Archivo de Diciembre, 2006

La Inmaculada Corrupción

Viernes, 8 de Diciembre, 2006

Hoy sábado se celebra el Día Internacional contra la Corrupción. Lo han puesto inmediatamente después de la Inmaculada para ver si se les pega algo, pero la cosa está cruda.
Para animar el cotarro, alrededor de la fecha se hace público el índice de Percepción de la Corrupción que nos ofrece Transparency Internacional, y cuyo proceso de elaboración se desconoce por completo; quiero decir, yo lo desconozco por completo. Y no es que se trate de un secreto insondable, como la fórmula de la Coca Cola.
El caso es que Transparency se hace con una lista de 163 países y comienza a ponernos notas con gran displicencia. Una encuesta por un lado, una percepción por el otro y ya tenemos el barómetro armado. Los resultados de este año relativos a España les van a sorprender, pues resulta que somos cada día más corruptos, ¿a que no se lo esperaban?
El Gobierno no sólo es ineficaz para combatir la corrupción, sino que la fomenta, según opina el 10 por ciento. Los hábitats más propicios para su desarrollo son los partidos políticos y los negocios del sector privado (¿), pero los medios de comunicación también nos llevamos un soberano varapalo. Curiosamente, la palabra ayuntamiento no figura entre los espacios más habituales de los corruptos y la verdad, se le echa en falta.
La celebración de estos días internacionales siempre nos produce la misma sensación de desconfianza sobre su eficacia, especialmente después de comprobar año tras año que las cifras van en aumento. Entonces te preguntas, si dejásemos de hablar de la corrupción, de los malos tratos o de los accidentes de tráfico, ¿bajarían por fin las estadísticas? Es una posibilidad, no crean; dos meses sin hablar de Bisbal y no le quedarían ni las raspas. Los días internacionales son fieles aliados para mantener en el tiempo aquello contra lo que luchan. ¿Conocen alguno que haya dado su misión por cumplida?

Encamada

Jueves, 7 de Diciembre, 2006

Alcanza un somero repaso por titulares para diagnosticar que la Constitución celebró su día en la cama. Pero no en esa cama de repanchingue y molicie, cuando el cuerpo se abandona al dolce far… lo que sea. No, en ésa no, sino en la otra, en la de las altas fiebres, los dolores musculares, la cabeza embotada y el moco colgando.
De la territorialidad que ella establece para qué vamos a hablar. Los movimientos centrífugos se comen a los centrípetos con patatas y no se ahorran cuchufletas a quienes osan argumentar cuán felices observan el proceso los competidores internacionales.
De banderas, ídem del lienzo, entendiendo por lienzo el trapo que el señor Puigcercós ha decidido colgar de su balcón golondrinero. En cuanto a la formación moral y religiosa, que en el texto se define de acuerdo con las propias convicciones de los padres, acaba de recibir otro hachazo al grito de “Cada uno que sea lo amoral que le dé la gana”.
La ensalada policial, con drogas, explosivos, oncesemes y demás corruptela, deja las puertas abiertas a cualquier conjetura, con un Cartagena que lanza bombas incendiarias a cada línea y un suicida frustrado que no aguanta el tirón.
Por si fuera poco, mañana se presenta un libro en el que entran con fuerza en la lista de sospechosos el rey Mohamed VI y Chirac. ¿Las claves? Parar los pies a España, devolver la afrenta de Peregil y desalojar al PP del Gobierno.
Fiesta y puente de la Constitución ¡Ja! ¡Menuda martingala! Y mañana, la Inmaculada. Como para meterse cartujo a la espera del santo advenimiento.
Menos mal que Chávez ha rectificado lo de los etarras y que en Andracht se piden responsabilidades a Matas. En Marbella no se las piden a Chaves porque siempre hubo clases.
Cuidado el domingo, se alinean Marte, Júpiter y Mercurio; no vaya a ser que se suspenda algún partido… de fútbol, por supuesto.

Una hora de sol

Jueves, 7 de Diciembre, 2006

No se habla de otra cosa. La iniciativa del BNG para que Galicia cuente las horas del día con una de retraso sobre el horario peninsular no deja indiferente a nadie, ni nadie deja pasar la ocasión para expresar doctos fundamentos sobre los husos horarios y su relación con la tristeza postcoital. A ver si saudades y morriñas están relacionadas con un uso inadecuado del huso.
De todo cuanto se viene oyendo desde que el Bloque lanza la propuesta, destacan aquellas declaraciones que afirman con asombro: “Galicia tiene una hora más de luz”. En efecto, sin duda se trata de un fenómeno ciertamente espectacular que comienza a sentirse una vez que se asciende Herrerías y se traspasa O Cebreiro. Ni el Bierzo, ni Castilla-León, tienen una hora más de sol porque no son tan occidentales. Así se explica todo.
Veamos cómo se aprovecha esa energía. España se levanta una hora antes. Los negociantes realizan sus llamadas mientras los gallegos seguimos en la cama sesenta minutejos. Por la noche, prolongamos los horarios una hora, pero si ha de realizarse una llamada más allá del Padornelo, las oficinas estarán cerradas, aunque eso sí, la hora a mayores podremos pasarla sin encender la luz.
A simple vista los números no encajan, pero es de suponer que una iniciativa de tamaña enjundia habrá superado rigurosos controles de verificación, pues no es de recibo especular alegremente con la primera idea que se te cruza por la cabeza sabiendo que es inviable, inútil o incluso perjudicial. Por eso aguardamos del BNG un detallado estudio donde se reflejen los pros y los contras de tal medida, así como los cálculos satisfactorios que cierren la boca de quienes la califican como una supina chorrada. De lo contrario pensaremos que la prudencia no es una de las virtudes que engalanan a esta formación política y que sus propuestas son sumamente atolondradas.

Feliz en tu día

Martes, 5 de Diciembre, 2006

Costó, pero al final nos vamos a enterar de todo. La Constitución que hoy celebramos garantiza la libertad y la libre circulación de las ideas, por lo tanto era impensable que triunfasen los oscuros intereses conspiratorios y ya podemos anunciar sin miedo que el reportaje sobre El Pascaílla va a ser emitido sin cortes, no como en el estreno de La huida, que en España detenían a Steve McQueen y a Ali MacGraw, mientras que por ahí fuera se salvaban.
La juez Concepción Moreno ha invalidado las medidas cautelares que ella misma adoptó en contra de su emisión y ahora hay vía libre para que toda España sepa de una vez por todas si El Pescaílla se muerde la cola, o si El Junco se torna lanza.
La Constitución es una materia muy elástica. Cuando no existía, las fuerzas progresistas clamaban por ella para reconducir definitivamente a los del viejo régimen por los senderos democráticos. Ahora los constitucionalistas se han convertido en el ancienne régime que trata de preservarla para que cada pájaro no construya su nido donde le plazca.
Puigcercós ha sido el último pájaro en hacer pública demostración de la elasticidad constitucional. Como ni a él ni a los suyos les gusta la bandera española, decidió arriarla de su consejería, dando pie a que sus administrados también se revuelvan contra las leyes que menos les caigan en gracia. Límites de velocidad en carretera, no me gustan. Impuestos, los aborrezco. Ley de banderas, para el gato.
La paradoja surge cuando se comprueba que las principales vulneraciones de la Carta Magna no provienen de irreductibles ciudadanos asilvestrados que se resisten a pasar por el aro de una norma común que nos haga más competentes para movernos por el mundo, o entre nosotros, sino de los más altos representantes públicos, los que tienen la obligación de acrecentarla.
La Constitución no es mala ni buena. Le basta con ser y eso, a la vista está, molesta.

Luces de Navidad

Lunes, 4 de Diciembre, 2006

En algunas calles se han instalado poliedros cúbicos que recuerdan la cristalización de la calcopirita, aunque observados de frente podrían pasar por la piedra negra de Pesinunte, y sin tantas sofisticaciones, por un dado del parchís.
No son ni una cosa ni la otra. Son adornos navideños laicos. Partimos de la base de que toda luz es navideña, puesto que la fiesta ancestral se fija en el solsticio de invierno, esto es, cuando el sol parece ocupar durante una semana el mismo lugar y después crecen los días, viene el verano y nos metemos en un atasco.
Si festejamos el camino que nos lleva directamente al atasco, da lo mismo colgar cubos, que papanoeles, nacimientos con buey y mula, o muérdagos a la grande. Incluso, si no fuese por mor de la actividad comercial, podríamos pasar las fechas entrañables sin tender. Durante muchos siglos no hubo colgaduras y no pasó nada.
Lo curioso del cubo y sus variantes desestructuradas con formas informes y luces paralelepípedas es su afán por escapar de la tradición sin saber que caen irremediablemente en ella. El cubo, pensarán sus autores, es laico, geométrico, insulso y desprovisto de connotaciones evangélicas. Es una luz que hace bonito y punto. Una luz que no molesta, como dicen esos mamertos de Zaragoza.
Bueno, pues se equivocan, porque un cubo, y además iluminado, es símbolo del orden y la ley universal, una idea incompatible con el laicismo en su vertiente obtusa, es decir, la que trata de despojar de sentido a los símbolos, aunque caiga en ellos como Pepón.
También algunos peregrinos de la Vía Láctea se apresuran a confesar por las esquinas: “Oiga, que yo no lo hago por ningún motivo espiritual”. ¡Serán merluzos! ¿Cobran un estipendio al final de cada etapa? ¿Cierran los ojos ante la belleza del paisaje? ¿Bordean los monumentos y no se relacionan con las personas que se encuentran? ¿Qué pensarán ellos sobre lo que es la espiritualidad?
Bueno, pues con el cubo, igual.

Los foros de izquierdas

Domingo, 3 de Diciembre, 2006

El ministro de Justicia tiene un hermano. El dato sería irrelevante si no fuese porque ese hermano está viviendo un episodio judicial a causa de los monigotes que él mismo pergeña y en su desarrollo ha dado muestras de manejar un extraño concepto de la justicia, materia que por fuerza ha de sonarle familiar.
Ante la remota posibilidad de que ambos hermanos pudiesen compartirlo, es por ello que la revelación está siendo muy comentada.
En su defensa dice el encausado que los insultos a la AVT, es decir a las víctimas del terrorismo, son habituales en los foros de izquierdas. En consecuencia, pensará el dibujante, siendo él de izquierdas, no puede resultar extraño que también insulte a manos llenas, sin límite ni compasión.
Lo más llamativo del alegato es ese ámbito tan evanescente que se titula foros de izquierdas y que se supone sublime y elevado en grado suficiente como para convertir el insulto en un acto de justicia.
Al contrario que en las tabernas de los bajos fondos, en los foros de izquierdas los insultos suenan a gloria bendita y cuando se pronuncian urbi et orbe, sus sentencias van a misa.
Por ejemplo, en un foro de ésos te pueden poner como una braga y te lo tienes que tragar. ¿Por qué? Porque es de izquierdas. La izquierda es buena por naturaleza. Es justa, solidaria, inteligente, cabal y honrada. Si usted tiene la suerte de ser de izquierdas, despreocúpese de su educación, opiniones o lenguaje, porque siempre tendrá razón. Es maravilloso.
Si a eso añadimos un parentesco a mano, las posibilidades de recibir cierto trato de favor aumentan considerablemente y hasta cabe pensar que la justicia se desplace hasta tu lugar de residencia, en vez del engorro que supone tener que ir tú.
Las víctimas del terrorismo son insultables. ¿Quién les mandará a ellas o a sus familiares ponerse en la trayectoria parabólica de un misil? Es del género bobo solemne.

Tocando fondo

Sábado, 2 de Diciembre, 2006

Hoy sería un buen día para solazarse con los delirios lingüísticos del Instituto de la Mujer, un organismo que dedica el dinero de los españoles en crear idioma, arrebatándole al pueblo y a los escritores el poder gracioso y natural que venían ejerciendo en ese terreno desde el sapiens sapiens. Si del periodista varón, cual es mi caso, pretenden conseguir un periodisto, del alquimista, un alquimisto y del coleccionista de sellos, un coleccionisto de sellas, tengan por seguro que no seremos los únicos en solicitar filtros psiquiátricos a todos aquellos que pretendan acceder a la administración de los recursos públicos.
Sería un buen día para comentar las tontunas de unas funcionarias que parecen sacadas de un cuento de Alfred Jarry, del teatro del absurdo, o de Lewis Carrol, pero al lado de sus incomensurables disparates nos informan de otros funcionarios públicos mucho más peligrosos, pues son capaces de utilizar el poder que se les confía en fines espurios y contrarios, no ya a las leyes de la prosodia, sino a las penales y a las que deben imperar en las más elementales normas de policía.
Las versiones que se leen, incluso las que tratan de justificar su comportamiento como fruto de la labor policial y las que exculpan al Gobierno de toda corrupción, son meridianamente nauseabundas ante quien aprecie, por poco que sea, el Estado de Derecho.
Pero como quiera que desde hace tiempo las noticias sobre quebrantamientos han dejado de ser una novedad, hoy se escuchan mezcladas en un caldurrio donde al más avezado de los lectores le cuesta distinguir a Maite Zaldíbar de El Moro, y a De Juan Chaos de El Pocero.
A todo ello se alude con el eufemismo “lo que está pasando”, como si cualquier calificativo fuese insuficiente, o tan terrible que conviene extremar la prudencia antes de etiquetarlo.
El Instituto de la Mujer dudaría en decir que se trata de una mafia o un mafio. Elijan la que más les plazca.

El puente colgante

Viernes, 1 de Diciembre, 2006

En el debate cotidiano, aquél que se desarrolla al margen de las dependencias políticas o de las tertulias periodísticas, aflora cada día con mayor fuerza la preocupación por saber si va a ser posible recuperar la cordura después de ZP, o por el contrario, esto se va a quedar definitivamente trasconejado, cataléptico y en vías de extinción.
Por lo que hemos podido palpar, aunque la pregunta lleva meses planteándose en los citados ámbitos, se intuye una respuesta de tan hondo calado que nadie es capaz de encauzar una hipótesis que se imponga con fundamento sobre las demás, y se habla con largueza de los más variados escenarios que ahora mismo son posibles… _ iba a decir gracias a ZP _, por culpa de ZP, como si el elefante permaneciese todavía en la cacharrería y ningún perito se atreviese a quemarse los dedos en la evaluación de los daños.
Aún así, existe una coincidencia generalizada en considerar que algunos de los factores determinantes pasan por el destino que corran los recursos de inconstitucionalidad presentados contra el Estatuto de Cataluña y por la situación que resulte de la negociación con ETA.
En ambos casos, si la quiebra de la legalidad llegase a consolidarse, sería una rémora política de tal calado para cualquier gobierno posterior, que ni siquiera encontraría resortes legales con los que hacerle frente, a no ser el camino del medio.
Con este nuevo modelo de gobernación que consiste en tender el puente antes de que los pilares estén construidos, se corre el riesgo de que todo se venga abajo antes de alcanzar la otra orilla y anclar el colgante que lo sostenga.
A la vista de la campaña desatada contra el IVA catalán se nos permite sospechar qué tipo de relaciones podrían predominar a partir de ahora entre los españoles, el deterioro internacional de nuestro país y el coste inasumible de tensión y guerra fría.
Para la solución debe apelarse, una vez más, al imperio de la ley y sólo de la ley.