garantizado su futuro inmediato son la ka y la zeta. La primera, por ahorro telefónico; la otra, por ahorro en márketing.

Nueve y nueve

Domingo, 13 de Abril, 2008

Eso de que haya más mujeres que hombres al frente de los ministerios ha de ser sin duda un avance estupendo, pues nadie se atreve a decir que debemos esperar unos meses para saber si es así, o no. La simple constatación de este hecho se presenta como un éxito de gran calado.
Y siendo así, ¿por qué no elegir directamente un gabinete compuesto en su integridad por ministras de menos de 35 años y embarazadas? Si tal reparto es garantía de gestión y de eficacia, nadie protestaría ni escucharíamos al portavoz de la Asociación de Machos Irredentos reclamando una cuota para los hombres. Pero porque sabemos que es falso, porque sabemos que se trata de una pantalla de humo inconsistente y porque ya conocemos los casos de ministras que son capaces de hacerlo peor que los hombres, el recibimiento a este nuevo gabinete ha sido frío y receloso, salvo por quienes entienden la igualdad como un negocio de cuotas sin atender a otros parámetros que no sea la mera distribución de responsabilidades a partes iguales, en cuyo caso el éxito del Gobierno está garantizado, pues en la mesa del Consejo se van a sentar nueve y nueve, no como en el anterior, donde Z desequilibraba la balanza. Bibiana Aído podrá centrar su trabajo hacia otras instituciones, porque en el Consejo ya tiene las fuerzas igualadas.
Al margen de las cuestiones numéricas, para explicar este recibimiento parece lógico pensar que ha influido en mayor medida el nombre de los que se quedan, que el de los que llegan, y en ese sentido quizá muchos creyeron que Moratinos, Álvarez, Soria o Bermejo iban a ser apellidos ligados exclusivamente a la primera legislatura. Pues no, el presidente opina que lo hicieron bien y por eso repiten.
Bienvenidos y que la fuerza les acompañe. 

Los que mandan

Sábado, 12 de Abril, 2008

El desafuero cabalga a la misma velocidad que la ignorancia y si ha de ser eliminada cualquier referencia al 18 de julio, se aprovecha el tirón y se pide que también desaparezca el 19 del mismo mes, aunque no sea del 36, sino de 1808.
En tal acontecimiento se vio envuelto el colegio público de Bailén, que en su nombre conmemora la fecha de la primera derrota de los ejércitos napoleónicos frente a los españoles de Castaños; esto es, el Diecinueve de Julio. Lástima que su proximidad al nefasto 18 de 128 años después haya llevado la confusión, no sólo al Sindicato de Estudiantes, que promueve el cambio, sino a la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado, que la aprueba y se queda tan pancho. De pinga.
Se informa que ya se ha solicitado el perdón oportuno y que el colegio podrá seguir haciendo honor al día en que los paisanos de Bailén y los soldados de Castaños pusieron firmes a Dupont y compañía. Lo que no se remedia es la estupidez que nos envuelve y que afecta, por lo que se ve, a niños y mayores. ¿Cómo van a saber qué pasó el 19-J si ya no se estudia Bailén; si Napoleón es un coñac y la Guerra de la Independencia, la de Eta?
Y así, como quien no quiere la cosa, se pide también que caigan en el olvido, el oprobio y la defenestración los nombres de Pedro Poveda y de Pedro Muñoz Seca, creyendo quizá que no ha bastado haberlos fusilado los días 28 y 17 del tan mentado mes de julio, y que sus obras, dignas de admiración y respeto, pueden infundir todavía algunos rayos de luz al jinete de la incultura que cabalga a horcajadas. Y por cargarse, se cargan a Joaquín Ruiz Giménez, que tiene plaza en Madrid por ser cuatro veces alcalde, confundido con su hijo, que sí fue ministro de Franco y Defensor del Pueblo a propuesta del PSOE. La censura, como siempre, luce orejas de burro.

Oda a la pachorra

Viernes, 11 de Abril, 2008

Desde la primera noche en el Elíseo, De Gaulle hace saber a sus próximos el único artículo que regirá durante esas horas:
_Al presidente de la República no se le importuna, salvo en caso de guerra mundial.
Y por lo visto, De Gaulle descansa a satisfacción todas y cada una de las noches que dura su presidencia.
Podría ser acusado de insensible, e incluso de irresponsable, por dormir a pierna suelta, pase lo que pase a sus compatriotas.
Podría acusarse, pero ya se hizo en falso. De Gaulle demuestra que era el camino más sencillo para conseguir que los franceses duerman también confiados, predicar con el ejemplo.
Sea francesa o pekinesa, la pachorra inteligente siempre conviene y en efecto, el propio De Gaulle lo evidencia. Un día le pregunta a un ministro.
_¿Usted cree que tengo la razón?
_Sí, mi general.
_¿Toda la razón?
_¡Toda!
_¡Qué raro! _ reflexiona el presidente _ A mí me pasa lo contrario, siempre pienso que estoy equivocado.
Y claro, cuanto más se duerma, menos posibilidades hay de meter la pata. Los gaullistas deberían incidir más por ese lado. Los beneficios de la pachorra saltan a la vista: De Gaulle muere mientras duerme en su cama de Colombey-les-Deux-Églises una noche de 1970, a los 80 años de nacer. Toda Francia descubre de repente cuánto le debe. Bueno, algunos ya lo sabían.
De Gaulle juega con ventaja. La guerra mundial ha dejado un paisaje espantoso, en donde destaca sobremanera el poder destructor que llega a alcanzar una mente trastornada; una mente sin el necesario equilibrio.
Hitler se despierta de noche, duerme poco y se atiza somníferos de todos los colores. No muere en la cama ni a los 80. Fue en un búnker a los 56.