Archivo de Noviembre, 2004

Suiza

Sábado, 20 de Noviembre, 2004

Vaya, vaya. A Pérez le han cachado unas cuentas suizas muy sospechosas. Pero no prejuzguemos ni adelantemos acontecimientos. A lo mejor se trata de una caja de resistencia que Pérez y sus amigos de Batasuna han organizado al margen de la banca española para socorrer a los damnificados por el primer terremoto que se produzca en cualquier país del Tercer Mundo, ellos que son tan solidarios.

Además, como se advierte desde medios jurídicos, “tener una cuenta en Suiza no constituye ningún delito”. Les falta añadir como ejemplos que también el Papa tiene una guardia suiza, que los niños toman bollos suizos y que nuestras praderías están plagadas de vacas suizas. Por otra parte, aunque Pérez se haga llamar Carod-Rovira, no va a ser tan tonto como para prestar su nombre verdadero al frente de unos depósitos de 8.500 millones de euros de procedencia irregular. ¿Hemos dicho 8.500 millones? ¡Pero si eso es más de lo que ganaba Arafat en un día!

Las primeras informaciones sobre el caso afirman que esa bonita cifra se consigue a través de los ingresos realizados entre el 16 de julio de 2003 y el 28 de octubre del mismo año, es decir, poco más de tres meses. ¿Hay en la sala alguien capaz de realizar semejante acopio de pasta gansa legal en tan corto espacio de tiempo? Que levante la mano.

Si por Pérez y por sus compañeros impositores fuera, muchos desearían que se confirmaran todos estos extremos, pero por el bien de la sociedad es preferible creer que se trata de un infundio, que hay algún gato encerrado todavía no visible a la luz, que nadie se puede hacer con 8.500 millones de euros, o que estamos hablando de otras cantidades.

En cualquier caso, se está sugiriendo una perversidad mayúscula que afecta a uno de los socios del actual Gobierno. La intranquilidad debe apoderarse de la población hasta aclarar todos los depósitos. Y desear que no nos pase nada.

El plan

Viernes, 19 de Noviembre, 2004

Lo cuenta un confidencial, aunque no hace falta confirmarlo para darle crédito. Sitúense. Un ministro vuela de Barcelona a Madrid. A su lado se sienta un colaborador allegado y en una butaca cercana, lo hace un periodista dotado de buenas orejas. En determinado momento, el ministro reflexiona en voz alta con su ayudante: “Convenceros de que los emigrantes, bien tratados, son los que definirán nuestra estabilidad política”. Por si no le hubiese quedado claro, el ministro traduce y amplía la frase a su compañero de viaje: “Con un millón de votos de emigrantes, podríamos estar en el Gobierno tres legislaturas”.

El planteamiento es diáfano como el agua de las torrenteras. Los emigrantes que alcancen la nacionalidad española gracias al PSOE advertirán grandes diferencias entre ese partido y el que hoy ocupa la oposición. Si a eso se añade una política receptiva, grandes dosis de comprensión hacia sus religiones y cuatro detalles más, no hay por qué dudar que el voto de los nuevos españoles será para el partido del ministro durante tres legislaturas, tirando por lo bajo. No dice quién ganará la cuarta convocatoria electoral, pero se supone que serán unas siglas de nueva creación teñidas de panarabismo.

Si la historia se repitiese como en el siglo VIII, el PSOE sería el bando de los witicianos que llaman a Tariq y Muza para que les ayuden a acabar con don Rodrigo. En este caso no es Rodrigo Rato, pero anda cerca. Lo malo es que Tariq y Muza no les dan a los witicianos ni tres legislaturas. Se hacen con la península y aquí se quedan hasta finales del XV.

Tiene razón ZP, no seamos fundamentalistas con España. Repartamos tierras y poderes entre taifas y dentro de tres legislaturas no sólo será irreconocible para la madre que la parió, sino que tendremos mil madres y ya nadie podrá decir aquello tan obsoleto y trasnochado de que madre no más que una.

Fundamentalismo

Jueves, 18 de Noviembre, 2004

Ya lo saben, según el presidente del Gobierno español, quien hable de España como unidad consolidada, quien critique el bandolerismo estatal y quien defienda el artículo 2 de la Constitución es reo de fundamentalismo. No como él, fiel seguidor de Heráclito que fluye a diario en un magma indefinido, donde dos y dos son cuatro por la mañana, y 36,5 por la tarde.

Así lo ha dicho tan campante a los señores senadores, algunos de los cuales, fundamentalistas ellos, le preguntaron qué entendía el presidente por nación española, ya que si días atrás aseguró que el término nación catalana no le producía ni frío ni calor, cabe pensar que el día de mañana no le importará copresidir en igualdad de condiciones con Maragall el famoso partido internacional España-Cataluña de hockey a patinete.

Heráclito, como cantará estas navidades un innovador grupo musical en su tema “Yo ya no”, es el patrón filosófico de los cambiachaquetas, también llamados arribistas o mentes complacidas, cuya ideología se enfrenta a los fundamentalistas de Parménides, anclados en las verdades absolutas y eternas.

A la vista de todo ello, dado el cariz que tuvo el diálogo entre Escudero y Zapatero, debemos interpretar tres consecuencias inmediatas: que el Gobierno no da un duro por el artículo 2, que sigue diciendo amén a todo cuando le sugiere ERC y que considera superados y obsoletos por fundamentalistas los mapas colgados en las escuelas desde 1978.

El planteamiento es de una gravedad mayúscula, tanto por el significado que encierran esas palabras como por la ligereza con la que se expone. Las palabras del presidente tratan de ir calando en la opinión pública para que asocie el término fundamentalismo, que tan mala prensa cosecha gracias a los islamistas, con los defensores del orden constitucional. Una perversa estratagema cocinada en la retorta de la debilidad.

El apóstol laico

Miércoles, 17 de Noviembre, 2004

Tanto laicismo teledirigido está consiguiendo que se hable de religión como en los mejores momentos del padre Patrick Payton y su campaña del Rosario en familia. Hasta quienes mantienen tibias relaciones con los estamentos eclesiásticos comienzan a despotricar contra un Gobierno que a falta de acometer objetivos tangibles, dedica sus esfuerzos a la venta de humo, al desprecio por la familia, a quedarse sentado ante el paso de la bandera de un país aliado y a decirnos que éramos unos burros hasta que llegaron ellos, con su circo del bautismo seco, la boda sin novia y la extremaunción con pentotal sódico.

Eso sí, el presidente no se priva de darle un abrazo al apóstol Santiago, no vaya a ser que le tenga que pedir ayuda contra el moro. Cualquier día lo vemos en el Rocío, agarrado a la peana de la Virgen como los palestinos al féretro de Arafat.

Cómo será la cosa que en cuanto escarban con la punta de la uña se encuentran miembros de la Cienciología, de Legionarios de Cristo, de Sai Baba, del Opus, de la Fe Bahá´í, de la Masonería, de los Niños de Dios, de los Huesos y Calaveras, o de los Illuminati debajo de las piedras, en una perfecta sincronía de religión y poder. ¿Será que les molesta la competencia de la Iglesia Católica, o es el viejo plan del Anticristo?

Pero lo clamoroso no radica en el ataque en sí, sino en la ignorancia con la que se despachan todos estos temas. Bush gana porque lo votan los paletos de la América profunda, retrógrados y meapilas como ellos sólos. ¿Y quién votó a Clinton en su día? ¿La academia guatemalteca de la Lengua? En cambio a ZP lo vota la España progresista y desinhibida. ¿Y quién lo hizo por Aznar? ¿Franco resucitado?

Un asturiano pregunta en una carta al director qué va a pasar ahora con su Cruz de la Victoria, si las niñas van a poder llamarse Covadonga y si le cambiarán el topónimo a Santa Eulalia de Oscos. No exagera. Han llegado nuevos dioses y hay que adaptarse.

El vídeo de Pérez

Martes, 16 de Noviembre, 2004

ERC ha secuestrado los Presupuestos Generales de Estado y los mantiene ocultos en un zulo donde grabó un vídeo para ser distribuido por las televisiones. En él se ve a los pobres presupuestos con un cuchillo al cuello empuñado por Josep Lluis Pérez, conocido en círculos de la extorsión por el alias Carod-Rovira, debido a que su padre no sólo era guardia civil, sino también Pérez, y eso sí que no lo podía consentir un abanderado de la catalaneidad como él.

La grabación se realiza contra una pared de la que cuelga el mapa de los Països Cataláns, donde Valencia figura como Catalunya Sur y las Baleares, como Islas Catalanas. Aragón se libra. Un segundo individuo, con la barretina calada hasta el cogote para no ser reconocido, lee un comunicado en el que se informa que si antes del 22 de noviembre, ZP o algún miembro de su Gobierno no manifiesta públicamente que el valenciano no existe, el cuchillo rebanará el cogote de los Presupuestos sin compasión.

La Unesco, el Vaticano y la Academia de la Llingua Asturiana han intercedido a favor de los Presupuestos recalcando que ellos nada tienen que ver en la disputa lingüística y apelan al seny catalán para que puedan regresar al Congreso de los Diputados sanos y salvos, aunque sea para perder allí la votación.

Por su parte, la opinión pública ha expresado su inquietud por temor a que se generalice esta oleada de secuestros y se ofrezca a los niños un pésimo ejemplo de comportamiento.

En el Gobierno se barajan distintas reacciones al secuestro, desde el grupo que apoya una declaración en la que se diga: “Acabamos de enterarnos de que el valenciano no existe”; hasta quienes prefieren tirar de la lengua e imponer el latín macarrónico en todo el Estado.

El caso es que vivimos días de dolor y sufrimiento. Piensen por un momento en los angustiados padres de los Presupuestos.

Politono Ortega

Lunes, 15 de Noviembre, 2004

Ya no se emite ningún telediario que no contenga una novedad sobre telefonía móvil. Es indiscutible que la gente se pirra por el mundo del móvil, del teclado, los msm, los politonos y la madre que los engendró, pero si algún día quieren conocer a un bicho raro que no, que se quedó anclado en Graham Bell, hablen conmigo.

Sin embargo, como veo los informativos, estoy muy enterado de lo que se cuece en las cuevas de la telefonía. El martes te dicen que ha salido al mercado un móvil con el que puedes arrullar al bebé aunque tú estés en Pernambuco y el bebé, en Castrillo de los Polvazares. Vas y lo compras. El miércoles compruebas horrorizado que ya hay otro modelo con el que no sólo lo arrullas, sino que también lo puedes acunar mediante un vibrador acompasado. Entonces te das cuenta de que tienes un móvil obsoleto y lloras tus penas en cualquier cafetería de Pernambuco. Ni les cuento la novedad que incluye el telediario del jueves porque es algo relacionado con tu bebé y la Universidad a Distancia.

El proceso arranca cuando comenzamos a hablar de los inventos por generaciones. “Tengo un ordenador de la segunda generación”, se decía con indisimulable orgullo. Hoy ya es imposible. Como mucho podrás presumir de tener “un móvil del telediario del martes”, es decir, que ya es viejo.

Después está el tema de los timbres de llamada. Sólo pueden ser politono Chunguitos, politono portero por favor o politono Chiquito. Memeces. A nadie se le ha ocurrido un politono Ortega y Gasset, que tiene unas conferencias grabadas muy interesantes y que podías irlas escuchando a medida que recibes las llamadas: “…con el amor corregimos los errores de nuestra moral…” y al final se te queda.

Resumiendo, voy a poner el telediario para saber con qué innovaciones se les queda esta vez la cara de obsoletos a los propietarios de los móviles.

Última ratio

Domingo, 14 de Noviembre, 2004

Si desplegamos los elementos del caso Vera sobre una mesa tendremos a un lado la sentencia condenatoria del Supremo.

Enfrente colocaremos al presidente extremeño, pues Rodríguez Ibarra dice tener el convencimiento moral de que Rafael Vera es inocente, motivo por el cual le sugiere muy amable al ministro de Justicia que se introduzca el indulto por donde le quepa, para añadir más adelante que ese lugar se encuentra donde la espalda pierde su casto nombre.

Después encontramos a Felipe González, Guerra y otros, que también creen en la inocencia de Vera, pero a los que no les duelen prendas solicitar el camino del indulto.

Un poco más allá situaremos al Gobierno, con Zapatero y López Aguilar a la cabeza, cuyo pensamiento actual es el de negar el indulto a quien haya metido mano en los fondos reservados.

El propio Vera ocupa otra posición, la de un hombre desesperado que anuncia una trágica salida a la situación que vive y que según sus confidentes, no es la de tirar de la manta, sino la de dejarse morir.

El PP, que lo indulta de sus reponsabilidades en el secuestro de Segundo Marey y que ya no está en el Gobierno, representa otro posicionamiento ante el caso.

Finalmente, el séptimo elemento es la opinión pública, que contempla a los anteriores sin entender demasiado bien cómo es posible haber llegado a tamaña madeja, salvo que el objetivo fuese desde el primer momento construir una urdimbre tan enmarañada que resultase imposible distinguir ni los fundamentos del Derecho, ni la Justicia, ni los hechos supuestamente probados, ni nada de nada.

El recurso último de Ibarra trata de colgarnos de las conciencias la responsabilidad moral de lo que pueda ocurrirle a Vera, haciendo que estalle por los aires la confianza en las instituciones mediante la creación de una nueva figura jurídica, el dondelesquepa. No nos lo merecemos.

Valenciano

Sábado, 13 de Noviembre, 2004

Desde que Zaplana crea la Academia Valenciana de la Lengua en el 2001, con atribuciones que venía desempeñando la Real Academia de la Cultura Valenciana, la lengua oficial de esa comunidad, la que sirve para cobrar subvenciones y redactar las notas de prensa de las consejerías, sufre un proceso de acercamiento hacia el modelo catalán siguiendo la estela de las llamadas bases de Castellón, en contra de las normas del Puig, que defienden las características históricas del valenciano. Este proceso está en manos de los que en Valencia llaman pancatalanistas, enfrentados directamente con quienes apoyan una visión más autóctona de sus normas lingüísticas.

Pero a su vez, el catalán resultante de la gramática de Pompeu i Fabra de 1913 es una mezcla de las normas valencianas y el barceloní, con lo cual podría decirse que el valenciano tiende a ser valenciano de nuevo a través del catalán.

Toda esta ensalada de normas y decisiones políticas sobre la lengua que debe ser hablada o no, además de producir artificios de colorines, no guarda ninguna relación con el hecho de que un señor diputado de ERC se plante en el palacio de la Moncloa y sea recibido por un presidente del Gobierno con el escroto ahorquillado, débil y tembloroso.

Ya no se trata de que el Gobierno se encuentre cómodo en el arte de rectificar, sino en el de gobernar. El apretón de manos que ambos personajes se dan a las puertas de la Moncloa, y que deben repetir para que lo capten algunos fotógrafos despistados, no es un gesto protocolario, sino una estampa costumbrista con la que el Arniches de turno podría ilustrar la España del 2004. Es la estampa que nos espera ver en repetidas ocasiones de aquí a la próxima convocatoria electoral. Una estampa caricaturesca e infumable que debe avergonzar al PSOE por el síndrome de dependencia manifiesto, y al PP, por haberla favorecido desde la creación de la AVL.

11 de XI

Viernes, 12 de Noviembre, 2004

Que la muerte de Arafat se haya producido precisamente el 11 del XI va a servir para alimentar la maldición de ese número en asuntos relacionados con la actividad terrorista del entorno islámico.

De Arafat se repiten y repetirán dos biografías diametralmente opuestas y aparentemente incompatibles, aunque su verdadera trayectoria sea la suma de ambas.

El Arafat terrorista no impide el Arafat padre de la patria palestina; de la misma forma que sus corruptelas no evitan que sea un líder llorado.

Los dos Arafat han coexistido en vida del rais sin mezclarse ni anularse. TvE acaba de demostrarlo con un profundo análisis del recién fallecido en el que no figura ninguno de los episodios tenebrosos de su paso por el mundo. No es un fenómeno novedoso ni mucho menos, Franco, Stalin, Mao, Hitler y buena parte de quienes alcanzan ciertas dosis de poder son susceptibles de ser biografiados bien con un sesgo de admiración, bien con la pluma cargada en el tintero de sus maldades.

Quizás porque predomina la visión del pueblo palestino como víctima de Israel y de los restantes países árabes, Arafat tuvo en vida más semblanzas positivas que negativas, y sólo cuando su desaparición comienza a ser anunciada aparece el otro Arafat que llevaba dentro. ¿De cuántas muertes fue directo responsable? ¿Cuántos millones ha distraido a su pueblo? ¿Cuántas traiciones le sirvieron para apuntalar su indiscutible califato? y ¿qué mal le ha llevado a la tumba? son algunas de las preguntas que ahora corresponde contestar al juicio de la historia. En cualquier caso su liderazgo, a la vista de la evolución del conflicto, no parece acudir a dicho juicio con excesivas posibilidades de salir airoso, porque el hecho de haberlo mantenido durante toda su vida no es garantía de nada. El pueblo palestino tiene tan poco, que su líder fue un consentido.

I Have a Nightmare

Jueves, 11 de Noviembre, 2004

El sueño de Ibarretxe habría sido de todo punto legítimo si en las corporaciones locales vascas estuviesen sentados todos los concejales del PSOE y del PP que cayeron asesinados por los amigos del grupo que dice añorar. Habría sido de justicia si todos los elegidos para esos cargos en Euskadi pudiesen desarrollar su labor en libertad y sin amenazas. Habría sido generalizado si la ausencia de Batasuna no respondiese a una estricta aplicación del ordenamiento jurídico. Y como quiera que ninguna de esas tres circunstancias concurren, el sueño de Ibarretxe no es más que la expresión grosera de sus íntimos deseos de desterrar cualquier opción política que no comulgue con los principios fundamentales del abertzalismo, es decir, el mismo sueño que tenía Franco, pero ahora enmascarado con el disfraz de una supuesta democracia inorgánica.

Como es la enésima vez que el PNV plantea cómo entienden ellos el camino por el que se soluciona el llamado conflicto vasco, ha de ser también la enésima vez que se les diga lo muy equivocados que están, no vaya a ser que, puestos a imitar a Franco, imiten también a Hitler y utilicen las urnas para acabar con las urnas.

Ibarretxe podrá seguir soñando con verdes caseríos en los que el fornido Patxi y la rubia Nekane retozan su amor para engendrar vascos/vascos, pero los charnegos, gallegos, maketos y moros existen y son tan guapos como esa linda parejita de inmaculada sangre euskalduna. Incluso es posible que muchos de ellos, una vez afincados, se afilien a Batasuna o al PNV y se reconviertan en furibundos racistas. No sería el primer caso.

Por lo demás, el lehendakari debe saber que su sueño no se parece en nada al que dijo haber tenido Martin Luther King el 28 de agosto de 1963. En el de King se le aparecía una nación donde todo el mundo encontraba su espacio. En el de Ibarretxe sólo caben unos cuantos. La diferencia entre dream y nightmare es abismal.