Archivo de Junio, 2006

El hijo finolis del racismo

Sábado, 10 de Junio, 2006

Por si quedaba alguna duda sobre la zafiedad prostibularia del nacionalismo entendido como el hijo finolis del racismo, los señores Sevilla, Maragall y Montilla nos acaban de impartir la lección magistral que lo corrobora.
Aquí mucho multiculturalismo, mucha alianza de las civilizaciones y mucho mestizaje, pero a la hora de la verdad, la vaquiña por lo que vale; pues una cosa es dejar que un charnego venga a limpiarnos los váteres, y otra muy distinta es que venga a presidir la Generalitat.
La soberbia comienza por el propio léxico. Quizás ignoren los señores Sevilla y Maragall que el término charnego, como sus antecedentes, el catalán xarnego y el castellano lucharniego, designan a los perros útiles para la caza. Vamos, lo que Alfredo Landa era a Juan Diego en Los santos inocentes. Cuando un catalán habla de charnegos está definiendo “a esos perros que aceptamos en Cataluña porque son útiles para el trabajo”. Que lo sepan, porque a lo mejor creen que es un sinónimo de extranjero, foráneo, visitante, inmigrante o turista, términos todos ellos que carecen de la carga peyorativa que preña la palabreja de marras.
Al señor Montilla, por haber nacido en Iznájar (Córdoba), se le tilda de forma inmisericorde como perro andaluz, y aunque Dalí y Buñuel ya lo hubiesen hecho con Lorca, en este moderno contexto el insulto se revela zafio, ruin y sin ápice de surrealismo por ninguna parte.
En España siempre recelamos en contra de los diputados cuneros, pero los motivos y circunstancias son los opuestos. Aunque lo parezca por etimología, al cunero no se le juzga por su nacimiento, sino por su esfuerzo, vinculación y trabajo hacia la provincia que representa.
Cómo será el racismo sembrado por estos señores, que hasta el mismísimo Carod se ha visto con fuerzas para salir diciendo, como Kennedy, “yo también soy charnego”.

El hombre mono

Viernes, 9 de Junio, 2006

Desde hace un tiempo se ha detectado en calles y plazas la presencia de ciertos especímenes que se creían extinguidos, pero que al decir del ojo, han sabido conservarse libres del proceso evolutivo.
Ofrecen una apariencia de sapiens sapiens, aunque tras una somera comprobación se advierte su parentesco con el australopiteco, en la mayoría de los casos, erectus. Son individuos de costumbres nocturnas, o al menos es durante la noche cuando desarrollan su principal actividad arborícola. Se desplazan en manadas de hasta doce o más componentes, machos y hembras, pues de esa forma se encuentran protegidos por el número ante la eventualidad de un contratiempo inesperado.
En realidad se conoce muy poco de sus costumbres, e incluso se sospecha que no las tengan. Gusta de proferir espeluznantes alaridos que resuenan en la negrura urbana como la llamada del ancestro neandertaliense, despertando a los otros homínidos que reposan en sus cavernas. Se ignora a qué se debe esta berrea, aunque todo ayuda a pensar que se le ha quedado atascado algún gen.
También habla, gruñe o farfulla a gran altura, bien por una disfunción del aparato auditivo, bien como un acto de afirmación de la personalidad frente a la manada. No le hace ascos a una abundante ingesta de líquidos, que luego orina con gran pachorra en cualquier espacio público, sin duda porque todavía desconoce el invento del inodoro y sus ventajas higienistas.
Su andar, todavía no perfeccionado, se acompaña de patadas al mobiliario urbano, con especial predilección por los contenedores de basura y las cabinas telefónicas, contra los que arremete con furia de jueves a domingo, lo que permite suponer que el resto de la semana se enquista.
Sería de sumo interés que los señores alcaldes, antropólogos, o la autoridad competente en el caso, tomasen cartas en el asunto, dada su capacidad para el contagio y el nulo interés que existe en la comunidad por repetir el Pleistoceno.

Prohibido el sufrimiento

Jueves, 8 de Junio, 2006

Déjenme pensar si existe alguna fiesta en la que no sufran los animales. Estaba a punto de responder que sí, que en los sanfroilanes de Lugo, pero resulta que nos zampamos cuatropecientas toneladas de pulpo y ya no vale. Además, como el lobo devora el pollino del santo, ahora ha de cargar in aeternum con las alforjas y sabemos de buena tinta que sufre, sobre todo de lumbago.
Sufre el pollo en su corral y el toro en la Estafeta; el oso en la jaula sufre y la langosta en caldereta.
Va a ser muy complicado que a partir de ahora una fiesta española se declare de Interés Turístico, porque estarán excluidas del título todas aquéllas “en las que directa o indirectamente se maltraten animales o personas”.
En fin, se intentará. Pero tenga en cuenta el legislador que la disposición incluye también a las personas, y así los vecinos que durante su celebración cambian de domicilio o abandonan la ciudad por el maltrato acústico que sufren sus doloridos huesos del oído interno, esto es, el martillo, el yunque y el estribo, podrán presentar su correspondiente queja al socaire de que ellos son personas que se ven agredidas por la fiesta, por el Koala o por María Isabel, cuando le da por morirse antes de rendirse a la sencillez.
La disposición comienza a dar sus frutos. El montaje teatral Accidens (Matar para comer), de Rodrigo García y Juan Loriente ha sido prohibido o censurado, como prefieran, porque en él se cocinaba a un bogavante por barba, es decir, en cada representación. Los autores propusieron cambiar la escena por otra en la que el actor freía un huevo, pero les han dicho que nones, que estamos en las mismas porque el huevo es un nasciturus.
¿Y los toros? ¡Amigo! Ésas son palabras mayores, pero sepan que van camino de la desaparición o de la práctica clandestina, cuando los maestros salten al ruedo, no con traje de luces, sino con la montera pasamontañas, todo en uno.

Dos irlandeses (y II)

Lunes, 5 de Junio, 2006

El segundo irlandés al que prometimos ceder estos dos días la tribuna es William Frazer, director de la asociación de víctimas del IRA, FAIR (Families Acting for Innocent Relatives _ Familias en Acción por los Allegados Inocentes).
Frazer ha dicho que el Gobierno español “se equivoca al negociar con estas personas antes de que ellos se hayan convertido claramente en un partido político y dejen de creer en el uso de la violencia”, una opinión que naturalmente surge de su experiencia en Irlanda, donde ha tenido ocasión de concluir que no hay terrorismos buenos ni malos; sino, simplemente muerte.
Y añade: “ETA no ha renunciado a la violencia, algo que tampoco hizo en su momento el IRA. Batasuna está siguiendo una agenda similar a la que aplicó en su momento el Sinn Fein y que le dio a este partido muy buenos resultados, pues consiguió del Gobierno británico concesión tras concesión”.
Dice Frazer que esto ha conducido a una situación en el Ulster en la que “los terroristas no nos matan, pero no han renunciado verdaderamente a la violencia”.
“Dado el paralelismo que parecen estar siguiendo las negociaciones con ETA y el IRA, los españoles deben empezar a prepararse para que miembros de Batasuna acaben entrando en el Gobierno vasco. Es lo que espera el brazo político de ETA”. Eso no es que se espere, eso se sabe.
“Si eres un asesino paga las consecuencias en la cárcel. En South Armagh _ cerca de la frontera, donde radica el FAIR _, no existe el perdón ni el olvido. De hecho, pretenden crear un Centro de la Memoria que incorporará los testimonios y diferentes puntos de vista de esta comunidad unionista. Frazer rechaza los ofrecimientos que el gobierno propone a las víctimas. “Se necesita mucho tiempo para atender y comprender los efectos del terrorismo y no hay mucha gente que pueda ayudarte, por eso nosotros queremos que se escuche nuestra voz y recordar que en Irlanda del Norte murieron más de 3.500 personas”.

Dos irlandeses (I)

Lunes, 5 de Junio, 2006

Dos irlandeses están estos días en los papeles españoles. Uno es Philip Pettit, profesor de Teoría Política y Filosofía en la universidad de Princenton, a quien ZP considera autor de culto y a quien le prometió someterse a su dictamen, después de pasar cierto tiempo en la Moncloa.
El otro es William Frazer, director de la asociación de víctimas del IRA, FAIR (Families Acting for Innocent Relatives).
A ellos cedemos la palabra hoy y mañana.
De su primera entrevista con el presidente español, hace dos años, dijo Pettit: “Creo que se identifica con el concepto de republicanismo que yo expongo, con la idea del ciudadano que exige respeto y considera inadmisible que alguien o algo tenga el derecho de decidir sobre su vida y su libertad, sea un individuo o una institución, como podrían ser la Iglesia u otros poderes. Le dije _ en público y también en privado _, que lo que requiere su Gobierno es humildad, la suficiente como para crear los mecanismos sociales de control independiente que exige una república, sea sobre los medios de comunicación públicos, sea apoyar y articular organizaciones no gubernamentales de mujeres, de consumidores, de minorías, y no sólo darles apoyo económico y legal, sino hacerlas realmente independientes y fuertes, y después ser lo suficientemente humildes como para aceptar que estos mismos cuerpos que han ayudado a crear se conviertan en sus peores críticos, en los más duros. Para eso se requiere una gran virtud, porque a todos los gobiernos les cuesta mucho aceptar la crítica, y más aún de sus propias creaciones. La respuesta que me dio fue que me invita a Madrid a que examine su Gobierno dentro de tres años _ seis meses antes de las próximas elecciones _ para comprobar si ha sido fiel a esas ideas. Un compromiso muy valiente y muy bello”.
Parece ser que la auditoría de Pettit se ha adelantado sobre el horario previsto. Atentos a las notas.

El hombre del escaño

Lunes, 5 de Junio, 2006

El hombre que dejó la foto de Miguel Ángel Blanco en el escaño de ZP le ha escrito una carta al presidente para que sepa por dónde respira y en la que anima a participar en la mani del próximo 10 de junio.
Se llama Alejandro Campoy Osset y no es la primera vez que se asoma a los medios de comunicación para dar a conocer su visión de la actualidad. Alejandro es un hombre preocupado por la educación y bastante desilusionado con lo que está viendo. Si las informaciones no nos fallan, ese desencanto le ha llevado a participar en la plataforma HazteOír y no pudiendo más con su amargura, ideó ese toque de atención, sentando la imagen de M.A.B., la mercromina y las rosas blancas allí donde lo hace el presidente.
Aunque no entramos a juzgar la bondad de su acción _ en cualquier caso, bastante más inocente que otros actos publicitarios de signo contrario _, Alejandro se ha ganado que se conozca su carta.
Tras las presentaciones _ “Tengo 42 años, estoy jubilado y soy padre de cuatro hijos. Me importa poquísimo que me tilden de ultraderechista, fanático o todo lo que ellos quieran” _, toda ella es un grito desesperado a favor del espíritu de reconciliación que Campoy creía haber alcanzado en 1978.
Reniega de la siembra de odio que hoy observa en la política y de las campañas de criminalización de media España contra la otra media. Cita a sus políticos favoritos no coincidentes (Anguita, Rosa Díez, Gotzone Mora, Maite Pagaza, Nicolás Redondo, Rosa Aguilar y tantísimos otros que dejaré de mencionar). Y sobre todo, dedica sus párrafos más emocionados a la tarde en la que fue asesinado M.A.B., un acontecimiento que le sirve para proclamar que no existe proceso de paz, porque “la paz no puede conseguirse renunciando a la libertad, a la dignidad, y a la justicia. Ningún país puede permitirse el derribo de todas sus leyes para contentar a un grupo criminal que pretende conseguir sus fines mediante el chantaje y la violencia”. Eso dice el hombre del escaño.

Estamos perdiendo

Domingo, 4 de Junio, 2006

Los expertos franceses desmienten la verificación de ZP y hablan de una ETA equipada, organizada y operativa como en sus mejores momentos. “Con lo que han robado pueden estar activos por lo menos 10 años”, se nos dice desde el norte de los Pirineos.
Por lo tanto, voluntad de desarme, nula; propósito de la enmienda, cero y amenazas, todas las del mundo.
Así no es extraño que a Otegi se le escape por el subconsciente el grito de “¡Estamos ganando. Ánimo. Viva una Euskadi libre!” Si ellos están ganando, alguien tiene que estar perdiendo. Lo exigen las leyes físicas, el principio de Arquímedes o algunas de Boyle-Mariot.
La situación actual se resume en esta frase: “Los hemos derrotado y se ven obligados a plegarse a nuestras exigencias”, pero por desgracia no la pronuncian quienes han estado al lado de la ley, sino quienes se han dedicado sistemáticamente a conculcarla sin pararse en barras.
Es difícil imaginar otra situación en la que nuestros representantes políticos nos obliguen a pasar un bochorno semejante, poniéndose ellos y poniéndonos a nosotros a ras de asesinos fanáticos y de gente del bronce de corta mollera. Un excelente cuadro para ilustrar a los niños sobre lo que es ética, moral y educación ciudadana. “¿Ves lo que hace tito ZP? Bueno, pues eso los niños buenos no lo hacen”.
Los niños buenos son los que Rosa Díez eleva al título de su libro y los que antepone a cualquier batiburrillo con apariencia de política y de democracia como éste que ha venido en llamarse proceso de paz. Pero eso no interesa lo más mínimo. Rosa es una voz discordante dentro del partido a la que han terminado por aguantar para no dar pábulo a mayores espectáculos. Después de apartarla de la Comisión de Libertades Civiles y de acusarla de alta traición, han llegado a la conclusión de que su voz disonante puede ser más útil dentro y así poder presumir de democracia interna. Genial.

Huevo o gallina

Sábado, 3 de Junio, 2006

El caso Rocío Jurado ha permitido desempolvar una vez más el viejo dilema televisivo del huevo y la gallina. Es decir, ¿quién hace que los contenidos de la televisión comercial sean, las más de las veces, tan poco edificantes, tan rastreros, pedestres o resueltamente necrófilos? ¿El medio o el espectador? Y claro, como siempre que esto ocurre, ha habido opiniones para todos los gustos, expresadas poco más o menos así: Para unos, el común de los españoles carece de interés por el conocimiento y sólo consiente ser atrapado por la audiencia cuando el contenido de los mensajes es una auténtica paparrucha de suave trago y plácida digestión. Los contrarios afirman que si la oferta fuese otra, los espectadores de acostumbrarían a esos programas y los demandarían.
Bien, lo cierto es que los primeros hablan con la experiencia en la mano, mientras que los segundos necesitarían la demostración empírica para seguir manteniendo sus postulados.
Muy al contrario, a la vista del último ejemplo se ha podido constatar que ante el aumento de emisores, en este caso, cadenas televisivas, la consecuencia ha sido un notable incremento de información considerada frívola, rosa o populista hasta el punto de monopolizar todos los contenidos, incluidos aquellos espacios que en teoría venían siendo coto cerrado para este tipo de noticias, o en cualquier caso, con una presencia muy limitada.
Durante la larga temporada en la que la enfermedad de la artista fue considerada noticia de extraordinaria magnitud se llegaron a emitir hasta tres conexiones en directo con lo que supuestamente era el lugar de máxima prioridad, sin que en ningún caso se ofreciese información relevante, ni distinta a la ya conocida. Ese rasero establecía como principio indiscutible que ningún otro argumento noticiable podría ser comparado en importancia con el ya mencionado. Huevo o gallina, el resultado es el constante aumento de estos criterios.

El verano de los niños

Viernes, 2 de Junio, 2006

Ahora que ZP subvenciona con 1.000 euros los viajes al extranjero para volver diciendo my taylor is Elisabeth, Elisabeth Taylor, mandar los niños a Londres ya no es chic. Ahora lo chic es matricularlos en un cursillo de supervivencia de l´Empordá, para que pasen quince días como rumanos, sepan construirse un vivac, recojan agua de la lluvia y preparen unos escarabajos en gabardina para chuparse los dedos.
El caso es mandarlos a algún sitio y hay miles de ofertas. Gratuitas, con becas o previo pago a toca teja. Antes estas cosas las solucionaban el Frente de Juventudes y el Ejército. Primero iban a un fuego de campamento y ya maduritos, a hacer la mili, que dicen que no valía para nada, pero se conocía mundo y muchos descubrían qué era una ducha. Si me lo permiten les diré que yo en la mili descubrí la totalización homeomérica. Nos sentaban en mesas de ocho. Los siete restantes se negaban a comer la bazofia del rancho y yo me comía la de los ocho. Al final de la mili, los siete comían el rancho, menos el menda, que estaba harto de tanta bazofia. ¡Filosofía en estado puro!
A los niños hay que largarlos a algún sitio, especialmente ahora que están mezclados en los ámbitos de los mayores, son amigos de sus padres, los dueños del mando y se creen que el mundo está hecho para que no les falte de ná. La oferta es amplísima. Leo en uno: “El niño aprende a hacer fuego con dos palos”. ¡Bárbaro! Lo van preparando para el holocausto nuclear. En otro dice: “Construcción de un dolmen a escala real”. ¡Genial! Así sabrán lo que es mover una piedra de cinco mil Tm. Otro: “Cuidados del caballo en español e inglés”. Perfecto, siempre hay un caballo que no hay Dios que lo entienda. También: “Aprenden a cocinar y el plato preparado se lleva a casa”. Eso es lo peor, que habrá que comérselo. Uno más: “Reconocimiento de los pájaros por su coloración”. Eso está muy bien. A la vuelta nos puede advertir sobre todos los pájaros de cuenta que nos encontremos. Elijan bien el cursillo y no se arrepentirán.

La delgada línea roja

Jueves, 1 de Junio, 2006

A ZP lo critican ya hasta quienes le apoyan. No es para menos después de haberse pasado la legalidad, los pactos y las promesas por el arco del triunfo. Eso se llama crispar a conciencia, tomarle el pelo a los españoles y dinamitar algún que otro título de la Constitución, que ya está hecha unos zorros desde que a este señor le ha dado por creerse Dios en los seis días previos al de descanso.
Le queda, eso sí, el coro de faranduleros dispuestos a jalear el proceso revolucionario porque han visto en alguna película que los protas son siempre los que toman la Bastilla, y no los que están dentro. Bueno, menos en El Álamo.
Para colmo de indefensión, el Rey permanece callado y a Rajoy le pillan con el pie cambiado en un debate que no le ha satisfecho ni a él. Le han preguntado si se sentía traicionado por el presidente y ha dicho que no, porque como nunca se fía de ZP, no hay engaño, sino costumbre.
Menudo patio de Monipodio se está liando, allí donde las apariencias, los engaños y el confusionismo, que nada tiene que ver con Confucio, han sentado sus reales a la vista de todos en santa concupiscencia. Y al que proteste le colgamos la manteta de facha a las puertas de su casa, que es lo que hacía el Santo Oficio con judíos y heterodoxos en fase de conversión. Las quejas, al maestro armero.
Pues claro que hay quejas, las hay a tutiplén, porque todo lo expuesto no impide que al ciudadano se le exija el cumplimiento de las leyes, una por una, y de cinco en fondo, dependiendo de las ventanillas que existan.
Esto es una democracia tan grande y tan avanzada que cada día se parece más a una dictadura, pero no lo digan por ahí porque a lo mejor los detienen por desacato y ahora que vienen los Mundiales y las vacaciones no es cosa de perdérselos porque ZP saltó o dejó de saltar la delgada línea roja.