Archivo de Enero, 2005

Como el mar

Viernes, 21 de Enero, 2005

La cosa comienza a torcerse cuando colgamos un tendal entre dos columnas del Partenón para secar las bragas. O lo que es lo mismo, cuando lo inmediato y lo efímero sustituye al símbolo y a lo eterno. Así, el diseño suplanta al canon y lo nuevo al clasicismo. Así, cuatro gritos selváticos ahogan el recuerdo de Pachelbel, y cuatro eslóganes malparidos sientan sus reales sobre la biblioteca de Alejandría.
Hoy se cacarea la libertad como si ésta fuese un producto de supermercado en los anaqueles de Congelados. Vas, la coges y te la llevas. ¿Acaso no eres libre? Sales a la calle y antes de escupir en la acera, empujas a una ancianita bajo las ruedas del autobús. La libertad, dicen, no exige ningún esfuerzo, no se alcanza a través del conocimiento, no es una meta; se tiene y listo.
Ibarretxe se separa, Ramona le atiza el cianuro a Ramón, me caso con Manolo, se cargan a doscientos madrileños, aprobado general. Lo cantaba Enrique Santos Discépolo en Cambalache y hoy le hacemos los coros. Oiga, ¿y si a Bush le da por invadir Irak? ¿También es libre albedrío? ¿Puede Sadam comerse mil kurdos crudos?
Castro, que es un mago de las libertades, alquila la cancha para los desenfrenos, los graba en Beta Cam y los tiene a todos cogidos por los huevos. ¡Toma libertad!
“Libre como el mar”, nos hizo repetir Nino Bravo. Mire usted, el mar sube y baja con una regularidad pasmosa, sujeto a rígidas leyes físicas sólo alterables por los movimientos de las placas tectónicas. Y cuando eso ocurre, ya no es mar, sino maremoto.
Libre ¿para qué? ¿Para elegir entre “Antes muerta que sencilla” y politono “Ave María cuándo serás mía”? Mejor obligados a aprender de memoria la República de Platón, la lista de los reyes godos y la Anábasis de Jenofonte. Al menos después sabremos que para ser libres necesitamos ser esclavos de las leyes. Cicerón dixit.

Pepe Pérez

Jueves, 20 de Enero, 2005

El club de fans de Pepe Pérez está empeñado en que todos los españoles conozcamos su biografía a fondo, o por lo menos, en aquellos aspectos que más dificultades puedan presentar a los futuros historiadores. De ahí que en los últimos días circule en la red una versión de la misma que altera algunos de los datos contenidos en la versión oficial, como si se tratase de un nuevo Cristóbal Colón de origen y trayectoria inciertos.
Para empezar, esta nueva versión asegura que Pepe Pérez no se llama Josep Lluís Carod-Rovira, sino José Luis Pérez Díez, lo cual es mucho más lógico, puesto que si es PP, no es C-R.
De la misma forma, su hermano no es Apel.les C-R, sino Juan de Dios P.D., puesto que sus comunes padres son el ex guardia civil José Luis Pérez Almécija y Elvira Díez Rovira, ambos naturales de la provincia de Zaragoza; y no aragonés y catalana, como se dice en la biografía autorizada de los famosos hermanos. En este tema de las nacencias tampoco hay que ser muy rigurosos, pues reza el dicho que cada uno es de donde pace, no de donde nace.
Puestos a precisar, Pepe Pérez afirma haber visto las primeras luces del universo mundo en Cambrils de Mar el año 1952, cuando en realidad esta nueva biografía que surge de las tinieblas sitúa el parto de doña Elvira en alguna casa cuartel de Teruel. ¡Teruel existe, Pepe!
Otro detallito del que Pepe Pérez pasa olímpicamente _ será por el boicot a los Juegos de Madrid _, es su estancia en el Seminario de Tarragona, bien porque pierde la vocación y la memoria al mismo tiempo, bien porque, al igual que en el cambio de nombre, considera que un político republicano y de izquierdas no casa bien con un pasado entre aspirantes al ejercicio sacerdotal. Esta ausencia del Pepe seminarista no impide que fuese allí donde nuestro hombre entra en contacto con las teorías independentistas, tan afines a los cleros vasco y catalán. Esperamos confirmación.

La covada

Miércoles, 19 de Enero, 2005

En distintas sociedades primitivas que venían observando reglas de promiscuidad en sus relaciones sexuales, hubo un tiempo en el que el varón comienza a imitar las costumbres de la hembra durante sus períodos de embarazo y crianza.
Permanece horas acostado, parece sufrir los mismos dolores de la expulsión e incluso dedica más tiempo que ella al lado de los recién nacidos. Todas estas actitudes reciben el nombre de covada y durante mucho tiempo los antropólogos las interpretan como manifestaciones de machismo. Explican que los hombres, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, se tiran a la bartola sin tele ni lata de cerveza.
Posteriores estudios sobre la covada concluyen otra interpretación menos simplista de ese comportamiento y hoy se cree que esas actitudes miméticas del varón respecto a las hembras responden a una creciente necesidad de informar a la tribu que el causante del embarazo era él y no cualquier otro miembro de la misma. Les están diciendo que aquellas dos personas renuncian a las costumbres promiscuas y se establecen como pareja monógama, es decir, que el hombre no es ningún balandrán abonado a la vaguería, sino un padre responsable de su prole. Toda una revolución.
Desde esos momentos en los que el matrimonio echa a andar como institución encargada de la pervivencia de la tribu hasta los últimos años del siglo XX, se registran sociedades de convivencia monogámicas, poligámicas, poliándricas, o tan promiscuas como las iniciales. Al grito de “mismas obligaciones, mismos derechos”, hoy la novedad reside en establecer nuevas uniones donde la capacidad reproductiva no sea elemento sine qua non. Si la justificación para ello es una opción sexual distinta, que se sepa que hay otras muchas amparadas por dicho principio “mismas obligaciones,…”, como ayer recordó el conjunto de Entidades Islámicas.
Nada más.

El suicidio de Ramón

Martes, 18 de Enero, 2005

Cinco años después, Ramona Maneiro recorre los platós de televisión dejando tras de sí un rastro helado de almendras amargas. No es una mujer que se gane las simpatías de la gente porque su falta de recursos dialécticos la dotan de una coraza de intransigencia que al mismo tiempo es distintivo de su vulnerabilidad.
Critica que los soldados hayan de ir a la guerra “por cojones”, que los ciudadanos deban pagar impuestos y que los políticos jueguen al paddle. Es decir, que alguien se está encargando de adoctrinarla con un cursillo acelerado de mundología progresista para que aguante el tirón de los platós.
Ella va a vender su caso, como otros muchos que hoy comprueban lo rentable que resulta descubrir al mundo los visitantes de sus camas; pero lo que le distingue a ella es que sus polvos son de cianuro y que su actuación, aunque haya prescrito, está tipificada como un delito, el de colaborar en un suicidio asistido.
Lejos de ser ejemplarizante para un posible debate sobre la eutanasia, el caso de Sampedro es tan simple como eso, el deseo de morir de una persona a la que no le amenaza ninguna de las tres parcas, sino la angustia por su situación, como lo sufren tantas otras por los reveses de la vida.
Nadie podrá decir que a Sampedro se le aplica un método de la buena muerte, sino que se le asiste en su suicidio, y que se sepa, ningún sector de la sociedad está reclamando que ayudar a los suicidas deba ser considerado un acto de justicia, por muy bien amueblada que tengan la cabeza.
Si hay alguien interesado en establecer paralelismos entre Sampedro / Maneiro y eutanasia con el fin de propiciar una campaña a favor, sepa que está errando los tiros uno tras otro y que dicho caso, por mucho Mar adentro de que se adorne, no deja de ser un delito puro y duro, pues no es de recibo pensar que una eutanasia legislada pueda incluirlo entre sus supuestos, a no ser que también se despenalice el homicidio.

El recreo

Lunes, 17 de Enero, 2005

Una vez alcanzado el principio de acuerdo entre ZP y RY, los sectores afines a cada una de las partes se entretienen disputándose el mérito. Para los más progubernamentales, es un éxito completo de ZP, pues ha conseguido que la oposición, tirada al monte, cese en su política de estéril enfrentamiento y participe de nuevo con las más altas miras de colaboración. Según esta interpretación, en el PP habría triunfado la tesis Piqué/Gallardón frente a la línea dura Acebes/Zaplana. Nada de eso reconoce el PP, cuyo líder afirma que ellos siempre estarán disponibles para defender al Estado donde haga falta.
Ahora bien, sin ánimo de entorpecer estos acercamientos entre Za y Ra _ ¡jo! La política española parece cosa de Amancio Ortega _, cabría pensar que ante un plan de flagrante ilegalidad, cualquier Gobierno debe reaccionar con la contundencia necesaria para desbaratarla desde el primer momento, sin dar opción a dudas ni recelos, tenga o no el apoyo de la oposición.
Si el plan Ibarretxe, como dicen todos cuantos tienen autoritas jurídica, es inviable en la actual legislación, al Gobierno no le queda más remedio que oponerse y aplicarle los artículos correctores oportunos, llámese Tribunal Constitucional, llámese Congreso. Que además se ponga de acuerdo con la oposición y en contra de sus socios es asunto paradójico, pero irrelevante. Ni el PP debe sacar pecho por decir que está al lado del Gobierno para hacer cumplir las leyes, ni el Gobierno puede esperar el Nobel de la Paz por defender el Estado de Derecho.
De modo que reservaremos las flores para cuando realmente exista una razón jubilosa, más allá de lo que es el cumplimiento del deber.
Eso de que se acabó el recreo suena a rechifla de irresponsables. Y jamás creímos que estábamos en sus manos.

Colombia se entera

Domingo, 16 de Enero, 2005

Un periódico colombiano entrevista a Pepe Pérez y el hombre no desaprovecha la ocasión para expresarse con un alto sentido de Estado; de Estado catalán, por supuesto.
Toda la argumentación de Pérez gira en torno a la pela y cuando se le pregunta si es viable una Cataluña independiente, el entrevistado vuelve la oración por pasiva y pregunta a su vez: “¿Es viable económicamente una España sin Cataluña y sin el País Vasco?”
A los lectores colombianos se les transmite una idea obsesiva: España está robando a Cataluña a manos llenas y esa circunstancia es la que origina que cada día crezca el sentimiento independentista. Item más, como Pérez no dice “nosotros, los de ERC”, sino “nosotros, los catalanes”; cualquiera que le oiga puede pensar que Cataluña es una tierra de pensamiento único, que no hay votantes del PSC, ni del PP _ que no es su partido, aunque coincidan las siglas _, ni nadie que no se acueste todos los días pensando en lo bien que lo pasarían formando un Estado con Valencia y Baleares. Porque, eso sí, Pérez incluye en su proyecto a esas otras dos comunidades, porque como hablan el mismo idioma…
Es decir que su plan no es secesionista, sino imperialista. Habría que oír a Pérez si a España le da por argumentar que Chile y Colombia deberían unirse a ella, porque como hablan el mismo idioma… Pero bueno, hay libertad de expresión y cada cual se descuelga con las tonterías que le salgan del hipotálamo.
Más difícil de comprender para los colombianos ha de ser cuando se enteren de que un tipo así es socio del Gobierno español. Les tiene que sonar raro, raro; tanto como si en su día se enteran de que el IRA está apoyando al Gobierno inglés. ¿Será que desde dentro es mucho más fácil dinamitarlo? ¿O quizás que al Gobierno no le importe dar alas a quien sólo piensa en escaparse a la primera oportunidad?

Volver a empezar

Sábado, 15 de Enero, 2005

Las personas de condición homosexual deben comprender que las objeciones del Consejo Superior del Poder Judicial sobre la inconstitucionalidad de los matrimonios entre ellas, no suponen ni una discriminación, ni mucho menos, una afrenta. Nadie clama al cielo por el hecho de que se le cierren las puertas del colegio Médico, no siendo él un profesional con acreditación suficiente.
Ahora bien, el principio encerrado en la expresión: “El matrimonio, o es heterosexual, o no es”, no debe impedir que la sociedad se dote de mecanismos perfectamente válidos para dar reconocimiento legal a cuantas asociaciones de convivencia se considere de justicia, no sólo entre homosexuales, sino de otra índole.
Por ejemplo, ¿qué impide en este paraíso del laicismo el reconocimiento legal de células poligámicas o poliándricas, si así es querido por los afectados?
El anteproyecto del Gobierno sobre el mal llamado matrimonio gay es un despropósito enrabietado, precipitado, no fundamentado e incluso restrictivo sobre el abanico de combinaciones de convivencia a las que legítimamente puede aspirar cualquier ciudadano de un Estado laico.
Haría muy bien el señor López Aguilar si retirase dicho anteproyecto y anunciase el estudio de otro texto respetuoso con la institución matrimonial, consensuado, más abierto y si quieren, más revolucionario que esa aberración jurídica salida de una noche de copas entre Pedro Zerolo y Pedro Almodóvar, a quienes Dios no llevó por los caminos de la jurisprudencia.
El anteproyecto trata de reparar una discriminación cometiendo trece, burlándose de una institución que se pierde en la noche de los tiempos y olvidándose de que el mundo no se divide en homos y heteros.
Las siete mujeres coladas por mis huesos y yo mismo lo agradeceríamos un montón.

Iba y ZP

Viernes, 14 de Enero, 2005

El lehendakari y el lindacara tuvieron un encuentro de pareceres. Cada vez que el primero repetía “la voluntad de los vascos y las vascas”, el segundo le paraba con “el imperio de las leyes y los legajos”.
Todo iba bien, es decir, mal, hasta que Iba reconoce que un referéndum entre los vascos y las vascas sin el voto favorable del Congreso no tendrá validez jurídica, sino solamente política. ¿Pillan el matiz?
Aquí se trata de dar la tabarra y el tabarro hasta las últimas consecuencias. Se ha venido haciendo así desde que Sabino Arana descubre eso tan bonito de que entre las vascos y las vascas reside un gen que los hace mucho más guapos, listos y dotados sexualmente que el resto de peninsulares maketos. Se trata de un gen con pegada, pues es el gen euskaldum dum patxeco. A partir de ese convencimiento se montan una serie de organizaciones políticas, policiales y terroristas destinadas a sacarle jugo con constantes amenazas a la unidad como principal fuerza programática, y cuyo último episodio se da en llamar plan Ibarretxe, tan ilegal como el atentado a Hipercor, el asesinato de Blanco o el secuestro de Ortega Lara, nombres que no se olvidan fácilmente.
Para contrarrestar el talante y la talanta que exhibe el lindacara durante la conversación, el lehendakari manifiesta que se la trae floja lo que pueda opinar el Congreso sobre la legalidad de la consulta y que piensa llevarla a cabo aunque baje san Ignacio de Loyola a decirle que no. Al mismo tiempo, aprovecha para regañar a los medios de información maketos, porque están manipulando las noticias _ ¡Guaps! ¡Se ha dado cuenta! _, y que él, como los perros abandonados en verano, nunca lo haría; que para manipular ya tiene a Otegui y a Ternera.
Y entonces te da por pensar: si no va a tener validez jurídica, ¿por qué no le encarga una encuesta a ECO-Consulting y se acaba la tabarra y el tabarro?

La paparrucha

Jueves, 13 de Enero, 2005

Mantiene el aserto popular que la ignorancia es muy atrevida, casi tanto como la niña pizpireta que apenas cuelga los pañales ya está en condiciones de contradecir a su madre: “Mira mamá, es que tú no entiendes”.
A la niña hay que dejarle hablar, claro, para que se desasne cuanto antes y cuanto antes deje de soltar por la boca unas tonterías muy del agrado de los abuelos. Lo malo es que muchos personajes que ya no pueden madurar porque blanquean sienes desde el escándalo Matesa, o porque su educación cayó en manos de algún troglodita asilvestrado, viven y se desarrollan en una sociedad que ha perdido el gusto por la palabra bien dicha, por la tradición, por la sensatez y por la erudición.
La política y la televisión constituyen dos caldos de cultivo donde estos especímenes encuentran hoy las condiciones idóneas para engordar y reproducirse sin tasa. Buscando explicaciones a este fenómeno se sugiere que bien podría deberse a que en ambos casos se valora como fin último el número, la cantidad; en oposición a la letra, la calidad.
Unos y otros se han rendido al voto y a la audiencia, y todo lo que no dé muchos votos y mucha audiencia es caca de la vaca, sin darse cuenta de que realmente lo que les da votos y audiencia son las deposiciones del vacuno.
El medio favorece la propagación de ideas al alcance del cerebro de las lechugas: la cultura es la vanguardia, los antiguos eran unos bárbaros, lo guay es intercambiarse mensajes SMS, la cruz merece ser cocinada, cuatro ruidos, uno detrás de otro, hacen música, y donde estén los Serrano, que se quite la Ilíada.
Abonado el campo con patochadas que hasta hace poco venían siendo consideradas como tales, entran en juego los señores del voto y su sarta de estupideces se diluye en el magma de los detritus evanescentes para dejar a su paso un rastro de apestosa vacuidad.

Dos amores

Miércoles, 12 de Enero, 2005

La maraña de afinidades, tripartitos, apoyos y mixtificaciones que se ven obligadas a establecer las fuerzas vivas de la política española actual da para hacer un jersey con cuello vuelto, pecherita y hombreras. Bueno, y con alguna contradicción que otra también. Veamos.
Razonan Durán i Lleida, Pepe Pérez, Anxo Quintana y otros preclaros pensadores: ¿Cómo no vamos a apoyar el plan Ibarretxe si nosotros también somos nacionalistas? O lo que es similar: ¿Cómo no vamos a apoyar a ETA si nosotros somos nacionalistas? De ahí a identificarse con el nacional socialismo, o con el nacional sindicalismo, por razones semánticas media un corto trecho.
El PP apoya la Constitución Europea sin pararse a pensar que en ella se equiparan las iglesias a las organizaciones filosóficas y no confesionales, como por ejemplo la masonería, la Orden Hermética del Amanecer Dorado o los Illuminati. Después que no protesten.
ERC se solidariza con Ibarretxe y con el PSOE, pero no con la Constitución Española, ni con la Europea.
El PSOE hace lo propio con ERC y con las constituciones, pero no con Ibarretxe.
El alcalde de Bilbao (PNV) limpia y restaura el monumento al Sagrado Corazón, pero se va a cargar las palabras que el bilbaino jesuita Hoyos recibe directamente de Jesús: “Reinaré en España”. Es decir, que el alcalde de Bilbao censura a Dios.
Los masones apoyan a ZP, pero no al Sagrado Corazón de Bilbao, o sea, que discrepan del alcalde. El PP se identifica con el Sagrado Corazón, con el “Reinaré en España”, pero no con el alcalde.
ERC quiere que les devuelvan la parte catalana del archivo de Salamanca, pero no dicen nada de los frescos segovianos escamoteados en 1969 y existentes en dos museos catalanes.
Ya lo decía la canción: “Dos amores a la vez, y no estar loco”.