Archivo de Septiembre, 2006

Los 112 de Múgica

Miércoles, 20 de Septiembre, 2006

A ZP le consolaría ayer haberse refugiado en el humor de Groucho cuando dice que la felicidad se consigue a través de pequeñas cosas: un pequeño yate, un pequeño chalet, una pequeña fortuna…
La felicidad completa no existe, pues si la jornada pintaba bien con la renuncia de Ibarra, a las puertas esperaba Múgica con su recurso de inconstitucionalidad contra 112 artículos y 4 disposiciones adicionales del Estatut catalán.
La desaparición de Ibarra, la voz tronante del PSOE enfrentada a la política territorial del presidente, tenía una contrapartida especialmente amarga en el recurso del Defensor del Pueblo.
Pero oiga, 112 artículos y 4 disposiciones presuntamente inconstitucionales es una barbaridad, ¿o no? Pues sí, a poco que Múgica se haya rodeado de jurisperitos _ y lo ha hecho _, del mero recuento de su recurso se infiere que tanto en Barcelona como en Madrid los políticos se han abierto de piernas uno detrás de otro para crear un arco de triunfo digno de figurar en el Guinness de los récords, o récores, que dicen en Chile; y una vez alineados, pasarse la Constitución por el hueco creado.
El Estatut, dice el Defensor, preludia la desvertebración del Estado autonómico. ¿Dónde habíamos oído que nada de nada, que ésas eran pamemas y pataletas sin sentido? Ibarra no fue, desde luego.
Los artículos recurridos afectan al término nación, a la regulación de derechos y deberes, a la lengua, competencias, justicia, el Sindic de Greuges, relaciones bilaterales con el Estado y derechos históricos. Vamos, a casi todo. Y si lo hace el Defensor, por algo será.
La reacción del presidente ha sido cabal y respetuosa con las labores de Múgica. No así la de Montilla, que ha coceado nada más enterarse. No sabemos por qué. Si el Defensor se ha pasado, no debe preocuparse. Y si es de ley…

La misma cosa es

Martes, 19 de Septiembre, 2006

A Al Hallaj, mártir, mesías y maestro del sufismo, se le atribuye esta frase dirigida a un discípulo: “Debes saber que judaísmo, cristianismo e Islam, como las otras religiones, no son más que denominaciones. El objetivo buscado a través de ellas no varía ni cambia jamás”. La pronuncia en el siglo X y en su sencillez encierra los principios fundamentales de cualquier religión que se tenga como tal. A él y a otros iluminados muy anteriores no les cuesta trabajo llegar a esa conclusión porque es la única compatible con una idea de Dios, sea ésta la que sea.
A las instituciones les resultó menos atractiva, porque al fin y al cabo, las bases de su existencia son las diferencias con las otras, y no los puntos en común. Hoy, once siglos después, debemos pensar que la gran mayoría de los creyentes en las tres religiones del Libro, y otros muchos fuera de ellas, como ya señala Al Hallaj, comulgan en esa idea. Si se mantienen las diferencias es porque perviven las instituciones y las costumbres formales.
Cuando escuchamos esas amenazas vociferantes de oscuros clérigos que tratan de arrogarse la representación del Islam, que amenazan con cortar cuellos hasta que se produzca una conversión masiva y que, día sí y día también, llaman a la guerra santa, nos parece ver cómo resucitan aquellos patéticos personajes de cómic que los creadores del Capitán Trueno ponían delante del héroe para justificar los mandobles y los ¡voto a bríos! que semanalmente les dedicaba el eterno novio de Sigrid.
Cierto que detrás de cada soflama se levantan masas de fanáticos rompepiernas y que varios gobiernos confesionales las alientan con evidente finalidad política, pero ni una cosa ni la otra son justificación suficiente para que Occidente caiga en dos graves errores, cuales sería identificar Islam y maldad, o lo que es tan terrible, identificar Occidente con dejadez y dejación. La primera afecta a buena parte de la población. La segunda, a ciertos políticos.

La extrema derecha

Lunes, 18 de Septiembre, 2006

Si alguien conoce en las cercanías una extrema derecha mayor que la que se enmarca en el entramado violento etarra y pro-etarra, que levante el brazo a la romana y con sonoro taconazo lo haga saber al respetable.
Si el manual no está equivocado, reúnen todos los requisitos: violencia, intolerancia, amenazas, ardoroso patriotismo, desprecio al semejante, monolingüismo, manipulación de las masas, censura, imposición ideológica, fuerte propaganda, vocación expansionista, teorías genetistas sobre la superioridad del vasco y la inferioridad del maketo y alguna otra cosilla que se habrá quedado en el tintero.
Vemos también cómo se organizan grupos violentos de matones, chulos y pandilleros que se hacen fuertes en colegios, arrabales o barriadas enteras, cuyos rictus, modas y ademanes bien podrían responder a ese criterio.
Vemos gente muy osada que alborota, zurra y boicotea todo aquello que no le gusta, o que obedece a lo que otros les señalan, como antaño hacía Mariano Sánchez Covisa con sus cachorros de Cristo Rey bien adiestrados, o los escamots de Barcelona tan silenciados.
Si la vista se lanza un poco más allá y queremos reconocer sus notas distintivas en alguna parte, los fanales se nos van sin remisión hacia el fundamentalismo islámico, donde el ardoroso patriotismo se convierte en ceguera religiosa y donde la intolerancia ya no se manipula tan sólo contra el extraño, sino también contra el que practica otra fe, aunque sus orígenes sean oscuros intereses políticos y de dominio, como denunció en su momento la Fallaci.
Podríamos hablar también de extremas derechas venezolanas, cubanas y bolivianas con tintes militarotes, providencialistas, salvíficos y con vocación de eternos que se disfrazan de izquierdismo para guardar en el buche sus auténticas miserias.
Tiene toda la razón ZP, hay un rebrote de la extrema derecha que tiembla el misterio.

El segundo efecto llamada

Domingo, 17 de Septiembre, 2006

Un informe del SUP _ Sindicato Unificado de Policía _, desgrana los motivos por los cuales España se ha convertido en un paraíso donde las bandas internacionales de la delincuencia encuentran todo lo necesario para desarrollar su actividad a plena satisfacción.
Hay varias causas. Alguna de ellas es positiva y no se dice; por ejemplo, el aumento del nivel de vida. Nadie viene a robar donde no hay harina, porque todo es mohína.
Pero este nuevo efecto llamada adquiere su verdadero estímulo, según el informe, en una legislación que, de tanto compadecer al delincuente, lo protege más que a la víctima, y ésta, que no ha hecho nada para vérselas en el fregado, acaba siendo dos veces víctima. Una, por la acción de los malandrines, y dos, por acción de la justicia.
El desamparo se agrava cuando los autores de los delitos son extranjeros, ya que entonces el máximo temor al que se enfrenten puede ser la expulsión del país, habida cuenta del hacinamiento que se registra en los Centros de Internamiento de Extranjeros.
Como guinda final a este panorama, el SUP llama la atención sobre su capacidad para generar nuevos delincuentes en breve tiempo. Entre los miles de extranjeros que entran en busca de trabajo, siempre habrá un porcentaje, que bien por no hallarlo, bien por la tentación que suponen altos beneficios y mínimos riesgos, se deslice por la pendiente de los robos y pillajes, que son los delitos más inmediatos dentro de la situación que se describe.
Tenemos por tanto un segundo efecto llamada por el que preocuparnos, que si bien está conectado con el primero, debería atacarse de forma específica y contundente sin que nadie tenga por qué ser tildado de racista o xenófobo.
La versión oficial es bien distinta. Esto es una balsa de aceite, un lugar de acogida, una patria común.
Quizás. Más complicado parece asegurar que en estas condiciones lo vaya a seguir siendo siempre.

Los del Libro

Sábado, 16 de Septiembre, 2006

Parece ser que Aiman Mazyek, dirigente de la comunidad musulmana de Alemania, sí leyó la intervención completa del Papa y no encontró en ella ningún ataque al Islam. Pero esa precaución de Mazyek no evita que masas de islamistas se lancen contra las iglesias católicas, ni que masas de occidentales se lancen a criticar las palabras de Benedicto XVI. Para evitar ambas reacciones se necesitan tres requisitos que no se cumplen. El primero, desearlo; el segundo, molestarse en la lectura y el tercero, saber interpretarla.
Cuando hay ganas de gresca, la disculpa es lo de menos. Y de eso saben mucho las parejas _ dos personas dos _, que intentan todos los días aprobar la asignatura de la convivencia. Si ha de venir la gresca, la disculpa es lo de menos. Bueno, pues por lo visto, entre las gentes del Libro _ tres religiones tres _, judíos, mahometanos y cristianos, hay más de uno con ansias infinitas de que salten chispas. Y claro, saltan.
En el núcleo del conflicto anida el huevo de la serpiente, que ha sido, es y será la utilización de la violencia, un concepto repugnante para las tres religiones del Libro y sin embargo, al que se apela en primera instancia. Ninguna de las tres está libre para presumir de que jamás echó mano de ella, entre otras razones, porque quien quiera leer los Libros respectivos con voluntad de ver una justificación, se la verá.
En lo que a la actualidad se refiere, da la impresión de que determinados grupos políticos, terroristas o religiosos han elevado la violencia desde la ultima ratio, donde se refugia aletargada a través de los siglos, hasta las primeras instancias, de modo que cualquier brizna en el aire _ ayer una caricatura danesa, y hoy una cita del emperador Manuel II Paleólogo sacada de contexto _, les baste para desencadenar la trifulca al grito de “No somos violentos”.
Si a eso añadimos el complejo de culpabilidad que lastra a Occidente, comprenderemos mejor que alguien, en algún lugar, ha creído que sonó su hora.

Oriana Fallaci

Viernes, 15 de Septiembre, 2006

Lo primero que hay que decir hoy es que el mundo de las libertades ha perdido a una luchadora valiente, inteligente y eficaz. El consuelo ante la desaparición de Oriana Fallaci para quienes apreciaban ese trabajo es saber que su ejemplo ha prendido sin duda en otros muchos jóvenes periodistas que tarde o temprano la tendrán como referencia.
Serán aquéllos cuya sólida formación y alta estima en los valores de la convivencia les impedirán callar la boca mientras existan poderes políticos o religiosos que los desprecien, ataquen o ridiculicen, así les cueste navegar contra corriente, enfrentarse a los de arriba o cuestionar actitudes acomodadas muy queridas por la masa.
Por hacer todo ello, Oriana Fallaci sufrió en vida la amenaza de los pesebristas, de los incultos y de los rastreros. Ítem más, la comienza a sufrir nada más fallecer, pues sus rebuznos no se han hecho esperar y ya se les escucha supurar por las heridas que la voz y la palabra de la italiana había conseguido abrirles en su costra de cenutrios integrales.
Y no han de ser los fundamentalistas islámicos los que más destaquen en sus insultos, sino aquéllos que en sus libros los señala como Opas y Julianes, los traidores, corruptos o ignorantes que no entienden de grandes ideales, los que se recrean en sus propias bajezas y dan muestras constantes de desprecio por todo lo que sea sublime y elevado, los que no se apean de frases escatológicas y los que destacan en el fango.
Decía ella que la enfermedad de Occidente era más grave que la suya, y se le entendía muy bien el razonamiento, pues si en su caso le afectaba a los tejidos, el mal que denunciaba entre los suyos corroe fibras que se escapan a los médicos y que destrozan por entero, no a un cuerpo, sino a generaciones de millones de personas.
Un consejo por si quieren aceptarlo. Si oyen hablar mal de Oriana Fallaci, desconfíen. Su interlocutor puede traicionarles en cualquier momento.

El boli

Jueves, 14 de Septiembre, 2006

Rubalcaba no miente, simplemente no dice la verdad. Quien se enfrenta con tanta seguridad a las palabras del ministro es alguien al que se le supone con información para poder hacerlo, el profesor de Historia Moderna, eurodiputado y ex-director general de la Policía, Agustín Díaz de Mera García Consuegra.
Dice el ministro que el informe policial donde constan las pruebas que vinculan a ETA con el 11-M no puede estar en poder del juez, ni de la Policía, porque no existe.
Y dice Díaz de Mera que puede ser cierto, si se le añaden tan sólo tres letras: “…porque no existe hoy”. Es decir, no hay mentira, hay una ausencia de verdad.
Y añade más detalles: El informe fue encargado por Telesforo Rubio y realizado por la Unidad Central de Inteligencia, concretamente, por un hombre y una mujer. Sus resultados no fueron de agrado de los responsables políticos, es decir, no descartaban la participación de ETA, sino todo lo contrario, por lo cual se ocultó al juez Del Olmo.
Pero Díaz de Mera deja una puerta abierta para que aparezca, pues como no se redactó “a boli”, es posible que exista alguna copia en un ordenador.
¿Y por qué se escamotea un documento de tanta trascendencia? A Díaz de Mera no le tiembla la voz para dar su interpretación: Porque obstaculiza el proceso de rendición del Estado ante el terror. Ahí queda eso para pública contemplación de cuán poco duran las versiones manifestadas en la tribuna de oradores del Congreso.
Es de suponer que no pasarán muchas horas sin que el ministro del Interior reaccione con contundencia pareja a la que se le lanza, sin que Telesforo Rubio niegue haber encargado el informe, ni hoy, ni ayer, ni nunca; y sin que el hombre y la mujer se manifiesten, boli en ristre, diciendo que los documentos importantes se escriben siempre a mano, por si alguien quiere hacerlos trizas.

De sapos y culebras

Miércoles, 13 de Septiembre, 2006

Son tantos y tan gruesos los sapos a la vista, que se tapan unos a otros, se confunden y disimulan. Es más, alguno ha de entrar en el caldero que sea absolutamente falso, creado en laboratorio con el exclusivo fin de emborronar, de espesar el caldurrio hasta que se haga masa y nadie distinga los garbanzos de los reptiles.
Julen Madariaga, fundador de ETA, abogado, fabricante de armas, crítico con la organización, disidente y dirigente de Aralar, acaba de dar por buena la sospecha de que ZP ya había lanzado a los etarras la escala de la negociación antes del 11-M, antes de las elecciones, antes de ser presidente del Gobierno y en plena vigencia, o eso creíamos, del Pacto Antiterrorista.
Vienen a cuento los sapos a que a esa información, que de momento desmiente el apagafuegos López Garrido, podría ser recibida con indiferencia, o incluso con cierto orgullo pacifista, habida cuenta de ¡qué más da! si ya está anunciado el diálogo, si ya han pasado las elecciones, si ya es presidente…
No hay ninguna razón por la que Madariaga merezca mayor crédito que López Garrido, salvo la abundancia de sapos y la creciente tendencia a ser descreídos hasta con las recetas de cocina… añádase un chorrito de aceite… ¡Je! ¡Ya serán dos!
ZP es un personaje convencido de que está llamado para grandes hazañas. Seguramente ha leído varias biografías encomiásticas de Napoleón o de Alejandro Magno y no las ha digerido. Lo suyo es no pararse en barras, así caigan en el camino leyes y constituciones, como haría un jugador de ventaja en mesa de pardillos.
Ese rastro pesa a favor de Madariaga, que por supuesto, también mueve sus cartas sin que nadie le obligue a descubrirlas. Juego de pillos y taimados en el que perderá quien se meta apelando al reglamento, porque el reglamento, señores, se escribe al paso.

Tres traducciones

Martes, 12 de Septiembre, 2006

Me gustaría preguntarle a Rubén Cabañas, secretario de las JJ del PSC, y a los otros que en la Diada portaban ese lema en la camiseta, qué significa “Tots som Rubianes”. No la traducción literal, que ésa, mal que bien, recuerda el “Ich bin ein Berliner” de Kennedy; sino la carga de intenciones que les lleva a usarla en tan señalada fiesta catalana.
Una primera traducción libre podría ser “Yo también me cago en la puta España”, lo cual demuestra muy poco aprecio por el Estado al que pertenecen y del que van a recibir un 40 por ciento más de dinero que el año pasado. En ese caso, el ministro Clos, el exministro Montilla, la vicepresidenta del Congreso, Carme Chacón y el resto de socialistas españolistas presentes en el acto deberían hacerle saber a Cabañas que va haciendo el ridículo y que desfilaría mucho más guapo con una camiseta de Custodio Dalmau, más conocido por Custo – Barcelona.
Si por el contrario, la frase refleja el desprecio de Cabañas por quienes mataron a Lorca, ha de saber que en la panzada de sangre que nos pegamos aquellos años, hubo muchas víctimas tan inocentes como Lorca y que conocieron el horror de las cunetas porque unos señores que se decían políticos catalanes así lo decidieron en la sordidez de sus despachos. Miedo nos produce pensar que el señor Cabañas crea que hubo paseos buenos y paseos malos, por si le da por repetir alguno.
Cabe suponer incluso una tercera traducción, según la cual el portador de la camiseta mostraría su disgusto porque el actor no haya podido estrenar en el Teatro Español de Madrid, y ahí sí que nos encontraríamos con él y su mensaje, porque es una auténtica desgracia que a estas alturas los exabruptos que diga o deje de decir un actor, bueno, malo o regular, nos traigan por la calle de la amargura y se conviertan en munición política que unos irresponsables utilizan muy complacidos contra otros, en la creencia de que están haciendo algo de valor, sin reparar en la inmensa carga de odio que les mueve.

Rebrote de fe

Lunes, 11 de Septiembre, 2006

No se quejará la Conferencia Episcopal del impulso que están recibiendo prácticas y oraciones piadosas gracias al Gobierno. Sin ir más lejos, este fin de semana los murcianos han sacado a su Virgen de la Fuensanta ad petendam pluviam, es decir, para dedicarle rogativas en petición de la lluvia que calme los efectos de la sequía, “pues si tenemos que esperar a que venga Cristina Narbona, vamos apañados”.
La Virgen de la Fuensanta, pese a la advocación, es dadora de lluvias de rebote y gracias a los agustinos. A quien en realidad le pedían la lluvia los murcianos era a su patrona, la Virgen de la Arrixaca, bajo la responsabilidad de esta orden. Como quiera que un día del XVII quisieran sacarla ad petendam pluviam y los agustinos lo prohibiesen, se dijeron ¿Ah, sí? Pues ahora sacamos a la Fuensanta. Y nevó.
La devoción crece por las esquinas. Almodóvar, que es tan del régimen, reza para que Penélope Cruz sea candidata al Óscar y el delegado del Gobierno en Canarias, no teniendo mejores estrategias a mano para hacer frente a la masiva inmigración ilegal, se encomienda al Jesusito de mi vida.
Los dirigentes socialistas gaditanos acudieron como un solo hombre a rendir pleitesía ante la Virgen de los Santos, en Alcalá de los Gazules, no vaya a ser que por no hacerle aprecio les vengan mal dadas en las municipales.
En la ibicenca Jesús, la afluencia y ofrendas a Santa María Madre de Dios superó todas las celebraciones anteriores y así aquí, allá y acullá.
El Gobierno debería replantearse alguno de sus principios inspiradores, porque si esto ocurre ahora, cuando arrecie en su laicismo va a conseguir que renazcan las inesitas y los tarsicios, que los week end vuelvan a ser ejercicios espirituales y que un padre Peyton dirija el rosario de la ocho en Tele5.