Archivo de Diciembre, 2005

Sostiene Sostres

Sábado, 3 de Diciembre, 2005

Un diario digital ha desempolvado una columna periodística donde Salvador Sostres sostiene que hablar castellano en Cataluña es propio de pobres, de analfabetos, de horteras y de gente de poco nivel. Vamos, que es la lengua del lumpenproletariat más misérrimo y arrastrado, una clase social por la que el columnista, parece ser, no siente especial cariño.
Conociendo su afán provocador y la endeblez de sus argumentos, casi siempre sacrificados en aras de su primordial objetivo, nadie debería concederle el beneficio de la indignación, porque supone tanto como rasgarse las vestiduras cuando nos cuentan un chiste de gallegos en Argentina, o cuando alguien intenta hacer una gracia burlándose de la tacañería catalana.
Puestos a provocar, dado que Sostres publica en catalán, habría sido mucho más efectivo decir que quienes lo hablan son unos paletos pueblerinos, o recordar a su audiencia que la historia de la literatura universal puede escribirse tranquilamente sin necesidad de citar una sola aportación en ese idioma. Eso sí que sería una provocación en toda la regla que cualquier día puede salir de la pluma de Sostres, pues ya decimos que es todo un profesional del ramo capaz de ciscarse en la Moreneta con tal de levantar ampollas.
Sostres, un apellido semiimpronunciable y cacofónico donde los haya, se ha ganado un saco de insultos con los que podría hacerse un bonito diccionario. Lo imaginamos feliz en un rincón de su despacho, sintiéndose el blanco de las iras españolistas y el perejil de todas las salsas airadas. No le demos más motivos de satisfacción. Tienes razón, amigo columnero, cuando dices que el castellano hablante hace un ruido horrible para pronunciar la jota. Sin duda se debe a su jeta de jarana jacarandosa y al júbilo jocoso que junta jornada tras jornada jurándose en justicia no jorobar al prójimo, algo que los jumentos no jalarán en jamás de los jamases.

Alemania 1930

Viernes, 2 de Diciembre, 2005

A ZP no se le quebró la voz para decirle muy ufano a Gloria Lomana que España era un estado soberano para tomar sus propias decisiones, pero cinco minutos antes o cinco después no pudo evitar que se trasparentasen nuevas muestras de que su soberanía no va más allá de lo que le permita ERC, es decir, que está atado en corto y con sordina.
A las pocas horas de escuchar las felicitaciones de Puigcercós a los escamots que trocaron las camisas pardas por monos amarillos, y el anuncio de que sobrevendrán nuevas acciones, dos de sus cachorros son detenidos con litro y medio de gasolina camino de la COPE barcelonesa. Pero no se preocupen, con un litro y medio de gasofa no se quema un edificio y por lo tanto tampoco merecerá la condena del presidente, sino el aliento y el espaldarazo de Puigcercós. Habrá más episodios, dice el tío con toda la pachorra del mundo, como si en vez de atentados estuviese anunciando nuevos capítulos de Bonanza.
Aquí alguien se está leyendo los manuales nacional-socialistas y los está llevando a la práctica ante la pasividad, el beneplácito o el contento de los principales vigilantes del orden democrático, haciéndonos creer además que los fachas no son ellos, sino quienes los denuncian. Fino ajuste propagandístico que Goebbels basó en el absoluto servilismo de la prensa, en la acción de las camisas pardas con cachiporras y gasolina, y en la repetición machacona de mensajes monolíticos, como el de Cataluña, nación y España, fascista. Bueno, pues todo eso es el huevo de la serpiente nacional-socialista, más conocido por su apócope de nazismo.
Para su ascensión y asentamiento colabora en gran medida la debilidad del Gobierno y la falta de entendimiento entre los partidos demócratas alemanes. Si ZP es capaz de parar un momento su apretada agenda, se dará cuenta dónde radica la mayor debilidad del suyo, cuáles son las causas principales del desencuentro con la oposición y por qué se le exige que con el PP no puede ir ni a recoger euros.

Les va la marcha

Jueves, 1 de Diciembre, 2005

Hasta que llegó la encuesta de marras habríamos jurado sobre la Bula Romanum decet Pontificem que la expresión “Me pega porque me quiere” sólo podría estar en labios de mujeres mayores de 60 años, de escasos estudios y con mayor presencia en el medio rural. El hecho de que el año 2005 el 80 por ciento de las estudiantes urbanitas menores de 18 declare compartir esa misma idea, descoloca al más pintado y obliga a leer las cifras dos o tres veces antes de darles crédito.
Pero no hay error. Es el 80 por ciento, superando incluso en cinco puntos al porcentaje de varones que opina de la misma forma. El amor no es incompatible con el maltrato, o si lo prefieren, débil amor es aquél que no conlleva un cóctel de celos y violencia espolvoreados de machismo. ¡La madre que las parió, el maestro que les enseñó y el cura que las bautizó!
Ahora me explico muchas de las calabazas recibidas. Uno que iba siempre con la dulzura y las rimas de Bécquer por delante, resulta que estaba haciendo el ridículo más espantoso porque ellas esperaban al malote, machote y chulote para darse el lote. No puede ser. No puede ser que el hombre ideal responda al arquetipo de Carlos el Yoyas, que hiere sólo con abrir la boca, mientras hombres tan correctos, finos y distinguidos como Matías Prats jr. se pasen el día delante de la cámara porque no se jalan un rosco.
Los resultados de la encuesta permiten establecer malévolas conclusiones, como por ejemplo, la de hacer más esfuerzos por educar a la mujer que por perseguir a los maltratadores. Al fin y al cabo, ellas son las que los incitan a comportarse como auténticos cafres. Comienzas con un empujón, crece el amor, y acabas arrojándola de un sexto piso.
El dislate es morrocotudo. El despiste en el que vivimos, fenomenal, y las perspectivas de futuro, inciertas. Los besamanos de antaño serán los muerdebrazos de mañana.