Archivo de Enero, 2008

Empizarrando

Lunes, 21 de Enero, 2008

El mundo empresarial, incluido el catalán, se ha puesto a dar palmas con las orejas ante la posibilidad de que sea Pizarro quien guíe los pasos de la economía en los próximos meses, ésos que se presentan de perfiles anubarrados y de vacas anoréxicas ma non troppo. Y si se escucha a los trabajadores que lo fueron de Endesa _ a éstos tiene que ser uno a uno _, también, finiquito mediante.
Así se explica que el grueso de la artillería rival haya concentrado en Pizarro la mira de sus cañones. Dicen que van a revolver todos los días en sus bolsas de la basura por si encuentran la carcasa de un top-manta, una multa de Tráfico sin pagar o el bote de un spray con más hexaclorofeno del permitido. Pueden hacerlo, pero entre contrarrestar la ilusión generada, o generar más que el rival, cualquier votante se quedaría con la segunda opción.
Ojalá fuésemos siempre a las urnas con la duda por saber cuál de las listas es la mejor, y no con la esperanza de votar a la menos mala. Se parecen, pero no son lo mismo.
Solbes, que fue el primero en darse cuenta de que le habían puesto un peso pesado delante, se lanzó a retarle para dar la impresión de que no se ponía nervioso; pero ahora, cuando tiene los resultados de las encuestas delante, estará pensando que a lo mejor se precipitó un chisco. Ya se lo dicen en el partido: “Oye, tú ¿por qué le diste aprecio a ese advenedizo? ¿No ves que hasta Guerra lo está tratando de mayordomo?”
El caso es que España se ha empizarrado en dos semanas y se espera que siga en aumento esa tendencia hasta las vísperas de los idus de marzo, es decir, dos días después de las nonas.
Si un solo hombre es capaz de levantar tanto el espíritu de unos como de bajárselo a otros, lo oportuno sería redoblar la apuesta y ganarle en el campo del optimismo, no rebuscando en la basura por ver si aparece un palomino. Y retarle, como hizo Solbes; siempre que haya aguja para pinchar el globo.

El chip prodigioso

Domingo, 20 de Enero, 2008

Casi no duermo pensando en el Observatorio de la Laicidad que se avecina. ¡Jesús! ¡Qué cruz! ¡Qué Calvario! Trataba de recordar algún parangón histórico y el único que me salía, como siempre, era Bananas. Hay que ver lo pelmas que están con la dichosa laicidad, como si hubiera poca.
Dicen estar obsesionados con los privilegios de unas confesiones respecto sobre otras, y entonces sospechas que su preocupación surge al comprobar que la mayoritaria donde gobiernan es la católica. Menudo problemón del copón bendito. Es muy parecido al que tienen en la India, donde el 80 por ciento de la población es hinduista. ¡La Virgen! Esto hay que solucionarlo, y por los clavos de Cristo que se soluciona.
La primera medida va a ser imponer la cuota religiosa. Ya saben que esto de las cuotas, las paridades y los cánones les encanta. De esta forma, a cada nacido se le adjudica una religión y la cosa queda más repartida. Tú, cristiano; tú, de la fe Bahá´i; tú, adventista del séptimo día… y en cuanto crezcan, todos laicos. Va a ser una bendición de Dios.
Desde el Observatorio, que en su propia esencia recuerda a esas torres de vigilancia que instalaban en las esquinas de los campos de concentración, se va a controlar la Libertad de Conciencia y de Creencias. No me pregunten cómo, pero se controlará. Puede ser, por ejemplo, que el Observatorio observe en un artículo de periódico demasiadas alusiones a una doctrina determinada; verbigracia: “alto como una catedral”, “se armó el Belén” o “le hicieron comulgar con ruedas de molino”. En ese caso se lanza una admonición al director para que al día siguiente diga: “alto como una mezquita”, “se armó la Marimorena” y “le hicieron tragar sapos”. Cosas así que ayuden a la libertad de creencias, pero ¡por todos los santos! ¿Cómo controlará el Observatorio la Libertad de Conciencia?
Mucho nos tememos que… ¡están perfeccionando en secreto el chip cerebral! ¡La Biblia en verso!

Medidas de choque

Sábado, 19 de Enero, 2008

Las azafatas de Ryanair posan insinuantes para un calendario y recaudan 70.000 euros. El presidente del Amoeiro vende una rifa que decidirá la boñiga de una vaca y espera reunir 20.000 para pagar a sus jugadores. Ni las azafatas ni el presidente se perderán el reto Pizarro versus Solbes, por si les queda algo que aprender de economía.
Es sorprendente, pero los calendarios con chicas en biquini siguen dando dinero. Y ya no digamos si se lo quitan. Eso se vende como los churros. Si a los bomberos les falta para comprarse una manguera, se empelotan, se fotografían y hacen un calendario. Si sube la cesta de la compra, las amas de casa se calzan un salto de cama, y a venderse como Miss Abril y Miss Noviembre. Es impresionante la capacidad de iniciativa que demuestran algunos colectivos. Ibarretxe debería hacer un calendario con su gobierno en paños menores para que le diesen el referéndum. O mejor, uno bien gordo con todos los vascos y vascas. O para conseguir el AVE, o para que te hagan un puente. Si a las azafatas les fue tan estupendamente, por qué no a Teruel Existe. Quizás sea demasiado ver a toda una ciudad en bolas, bastaría desnudar a los pedáneos y pedáneas.
Lo de la vaca también es causa de gran sensación. El próximo 24 de febrero, el presidente del Amoeiro va a soltar una vaca en el campo de fútbol, que previamente ha cuadriculado y vendido a razón de 10 euros la cuadrícula, en tamaño adecuado para albergar una bosta vacuna. De esa manera, allí donde la cornúpeta decida hacer de cuerpo, allí será la rifa ganadora. ¿Y si monta en dos? ¿Y si está descompuesta? No hemos tenido acceso al reglamento de la tómbola vacuna, pero suponemos que estarán contemplados todos esos supuestos; como por ejemplo, si se demora mucho en la deposición, se le administrará un laxante.
Pizarro y Solbes van a debatir lo que quieran, pero el pueblo ya está preparado de antemano para hacer frente a la crisis de las subprimes. No se fía de los expertos.

Los indicios

Viernes, 18 de Enero, 2008

Ibarretxe se plantea esta reflexión: ¿Qué indicios existen hoy para ilegalizar ANV y PCTV que no existiesen antes, cuando ambos concurren a las elecciones locales? No se responde, pero deja en el aire que de hacerlo, diría: ninguno.
La falacia está bien montada. No hay ningún indicio nuevo, por lo tanto no hay motivo para proceder a la ilegalización. Todo es puro teatro electoral.
Hasta ahí el razonamiento convence. Misma situación jurídica, mismo tratamiento. Pero el lehendakari sabe que ésa no es la pregunta, sino esta otra: ¿Qué indicios había antes, y no se tuvieron en cuenta, y cuáles se van a esgrimir ahora? De esa forma, si a la primera interrogante se responde que ninguno, a esta segunda podría decirse que todos. Cosas que pasan en este vaivén de doctrinas jurídicas basadas en el corpus iuris de la tripa de Jorge, ya saben, la que se estira o encoge a conveniencia del usuario.
Fuera de la política también pasa. La misma asignatura en una universidad es una María, y en otra no hay quien la apruebe porque el catedrático es un hueso.
Ante tal estado de cosas, Ibarretxe dice que está harto y que en su entendimiento no caben las exclusiones. Lo que en realidad quiere decir es que sólo caben las exclusiones que a él le parezcan, porque si en algo se distingue el abertzalismo es en su afán excluyente y restrictivo.
Bueno, pues ya puede ir analizando el señor Ibarretxe los resultados de la última encuesta sobre intención de voto en Cataluña, porque se las están pintado crudas. Los tres partidos nacionalistas bajan, los socialistas se mantienen y el PP sube, lo cual se traduce en una sola frase diciendo que crece el sentimiento integrador, pues lo que pierde ERC, lo gana el PP. Y eso después de una legislatura donde los máximos esfuerzos visibles han estado encaminados a fomentar la exclusión de todo aquello que no oliese al más rancio catalanismo de pacotilla.
Si quiere, espere unos días para ver las de Galicia y el País Vasco.

Totus abortus

Jueves, 17 de Enero, 2008

La insistencia del PSOE en proteger, ampliar, garantizar, apuntalar o blindar los derechos de la mujer abortista puede transmitir la impresión de que el futuro de este país, su desarrollo y bienestar pasan necesariamente por esa figura novedosa, moderna hasta decir basta y rompedora con todos los cánones que sacralizaron a la mujer como generadora de vida, desde la paleolítica Venus de Laussel hasta la orgullosa imagen de Demi Moore embarazada en la portada de Vanity Fair. Nada tan mimado como la mujer abortista. Que nada se oponga a su sacrosanto derecho de desprenderse de la vida que crece en su seno. Que no haya médico rural _ si es que queda alguno _, que esgrima la más mínima objeción de conciencia al derecho inalienable de la mujer abortista.
_Doctor, es una urgencia; me he cortado la vena carótida.
_Espere en la salita, que antes tengo que atender a estas dos simpáticas mujeres abortistas.
Ley de plazos, clínicas en todos los barrios, aborto libre y gratuito a cargo del erario, gilipollas la que no aborte. ¡La madre que los parió! Sólo falta que aquellos premios anuales a las Familias Numerosas se concedan ahora a las mujeres de Abortos Numerosos.
_¿Cuántas veces, hija mía?
_Con el último raspado voy por los dieciocho.
_¡Marchando un premio para la señora! … ¿señora o señorita?
_¡Señorita! ¿Por quién me ha tomado?
Lo más novedoso es la regularización de la cláusula de conciencia de los médicos, porque vamos a ver, qué demonios es eso del juramento hipocrático, ni qué mandangas. Usted practica el aborto, que para algo está en la ley, y luego, si quiere, se confiesa a García-Gasco, el que está al fondo a la derecha, así que pasas el baptisterio.
Por cierto; a este ritmo, los baptisterios deberían reconvertirlos en cubeteras de hielo para botellones, porque entre los pocos que van a nacer y los menos que se bautizan, corren el peligro de criar telarañas.

Lo dice el libro

Miércoles, 16 de Enero, 2008

Cuando Ricardo de la Cierva conoce el nombre del político que Herrero Tejedor y Fernández-Miranda pergeñan para liderar la transición, y que ese nombre es el de Adolfo Suárez; él, que es sobrino del inventor del autogiro, Juan de la Cierva Codorníu, comienza a mover las aspas a tal velocidad que le sale disparada de la boca una frase para la historia: ¡Qué error, qué inmenso error!
Previamente, don Torcuato había pronunciado otra de esas frases que resumen cien folios: “Estoy en condiciones de ofrecer al Rey lo que el Rey me ha pedido”.
Los acontecimientos no acompañan a don Ricardo y Suárez se revela como un eficaz Moisés para conducir a su pueblo en la travesía del desierto dictatorial, aunque a diferencia del patriarca, él entrará en la Democracia Prometida; poco tiempo, eso sí.
El PP en pleno y alguno más se han visto obligados ayer a realizar una brusca aceleración de aspas para calificar el autogiro centrífugo de Rajoy sobre Gallardón como un inmenso error, o un inmenso acierto. Y de todo hay, porque la exclusión llevada a cabo desde dentro y el anuncio de un próximo harakiri por parte del rechazado, no permiten la indiferencia. Hay que mojarse como se mojó De la Cierva, aunque sea para cagarla.
El caso es que llegados a este trance, nos corroen las dudas, pues no sabemos si estamos delante de un acierto erróneo, o de un error pertinente. El matiz entre la antítesis es lo suficientemente ancho para que sea el tiempo quien se encargue de dictaminar. De la Cierva debería haber esperado antes de pronunciarse, si bien es cierto que en esta ocasión hay una norma interna del partido a favor de Rajoy: ser alcalde de Madrid es responsabilidad suficiente como para llenar toda una cabeza por muy privilegiada que sea. Ya se dijo al iniciarse aquel proceso de 1976 hoy tan denostado: “Hay que ir de la ley a la ley, sin apartarse de la ley”. Claro que en estos tiempos, tanto rigor suena a chino.

Tirarse al monte

Martes, 15 de Enero, 2008

En pleno análisis y despiece de las horas que pasó Jota con Zeta, ABC se pregunta cómo es posible que la asunción de una mentira de tan profundo calado no devenga en ninguna consecuencia política, salvo las que se deriven del resultado electoral.
Eso, dice el periódico de las tres primeras letras, no pasa en ningún otro país de aquilatado sentimiento democrático.
Bueno, pues la respuesta se la da otro medio de tres letras, la SER, ante cuyos micrófonos Santiago Carrillo nos esclarece al señalar que en este país, vulgo España, “todo el mundo ha sido terrorista antes de…” No concreta don Santiago antes de qué hemos sido todos terroristas, así que pongan ustedes el momento histórico que mejor les avenga:… la muerte de Franco… el gol de Zarra… la boda de Sarkozy…
Así se explica que Z salga de rositas cuando reconoce que unas veces dice la verdad y otras miente como Juan Pujol mintió a Hitler para tapar el desembarco de Normandía. Los españoles somos terroristas, espías y estrategas; y entre nosotros la mentira es como el té entre los ingleses, la usamos puntualmente. Licencias gremiales y de colegueo.
Que Carrillo se declare terrorista intelectual _de despacho, Remington y manguitos, que no de monte y bosque _, no sorprende a nadie. Lo llamativo es que lo hayan sido Z, Rajoy, la duquesa de Alba, Emilio Aragón, Eduardo Punset, Mari Cielo Pajares, Federico Martín Bahamontes, usted y yo, pues seguramente hasta esta misma semana no teníamos noticia de nuestros coqueteos con la violencia, el poder y cómo conseguirlo.
En estas circunstancias, lo de ANV es un juego de niños. Pues claro que es una tapadera de ETA. Y ETA, una tapadera de… no lo vamos a decir siguiendo la táctica carrillista, que en ceremoniales de la confusión es un genio.
También escama que Tardá acuse a Fraga de tener las manos manchadas de sangre. ¡Pero hombre! ¿Todavía no se ha enterado de que las tenemos todos?

¿Qué mujer?

Lunes, 14 de Enero, 2008

Charada: Si cuando el presidente decía que no se estaba produciendo ninguna negociación con ETA, la había; el presidente estaba mintiendo. Si decía que estaban mintiendo los que le acusaban de mantener el proceso, el presidente estaba calumniando. Y si ahora dice lo que dice, ¿qué estará haciendo, mentir o calumniar?
Resulta harto indigesto tragarse las ocho horas de conversaciones entre Jota y Zeta sin proveerse de un buen protector gástrico que ayude al tránsito intestinal porque lo que allí se contiene a manos llenas son pedruscos sin ningún tipo de preparación o aliño. Ruedas de molino apenas pasadas dos veces por la sartén que han de ser deglutidas por los lectores, haciendo pinza en la nariz con dos dedos y acompañándose después de un buen buche de agua fresca.
Todo lo sazona el entrevistado con una salsa de su invención, como aquellos aderezos de Paul Newman, los Newman´s Own, basada en tres principios fundamentales, cuales son negar la evidencia, supeditar la ley al buenismo que él representa y responsabilizar a otros de los problemas que por casualidad pudiesen haberse colado tras la aplicación de las dos primeras reglas.
Incluso para explicar el fracaso del proceso, allí donde no puede eludir la asunción de la mentira, se escuda en los deseos de unas misteriosas instancias internacionales que por lo visto mandan más en la gobernación de España que su propio presidente y todos los españoles juntos.
Salvando la gravedad de lo que se trata, la entrevista nos evocó en más de una ocasión a los protagonistas de aquel viejo chiste en el que la esposa pilla al marido in fraganti con extraña compañía de cama y al ser reprochado por ello, se defiende diciendo: ¿De qué mujer hablas? ¡Yo no veo ninguna mujer!
Aquí ocurre lo mismo. El presidente no ve lo que tiene delante y trata de convencernos de lo muy equivocados que están quienes se empeñan en ver a una intrusa en la cama, cuando lo que hay es paz, amor y simpatía.

Sin cerebro no hay planeta

Domingo, 13 de Enero, 2008

Aunque suene a contradictorio, las concejalas de Igualdad tendrían que cobrar más que sus colegas. Mucho más, porque si aquéllos tienen un ámbito de actuación y competencias limitado a su respectivo término municipal, no se conocen las fronteras para la igualdad.
De acuerdo con ese principio de universalidad competencial, la titular de Ídem del ayuntamiento de Las Palmas ha instado a Tele 5 a que retire su serie Sin tetas no hay paraíso, ya que, por lo visto, cifra en el volumen mamario las esperanzas de éxito de sus dos protagonistas, o cosa semejante, porque la verdad sea dicha, no teníamos información previa sobre el programa en cuestión y de hecho creíamos que iba de conventos, de tetas de novicia y de la salvación eterna, algo así como Diálogo de Carmelitas.
No le queda trabajo ni nada a Isabel Mena _ la concejala en cuestión_, si se propone fiscalizar cada sospecha de incorrección igualitaria. Hoy mismo se comenta la campaña publicitaria de un teléfono móvil que ha logrado quintuplicar sus ventas gracias a que lo han fotografiado justo en el centro de un culo femenino. Sin culo no hay cash flow, se habrán dicho los telecos. ¿Y qué hace la concejala de Las Palmas ante esta nueva cosificación de la mujer? Que se sepa, no ha movido un dedo.
Isabel lo tiene crudo, porque en su primera actuación extramunicipal, los señores de la cadena donde se emite STNHP, le ha sugerido que podría comenzar su trabajo sustituyendo las Reinas del Carnaval ligeritas de ropa por otros personajes menos discriminatorios, menos cosificantes y cosificados. Y ahí le han dado.
A ver cuándo llega el día en el que los ayuntamientos se dotan de concejales para la Represión de las Tonterías, porque aunque se circunscriban a su territorio, no les van a faltar materia gracias a las leyes de educación y a este mundo que olvida a pasos agigantados la obra de esos esforzados prohombres que durante siglos fueron los filósofos.

Alonso enfán dela patrí

Sábado, 12 de Enero, 2008

No se ve a los españoles muy predispuestos para desgañitarse entonando un himno nacido horas antes, aunque su letra sea más fácil que el cochecito leré. Y no se ven porque estas cosas no vienen así, de un concurso entre gente voluntariosa, alentado por los deportistas y patrocinado por los golfos recaudadores; quizás con el avieso fin de recaudar todavía más.
De ser algo, el himno nacional es una cosa muy seria, incontestable y categórica. Los gallegos tenemos uno muy bonito que nadie se sabe y que todos disimulamos moviendo los labios cuando te pillan desprevenido en un acto de afirmación patriótica, que es uno de esos momentos en los que te gustaría estar con gripe y en cama. Pues con éste, ídem del lienzo, o peor.
Porque no es que te sientas gallego y español hasta las cachas, que puede ser; sino porque ser gallego o español equivale a ser neozelandés o mahorí, o sea, un dictamen del azar necesario. Tras un coito y un parto, alguien nace.
El hecho de que el himno español carezca de letra oficial es un distintivo del que debemos sentirnos muy orgullosos. Suena la Marcha Real _ que dicho sea de paso, es una de las melodías más vibrantes del panorama mundial _, y todos nos quedamos callados como almejas porque bastan y sobran sus notas para saber que aquello te identifica en abstracto; vamos, que no te aprieta la sisa.
Si nos ponemos a decir que la aurora extiende su manto, o que no tengo edad para amarte, el coro degenera en Bisbal o en María Dolores Pradera sin venir a cuento. Con todos los respetos para ambos intérpretes canoros.
Los esfuerzos reclamados por la tierra de los padres o patria, que es el universo mundo, nada tienen que ver con los partidos internacionales de fútbol, seguidos ya por ingente multitud; y sí mucho con la responsabilidad, la eficacia y la sapiencia, que a nadie parecen afectarles.
En resumen, ni ésa, ni otra letra; que somos españoles.