Archivo de ‘General’ Category

Unha perna tapa a outra

Viernes, 16 de Junio, 2017

Campos y Martínez. Cómo se hace una moción de censura

El fracaso de la moción se quiere tapar con el anuncio de una nueva.

Tan grande es su desconfianza de que las urnas acaben por derrotar a Rajoy, que toda la fuerza se le va en fuegos de artificio, números circenses, paseíllos toreros cruzando el hemiciclo, morreos, aplausos, champú y autobuses con la cabra equilibrista por toda España.

En el fondo, una moción de censura sin socios suficientes, sin afán constructivo, con una gran carga de reproches y con poco realismo en las alternativas se convierte en un ejercicio malabar de cara a la galería, aunque lo que de verdad le importa a la galería es que el trabajo político reluzca en otras instancias de menor exposición mediática y de mayor influencia social.

Por eso hay que desconfiar de la eficacia de los caminos elegidos para mudar las caras del poder. Si el votante no cautivo llega a esa conclusión es más por lo bueno que ofrece quien se postula como nuevo, que por lo malo que se le afea al viejo.

Se trata de ilusionar, de mejorar y de crecer, tres verbos que conjuga muy poco quien se acaba de proponer como presidente, cuya mera imagen induce a pensar todo lo contrario. Y es que marea imaginar a ese señor en la Moncloa, como nos recuerda una de sus confluencias.

Es evidente que su especialidad es el espectáculo, lo inmediato y lo mediático. Le ha venido muy bien para situarse en poquísimo tiempo con un poder político increíble, pero considera que puede ser así para siempre. También lo creía Beppe Grillo y hoy, salvo error u omisión, está en caída libre.

Hay dos explicaciones, a cual peor. Una es que el personaje no sepa hacer otra cosa, y entonces se lo acabarán cargando. La segunda es que tenga razón en su estrategia, y entonces será él quien se acabe cargando todo lo que tiene a su alrededor. Es un caso de diván.

El rabo de la ley

Jueves, 15 de Junio, 2017

Todo es toro, hasta el rabo

Curiosamente, la chicha de la segunda jornada no la iba a poner ni el promotor de la moción, ni su presunto censurado, sino un tercero, el PSOE, que por sumar la coincidencia a la necesidad, se presentaba ayer como el eje de simetría axial entre ambos.

No era ajeno a ese protagonismo el mero estreno de Ábalos como portavoz sanchista. Más bien ése era uno de los atractivos, aunque no el más interesante.

Y lo cierto es que sin convertirse en una pieza para enmarcar, por los nervios y algunos titubeos, la prédica de Ábalos fue sobresaliente. Estuvo duro con el Gobierno y con el PP como la ocasión requería y lo hizo con precisión en los hechos y con partidismo en lo opinable. Es decir, todo lo que le cabría esperar, si nos olvidamos de la propia corrupción de su partido y de la abstención a Rajoy de los no sanchistas que ayer se reprodujo.

Entonces le tocó el turno al candidato Iglesias y el portavoz socialista volvió a estar a la altura de las circunstancias para rechazarlo por inviable, inverosímil y precipitado. No dijo letal, pero lo estaba pensando.

Por último, no podía bajar de la tribuna sin referirse a Cataluña y el portavoz se mantuvo en su acierto. Señores, a la ley le pasa lo mismo que al toro, que sigue siendo ley hasta el rabo, y no vale decir qué parte de ella se cumple, cuál se torea y cuál se viola.

En resumen, el debut del maestro Ábalos en el albero de la Carrera de San Jerónimo se saldó con nota alta. Hizo méritos para las dos orejas de Rajoy e Iglesias, y para el rabo de Puigdemont. Otra cosa es que la Presidencia se las conceda.

Para la anécdota quedará uno de los momentos más gloriosos de la moción, cuando Iglesias acusa de chulería a los diputados del PSOE. ¡Iglesias, que es a la chulería lo que el chorizo al cerdo! Pues sí, lo dijo y se sentó tan fresco.

La moción boomerang

Miércoles, 14 de Junio, 2017

Les hemos metido cuatro horas letales

Todo lo que se celebre en el Congreso de acuerdo con la ley es importante. Por eso queda excluido el 23F. Se celebró en el Congreso, pero no respetó la legislación vigente, de ahí que sea conocido como un golpe de Estado.

Si votan los catalanes como aboga Irene, ni se celebraría en el Congreso, ni sería legal, por lo que podríamos hablar de un golpe de Estado doble.

Pero la tronista también se abraza a la Constitución para denunciar lo que no se cumple. De modo que una de cal y dos de arena. Su discurso es tan endeble que dan ganas de leer un libro o de jugar al Candy Crash como hacen un ministro y el alcalde de A Coruña. No les aplaudo el gesto. Su obligación es atender a esta imitadora de Fidel Castro, así consuma ella ocho horas dándole a la húmeda, así seas tú un invitado.

Quienes pueden pasar del tostón somos los demás, especialmente a partir del segundo cuarto de hora de verborrea, cuando se han perdido las esperanzas de asistir a una sesión parlamentaria de altura y cunde la sensación de que los novios han sabido aprovechar el reglamento para darse el gustazo de convertir en noticia lo que no pasa de ser un mitin panfletario.

Largo y tedioso mitin de lugares comunes, corrupciones ya sabidas, infinitos reproches y nulas aportaciones, de vanidades a caño libre y de pérdidas de tiempo, donde todo está calculado, desde lo que ha de durar la tortura, hasta cuándo hay que aplaudir. Es el guateque de los pipiolos y la tabarra del Candy Crash. Es la moción boomerang porque quien la lanza, también la recibe en los morros: “Podemos creció al albur de la crisis y se desinfla cuando la economía mejora”.

¡Ah! ¿Pero las acusaciones de Irene no son verdad? Las que de verdad lo son, ya han sido publicadas y para ese viaje bastaba Google.

Pepe Hucha

Martes, 13 de Junio, 2017

Jugadoras de la selección nacional de baloncesto de Qatar

Algunos foros futbolísticos se refieren a Guardiola como Pepe Hucha. Quien así lo bautiza tuvo que investigar la etimología de su apellido para llegar a esa conclusión, porque efectivamente, una guardiola era una bolsa donde guardar el dinero, o sea, una especie de alcancía.

En ese sentido, Pepe Hucha ni siquiera es irónico, sino una simple traducción, como si a Liz Taylor la llamásemos Sabela Sastre.

Bien, pues el chico éste de la hucha, cuyo sentido del ahorro guarde Dios y lo acreciente, dijo el pasado domingo unas babosadas impresionantes que ignoramos si proceden directamente de su caletre o fueron inspiradas por algunos de los patriarcas de la independencia catalana que lo rodeaban, o sea, la pandilla basura que en base a extrañas florituras del lenguaje, cinco mentiras mal aderezadas y un morro que se lo pisan, trata de quedarse con las guardiolas de todos.

Eso de amar la tierra hasta decir basta puede dar unos resultados bárbaros, especialmente si tienes enfrente a unas víctimas que les ríen las gracias, les bailan el agua y apoyan el expolio, como es el caso.

Guardiola es todo un personaje del mundo balompédico, pero eso no le debería facultar para impartir pedestres lecciones de Derecho Internacional, prueba de lo cual ha sido el bochorno del pasado domingo y el ridículo en el que se ha puesto a la vista de todo mundo, especialmente cuando le dio por comparar a España con Qatar, un país donde la mujer se mantiene en nuestros niveles medievales. El hombre provocó más de una trombosis por vergüenza ajena. Lo mismo pasaría si lo ponen a hablar sobre la lírica malgache o el derecho consuetudinario caribeño. A quién se le ocurre.

Tendría que haberle contestado Sergio Ramos, y estamos seguros que le daría un buen revolcón ideológico, político y jurídico.

Ignacio, ferrolano

Lunes, 12 de Junio, 2017

Una foto imposible en Ferrol

Se han escrito tantas y tan hermosas reflexiones sobre el ejemplo de Ignacio Echeverría que no me consideraba capaz de competir ni en belleza, ni en originalidad con las alabanzas ya publicadas sobre el héroe del monopatín.

Aún así, cada día desde que se confirma su muerte y durante esos minutos en los que se decide el contenido de la columna siguiente, el nombre de Ignacio sobrevoló alrededor como la opción inexcusable del día, pero ¿qué decir de él que no estuviese ya negro sobre blanco?

Ayer fue su entierro en Las Rozas y al lado de los preparativos de los actos fúnebres, los lectores conocían la miserable reacción del alcalde de Ferrol, un tipo que dice llamarse Jorge Juan Suárez, que ha escatimado el reconocimiento de la ciudad a Ignacio, pese a haber nacido allí. En ese momento descubrí que faltaban, no una, sino miles de columnas por escribir sobre tan llorado muchacho.

Ignacio ha dado a Ferrol más lustre y prestigio internacional que el que Jorge Juan Suárez puede concebir en su corto y raquítico cerebro. Ignacio y él son dos polos opuestos que sirven para ilustrar la luz de la sabiduría y las penumbras más siniestras de la ignorancia humana.

Habla el alcalde de la poca vinculación que Ignacio ha podido tener en vida con Ferrol, y es en ese discurso mezquino, paleto e indigno, donde la autoridad municipal demuestra lo ancho que le queda el cargo que ocupa. Si hay muchos ferrolanos que piensan como él, aviados vamos para construir un futuro de paz y entendimiento.

¿Cuál es el mensaje oculto de este lamentable personaje? ¿Hay que aplaudir a los navajeros yihadistas? ¿Para ser ferrolano no basta con nacer allí? ¿Fuera de Podemos no hay salvación? ¿Nos fastidia el ejemplo individual frente a la masa aborregada? ¿Se puede llegar a una alcaldía siendo un auténtico desalmado? Quizá haya un poco de todo.

Hace 85 años

Domingo, 11 de Junio, 2017

Los campeones de 1932

En opinión de Azaña, “para que la autonomía no sea una broma y la región pueda subsistir”, se necesita que los ingresos cedidos sean mayores que los gastos de los servicios traspasados. Está hablando en 1932 y tiene la vista puesta en el Estatuto catalán, que se plantea como un auténtico disparate de financiación y objetivos.

El fin es separarse de la República y la financiación, que corra a cargo de aquélla, o como se dice entonces, que las provincias fieles a la unidad nacional mantengan a las secesionistas, porque el modelo catalán iba a ser seguido por las Vascongadas _ eso del País Vasco todavía no se estilaba_, y por Galicia.

No hacía falta ser Azaña para ver que se estaba construyendo un monstruo inviable que acabaría por tragarse a sí mismo por encima de cualquier otra consideración y así el Estatuto se ganó el repudio de todos lo que se veían obligados a participar en una subvención forzada sin ningún beneficio y todos los perjuicios.

Siempre quedaban en el camino tontos útiles que planteaban la cuestión entre la libertad de decisión de los catalanes y la España monolítica, entre nacionalismos y Estado, entre la una, grande y libre de Onésimo Redondo y la rica diversidad de las tierras españolas.

Bobadas. La pela era la pela y en ella radicaba el quid de la cuestión, porque si fuera al revés, si Azaña les dijese a los administrados no catalanes que el Estatuto les iba a liberar de impuestos o a proporcionar mayores presupuestos para sus necesidades, ese articulado ya estaría vigente desde 1932 y se habría buscado su encaje legal con cincel y escoplo.

Han pasado 85 años y estamos en el mismo punto. Con los nacionalistas, el dinero, el derecho a decidir, la ley y los tontos útiles casi en idéntica posición que entonces.

Incluso el campeón de Liga de ese año también fue el Madrid.

La Dama de Yeso

Sábado, 10 de Junio, 2017

El obispo Scaiola, dueño del gato

Le llamaron la Dama de Hielo, porque el título de Hierro ya estaba ocupado para la historia por Margaret Thatcher y nada había en sus rasgos que anunciase en Theresa May una competidora con ímpetu para arrebatárselo.

Sin embargo, para ostentar el de Hielo le abona el albo intenso de sus cabellos, aunque sean teñidos con el fin de disimular la canas que amenazan con hacer inútil el tintado. También tiene un leve parecido con la actriz Tilda Swinton, o sea, la Bruja Blanca de Narnia, tan hierática, errática y feldespática que no sabes si te va a arrullar con una nana, si avanza hacia ti dispuesta a clavarte un puñal por la espalda, o si tienes que internarla en urgencias porque le queda la sangre justa para sus funciones vitales.

Impenetrable, muda y falta de calor, fue Nick Clegg quien acierta en definirla como la señora del agua congelada. Pero más que hielo fue iceberg flotante de un lado a otro en su interés por pasar de ser favorable al remain (quedarse en la Unión Europea), a un segundo apostolado pro brexit. Quieras que no, esas cosas pesan.

También dijeron de ella que era una mujer increíblemente difícil, y parece ser que le gustó la definición, sin duda porque creía que le estaban alabando su resistencia para irse a la cama con cualquiera, aunque en realidad estamos viendo que se acuesta con Agamenón y con su porquero, así venga el viento.

Llegada al estrellato político por caminos de la necesidad, la casualidad y la precariedad, quiso probar su fuerza como los caballeros que intentan arrancar la espada de la roca y la hunde todavía más, pues donde había una cómoda y gubernativa mayoría absoluta, se ha quedado con la sangre justa, o quizá ni eso.

La Dama de Hielo tiene muchas posibilidades de que finalmente la historia solo la recuerde como la Dama de Yeso, por aquello de ver menos que el gato de Scaiola.

Lapsus molestos

Viernes, 9 de Junio, 2017

Ignacio Echeverría, el héroe del monopatín

A saber en qué estaría pensando Ana Pastor cuando dijo que la policía había asesinado a los terroristas de Londres. Se le escapó, aunque no hay noticias de que se le haya escapado jamás algo parecido para referirse al ejército de Maduro con motivo de las 66 muertes de manifestantes contabilizadas durante los dos últimos meses.

Los lapsus son así de selectivos. Freud los llamó “actos fallidos” y los consideraba manifestaciones del inconsciente con voluntad y razones propias para darse a conocer. Muy fuerte para ser creído así, sin más.

Qué diría el psicoanalista austríaco si hubiese escuchado a Zapatero cuando anuncia urbi et orbi que viene de firmar un acuerdo con Rusia “para follar”. No puedo creer que el presidente estuviese pensando en su inconsciente que se abrían nuevas posibilidades de expansión sexual con los pueblos eslavos y las pueblas eslavas. No, no se puede admitir. Tiene que ser otra cosa; pero claro, Freud siempre pensando en lo mismo.

Tampoco se puede imaginar que el propio Maduro sueñe con una orgía multitudinaria cuando recuerda que “Jesucristo había multiplicado los penes y los peces”, y que él va a hacer no sé qué cosa. Es imposible que este hombre que habla con los pájaros y las vacas como san Francisco de Asís, ocupe su cabeza con bacanales y saturnales.

Tres cuartos de lo mismo podemos decir de Mariano Rajoy cuando deja helados a los españoles, a sus socios europeos y al universo mundo que le escuchan decir “ETA es una gran nación”. Menos mal que todavía no era presidente y que tras el susto inicial, todos entendimos que quería decir “ésta”.

Por lo tanto estamos convencidos de que Ana Pastor no dijo “asesinado” como resultado de un lapsus inconsciente. En todo caso sería un lapsus consciente.

El despatarre y las Cartillas

Jueves, 8 de Junio, 2017

Despatarre por imposibilidad
Gonzalo de Cora

Acaban de llegar de Nueva York mi hijo con unos amigos, y naturalmente les he preguntado si allí las mujeres se sientan despatarradas en el metro, pues como sabrán, es la última gran preocupación de las feministas españolas, denunciar a los hombres que van en los transportes públicos con las piernas demasiado abiertas, invadiendo el espacio inmediato por culpa del síndrome de los cojones anchos, o manspreading.

Naturalmente me ha dicho que sí, y como tiene una colección de fotos sobre tipos neoyorkinos, rebusca en ella para mostrarme varias mujeres con el mismo síndrome, si es que se le puede llamar así a la tendencia natural del cuerpo humano hacia la comodidad despreciando las normas de urbanidad.

¿Y ahora qué hacemos? ¿Cómo les decimos que están equivocadas? O sea, que ellas también se despatarran y por lo tanto su campaña de los cojones es más falsa y prescindible que un paseo marítimo urbanizado.

En su afán por responsabilizar al macho de haber nacido así, con el aparato sexual externo, estas activistas se olvidan hasta de su madre. Nadie, en pleno uso de unas facultades mentales ya desarrolladas, defiende que sea de recibo sentarse en el metro, o en la sala de espera del proctólogo, como si estuviésemos cabalgando un hipopótamo. Pero ocurren dos cosas.

Una, que la norma afecta por igual a hombres y mujeres, y dos, que ya está recogida en cientos de manuales de urbanidad _ Cartillas, se llamaban _, donde los niñitos y las niñitas nos enterábamos de cómo comportarnos en convivencia y que han sido suprimidas del mapa educativo porque algún listillo creyó que no eran necesarias por venir de serie, y ya ven que no. Hasta Pablo Iglesias dispone sus piernas de Algeciras a Estambul para que pintes de azul sus largas noches de invierno.

Desnudos, pero del todo

Miércoles, 7 de Junio, 2017

No hay cartel sin arancel

Es curioso que la Asamblea Ciclista de Valladolid elija el desnudo como método efectivo para llamar la atención sobre su “indefensión ante el tráfico”, y a todo el mundo le parezca bien; y sin embargo, cuando los libreros de Zamora eligen otro desnudo para llamar la atención sobre la Feria del Libro de esa ciudad, los pongan de vuelta y media. Una Vuelta y medio Tour.

Es curioso que Rita Maestre opte por una completa exhibición del par mamario, vulgo tetas, para mostrar su disconformidad con la existencia de capillas católicas en la Complutense, y sea su misma formación política la que más alce la voz contra el cartel de los libreros zamoranos, en cuyo acierto estético o pifia iconográfica ni entramos ni salimos.

Todo ello nos sirve para establecer tres conclusiones. Primera, que la formación de la señorita Maestre se cree dueña y señora de la oficina donde se expenden permisos de nudismo, según y para qué objetivos

Segunda, que un posado es de derechas y un desnudo dinámico es de izquierdas. Y tercera, que si los ciclistas empelotados se las enseñan al cardenal Blázquez, o la tía de las domingas las destapa dentro de un templo, el desnudo adquiere virtudes celestiales, como los de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.

Como todo lo cual nos parece de una horterez, hortereidad u horterismo rayano en el pensamiento inane, proclive al colapso cerebral y a la estupidez permanente, deseamos a los del cartel mucho éxito con su feria libresca, que vendan en ella hasta que los billetes les desvencijen las cajas de caudales y no quede zamorano ni zamorana sin una manta cultural que les ampare ante el frío desolador que trata de imponer esta panda de zangolotinos salida de las más desérticas y ágrafas estepas, allí donde el desnudo es rey, pues nada hay con que cubrirse.