Archivo de Abril, 2005

La palabra

Miércoles, 20 de Abril, 2005

El discurso político que obtiene mayor receptividad popular y mayor eco mediático siempre es aquél que habla de cambios, de reformas y de períodos transitorios en los que nada es demasiado estable como para hacerle caso. Todo está en el futuro y ellos mismos se animan a cumplir la ley en el futuro, cuando esté en vigor la que ellos propugnan, cuando exista un estado federal, cuando exista la independencia, cuando se haya aprobado el plan, cuando los cerdos se depilen.
Lo de recordar a la ciudadanía que contamos con un cuerpo legal que ha sido fruto de mucho trabajo y de muchos consensos, ni les gusta a los que pían, ni nos agrada a los que escuchamos. Todos preferimos escamotear el presente y perdernos en las fragancias de las reformas, ya que es un territorio donde no existen las responsabilidades de cumplimiento, y además sirve para albergar las más nobles aspiraciones.
El paradigma de esta espiral de la indefinición lo protagonizan quienes se replantean a diario la estructura del Estado español, o mejor dicho, su voladura controlada. Por lo visto, la Constitución también ampara, alienta y subvenciona a todos los que desean verla arder, como si el Código Penal dispusiese de un artículo final en el que el legislador habría escrito: “Todo lo anterior es de obligado cumplimiento… si ustedes quieren”.
Las reformas son consubstanciales con el avance social, económico y de libertades, pero el punto de equilibrio necesario para la estabilidad reside en abordarlas desde el presente y sin saltarse ni una coma de lo que está escrito, no porque sea palabra de Dios, sino porque es palabra de hombres.
Durante siglos la palabra equivale a un certificado, a un acuerdo comercial, a un compromiso matrimonial. De nada valdría escudarse diciendo que la están reformando. Pero hoy se ve que quedan pocas personas de palabra.

Habemus electionis?

Martes, 19 de Abril, 2005

Habemus Papam. Frialitatis generalis. Aguardamus igitur.
En el otro cónclave, el de Galicia, a Fraga le aconsejan desde dentro que lo adelante a junio y él no quiere. Ése es el dilema que se nos transmite para que en los próximos días sigamos teniendo dos chimeneas a las que dirigir la mirada, la de Ajuria Enea y la de Raxoi, en el Obradoiro.
A diferencia de la romana, en Galicia se necesita una fumata negra para decir que habemus convocatoria electoral. Negras tienen que ser las perspectivas para que Fraga se decida a mover el calendario, aunque sólo sea porque no es hombre al que le agrade rectificar, ni siquiera de fecha. Y si ha dicho octubre, hará todo lo posible por mantener la convocatoria para después de los sanfroilanes lucenses. Cuestión de principios.
Por lo tanto, si vencen los consejeros, alguien habrá sido capaz de presentarle negros nubarrones tras los idus de octubre, cuando aun no se hayan apagado las luminarias que Pepe Orozco, el alcalde socialista de Lugo, y Pepe Blanco encenderán en las fiestas patronales de san Froilán, que como todo el mundo sabe, acaban el 12 de ese mes.
El efecto Beiras, el resultado de las vascas, las encuestas favorables, las perspectivas de un largo verano incierto y la posibilidad de pillar a ZP con el pie cambiado para evitar que se vuelque con Galicia _ tal como anunció él mismo la pasada semana _, zumbarán como abejas en la cabeza del presidente.
Ahora bien, junio está a la vuelta de la esquina, lo que significa que la decisión no debe sobrepasar más allá del lunes. Fraga rechaza el adelanto en primera instancia, pero lo admite como posible, lo cual supone toda una revelación en su proceder.
El reto es difícil, como el séptimo tour que persigue Lance Armstrong. Para lograr una quinta mayoría absoluta no se debe errar en la fecha.
Hablando de Roma, son legión los que mantienen que allí erraron de candidato.

La inmensa mayoría

Lunes, 18 de Abril, 2005

Si alguien cree que Santiago Carrillo Solares (Gijón, 1915) debe ser juzgado, insultado, zarandeado o golpeado, demostrará al menos tres características: su condición de terrorista, cuán lejos está de la realidad y con cuánta inconsciencia aborda la actividad política. El que lo instiga o subvenciona demostrará, además, que es un cabrón con pintas.
Al nonagenario Carrillo, como al resto de protagonistas que pusieron en escena los acontecimientos de hace 70 años, el único juicio que les aguarda es el de la historia y el del valle de Josafat, si llega a celebrarse.
Dicen quienes justifican la salvajada de Crisol que el Gobierno ha sido el primero en romper la baraja y andar tocando las cosas de comer, como si de una acción que ellos consideran indigna pudiera derivarse otra, más indigna todavía. Sabemos a dónde conducen esos procesos por haberlos vivido cerca, tanto en el 36 como en los ochenta, de modo que no se esfuercen en ganar adeptos por esa vía, pues de sólo imaginarlos sobre el papel producen sarpullidos.
El mismo argumento debería estar presente entre los que se dicen demócratas cada vez que la violencia asoma su patita en las agresiones a partidos y políticos, y ya no digamos cuando se muestra con descaro en actos terroristas, de intimidación o de coacción. Son caminos tentadores, pues se observa que con muy poco esfuerzo y escaso presupuesto se obtiene de ellos una gran rentabilidad política.
Los agresores de Carrillo, los cachorros de la kale borroka, los gamberros de la noche y los latin king son tan parecidos como Pili y Mili; todos quieren imponerse a los demás por medio de las sarracinas, el vandalismo y la intimidación. Son pocos, la verdad, pero se hacen notar lo suficiente como para causar honda preocupación a la inmensa mayoría de Blas de Otero, que sigue pidiendo la paz y la palabra porque su grito no pierde vigencia con el paso del tiempo.

Cuatripartito

Domingo, 17 de Abril, 2005

Estamos en el supuesto de que el tripartito pierde la mayoría absoluta, de que se pierden electores y participación, de que pierde el Plan Ibarretxe, de que gana bastante ZP y de que ETA gana muchísimo. Del gobierno que pueda salir de ahí, mejor guardar silencio por ahora, aunque se intuye que el diálogo propuesto por los socialistas se traducirá en su acuerdo con el PNV. Esta vez, si se confirma esta posibilidad, no parece que haya ningún Nicolás Redondo que ponga inconvenientes a los niveles de reivindicación nacionalista para que los dos partidos formen ejecutivo.
Es un supuesto no sólo obligado por la falta de resultados definitivos _ casi lo son al filo de las diez de la noche _, sino también por desconocer qué componendas puedan estar pasando por las cabezas del lehendakari en funciones y del presidente del Gobierno, que ya han hablado largo y tendido sobre la tarde-noche de hoy hace unas cuantas semanas.
Pero en el terreno de las realidades y sin necesidad de esperar a mayores confirmaciones de futuro, el resultado de las elecciones vascas de ayer supone la reedición de las peores perspectivas para la normalización política en Euskadi, ya que el panorama inmediato se dibuja con escaños favorables a la estrategia terrorista, con dinero institucional para los enemigos de las instituciones, con la promesa de un referéndum para aprobar el plan soberanista que se tercie, sea de Ibarretxe o de Patxi, y con el endurecimiento de las condiciones de vida para todos aquellos vascos que no se dobleguen a la dictadura, entre otras cosas, porque el Pacto Antiterrorista fluye camino del sumidero.
Alguien ha dicho en estas primeras horas de recuento que los quince escaños de San Gil son el istmo que liga al País Vasco con España. No todos los socialistas estarán de acuerdo con la definición, pero los que cortan el bacalao, sí.

Aquel culo

Sábado, 16 de Abril, 2005

Al escuchar a Moratinos anunciando que ya no hay obstáculos para que ZP visite los Estados Unidos y se entreviste con Bush, el recuerdo nos lleva a noviembre del pasado año, cuando el mismo ministro niega la existencia de esos obstáculos y se felicita por la victoria de Bush, como si realmente le hubieran dado el alegrón de su vida.
Vamos a pensar que Moratinos estaba más lejos de la verdad en noviembre que ahora y por lo tanto daremos por buena la versión de que el emperador de la Casa Blanca permanece agraviado por el presidente de los españoles durante estos meses, pero que ya no lo está.
Como nuestra fidelidad nos hace estar al lado del presidente, y no del otro, por muy emperador que sea, tratamos de averiguar lo que ha pasado y nos encontramos al candidato ZP que permanece sentado al paso de la bandera norteamericana, o sea, 266 millones de ofensas en un sólo gesto. Después retira las tropas del Irak, en cumplimiento de su promesa electoral, y en Túnez anima a que todos los países hagan lo propio. Se vuelca en la campaña a favor de Kerry y cuando comprueba que Bush es reelegido, comienza un via crucis expiatorio con ridículos encuentros que duran menos que la cópula del colibrí, pero donde se le puede ver sumiso y sonriente ante el capo di tutti capi.
Salta a la vista que en todo ese proceso se han cometido errores de bulto y de estrategia que se tratan de enmendar con rectificaciones. Si alguien llegó a creer que ZP desafiaba al gigante con una política de claro enfrentamiento, ahora se topa con un ministro de Exteriores que dedica buena parte de su jornada a limar asperezas, como si en algún momento se nos hubiese ocurrido desmantelar las bases de Rota y Morón, la decisión lógica si llega al poder quien no despega el culo de su asiento al paso de las barras y las estrellas. ¿O pensaba que el feo se lo estaba haciendo sólo a Bush y a Aznar?

En el diván

Viernes, 15 de Abril, 2005

Es el día de reflexión y algunos políticos _ San Gil, ZP, Ibarretxe y Permach _, acuden al psicoanalista para consultarle su inconsciente. Se tumban en el diván y comienza la sesión.
El sueño de María San Gil consiste en que después de una legislatura, y cuarto y mitad de otra, sus hijos y los hijos de Joseba Permach, y los de Josu Jon Imaz, y los de Ainhoa Arteta coinciden en un bar tomando vinos y no se parten la cara ni cuando están ya bien cocidos. De los hijos de Patxi López no dice nada, pero si quieren ir, que vayan también y pidan txakoli Arritxola, que ella invita a las primeras rondas.
ZP ha tenido otro sueño muy parecido. Aparecen San Gil y López y se dan la mano. Después llega Ibarretxe y también se da la mano con los otros dos. No aparece nadie más, pero se supone que todos los personajes oníricos que puedan salir a continuación también chocan esas cinco, como se hace en cualquier parte del mundo para demostrar que no llevas un cuchillo entre los dedos.
Como no podía ser menos, Ibarretxe también ha alcanzado el rapid eye movement, o REM, y estando en ello sueña que “ahí, en España” todos observamos con cara de panolis lo que él y los suyos, vascas y vascos de acrisolada raigambre euskalduna, hacen y deshacen “aquí, en el País Vasco”. Mientras dura el sueño, las fábricas textiles no dan a basto para surtir de tantas camisetas nacionales como demandan las selecciones deportivas, que es lo que realmente le entusiasma de todo esto.
Finalmente, el psicoanalista le pregunta a Permach qué imágenes ha visto él en su fase REM y éste le dice: “Mi sueño fue muy sencillo. En él aparecían todos estos señores adormilados con sus ensoñaciones año tras año, mientras nosotros permanecíamos bien despiertos”.
Los cuatro personajes pagan al galeno y cada uno se va por su lado sabiendo que tienen sueños para rato.

Querido politono

Jueves, 14 de Abril, 2005

Si recibe un poema de amor en su teléfono, no se emocione demasiado. Quien lo remite ni lo ha escrito, ni lo ha elegido. Lo único que hizo el rendido vate fue marcar 5454 / politono / muchopoemadedios; o bien, la clave del competidor, atomarporBécquer. Siento desilusionarle, pero es así.
Y no piense que antes abundaban los Garcilasos de fácil pluma y brillante rima, pero al menos los novios podían escoger entre toda la lírica mundial, o seguir el modelo de la carta que mejor le encajaba: “Adorado Alarico: Espero que te encuentres bien al recibo de la presente…”
Dicen que el celular, así, en plan cursi, se adueña de nuestras vidas haciéndonos creer que somos nosotros los que nos adueñamos del móvil. Eso ya lo habíamos oído de otro móvil anterior, el automóvil, y después nos acostumbramos. Lo que pasa es que ahora la fuerza persuasiva del aparatejo es mucho mayor.
Los movilólogos saben ya que españoles y alemanes somos los usuarios mundiales que mostramos mayor adicción al invento. ¿Y cómo lo midieron?, se preguntará. Pues muy fácil, se han dedicado a estudiar en qué países el sonido de los portátiles es capaz de interrumpir la actividad sexual de una pareja, o sea, lo que se llama el coitus interruptus; y constataron que, mientras la media mundial de quienes detienen el morreo es de un 14%, en los dos países citados alcanza el 22%. Casi uno de cada cuatro españoles, cuando oye una llamada, deja lo que tenga entre manos, aunque sea el amor de su vida, y se lanza al móvil como Tarzán a la liana.
Los directivos de BBDO Worldwide and Proximity Worldwide, que son los autores del estudio, explican que la gente no soporta perder una llamada porque puede tratarse de algo excitante. Más excitante que el sexo, se entiende. Que te han elegido Papa, o algo así. Y además existe el convencimiento de que, a más llamadas, más éxito social.
Como cantarían hoy Los Panchos, si tú me dices politono ring, lo dejo todo.

Volver a empezar

Miércoles, 13 de Abril, 2005

A tres días de las elecciones, en el País Vasco tratan de probar una de esas leyes físicas que a la humanidad le ha costado siglos trasladar a una formulación exacta. Nos referimos a la absorción que el PCTV realiza sobre Batasuna con resultado de transubstanciación, de tal modo que donde había un programa, aparece otro y donde no se encontraba Batasuna, ahora está.
Para la explicación del fenómeno no sólo se precisa el concurso de esas leyes físicas, sino que también se hace necesario echar mano del intrincado misterio eucarístico protegido por la fe, terreno en el que el Gobierno patina clamorosamente. Con esos antecedentes se comprende que la Abogacía General del Estado no recomiende la ilegalización y desestime las cincuenta pruebas recopiladas por la Guardia Civil. “Si reconocemos que es Batasuna lo que antes era PCTV/EHAK, acabarán pidiéndonos un certificado sobre la presencia de Cristo en el pan y el vino”.
Dicen, eso sí, que la única conexión constatable entre ambas organizaciones es la presencia de Joseba Zinkunegui, jefe de prensa de unos y otros, y de su ayudante. Vaya, pues sí que está precario el mercado laboral de los periodistas en Euskadi.
El resto de las conexiones apuntadas, a juicio del dictamen, se enmarcan en el campo de las deducciones meramente razonables, pero sin base probatoria. Dicho en roman paladino, el dictamen reconoce que las sospechas son evidentes, pero absuelve al acusado por falta de pruebas. O lo que es lo mismo, ya puede usted legislar lo que le dé la gana, que ya encontraremos nosotros el medio para saltárnoslo a la torera.
Resumiendo, después de todas las ilegalizaciones y de todos los afanes por conseguir la pureza democrática de estos comicios, quienes no condenan la violencia y por lo tanto, dan su apoyo a ETA, van a tener candidatos y muy probablemente, representación parlamentaria.

Beiras y Aznar

Martes, 12 de Abril, 2005

En clave matrimonial, tres son multitud. En clave política, basta que sean dos para que uno de ellos sobre. El BNG está en pleno proceso cesarista con el sacrificio ritual de Xosé Manuel Beiras, que se inmola antes de sufrir el oprobio que Quintana y la UPG le habían reservado en el inminente proceso electoral gallego. “Antes muerto que sin silla”, grita el líder histórico de los nacionalistas tras comprobar que lo quieren colocar “en un puesto destacado, pero no de salida”. Ni primero por A Coruña, ni segundo por Pontevedra, le dice Quintana. A lo que él responde: “Ni quinto por Alemania”, y se va.
Dicen que en el PP se vive otro proceso de desencuentros en la cúpula bifronte representada por Aznar y Rajoy, especialmente desde que el vídeo de la FAES marcó dos estilos de encarar la oposición, las famosas vísceras y la famosa cabeza. Es lo que tienen estas parejas políticas, que a la larga se rompen sin necesidad de terceras personas.
Beiras y Aznar lo han sido todo en sus formaciones y la historia se lo reconocerá, pero mientras dure la cohabitación con sus sucesores van a ser vistos como elementos peligrosos y archivables. Es una cruel ley política que se cumple con asombrosa exactitud sea cual sea la organización de la que procedan. Fuera de la política se evita con cargos vitalicios, como el del Papa; o mandando la democracia a tomar por el órgano, como Franco. Para el resto de los casos no hay fórmulas con garantías de éxito, salvo que el cese coincida con la jubilación, como aspira a vivir Fraga.
Quienes lamenten que Beiras se vaya o que Aznar se aleje deben consolarse pensando en la precisión de Arquímedes cuando señala que “todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical hacia arriba igual al peso del fluido desalojado”. Es decir, dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio así se sometan a la dieta del astronauta.

Sendero Luminoso

Lunes, 11 de Abril, 2005

A la vista de las últimas informaciones sobre el caso, todo ayuda a seguir pensando que en Leganés se muere mucho más rápido que en los otros hospitales españoles. De acuerdo con los porcentajes conocidos hoy, de manos del doctor implicado salen órdenes de sedación como churros, con o sin permiso de los familiares, y se habla de que nueve de cada diez pacientes suyos, sometidos a lo que parece ser una práctica habitual de eutanasia activa, mueren en el plazo de 24 horas.
Así no es de extrañar que ese equipo de médicos sea conocido entre sus colegas como Sendero Luminoso, es decir, el túnel previo a la muerte del que hablan quienes dicen haberlo transitado y haber regresado para contarlo.
Como vivimos tiempos en los que todo se mide en términos de enfrentamiento político, lejos de examinar el caso con la serenidad exigida en asuntos tan delicados, se produce una primera reacción que trata de asimilar las denuncias a las siglas que gobiernan la comunidad de Madrid, es decir, el PP, incapaces de ver en la sedación un arma cargada de futuro contra los padecimientos. Y tanto que los combate. Si a un buen número de las urgencias se las despacha con un tratamiento de sedación sin intentar siquiera una primera terapia adecuada a su dolencia, los padecimientos desaparecen como por ensalmo, pero los enfermos también.
Si consideramos que esto es la medicina del futuro, al menos debería obligarse a que los hospitales habilitasen dos entradas de Urgencias, la tradicional y la del Sendero Luminoso, servicio express veinticuatro horas. En la ficha de ingreso se incorporaría una nueva casilla donde responder a la pregunta: ¿Viene usted a curarse, o a morir?
De esa forma, los familiares de quienes opten por lo segundo podrán decir a sus amistades: “Es un centro buenísimo. Ingresamos un martes y el jueves ya estábamos de funeral”.