Archivo de Febrero, 2008

El caso Álava

Martes, 19 de Febrero, 2008

A los analistas políticos, a tirios y a troyanos, a candidatos y candidatas, se les ha virado la mirada, como de sopetón, hacia Álava, en cuya capital se celebraron elecciones para elegir 43 representantes de los clientes en la entidad financiera Caja Vital.
El motivo de su interés radica en que al escrutinio de los votos se le concede un triple valor, que el tiempo dirá si es exacto.
Dado que tres de las candidaturas presentadas se reconocen afines al PP, al PNV y al PSV, posición en la que han quedado, del resultado se deducen consecuencias para el futuro de la Caja, para la gestión del actual presidente y para la política nacional.
La candidatura de Garnica, Vital Sí, afin a los populares, es contraria a la fusión con las otras cajas vascas; o sea, el objetivo de Ibarretxe, y se lleva 15 representantes.
La peneuvista consigue 9 y Rojo, el presidente pro socialista; hermano y colega del titular del Senado, se queda con 6. Otras cuatro candidaturas se reparten los 13 síndicos restantes.
El análisis interno está claro. La fusión encuentra un escollo en su camino difícil de disimular ante la mayoría minoritaria de los clientes y el presidente recibe unos sonoros tortazos en ambos los dos carrillos.
El resultado del análisis político no es tan matemático, pero asusta a las altas esferas. Como viene sucediendo en las nueve últimas convocatorias electorales, quien gana en Álava, repite casi idéntico resultado en las generales. Se pueden imaginar lo mucho y bien que se habla de Álava en Génova, y lo poco y mal que lo hacen en Ferraz.
De momento, los alaveses y Caja Vital han dicho que quieren hacer honor a su nombre, seguir vivos; y que quizás otras personas, no Rojo, podrían hacer mucho más por sus intereses. Ellos sabrán por qué.

Test de campaña

Lunes, 18 de Febrero, 2008

Escuchando los reproches del presidente hacia Rajoy, se percibe sin matices que son los mismos de Rajoy hacia el presidente. En terrorismo, por ejemplo, que fue durante los cuatro años un tema discordante, han llegado al punto de partida. “Yo detengo mejor que tú, y menos que mañana”.
Esto nos permite proponerles un ameno pasatiempo que consiste en averiguar el autor de varias frases pronunciadas todas ellas este fin de semana. ¿R o Z?
Vamos a empezar con una elemental: “Lo único que les interesa es el poder”. ¿Quién lo ha dicho? No vale responder que los dos.
“Les mueve el revanchismo”. Si se lo oyes a uno, piensas en Aznar; si lo manifiesta el otro, en Azaña. Ustedes mismos.
La siguiente es buena: “Han seguido una estrategia de división y crispación”. A ver quién es el guapo que atina.
Ésta tampoco es manca: “Hay que ser patriota, por encima de partidismos y del poder”. El acierto se paga 1 a 15 en las apuestas inglesas.
Otra más: “Que el que esté al frente de España una, pero no divida”. Ésta es un plagio de Isabel la Católica, trufada en el jonsismo y recocida en Pero Grullo, mas no por ello actual y fresca como la campaña de la ceja. Arriesguen la respuesta.
“Que nadie empuje a los españoles contra los extranjeros, a los heterosexuales contra los homosexuales, a los castellanos contra los catalanes, a los católicos contra los no católicos…”, a los del Celta, contra los del Depor, etc, etc… No se admiten aproximaciones.
Y las dos últimas, donde se expone que aquí se trata de construir “una España desde la convivencia y el respeto a la diversidad”. Bien. Y además, para lograrlo se necesita “un proyecto fuerte que garantiza la adhesión social y territorial”.
Si usted ha pensado que son todas de Z, azertó.

Depende

Domingo, 17 de Febrero, 2008

Ya puede haber cincuenta millones de volúmenes en los anaqueles de las bibliotecas, que aquí llega el primer indocumentado con cuatro consignas mal hilvanadas, las clava en la puerta de la iglesia al luterano modo y se carga de un plumazo el conocimiento humano sin ningún tipo de arrobo, empacho o precaución.
El objetivo puede ser el que a usted le plazca, no hay límites a la osadía; ora se argumenta sobre la muy conveniente actividad de partirle la cara a María San Gil, ora a justificar mil muertes en cadena, o a consagrar el inalienable derecho que me asiste como ciudadano para rociar con spray cualquier monumento que atesore mi ciudad. Todo vale, porque todo es susceptible de valoraciones, como enseña con contumacia la Educación para la Ciudadanía, el camino más corto para acabar con la ciudadanía en cuanto se implante con carácter general.
Así es que ya no hay Ortegas que clamen “no es eso, no es eso”, ni Unamunos que intenten detener el “abajo la inteligencia”. Aquí ya sólo hay Millanes Astray de rostro y actitudes tan patibularios como los del mutilado general. Y no crean que hay exageración en la comparanza; el “viva la muerte” se grita hoy con gran alegría e impunidad contra todos aquellos que se cruzan en el camino de los vándalos, no sólo como expresión de un íntimo deseo, sino como bandera del acoso, los golpes, las pintadas y el tiro en la nuca, llegado el caso.
Y cómo es que gastándonos la partida más substanciosa de los presupuestos generales se consigue que el alumno pase por todas las instituciones educativas, incluida, como se ve, la universitaria, y al final siga siendo un pedrusco sin labrar. Sin duda es imprescindible un gran esfuerzo para contrarrestar la libertad de cátedra con la libertad del desatino.

Todos mosca

Sábado, 16 de Febrero, 2008

Hay quien atribuye los últimos datos del CIS _ ésos que dan resultados empatadísimos _, a la estrategia de drama y tensión desvelada por el presidente a Gabilondo cuando ya había acabado la entrevista. En una casa menos afín que Cuatro no le habría pasado nada de eso. Se terminaría la entrevista y punto. Cada uno a su casita. Pero siendo Gabi de la cuerda, hay que estar simpático y compartir esos pequeños secretillos que tan felices hacen a los periodistas porque creen que sólo los saben ellos. Bueno, pues en esa ocasión se televisó para toda España; como las dos tardes de pasantía económica que necesitaba el presidente para moverse en ese terreno ¡y dirigir la de todos los españoles! Si tienes un momento, te lo explico.
Desde que pillaron a Benegas por la Motorola, llamándole Dios a Felipe y enano a Solchaga, la tecnología microfonil y telefónica nos ha abierto los ojos en un puñado de sabrosas circunstancias; como por ejemplo, cuando descubrimos qué opinión tenía Aznar de sus propios discursos _ ¡vaya coñazo que les he soltado! _; que Trillo _ ¡manda huevos! _, no orinaba agua bendita en la intimidad, o que Blanco nombra directores como puñetazos en el estómago.
En esta ocasión, el desliz ha encendido todo tipo de suspicacias y ya puede el CIS decir misa, que el lector bien informado va a saltar por peteneras: Están dramatizando.
Z arranca su mitin y dice:
_Buenas tardes…
Y en eso que es interrumpido:
_¡Eh, presidente! ¡Sin dramatizar, que son las doce!
De modo que podrían ahorrarse la campaña porque va a estar el personal muy mosqueado.
_Sube el paro, la inflación y la violencia doméstica.
_No te lo creas, lo dicen para asustar. España va bien.

Carne de oculista

Viernes, 15 de Febrero, 2008

Si gana Rajoy, los hombres y las mujeres volverán a ser desiguales, los homosexuales casados tendrán que divorciarse y los heterosexuales seguirán fabricando hijos como quien fabrica supositorios. Eso se desprende de varias encuestas de opinión que es la manera de hacer ver lo que piensa la gente, cuando no se quiere saber lo que la gente piensa.
En la grandeza humana nada hay más absurdo que un pensamiento reduccionista elevado a la categoría de realidad porcentual. El propio resultado electoral es una convención ficticia, porque lo único que demuestra una suma de votos es que gusta más Luccino que Visconti, no que Luccino sea menos interesante que Visconti.
De ojos adentro, en contra de Z juega un terrible factor negativo, que son sus cuatro años de gobierno y su manifiesta incapacidad para decirnos a dónde vamos y por qué nos tiene que ilusionar, a pelotas, un lugar que se pinta oscuro y tenebroso como una discoteca.
Por lo demás, todos estamos seguros de que él no infló las subprimes, ni perforó el Prestige, ni ordenó el atentado de Barajas. Él, mientras haya paz, no dramatiza.
Pero a estas alturas de la legislatura zapateril, deseo hacer pública una confessio circunstantia; o sea, rápida.
Desde hace cuatro años me zarandean en la oreja tres preguntas sobre Z.
La primera se plantea definitiva: ¿Ocupará Z el destacado puesto de Dalí en la historia del surrealismo?
La segunda desazona. ¿Desbancará al genio del despropósito gracias a su papel estelar en la superproducción El hombre que sabía demasiado poco?
Y la tercera, siendo más cercana, es demoledora:
_¡Señor! ¿Me has tenido cuatro años ciego, obnubilado y miope?
¡Préstame las gafas!

Viene el drama

Jueves, 14 de Febrero, 2008

Se acerca el fin de semana y con él llegarán las soflamas crispadas que el presidente del Gobierno prometió en Cuatro, a micrófono abierto y ante Gabilondo, otro convencido demócrata que defiende la idea de dramatizar para que la población se ponga las pilas y vote a Z. El talante ha pasado a formar parte del fondo de armario, por si el 10 de marzo hay que volver a sacarlo, de modo que esté limpio y a estrenar.
Hay que meter presión, como hicieron en sintonía con el presidente los cabestros de Santiago. A eso llamar gobernar.
Mucho nos tememos que los argumentos desplegados para generar la ansiada dramatización van a estar en relación con Irak, con la transubstanciación del monte Tabor y con chapapote del Prestige, que no con el del New Flame, ni con nada cercano de esta legislatura.
Lo decimos porque en casa de Herrera, el cuchillo ha sido de palo, pues cuando el presidente tenía una oportunidad magnífica de relatar el drama, lo ha pintado de azul turquesa opalescente. No hay paro, no hay crisis que amenace la economía, los inmigrantes trabajan en la más absoluta legalidad, la Constitución se respeta escrupulosamente, España es una balsa de aceite y a nadie se le ocurre negar el holocausto judío. Eso dijo a Carlos Herrera. Bueno, y entonces ¿cómo demonios va a dramatizar? ¿Se unirá al discurso del PP, que está diciendo todo lo contrario? Este fin de semana saldremos de dudas y asistiremos probablemente a una de las piruetas políticas más enrevesadas que se pueden plantear. La de negar el dramatismo de una realidad fabricada a conciencia y al mismo tiempo, crear falsas preocupaciones, todas ellas achacables a la oposición. Al final va a resultar que manda Rajoy.

Queridos hermanos

Miércoles, 13 de Febrero, 2008

Unos cuantos, porque son unos cuantos, desean con vehemencia echar fuego a la caldera y meter presión. ¿Por qué?
Sencillamente, porque la presión no ayuda a pensar. Altera, desbarata, provoca y desestabiliza, es decir, modifica la percepción. Estas cosas siempre interesan a los que saben que van a perder a las cartas, y comienzan a hacer trampas. Mueven la mesa, se levantan, protestan airados, pegan, blasfeman y vociferan. Un buen árbitro los expulsa, claro. Pero aquí de árbitros andamos fatal, como siempre. La trampa se queda sin tarjeta.
Ni el ámbito universitario, con todos sus administradores, catedráticos y bedeles, ni el político, con sus presidentes, ministros, conselleiros y demás familia; ni posiblemente nadie con auténtico poder en España, dan muestras de que en este tablero existan las garantías mínimas exigibles para echar una partida libre y legal.
Siendo eso preocupante, lo es mucho más porque se vive bajo el síndrome del bombazo, por decirlo a lo pedante. Eso es muy malo para todos, especialmente para los que el día de mañana tengan que contratar a uno de esos energúmenos y se lo cuente en la entrevista de trabajo:
_Yo soy de ese tipo de economista agresivo. A punto estuve de partirles la cara a María San Gil, a Isabel San Sebastián y a María Luisa San José, todas juntas.
Si quieren presión, y no hay árbitro, abramos las escotillas y que corra el aire. Queda un universo por delante para corregir el defecto, porque no se trata de un duelo entre izquierdas y derechas, como nos quieren hacer creer los instigadores; sino de una coactuación, con cordura, consenso a punta pala y control de los partidismos a su justo límite. El resto es pegarnos un buen directo a la barriga en cada informativo para el resto de los días, amén. Podéis ir en PAZ.

Perlas al vuelo

Martes, 12 de Febrero, 2008

Si no entendí mal, que todo puede ser por esa manía de poner zetas donde no les corresponde, el presidente ha dicho que hará todo lo posible por garantizar la enseñanza en castellano para quien así lo desee. Si no lo desea, no.
Repito que ha de ser un nuevo error, porque de la frase se destilan conclusiones que tumban a quien la pronuncia. La primera, que en pocas ocasiones un país puede caer tan bajo como para que todo un candidato comparezca ante las urnas prometiéndoles a los chinos que sus hijos van a poder estudiar en chino… si lo votan a él, que sólo ha movido el dedo en cuatro años para conseguir todo lo contrario.
Pero superada la primera impresión, nos aguarda otra que la complementa y engrandece, pues a tenor de lo supuestamente escuchado, el señor presidente está reconociendo que hoy, en España, eso de estudiar la lengua oficial es un derecho deteriorado y que necesita de un líder que haga lo imposible por restablecerlo. ¿Le dejarán pasar a la ceremonia del próximo Premio Cervantes? ¿Le abrirá las puertas la Academia para ofrecerle el sillón Zeta mayúscula? No sé; con tanta defensa de la alegría nos estamos escacharrando de la risa.
Otra declaración cogida al vuelo. En un momento de la entrevista, va Z y cuenta esto. Agárrense:
_Un día me dijo Tony Blair que es muy difícil ser terrorista, por lo que comporta matar y degradar; pero que es casi más difícil dejar de ser terrorista.
¿Qué le ha querido decir Tony Blair, o qué nos quiere decir él? ¿Qué un terrorista tiene más mérito que un catedrático de arameo; o que por estar enganchados al gatillo merecen nuestra comprensión y nuestro apoyo? Lo pregunto, porque según cómo se lea todo depende; y no es cierto. Hay cosas, muchas, que no dependen, siempre que se tenga una cabeza mínimamente amueblada.

…y de la alegría

Lunes, 11 de Febrero, 2008

La PAZ, que no es una residencia sanitaria, sino la Plataforma de Apoyo a Z, va a convocar un mitin en plena campaña para demostrarle cuánto le quieren. Se supone que es una actividad perfectamente legal y deseable. Si cuatro días antes de las urnas, a diez tíos se les ocurre montar un concierto para que cante Rosa Díaz, y 30.000 personas le digan guapa, guapa, guapa; también pueden. Es lo que hacen en los países civilizados. Mucha campaña en campaña.
Uno de los que trabajan en La PAZ declaró que él promueve el mitin por los logros de Z. Y zita dos: el reconocimiento gay y el avance en la igualdad del hombre a la mujer, o viceversa; que nunca se sabe.
_Pues qué bien _ digo yo como declarando _, cuatro años después y ya soy igual a una mujer. Todas las desgracias que me puedan ocurrir a mí, a ella también. Eso y lo de gays, que ya saben lo que cuesta un peine por estar casados.
Estupendo, ¿y qué tal andamos de todo lo demás? ¿También es de mitin, según su intelectual criterio? Que lo diga el partido, va en el sueldo; pero que salten ustedes desde atrás, da un poco de miedo, la verdad. Cualquier día les vemos agradeciendo los aplausos de su queridísimo público, menos a los que sean del PP. Curioso espíritu democrático. Esta vez no llega con dejarse ver por los mítines. Ahora hay que organizarlos. Mucho caldo en juego.
Por lo que se comenta en los bares, otro trabajador de La PAZ manifestó que los reacios al encanto Z eran algo así como unos imbéciles, teócratas y aburridos, quizás porque estaba pensando en su familia. Para demostrar cuán divertidos son ellos quieren profanar a Mario Benedetti y meterlo en estos berenjenales, de modo que el poema Defender la alegría se convierta en su himno, una vez musicado. Pero, ¿leyeron su último verso?

El efecto Bloom

Domingo, 10 de Febrero, 2008

Cuando ves a algún miembro del Club de Estómagos Agradecidos haciendo la señal de la ceja, comprendes de inmediato cuánta razón le asiste a Harold Bloom y a otros autores, convencidos de que la sociedad occidental no ha evolucionado desde la llegada del rock, sino que ha involucionado hacia actitudes simiescas, tribales, imitativas y cavernícolas, desprovistas de todo contenido cerebral y puestas al servicio de una masa aborregada.
Dicen Bloom y los otros _ por ejemplo, su nada pariente Allan Bloom en El cierre de la mente moderna _, que todo arranca cuando la universidad comienza a dar la espalda a las humanidades y a los clásicos para sentirse irremediablemente atraída por la tecnología y las llamadas ciencias prácticas, cuya enseñanza, dicen los Bloom, bien podría impartirse a nivel de escuelas técnicas sin alterar la sublime misión universitaria de salvaguardar los valores y las ideas que son pilares de la cultura. Al incluir en esa decadencia el rock, el feminismo, la exaltación del sexo y del odio, así como “una versión lisonjera e hipócrita del amor fraternal”, el primer Bloom recibió todas las críticas que imaginarse pueda, pero hoy, cuando se cumplen 30 años de su formulación, muchos detractores se han pasado al campo de los admiradores.
El resultado de este cambio radical en la supuesta evolución humana consiste en rendirse ante la vacuidad, lo inane y el buen rollito; la alabanza de lo último, lo moderno y la moda, porque a nada ligan con el pasado de esplendor y se cargan a Platón de un plumazo. La moral y la ética son antiguallas ante una estética sin normas y sin necesidad de esfuerzo. Una imagen vale más que mil palabras. Las hordas universitarias pasan ante los balcones de los ciudadanos asustados y Almodóvar se pone un dedo en la ceja.