Archivo de Diciembre, 2004

Dos víctimas

Martes, 21 de Diciembre, 2004

Con esa habilidad especial que el Gobierno despliega para crear banderías, ya sea sobre las naciones, la justicia, la religión o Gibraltar, echó a andar el nuevo Alto Comisionado para la atención a las víctimas del terrorismo, a las pocas horas de escuchar el emotivo desahogo de Pilar Manjón y el bien temperado alegato de José Alcaraz.

La primera centró su interés en las víctimas y se le ofreció un Alto Comisionado. El segundo lo hizo sobre los autores y lo único que recibió fue una llamada de Rubalcavacatalán disculpando a ZP porque no había tenido tiempo para hablarle en persona.

En una vuelta de hoja han creado víctimas de primera y víctimas de segunda. Y por si no estuviese clara la maniobra, Peces Barba la apuntala en la primera ocasión que tiene para exigir que no se difundan más imágenes del 11-M, “que todo el mundo conoce ya de sobra”.

Alcaraz y las víctimas que representa deben estar pensando que sus muertos son menos muertos, que su tragedia es menos tragedia o que su inocencia es menos inocencia. Él recuerda orgulloso que si las palabras de Manjón merecieron los aplausos de todos los grupos parlamentarios, su intervención registró dos significativos silencios, el del PNV y el de ERC.

El Alto Comisionado no quiere fotos de los trenes. Nadie las quiere. Ni de trenes, ni de cadáveres tumbados en la acera, ni de hipercores, ni de casas cuarteles saltando por los aires. ¿A qué vienen estas macabras distinciones? ¿Qué es eso de que sabemos “de sobra” lo que pasó?

Mal comienza el Alto Comisionado su labor si es el primero en establecer categorías donde no existen. De empeñarse en ellas, es posible que pronto se necesite otro alto comisionado para atender a las víctimas del Alto Comisionado.

Las fotografías volverán una y otra vez a los papeles y a las pantallas como vuelve la imagen de la niña vietnamita que huye despavorida del napalm. Para no olvidar.

Villancicos censurados

Lunes, 20 de Diciembre, 2004

A estos memos apijotados, presidentes de APAs o directores de colegios, que suspenden actos navideños “por sus connotaciones religiosas”, había que recetarles un tratamiento de choque, para ver si se les curaba la tontería y comenzaban a utilizar las neuronas como corresponde, una detrás de otra, y no saltándose las que les parece.

Como primera medida, en el caso de ser directores o profesores, nada de vacaciones. ¿A cuento de qué van a dejar de dar clases si las vacaciones de Navidad tienen “unas connotaciones religiosas” de mil pares de estallos? Prohibidas las connotaciones, prohibidas las vacaciones.

La noche del 24, sopa y tortilla francesa. ¿Qué están celebrando esos lechuguinos laicos con tanto plato, tanto cava y tanta cogorza? Y nada de regalitos, porque Papa Noel, aunque sea laico, luce “unas connotaciones gilipollescas” que no merece la pena ni comentar.

El Fin de Año pueden despendolarse lo que quieran, pero nada de felicitar a los Manueles, ni nada de acudir a las sansilvestres, que huelen a Iglesia que tumban. De Reyes, ¿para qué hablar? ¿A quién se le ocurre celebrar la fiesta de los magois babilonios que desde sus laboratorios de Sippar se dieron cuenta de que iba a producirse un nacimiento extraordinario? Dirán ellos: Yo soy profesor y no sé nada de eso. Y ahí acertarán, no saben nada de nada, pero lo peor es que tratan de que convencernos de lo contrario.

Estamos ante la revelación más grande jamás contada. Señores, la Navidad tiene connotaciones religiosas. Chúpate ésa. Cualquier día descubren que las constelaciones del firmamento, también, y las prohiben.

Éstos, desde que oyeron que la religión era el opio del pueblo, funcionan a piñón fijo. ¡Manda truco en la Habana! ¡Dedicarse ahora a censurar villancicos! Y seguro que piden subvenciones del Estado para que les salga gratis el lápiz rojo.

L´Espagne

Domingo, 19 de Diciembre, 2004

El caballero de París anunció muy solemnemente que el ganador de la carrera por hacerse con la Expo 2008 era: “l´Espagne” y todos entendimos que detrás de ese nombre estaban las gentes de Zaragoza, desde aquéllos que lanzaron la idea hace cinco años cuando Belloch era oposición municipal y Aznar presidente del Gobierno, hasta éstos, cuando Belloch es alcalde y ZP presidente. Contentos por todos los maños _ que son de naturaleza noble y afable, aunque José Luis Pérez haya nacido también en esa tierra _, escuchamos asombrados de boca del presidente que él, Zaragoza y l´Espagne debían especial agradecimiento al ministro Moratinos, tan de capa caída estos últimos tiempos.

Como anda en juego si l´Espagne ha perdido peso internacional o no desde la llegada de Moratinos a los asuntos del exterior, interpretamos que su presidente aprovechaba que el Pisuerga pasa por Valladolid y el Ebro por el Pilar, para darle un espaldarazo a su ministro con la saludable intención de levantarle el ánimo: “¡Venga, Miguel Ángel! ¿Ves como seguimos teniendo un peso del copón?”

Y Miguel Ángel sonrió humillando levemente la cerviz. ¿Qué otra cosa podrían esconder las palabras del presidente? No vamos a sospechar ni por el forro que el ministro pudo doblegar voluntades para hacerse con el voto de algunos países proclives a ser doblegados, ni que se fue con los planos de Zaragoza por todas las cancillerías ponderando las excelencias de la capital aragonesa, que son muchas.

No vamos a sospechar nada, porque la Expo se vino a Zaragoza por méritos de la ciudad y de sus gentes, por su tesón en conseguirlo y la bondad de sus razones; por la unidad en sus planteamientos y la sintonía alcanzada entre pueblo y autoridades, por el Ebro, por el agua y porque la Virgen quiere ser capitana de la tropa aragonesa.

Bueno, y por Moratinos también, ¡hala!

La calidad del socio

Sábado, 18 de Diciembre, 2004

En su afán por inventar la política, José Luis Pérez, el líder de ERC, ha descubierto el método de la falsa rectificación. Fue un error hablar en público del boicot al Madrid olímpico, pero no es un error pensarlo y llevarlo a cabo a escondidas.

En cualquier caso, la falsa rectificación y el temor de los bodegueros catalanes a beberse parte de su stock de cava es una magnífica oportunidad para que estos malhadados personajes que basan toda su actividad política en el principio “España es canalla, Cataluña es cojonuda”, sepan que no se puede ir por la vida diciendo tonterías impunemente, salvo que seas Groucho Marx, tengas mucha gracia y no te dediques a la política.

Es una pena que los señores Maragall y Zapatero hayan caído tan bajo como para permitir que las relaciones del Estado con una de sus comunidades autónomas anden como puta por rastrojo a causa del sobredimensionado protagonismo que sus pactos respectivos conceden a Pérez y los suyos, francotiradores de los principios elementales de convivencia, oportunistas, ventajistas y chantajistas, que jamás soñaron con tanta responsabilidad y que, por supuesto, no saben qué hacer con ella.

El cava catalán no se merece boicot alguno, pero de alguna forma Pérez debe percibir en sus carnes que no se puede pisar el ruedo de la política con comportamientos rufianescos sin que las burradas acaben pasándote factura.

Por eso, al margen de que su rectificación sea falsa y mendaz, el episodio del cava es oportuno para que tanto Maragall como ZP reflexionen tres cuartos de hora sobre la catadura del pájaro y si merece la pena poner en riesgo sus históricas siglas por apoyarlas en socios más destructivos que la Iglesia de la Cienciología, los Niños de Dios y Sai Baba juntos. Socios con los que Pilar Manjón y Francisco Alcaraz no irían ni para cruzar un paso de cebra.

Pelín fané

Viernes, 17 de Diciembre, 2004

Como recuerda muy oportunamente Pilar Cernuda en su columna, durante las campañas los políticos parecen semidioses dotados del don de la ubicuidad. Ora están en la plaza de toros de Murcia, ora en el pabellón de deportes de Aranda. No existen kilómetros ni cansancios que impidan la vendimia del voto; mas una vez que la uva está en las cubas, se imponen otro ritmo, aunque en ello vaya el desprestigio internacional, el desprecio a la palabra dada y la mala educación. El aparente Superman de la campaña descubre su verdadera naturaleza de vago Bartolo.

Por otra parte, puestos a quedarse en la cama planchando oreja, a los polacos y a los españoles se les da otro tipo de disculpa. Por ejemplo: “No voy porque estoy molido, reventado y febril. Me duelen las articulaciones, me pinga la nariz, siento arcadas, me vino la regla, estoy bajo de defensas y no me anda la tripita”. Cualquier mentira contundente para que los polacos lo entiendan y le digan por teléfono: “No se preocupe, don José Luis; la salud es lo primero. Ya habrá tiempo para reuniones bilaterales. Acuéstese y nada de ir a la Moncloa en tres días”.

Pero no, la disculpa ha sido que el presidente se encontraba “algo cansado”. Es decir, que estuvo entre ir y no ir, y al final, ¡qué carajo! ¡pues no voy! Ni el más merluzo de los niños escolarizados dice a sus padres que está “algo cansado” cuando quiere saltarse una clase. Como poco, a ese niño le duele la barriga, la cabeza o la hipófisis mastoidea derecha.

¿Acaso pensaba ZP que españoles y polacos íbamos a justificar el plantón por las trece horas de comparecencia? Esas trece horas, siendo muchas, no son sino la jornada laboral de miles de personas que de forma habitual o extraordinaria realizan día tras día porque les gusta, o porque lo necesitan para subsistir. Ellas pueden decir también que están “algo cansadas”, pero no por ello se escaquean de las 13 siguientes.

Borrasca

Jueves, 16 de Diciembre, 2004

Tras las catástrofes originadas por los maremotos, terremotos y demás inclemencias naturales, el hombre resurge de sus cenizas y se pone manos a la reconstrucción de lo que sea menester bajo el lema eterno que nos hace estar “unidos ante la adversidad”.

La estela de aquel grito se hace carne en la campaña a favor de la Constitución europea y nuestros actuales lábaros proclaman a los cuatro vientos frescos: “Unidos en la diversidad”.

Se trata de un precioso principio inspirador, que se materializa en una inmensa manifestación, todos de la mano, con nuestros gorros, nuestros miriñaques lagarteranos y nuestras gaitas distintivas enarboladas al hombro, mientras cantamos unísonos “Al corro de la patata”.

Aunque Suiza se queda fuera del invento, sin que sus vacas y nuestras vacas puedan presumir de un ordeño colectivo, en el Congreso han decidido celebrar la fiesta de la “diversidad unida jamás será demolida” aprobando que se comience a estudiar el traspaso a Cataluña de los servicios del Instituto Nacional de Meteorología, quizás porque el clima de esa comunidad ni es blanco, ni tinto, ni tiene calor. Sus anticiclones y los anticiclones del resto del Estado marcharán en breve “desunidos en la diversidad”.

En efecto, los diputados catalanes defendieron con pasión que debemos estar “desunidos ante la nubosidad”, aunque eso sí, manteniendo siempre la unidad diversa de la Europa de los pueblos y de las aldeas. O lo que es lo mismo, otra trágica y patética paletada.

Por supuesto, todos los diputados menos el PP apoyaron con gran contento que el Instituto Nacional de Meteorología deje de ser nacional _ que es un término reaccionario, salvo que sirva para denominar aquello que no es nación _, deje de ser Instituto y se conforme con ser Colegio, y deje de ser Meteorológico, pues a partir de una fecha cercana sólo estudiará los microclimas.

Resumiendo

Miércoles, 15 de Diciembre, 2004

Tras las comparecencias de AZ y ZP estamos mucho más tranquilos porque se ha demostrado que del 11-M sabemos tanto como los dos últimos presidentes, es decir, poco.

Localicemos a los autores. AZ habla de montañas y desiertos; ZP, de Lavapiés. A poco que los desiertos no sean las dunas de Corrubedo, y tras calcular la media kilométrica ponderada entre ambos presidentes, nos sale que los terroristas están en Corfú, eso sí, muy posiblemente con los pies a remojo pitipojo.

Para averiguar el momento en el que se decide el atentado no basta con medias aritméticas. Hay que sacarle la raíz cuadrada. Según declara el Egipcio, el bombazo es fruto de su trabajo durante tres años de privaciones y de no salir los sábados estudiando cómo hacer que los móviles, en vez de decir “bulería, bulería”, digan “booom”; lo cual se consigue marcando politono / detonación / mochila.

En palabras de ZP, la cosa arranca en las Azores, que es dos años y pico más acá. Y para AZ, la fecha se decide cuando él llama a urnas el 14-M. Teniendo en cuenta que no es despreciable la fecha del 2 de enero de 1492, cuando las capitulaciones con Boabdil, resulta que el atentado se diseña a finales del siglo XVIII, aproximadamente.

Sólo nos queda por averiguar para qué quisieron matar a doscientos españoles / emigrantes a dos días de las elecciones generales, y las opciones son: para castigar al PP por la guerra, para que ganase el PSOE, para que ganase el PP diciendo que era ETA, o bien, para fines desconocidos. Como en cualquier caso no cabe pensar que el atentado se prepare para mejorar el Producto Interior Bruto, ni para que Madrid sea escenario de las Olimpiadas, ni para que un cambio de Gobierno nos lleve en volandas al Estado de Bienestar, sino para hacer el mayor daño posible, no es necesario repasar la lista de víctimas antes de concluir que lo han conseguido.

Encaje de bolillos

Martes, 14 de Diciembre, 2004

Es una lástima que el equipo G haya iniciado su andadura unas horas antes de la comparecencia de ZP en la comisión del 11-M, porque si el estreno hubiese ocurrido unas horas después, ahora mismo podríamos saber si las cejas del presidente están retocadas con criterios políticamente correctos, si estamos delante de un metrosexual homologado, o si quedan en su imagen algunas briznas de machismo que, a juicio de las nuevas consignas, conviene limar.

Sí, porque el programa televisivo y otras muchas iniciativas que le rodean, afirman sin ambages que su objetivo primordial es eliminar cualquier rescoldo que pueda quedar de ciertos especímenes a los que se tilda con gran desprecio como machos ibéricos y que hasta ahora venían ocupándose del cincuenta por ciento en las labores de la reproducción.

Teniendo en cuenta además que en un suplemento dominical de la misma fecha se alienta a los españoles varones para que arrojemos a la basura cuantos calzoncillos blancos y de algodón nos queden en el fondo de armario, al tiempo que nos lancemos a comprar bragas o shorts avant-garde de encaje negro, similares a los observados en algún momento sobre la pelvis de Ava Gardner; los usuarios de calzoncillos blancos _ o en cualquier caso, sin encajes negros ni transparencias _, debemos denunciar y denunciamos que se está perpetrando un genocidio del macho, cuyas consecuencias en orden a la pervivencia del género humano ya puso de manifiesto el esposo de la reina Isabel II, Paquito Natillas, cuya abundancia en encajes denuncia la propia reina en su noche de bodas, y cuya ausencia de escroto supo suplir la previsora monarca frecuentando otras braguetas sin transparencias ni enaguas que le proporcionaron la descendencia deseada, como ya su augusta madre, doña María Cristina, le había enseñado en su afán por fabricar muñoces.

La pregunta es: ¿tiene este plan de exterminio el visto bueno del Gobierno?

Curas y jueces

Lunes, 13 de Diciembre, 2004

Curas y jueces forman el lado tenebroso e inmovilista de la historia, al decir de la presidenta en funciones. Magistral reduccionismo para señalar con el dedo a los encargados de imponer los castigos sacros y profanos. Sólo le faltó incluir a los árbitros de fútbol y a los jefes de estudios, que también tienen por oficio sacar tarjetas amarillas, o repartir suspensos.

Sin curas ni jueces estaríamos como Dios, que no tiene a nadie por encima que le ande dando la tabarra, ni con el sexto mandamiento, ni con los artículos del Código Penal. Pero ya que existen, a la presidenta en funciones se le presentan dos opciones para verse libre de ambos. En primer lugar, no pertenecer a ninguna religión, confesarse con la almohada y flagelarse a su gusto cuando crea que se ha desviado de sus principios éticos y morales, que alguno tendrá, digo yo.

En cuanto a los jueces, resulta un poco más difícil, pues ha de conocer las leyes y respetarlas. Pero si lo hace y no se dedica a cargarse la democracia, cabe la posibilidad de que su vida transcurra sin que se vea delante de ninguno.

Lo que ocurre es que siendo presidenta en funciones, algunos seres humanos sienten la tentación de ser curas, jueces, árbitros y jefes de estudios al mismo tiempo; para lo cual se suben al Sinaí, y una vez encaramados en la Piedra del Parlamento, comienzan a dictar nuevos mandamientos, nuevas leyes, nuevos reglamentos y nuevas normas al grito de “Antes muerta que retrógrada”, en la creencia de que antes de su llegada a este mundo todo era caos y nebulosa.

El episodio pone en evidencia un ramalazo totalitario que ni Hitler, Mao y Franco juntos, una soberbia incontenible y una amenaza reformista que puede alcanzar hasta a las reglas del mus. Menos mal que tenemos al señor Pérez, alias Carod, que vigila al Gobierno sin descanso, y cada vez que oye la palabra valenciano, ¡zas! los pone firmes.

Constitución, Código y Ley

Domingo, 12 de Diciembre, 2004

La Constitución europea, el Código del Buen Gobierno del Gobierno y la Ley Orgánica de la Defensa son algunas de las novedades para el 2005. Condensemos.

1.- Si el 84 por ciento de los españoles no tiene ni pajolera idea de qué va la Constitución europea, o se le informa desde ahora mismo a febrero, o que nadie espere en buena ley otro resultado que el triunfo del No. Debe ganar el No por coherencia, no por rechazo. Malamente se rechaza lo que se desconoce, pero tampoco se puede pretender que lo ignorado se acepte a la trágala, aunque lo digan los partidos mayoritarios. Después dirán que hay que reformarla y tampoco sabremos por qué. No parece tan complicado reducir ese 84 por ciento de ignorancia, habida cuenta de que cuando existe verdadero interés, nos enteramos de culebrones mucho más enrevesados en una hora de televisión. E incluso en menos.

2.- El Código para el Buen Gobierno del Gobierno intenta ponérselo difícil a quienes se sientan tentados por las corruptelas, y eso siempre es merecedor de aplausos, aun a costa de que el alcalde de cualquier minúsculo municipio disfrute de un tratamiento protocolario superior al del presidente del ejecutivo. En cualquier caso, nos conformaríamos con lograr que todos los ilustrísimos y excelentísimos señores no fueran superlativos y se quedasen en ilustres y excelentes. Si se aplica el mismo talante del Código a otras esferas, como la financiación de los partidos, la lucha contra la corrupción será mucho más completa.

3.- En cuanto a lo que se nos, adelanta sobre la Ley de Defensa, es decir, supeditar al Parlamento el envío de tropas en misiones de paz, de estabilidad o humanitarias al extranjero, sólo cabe plantearse si con ello se descartan las misiones de guerra y si el Parlamento va a ser convocado en secreto y a cualquier hora del día cuando la misión así lo requiera.