Archivo de Diciembre, 2006

El Día del Abrazo

Martes, 19 de Diciembre, 2006

El presidente del Gobierno y el jefe de la oposición de España van a verse las caras el día de la Lotería. Son fenómenos que ocurren de tarde en tarde y claro, tienden a juntarse.
Todos los 22 de diciembre, y este año más porque cae en viernes, tiene lugar la Jornada Nacional del Abrazo. Los favorecidos por la suerte reparten abrazos de forma compulsiva aunque sólo les haya tocado el reintegro de tres euros, y los que se pasan el año fuera del domicilio familiar regresan para dar por bueno el anuncio de El Almendro, que también es de muchos abrazos. Hace ya algunos años, cuando hacía para Efe la información del Gordo, una señora a la que le habían tocado 15 millones me agarró por los costados mientras repetía: ¿Te quieres casar conmigo? ¿Te quieres casar conmigo? Lo dicho, es un día que une mucho.
Así las cosas, no es casual que dos personas tan distanciadas se reúnan de nuevo. En meses sólo se abrazaron para darse el pésame por el fallecimiento de Loyola del Palacio, y no es canijo el simbolismo de la política liberal, precursora en Europa del uso de las bitácoras.
La ocasión merece que ambos protagonistas entonen algunos villancicos alusivos. El de Rajoy ya lo conocemos. Si no ocurre un cataclismo será el de El Almendro, es decir, “Vuelve, al pacto vuelve por Navidad”. El de ZP es una incógnita. Lo mismo puede arrancarse a dúo con Sonsoles con una balada laica _ no confundir con una balalaika _, al estilo de “Nos estábamos haciendo mucho daño”; como invitarle a cantar juntos “Noche de paz, noche de amor, ha nacido el proceso, te lo digo yo”.
Sea cual sea la pieza, la velada no arranca con buen pie, porque si Moncloa se ha preocupado más en decírselo a la prensa que en convocar a Rajoy, el observador menos avispado advierte enseguida que el anfitrión habría pasado del convite si no mediase una foto en los periódicos y un vídeo en los telediarios. En cualquier caso, suerte y que toque el Gordo.

Trabajar por la paz

Lunes, 18 de Diciembre, 2006

Nos han dejado con la duda de saber quién trabaja por la paz. Creíamos que ZP se distinguía en la labor realizando concesiones y limando leyes que las hagan posibles, pero Batasuna, en concreto, Pernando Barrena, ha dicho que ZP no pega palo al agua, vamos, menos que Aznar.
Si tenemos en cuenta que Batasuna no ha movido un dedo por condenar la violencia, ni por contener la furia urbanicida de la kale borroka, ni por evitar los robos de pistolas, ni por cesar en el afán recautadorio del impuesto revolucionario, ¿quién cogorcios trabaja por la paz?
La respuesta es evidente. Por la paz trabajan los de siempre. Como decía Mingote, al cielo vamos a ir los de siempre, es decir, el policía honrado que persigue al delincuente, el político que no se deja engañar con cantos de sirena y el que cumple moderadamente bien con sus obligaciones.
Paseando por las galerías de un museo, por los anaqueles de una biblioteca o tras la contemplación de grandes piedras extraídas, trasladadas, talladas y ensambladas para la construcción de cualquier monumento, el visitante percibe con meridiana claridad quién ha trabajado por la paz en cada época. No es tan difícil distinguirlos.
En el caso que nos ocupa, si el proceso acaba entrando en barrena, como don Pernando, será consecuencia de que ambas partes confundieron la estrategia desde el primer momento. Los unos en la creencia de que era posible rentabilizar un rastro de sangre, y los segundos, convencidos de que los robos se acaban entregándoles las mercancías a los ladrones.
Así las cosas, dentro y fuera de los circuitos etarras, ya nadie se recata a la hora de anunciar la reanudación de las actividades criminales, es decir, la ruptura de la tregua y la vuelta a las andadas. Según Mayor Oreja, todo ello se hará “de una manera que no impida la presencia de los concejalaes de ETA en los ayuntamientos del País Vasco”. Es decir, que alguien sí ha ganado con la tregua.

Quien fue a Sevilla…

Domingo, 17 de Diciembre, 2006

El episodio del poliomielítico que se manifestaba al lado de la víctimas del terrorismo en la pasada convocatoria de Sevilla, las insinuaciones de Gabilondo en torno a la falsedad del individuo y la posterior trifulca política sobre el caso, permiten observar in puribus naturalibus la altura del actual debate español, la lucha sin reglas ni cuartel que plantean sus absurdos representantes políticos y los jirones que tratan de ocasionarnos los contendientes con manos, uñas y dientes.
La insidia es mayúscula. La AVT habría fichado a un enfermo poliomielítico en su silla de ruedas para que hiciese bulto e inspirase lástima, a pesar de que sus dolencias nada tienen que ver con atentados, ni lucha antiterrorista. Un plan digno del Capitán Garfio, o quién sabe, de seres más abyectos todavía.
Con gran esfuerzo llegan hasta nosotros las psicofonías de la conspiración: “Y al de la silla de ruedas lo ponemos al frente de la marcha, para que se le vea bien y la gente piense que es otra salvajada de ETA”. “¡Eso, eso! Y salimos en los telediarios”.
Qué duda cabe. Si la AVT hubiese celebrado esa reunión y allí se hubiesen pronunciado frases similares, la conspiración de la sillita era denunciable ante el Defensor del Terrorista, que ha de residir por centroeuropa. ¡Qué brutos! ¿Y no querían hace pasar un poliomielítico como si fuese un tetrapléjico?
Ahora bien, si como parece, nada de eso es cierto, ¿a qué perversos fines se atiende cuando en la presencia de la silla se observa un hecho denunciable? ¿Hemos de entender que ETA ha dedicado toda su existencia a cuidar de niños desvalidos, ancianos impedidos y mujeres maltratadas, y ahora, con lo de la sillita, la AVT le quiere afear el expediente?
Mire por donde se mire, el episodio de Sevilla es la polémica más despiadada de los tiempos modernos, prueba de que las malas conciencias, como el sueño de la razón, también producen monstruos.

El belén dinamitado

Sábado, 16 de Diciembre, 2006

La excusa que se aduce para tirar belenes a la basura es que la reunión de un padre, una madre, un niño, el buey y la mula ofenden a los miembros de otras religiones. No nos extraña, es un grupo caótico en los tiempos que vivimos.
Pero las auténticas razones en las que se arropa un comportamiento así, tan desalmado, son otras. Concretamente tres: mayúscula soberbia, infinita ignorancia e indisimulada intolerancia.
La última lumbrera que actuó de esa guisa se llama Mercedes García del Álamo y es directora del instituto Las Lagunas de Mijas (Málaga). Conviene identificar al personaje con nombre y apellidos para que nadie inocente cargue con culpas ajenas y para que la afectada, en la medida de lo posible, pueda recibir una instrucción que la recicle para conseguir que en el futuro sea útil dentro del engranaje docente.
Si hay deficiencias culturales que se curan viajando, otras requieren un esfuerzo algo mayor, como el que supone leer. Y ése parece ser el caso de la directora. Nada grave. Con una estancia de varios meses en cualquier biblioteca cercana bastará. Si en un principio se siente desorientada, debe preguntar por uno de esos lugares donde se acumulan libros y seguramente cualquier amable vecino de Mijas se lo indicará sin mayor problema.
El belén que fue a dar con sus pastores, pesebre, ovejas y las figuras citadas al cubo de la basura había sido realizado por los alumnos de Religión de 1º de ESO, una circunstancia que agrava la actitud despótica e irresponsable de doña Mercedes, a quien imaginamos enormemente preocupada por la enorme ofensa que pergeñan los cristianos contra todos los demás mediante la celebración de la Navidad, el vituperio que la fe islámica prepara con el Ramadán y el agravio con el que los judíos nos obsequiarán por Pascua. Un escándalo.
Doña Mercedes ha aportado su granito de arena para evitarlo, como antaño hicieron con celo tantos inquisidores.

Fuera de competencia

Viernes, 15 de Diciembre, 2006

Cuanto más se empeñan en apuntalar a martillazos la dicotomía de las dos Españas _ la buena, de izquierdas y republicana, y la mala, de derechas y monárquica _, más se machacan las yemas de sus dedos, por la sencilla razón de que sus bastardas divisiones no responden ni a lo ocurrido en 1936, ni muchísimo menos, a lo que ocurre setenta años después, en 2006.
La realidad les supera a diestra y siniestra, por encima, por debajo y por el centro. Pero el cuadro que nos pintan a diario esa plaga de calamidades elevada a la categoría de políticos no se parece al auténtico ni por el paspartú. Pese a ello y por desgracia, todos los esfuerzos de estos apandadores están encaminados a conseguirlo.
Cada vez que sacan a relucir el contencioso maniqueo se retratan como míseros manipuladores cuyo fin es envenenar la sociedad en su exclusivo provecho. Primero, porque son incapaces de plantear políticas de integración, eficacia y desarrollo; y segundo, porque disimulan sus carencias azuzando un enfrentamiento cínico, dañino y maligno.
Al socaire de la memoria histórica navega la perversidad, pues si sus principios inspiradores son admitidos sin reparos por todos quienes aman la verdad sin etiquetas, esta iniciativa no lo podrá conseguir nunca porque tiene poco de memoria, nada de historia y mucho de rencor tramposo.
Si un Gobierno y los partidos que lo apoyan se entretienen con un falso proceso de pacificación y un debate que reabre las heridas felizmente reconciliadas, o son la viva representación de la inutilidad, o son algo más peligroso.
El espectáculo español visto desde dentro es desmoralizante. Quienes lo observan desde fuera se limitan a frotarse los ojos o a frotarse las manos. Unos no se lo pueden creer. Los otros no quieren que cese, pues su prolongación en el tiempo mantiene a España fuera de la competencia.

No callar ni bajo el agua

Jueves, 14 de Diciembre, 2006

Permítanme una confidencia. Me he quedado sin voz en Rascafría. Me hubiera quedado igual ante las maravillas del Paular, pero no, la causa fue lógicamente el frío de Rascafría que me heló las cuerdas y me las dejó tiesas como palillos chinos. Vaya. Con lo que me gusta rajar. Me han dicho que nada de nada, que no hable en dos días, y de repente me he puesto a hacer gestos ridículos como un agente de movilidad. ¿Cómo que no hable, si no puedo?
Bueno, no importa, leeré la prensa durante la convalecencia. Primer titular: “Sabina llama ridículo al Rey”. ¿No podría quedarse mudo Sabina? Eso de salir al extranjero y dedicarse a largar en contra del jefe del Estado de tu país ya no lo hacen ni los refugiados políticos. Está feo, máxime cuando lo puedes hacer sin moverte de casa y no te mandan los grises. Sabina desafina.
Otro. “La diócesis de Bilbao prepara actos de compromiso con el proceso”. Tampoco estaba nada mal que esos señores que antes llevaban sotana oscura se quedasen mudos un rato. Para no decir lo que tienen que decir están más guapos meditando.
Cambio de tercio. “Alejandro Sanz confiesa un hijo secreto”. La criatura tiene tres años y el periodista dice que el cantante ha sido muy valiente. Sin embargo el titular más exacto sería: “A.S. no reconoce un hijo durante tres años por cobarde”. Ten padre para eso.
Dice un ciclista: “Manolo Saiz nunca me ha incitado a nada”. Hablan de dopaje, no de sexo. Nos alegramos por él, por Manolo y por el ciclismo.
Seguimos con substancias bajo sospecha y leemos: “La ministra Elena Salgado estudia la posibilidad de considerar el vino como “bebida alcohólica peligrosa”. Si es por culpa de ingerir grandes cantidades, la ministra del ramo podría añadir a la lista de peligrosos el agua, la leche y el zumo de limón. ¿Se imaginan lo que es beber 30 litros de cualquiera de estos líquidos?

ZP dice que vamos de p.m.

Miércoles, 13 de Diciembre, 2006

No nos podemos quejar. Disfrutamos de uno de los más altos niveles de metalenguaje del universo mundo. Vean. Superamos la etapa del “España es diferente”, que sólo nos aseguraba un puesto entre los destinos turísticos exóticos, en dura competencia con Tonga. Entonces se dio a conocer en inglés. “Spain ist different” y claro, venían a comprobarlo como quien va al zoo a ver monos.
Sobrepasamos con gran dignidad los años del “España va bien”, que Aznar elevó a la categoría de filacteria angelical con la que enmarcar el escudo patrio. En esta ocasión habría sido más oportuno el uso del latín, que con el hebreo es el idioma propio de toda filacteria que se precie. La cosa quedaría así: “Bene Hispania andare vía”.
Hoy ya atravesamos la era del “España va de puta madre”, que ZP, menos arcaico, más laico y totalmente prosaico, utiliza para hacerse entender por las capas desilustradas, que son las que él maneja con puño de hierro y guante de latex.
¿Idioma? Ése, el cheli de Makinavaja, que es el máximo nivel intelectual que se subvenciona para no molestar a los ágrafos.
Ha sido una suerte que el presidente comunicase el ascenso en el escalafón del bienestar justo antes del viaje a Argel, porque si lo hace hoy, tras un nuevo y sonoro fracaso diplomático, la oposición se lo iba a reprochar en el Congreso. Bueno, si llegaban a tiempo.
Este conjunto de realidades nacionales, estados en ciernes y tierras privadas de nacionalismos a las que llamamos España por decir cachos de la península ibérica, no puede ir como dice su presidente por la sencilla razón de que todavía no sabe quién es, ni sabe dónde debe ondear su bandera, ni qué ley ampara los estatutos que aprueba, ni si Navarra es negociable. No puede ser así, porque regresa del extranjero con los colores subidos, salvo que viaje a donde al aprecio por la libertad es mínimo. Ya escuchamos al sucesor de ZP: “España va que te cagas, lorito”.

Callejón sin salida

Martes, 12 de Diciembre, 2006

Según la versión oficial, el proceso sigue abierto. La opinión de los vascos es que está estancado. Se manejan también las dos hipótesis extremas. La primera es ya se ha roto y que la ruptura está a punto de materializarse en una reanudación del terror. La segunda, que todo está pactado y que estos vaivenes de indefinición figuran en la hoja de ruta necesaria para hacer boca, preparar el ambiente y plantear sin ambages los acuerdos.
En resumen, que si alguien sabe algo seguro, no lo dice.
Olvidemos supuestos y concretemos lo que no admite especulación antes de que la ola de incertidumbre lo cubra todo de posibilismos. Conviene repetir que la versión oficial sobre la inexistencia de concesiones políticas es incompatible con las exigencias mil veces reiteradas por la banda. Y eso, en lengua romance, castellano antiguo o jerga cheli, sólo tiene un título: Callejón sin salida. O dicho en francés, pues también les toca, un cul de sac.
Y lo es así aunque el dichoso proceso esté en marcha, estancado, roto o acordado. No puede haber institución, territorio, ni ciudadano que refrende con legitimidad una solución que está por encima de las posibilidades de la propia negociación, so pena de conducirnos directamente a un caos de consecuencias imprevisibles.
Por lo tanto, no todo es embrollo. Hay algo claro.
Tan diáfano como cuando se admite con todas las palabras que el descenso de la actividad en la lucha antiterrorista se debe a una expresa voluntad de Interior y de Presidencia del Gobierno, y no a un relajo policial. Parece lo mismo, pero no lo es.
En el caso de un posible fracaso del proceso, dentro del debe gubernamental quedarán estos meses en los que a la banda se le facilita la reorganización. En ese supuesto no bastará aducir que ellos apostaban sinceramente por el cul de sac.
Esos dos puntos no admiten dudas.

Cosas de novios

Domingo, 10 de Diciembre, 2006

Esto se pone peor de lo que parecía. Si la ética estaba tocada en su línea de flotación, a partir de esta semana tampoco albergamos esperanzas de salvar la estética. Y sin estética, ya no te queda ni una bonita foto de recuerdo que enmarcar.
Gracias a don José Antonio Pastor, portavoz del PSE en el Parlamento vasco, sabemos que ETA no se le pone al Gobierno. Vamos, que ni descuelga. Dile que estoy reunida. O lo que es peor, que el Gobierno se rebaja a babear tras ella como cérvido en berrea, sin que la esquiva enamorada le dedique ni un mohín de esperanza. Tal es el poder seductor de la moza, que los gorrinos mueven la colita mientras le comen en la mano. El Supremo ha abierto un camino, le dejan caer a su paso como pañuelo que abra el diálogo. Pues qué bien, qué romántico.
El amor, dicen, son las ansias infinitas de paz; es decir, las infinitas ansias de otros cuatro años de poltrona monclovita.
Hasta ahora, la actitud mendicante del enamorado se deducía de sus escandalosos entreguismos, pero a partir del indisimulado cabreo que provoca la indiscreción de Pastor, ya no se trata de deducciones, sino de evidencias. El Gobierno corretea detrás de ETA y ésta ni siquiera se pone. Nunca se ascendió tanto para caer tan bajo.
Y ya que se han empeñado en hacer de España el primer país que suplica a sus enemigos que acudan al reparto de los despojos, y nada les frena ante el supremo mandato del proceso de paz _ a esta ridiculez le llaman así _, deberían conservar los mínimos gramos de sonrojo para que los ciudadanos no nos sintamos el hazmerreír del mundo. Hagan el dichoso proceso, si tienen legalidad para ello, pero que no nos obliguen a enterarnos de los cuernos por Pastor. Eso es tanto como las confidencias sobre los novios que una vecina lleva a Salsa de Tomate. Que dice la Loli que dice el Chema que la llama para ir a la Bombi en bici y que ella, erre que erre, que no le sale, oye.

Largo, duro y empinado

Sábado, 9 de Diciembre, 2006

Padre, ¿es lícito y democrático que un alumno de Educación para la Ciudadanía se reúna con Batasuna?
_Hijo mío, podrás reunirte con Batasuna las veces que desees, sin temor al aojamiento, el falso oprobio, o el dolo manifiesto.
_Siendo así, ¿qué diferencia existe entre un partido legalizado y otro que no lo está? ¿Podría explicármelo, padre?
_Las diferencias, en el Interior, por el calor.
_Padre Supremo, ¿debe interpretarse, según su última doctrina, que la Ley de Partidos se ha ido a tomar por el zulo?
_Más o menos, querido hijo, más o menos. Y no me llames Padre Supremo, que me van a confundir con la asignatura de Religión, y esto es Educación para la Ciudadanía.
_Perdón. ¿Podría entonces explicarme cómo es que cuanto mayor se escenifica el acercamiento a Batasuna, mayor es el alejamiento de éstos a las posibilidades de acuerdo, con apelaciones a la violencia que mucho incomodan y cabrean?
_Queridísimo y amantísimo hijo, pareces gilipollas. ¿Acaso desconoces las viejas tácticas de conquista amorosa que consisten en poner tierra de por medio a fin de que cada vez sea mayor el precio de dote o rescate? Muller que escapa, collida quere ser, dice la vieja sentencia gallega. Bueno, pues en este caso, igual.
_Pero, padre; se ha llegado a unas peticiones que para atenderlas será necesario saltarse la ley, la Constitución y la Foz de Lumbier.
_En eso estamos, querido; sin prisas ni pausas. El camino ha de ser largo, duro y empinado, como la etapa de los Lagos de Covadonga, donde comenzó la reconquista. Si lo hacemos largo y pasamos la legislatura sin muertos, a ver quién es el guapo que nos quita lo bailado. El único presidente de la democracia que manda en España cuatro años sin una víctima. Ahí es ná. Si lo hacemos duro, el fracaso estará justificado y el éxito, incrementado. Y si lo hacemos empinado… ¿quién coño dijo que tenía que ser empinado?