Archivo de Mayo, 2007

Los dueños de la finca

Sábado, 5 de Mayo, 2007

ETA/Batasuna, esa hidra de mil nombres y una sola cabeza, prepara acciones de boicot contra el resto de las campañas electorales. Esta vez le toca trabajar a Segi, que antes fue Haika y antes Jarrai. Son los más jóvenes, los que están iniciándose en el arte del nazionalsocialismo, los camisas pardas que en nombre de Euskadi arrasan, golpean o insultan a todo lo que se mueva. Desde niños han caído en la marmita del pensamiento único euskaldún y están hechos a imagen y semejanza de sus mayores. Los han imbuido, como a los soldados, de grandes dosis de patriotismo, de ardor guerrero, de disciplina y de obediencia.
Si el objetivo que ahora les señalan son los mítines de la campaña, no se detendrán en valorar el derecho que cada cual tiene de defender y luchar por sus ideas. No lo harán porque sus jefes no buscan una Euskadi democrática, sujeta al vaivén de los flujos electorales, sino una férrea dictadura donde ellos sean, de principio a fin, los dueños de la finca.
¿Para qué sirven las opciones políticas si cuando nos salgamos con la nuestra las vamos a ilegalizar todas? Presentémonos nosotros a esta farsa electoral, eso sí, porque nos dará poder y guita; pero dejemos claro desde el principio que no hay salvación fuera de la hidra.
Al Gobierno le parece que favorecer estas actitudes supone un grandioso ejercicio de democracia. Y si no se lo parece, lo disimula con todas sus fuerzas.
En un tiempo se pensó que estaba equivocado, que simplemente era un error de cálculo, una novatada pasajera que había que pagar por la bisoñez del pavo, pero a medida que el tiempo avanza y a la vista de la contumacia que se observa en la repetición de los criterios, ya no vale esa explicación y hemos de llegar a otra mucho más terrible todavía. El Gobierno no se equivoca. Ésta es su verdadera estrategia. Quieren triturar viva la democracia, quieren ahogarla en el más profundo de los desprestigios, quizás para que fuera de Euskadi también exista un único dueño de la finca.

El plan D

Viernes, 4 de Mayo, 2007

Nos explicaron que ETA/Batasuna tenía tres planes, el A, el B y el C, pero en la relación faltaba el bueno, el D, que se compone de los tres anteriores más un añadido de sutil perversidad.
En pocas palabras, se trata de ir colocando candidaturas de distintas identidades y vinculaciones con Batasuna para que el Estado las anule hasta quedarse con un porcentaje significativo y suficiente que pase todos los controles y que permita la formulación de las grandes falacias.
ETA/Batasuna volverá a las instituciones, pero al mismo tiempo podrá argumentar que el Estado español persigue y amordaza a la izquierda nacionalista, por llamarla de alguna manera. En su delirio, eso bastaría para seguir manteniendo viva la llama de la violencia, como ya les hemos oído. En consecuencia, si se indignan por la recusación de las candidaturas, hemos de entender que las candidaturas eran suyas. Blanco y en botella.
Por su parte, el Gobierno presumirá una vez más de haber sido escrupuloso cumplidor de la ley, como si no se le viese el plumero desde el 14-M. Y como resultado final se habrá desandado el largo recorrido de la lucha antiterrorista con las armas legales, contado a partir del fin de las ilegales.
Dice una colega de El Periódico que se abre una situación ilusionante porque permitirá que muchos de los que estaban apartados de la actividad democrática, toquen poder y se vuelvan dialogantes y respetuosos. ¡Pero será so mema la Sopena! ¿Sería capaz de explicarnos qué han hecho esos señores durante los años en los que ya estuvieron en los ayuntamientos, cuántas veces condenaron la violencia y cuántas veces se negaron a que el dinero público subvencionase las actividades terroristas? Si cree que ETA les va a dejar margen de acción para que regresen del lado oscuro y se hagan demócratas en un cursillo acelerado de diez días; o no sabe de qué habla, o habla para dar gusto al jefe, el escrupuloso legalista.
El plan D nos la mete doblada.

La doctrina Sarkozy

Jueves, 3 de Mayo, 2007

A los vándalos airados de Malasaña, a los que realmente lo son por falta de luces, les hubiese venido de perlas un sistema educativo en el que los alumnos levantan el culo de sus asientos cuando entra el profesor en clase, no porque así lo obligue el reglamento interno de cada centro, sino porque es el símbolo con el que se reconoce y respeta “al que sabe”, el gesto con el que un aprendiz admite serlo y con el que insiste todos los días por alcanzar el grado de maestro. Mal maestro será quien no supo ser discípulo, decía el autor de La Celestina actualizando a los clásicos anteriores.
Nada que ver con el cutre, fascista y demagógico tuteo, impuesto por los ignorantes que pretenden auparse a la máxima categoría académica por vía de decreto. Oye, profe; todos iguales ¿Vale, tío?
Pues no, iguales no lo son desde el punto y hora en el que el estado se está gastando sus dineros con el fin de convertirlos en ciudadanos útiles para la sociedad y autosuficientes para ellos mismos. Si fuesen iguales, la propia sociedad los pondría a trabajar de 8 a 8 apenas dejasen de gatear, como ocurre en los lugares donde la pobreza no da para botellones, enseñanzas gratuitas, ni rabos de gaitas.
Y dentro de la confusión general, aparecen los pescadores Sebastián y Simancas, cañas en ristre, a ver si pescan el voto juvenil diciendo con voz engolada que la muchachada madrileña no es vándala ni violenta. ¿Y quién lo dijo?
¿Acaso hay que elevarlos a sus ansiadas responsabilidades de la alcaldía y la presidencia de la comunidad autónoma para verlos haciendo piña con los alborotadores y arrojando botellas contra sus respectivas policías?
Todo se justifica por la demagogia propia de las vísperas electorales y el miedo a perder tirón entre el voto emergente, sin caer en la cuenta de que los jóvenes, la inmensa mayoría de ellos, desean un sistema que los capacite para la independencia, unas ciudades tranquilas y unos políticos sin doctrinas de baratillo.

Política y publicidad

Miércoles, 2 de Mayo, 2007

Un anuncio de automóviles nos pregunta si hemos hecho alguna de las extravagancias ideadas por la agencia publicitaria, como por ejemplo, cabalgar por una playa marcha atrás, desayunar macarrones con un tigre dentro de su jaula y cosas así. Todo para decirte que te compres el coche.
Los avispados publicistas se han dado cuenta de que aquí están sucediendo cosas que jamás se habían visto y por nada del mundo quieren que la actualidad agote la capacidad de sorpresa de los compradores.
En realidad, para ver a alguien cabalgando marcha atrás en una playa, basta hacer lo que ellos, darle al rewind y el caballo volverá sobre sus cascos. Nada del otro mundo. Mucho más difícil hasta ahora era ver en un lugar público a un recluso paseando con su novia para recuperar masa muscular por recomendación médica. Ésa sí que era una estampa complicada de captar. Pero ya no. Bórrenla de su agenda porque es misión cumplida.
Tampoco era normal que en las manifestaciones del 1º de mayo se olvidasen del gobierno de turno, lo aplaudiesen y cargasen contra la oposición, como si de ella dependiesen los asuntos por los que se protesta. Magnífica clarividencia sindical. Bueno, pues eso también lo hemos visto ya. Táchenlo.
Faltaba no obstante que contemplásemos el paseo triunfal de los representantes de una administración recorriendo unas obras realizadas por otra, dependiente del partido contrario, en plenas vísperas electorales y días antes de que ésta proceda a su inauguración oficial.
No se inquieten, esa imagen también está conseguida gracias a las fotografías que la ministra de Fomento y los candidatos socialistas a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid se han hecho hoy en la estación de Metro de la T-4 de Barajas que mañana inaugura Esperanza Aguirre. La jugada no tiene desperdicio.
Como ven, las propuestas de los anunciantes automovilísticos se quedan cortísimas.

Movimientos en el parqué

Martes, 1 de Mayo, 2007

El atentado de Barajas provocó un revolcón en el barómetro del CIS que mide mes a mes las preocupaciones de los españoles.
Y así, de un 12 por ciento que en diciembre de 2006 señalaba a ETA como tema preocupante, en enero pasamos a un 46,9 %. Aquellos porcentajes decembrinos suponían muy malos resultados para la multinacional etarra, que utiliza el barómetro del CIS como el índice Nikkei de su particular bolsa del terror. Si el terror cotiza a la baja, sus acciones se deprecian, y si algún día desapareciese del barómetro, ETA tendría que dedicarse al cultivo de los espárragos trigueros. Por eso Barajas les levantó la paletilla y comenzaron a cobrar dividendos de variada especie. Como se dice en lenguaje bursátil, repartieron beneficios.
El último Nikkei de marzo, digo CIS, continúa aportando buenas noticias a su accionariado. Aunque el corro de los bombistas bajó 4,3 enteros desde el mes de febrero, siguen siendo los más valorados, esto es, los más preocupantes para un 38,2 % de la población, muy cerca del paro y la inmigración.
Sin embargo su supremacía se ve seriamente amenazada por sectores emergentes, cada vez mejor posicionados sobre el parqué.
Nos referimos a la clase política, un título que con un subidón de 3,6 enteros _ el mayor de los que integran el Nikkei _, se coloca en quinta posición entre las angustias españolas. Además de los problemas mencionados, sólo el elevado precio de la vivienda supera en desasosiego al que provoca entre la población la existencia de unos políticos que lejos de contribuir a calmarlo, cual es su obligación profesional, suponen por sí solos uno más, y no pequeño, pues se entiende que de ellos depende el apaciguamiento de todos los demás.
Cierto es que en el corro de la clase política intervienen valores gubernamentales y de la oposición, de modo que cada cual le pondrá las caras de su disgusto, pero no estará de más que todos se den por enterados, pues les han lanzado una OPA.