Archivo de ‘General’ Category

Leyenda negra.2

Viernes, 5 de Octubre, 2018

Los golpistas ya lo intentaron otra vez. Ésta es una portada falsa del Time en la que se cuestionaba la democracia española para favorecer la legalidad de su golpe

La revista Time, la misma que la cátedra periodística presenta como el paradigma de la objetividad profesional, incluye a Puigdemont entre los favoritos para recibir el Nobel de la Paz, que se falla esta tarde.

Desconozco los motivos en los que se basa el disparate. Puede ser realmente un finalista, o que lo diga una casa de apuestas hábilmente inflada, o una opinión de la revista, o que alguien haya pagado para que se publique.

En el fondo es lo mismo. Solo variaría el autor del insulto. Sí, porque si ese señor es digno candidato al Nobel _ no digamos ya si lo gana _, quienes defendemos unas formas democráticas de entendimiento estaríamos siendo insultados, vejados y despreciados, bien por los apostantes, por la revista o por la academia.

Es el mismo caso que el famoso lacito amarillo. Quienes lo llevan no están pidiendo la libertad de unos señores, postura con la cual se podría estar o no de acuerdo por simples razones humanitarias. No, lo que hace es acusar de antidemocrática una legislación que produce presos políticos, y tildar de tiranos, fachas o similares a quienes la defienden, o sea, al resto de la humanidad pues no hay país que consienta comportamientos como los de Puigdemont y encausados.

Que les vayan unos golpistas de turno a mover un metro los mojones de sus principios constitucionales al Time, a los EEUU, a la Academia, a Suecia o a cualquier país que pueda albergar las casas de apuestas donde han invertido un pastón los millonarios golpistas.

Verán entonces qué gracia les hace verlo como candidato al Nobel de Paz. Se tronchan.

Ahora bien, siendo España la víctima, no hay problema. Somos un pueblo que intenta autodestruirse desde hace siglos y aguantamos bien las leyendas negras. Será porque lo que no mata, engorda.

Desmontando a Torra

Jueves, 4 de Octubre, 2018

¿De qué dialogaron? ¿De Messi?

Como su propio nombre indica, Torra es tozudo y machacón, a imagen y semejanza de un mazo de Ferreiravella, allá por Riotorto.

Lo es por su propia condición, ya que de otra forma no lo habrían puesto donde está, y lo es también porque todo el proceso del golpismo catalán se basa en el principio castellano de “sostenella y no enmendalla”, inmortalizado por Guillem de Castro en los versos de Las mocedades del Cid.

Eso se sabía desde antes de la moción, en la moción y después de la moción, pero a pesar de ello Sánchez se dejó atrapar entre las pinzas de los insaciables catalanes, vascos, valencianos y podemitas.

Los más entrenados a la hora de apretar la extorsión _ “apretad, hacéis bien en apretar!”, Torra dixit _, son los catalanes, porque los vascos se habían tirado al monte y tenían que purgar las bestialidades cometidas.

Con todo y eso, Sánchez se envuelve en sus míseros 84 diputados y se zambulle en la laguna plagada de monstruos devoradores, tan grandes son sus ansias de que en casa le llamen presidente.

Llega y oferta diálogo, como diciendo que Rajoy no lo hacía. Ya se ve lo que le importa a Torra el diálogo. No figura en su hoja de ruta, salvo que se llame dialogar a que el Gobierno se abra en canal y rompa España mediante un harakiri televisado en directo por Rosa María Mateo, mientras revisa las cuentas de la sociedad patrimonial que acaban de descubrirle, para que se vea la gran patriota que es.

Pero con todo y eso, Sánchez insiste en charlar con quienes le chantajean y amenazan con dejarlo caer. Traducido al castellano, que les dará millones de euros hasta aburrir para que puedan seguir al frente de la Generalidad dedicándose a la destrucción.

Dicho de otra forma, que sigamos pagando nosotros el error político de no ver a Torra como lo que es, un cazurro chantajista dispuesto a destrozar Barcelona.

La cucaracha como modelo

Miércoles, 3 de Octubre, 2018

Empecemos por la taza

Las posibilidades de subsistencia son escasas. Habrá que fijarse en las cucarachas, que ésas aguantan hiroshimas.

El presidente de un organismo del Estado como es la Generalidad de Cataluña insta a las hordas desmandadas y desmadradas para que hagan trizas lo que les salga del píloro, empezando por el propio Estado.

Mientras tanto, el presidente de otro organismo también estatal como es el Gobierno de España _ al lector le sonará de algo _, dedica todos sus esfuerzos ese mismo día para acelerar el proceso de exhumación de los restos de un jefe del Estado que lleva 43 años muerto _ los cumple el próximo mes _, en un vano intento por demostrar que aquel señor y lo que representa está más hecho polvo que el Estado actual.

Como operación de imagen, la exhumación es bastante potente. No vale para nada, pero ocupa mucho espacio informativo y al que le parezca mal, ya sabe lo que le espera, facha redomado. Ahora bien, como baremo para examinar a un político es reveladora de la vacuidad ante la que nos encontramos.

El autor de una tesis falsa que tiene agujereado su Ministerio de Justicia y un ministro de Ciencia que miente está sostenido por PNV, PdeCAT, Compromís, Nueva Canarias, ERC, Bildu y Unidos Podemos, la mayoría de los cuales no solo no creen en el Estado español, sino que tienen como principal meta política hacerlo saltar por los aires, como ya intentaron en el pasado siglo bajo distintas siglas hasta que tropezaron con el señor del Valle.

Con ese panorama, el señor Torra se ve con fuerzas para arengar a los golpistas y para incendiar Pedralbes, si le apetece. ¿Acaso el objetivo no es paralizar la economía? Pues eso, lo están haciendo de fábula. Y encima nunca faltan despistados que les aplauden con las orejas, y uno ya no sabe si son peores los malos, los tontos o los inútiles, pues de todo hay en abundancia.

No fue surrealista

Martes, 2 de Octubre, 2018

Bretón menospreciado

La suma de Torra, Sánchez y Colau da como resultado la tormenta perfecta. Hay que llevar la mirada muy atrás para encontrar un avispero político de tal calibre y unas picaduras tan visibles sobre la piel de Barcelona.

La única esperanza es que la ciudad, por grande, resista bien todo lo que estos genios hacen por ella. Podríamos hablar de Cataluña entera, pero no es comparable con lo que sufre la capital.

Ayer ha sido 1-O, ya saben, una nueva efemérides en la ristra de derrotas que allí se festejan. El día que perdimos esto, el día que perdimos lo otro… Es raro que todavía no hayan incorporado el 27-O, que es la fecha en la que perdieron la autonomía por vía del 155. Quizás esté asimilada a la de ayer y vaya todo en el paquete.

Entre tanto, el golpismo hace de las suyas gracias a los ánimos que recibe del uno, a la inanición del otro y a la sonrisa siempre sospechosa de la tercera.

Menos mal que desde el exterior llegan bocanadas de esperanza. Puigdemont ha dicho que en la UE nadie apoya la independencia, como era sabido desde el principio. Mucho antes del 1-O del año pasado, cuando se vivieron esas escenas esperpénticas ya ancladas en la historia que ayer nos pusieron las teles.

Con los ojos entreabiertos para difuminar la imagen podía verse algo parecido a un programa de Gaby, Fofó y Miliki. Si los Aragón se proponen hacer una parodia de un referéndum chapucero les habría salido eso. Gente durmiendo en los colegios, uno que entra a toda prisa con las papeletas en una bolsa, otro que lleva una urna llena de votos y se le cae, Puigdemont a la carrera para votar, la policía de Charlot con las porras en alto, los mossos, de miranda, y una señora que llora emocionada. Los periodistas extranjeros dijeron que había sido surrealista. No, André Breton era una persona seria y aquello fue una tarde con los Payasos de la tele.

El cazador y su conejo

Lunes, 1 de Octubre, 2018

Parece un fake

Partimos de una apreciación opinable. Pedro Sánchez es un cazador con muy mala puntería, pero hasta este año la compensaba saliendo todos los días al campo y aliándose con quien hiciese falta para llenar su zurrón.

Él dispara a los cuatro puntos cardinales, rompe la cerámica que cuelga en el salón, encarga la bandera española más grande de la historia y acaba abrazado a quienes más la odian. Le da lo mismo, si al final cae el conejo, aunque para ello haya dejado sobre el campo unos cuantos terneros agujereados, tres buscadores de setas y siete topógrafos de Fomento.

Cuando se caza con un equipaje tan endeble de principios cinegéticos y de puntería lo lógico es llegar al cuarto mes de gobernación como él ha llegado; con la lengua fuera y los perros desesperados.

Y una vez en este punto, volvemos al principio, a disparar sin sentido contra todo lo que se menea, aunque ahora el conejo sabe Dios dónde está. Se le ocurre, por ejemplo, reinstaurar la censura, que es como si el cazador chapucero les prohíbe a sus amigos hacer bromas sobre él.

Además de ser muy feo cargarse uno de los pilares de la convivencia democrática, nada augura que a través de ese método se mejoren las capturas. Evitas que te pongan verde, pero tú sigues siendo igual de torpe.

Lo peor de este embrollo es que ahora todos dependemos del cazador y comemos de ese conejo día sí y día también. Por eso, cuando lo vemos avanzar por Times Square, seguido por más guardaespaldas que Messi en Argentina la tarde que falla un penalti, una terrible duda nos asalta sin que hasta ahora hayamos podido despejarla.

¿De quién se protege tanto este hombre? ¿Será acaso del conejo? ¿O habrá oído hablar de lo que le pasó a Kennedy y estará preocupado?

Yo creo que éste acaba en Hollywood.

La ciudad luz

Domingo, 30 de Septiembre, 2018

Se hace lo que se puede

Anda el alcalde Caballero muy sobrado de orgullo sobre las bombillas que van a lucir en Vigo estas navidades y se desternilla en risotadas de las que alumbrarán Nueva York, Berlín o Madrid, ciudades que al lado de la suya quedarán muy pequeñitas.

A los de Lugo, y muy especialmente a los de Sober, nos congratula enterarnos del alcance de estas luminarias que compaginan el simbolismo religioso con el resplandor comercial.

Esto es así porque precisamente quien lleva la luz eléctrica a Vigo es un hombre de Sober que hoy estaría muy satisfecho al comprobar el fabuloso desarrollo de un invento que él supo valorar antes que nadie.

Nos referimos a Antonio López de Neira y Freire, nacido en las tierras de Naz, un extraño topónimo que sin embargo es abundante en la parroquia soberina de San Miguel de Rosende y sus cercanías.

Los humildes orígenes de don Antonio no impiden que su biografía destelle con fulgor en la historia de Vigo desde el último lustro del siglo XIX. Incluso en su leyenda hay referencias a la luminosidad, pues se dice que llega a Vigo siendo lazarillo de un ciego, es decir, aportando luz a quien no la tiene.

Su ascenso empresarial, a base de trabajo y de una cabeza bien amueblada, le permite analizar en su justa medida la importancia de un invento al que llaman luz eléctrica. Don Antonio encarga en París la compra de una dinamo evolucionada del sistema Drummond y con ella ilumina su casa de la calle Príncipe en 1880. Durante los siete años siguientes, esas luces son las únicas de Vigo y a la ciudad se acercan gentes de toda Galicia para admirarlas, especialmente en las fiestas del Cristo de la Victoria.

Después lo hacen alcalde, claro. Como para no estar contentos en Lugo con las luces que este año se enciendan en Vigo.

La libertad de presión

Sábado, 29 de Septiembre, 2018

Si se quema a España ni se inmutan, pero quemar a Duque…

Señores, la libertad de expresión tiene un límite. No lo habíamos dicho hasta ahora por varias razones. La primera y principal, porque estábamos en la oposición y toda la mierda _ o buena parte de ella _, la lanzábamos nosotros mismos para erosionar a Mariano lo máximo posible.

La segunda, porque es un discurso muy poco progre, y nosotros somos progres hasta donde pone Bienvenidos a Marruecos.

Por otra parte, que se metan con el Rey e incineren su egregia efigie _ uff, casi me atraganto _, que frían un crucifijo en mantequilla, que tomen la unidad española por el pito del sereno o que ahorquen guardias civiles en las ventanas de las universidades, son manifestaciones del sentir popular que a nosotros tampoco es que nos molesten demasiado porque somos equidistantes con los problemas, pues nuestro pensamiento es republicano, laico, federalista y antimilitarista. ¡Toma ya! Todo lo que sirva para no ser nada,

Ahora bien, esto se ha pasado de castaño oscuro. Es intolerable que algunos se dediquen, día sí y día también, a decir que nuestro amado presidente copió unas frasecillas de nada _ unas citas que ni sirven para pie de página _, con el fin de acusarlo de plagio.

No es de recibo que al ministro de Cultura se le afee el hecho de incumplir con Hacienda, que a la de Sanidad se le achaque un máster cataléptico, que a la de Justicia se le descubran amistades poco recomendables y para colmo, al de Ciencia, con lo buenísima persona que es, le pillen ahorrándose impuestos con una sociedad patrimonial que hasta tiene pérdidas.

Hasta ahí podíamos llegar. Vamos a preparar una ley según la cual se podrá seguir disparatando contra lo divino y lo monárquico, pero amigo mío, si alguien pretende empañar la buena fama de alguno de los miembros de este gobierno, lo molemos a palos.

Duque, también en la Luna

Viernes, 28 de Septiembre, 2018

¿Quién tiene más charcos, Finlandia o Sánchez?

Sugiero a los estudiantes de Filología la realización de su tesis _ honrada, por supuesto _, sobre los cambios en el significado de las palabras que realizan algunos políticos de acuerdo con el momento que vivan, dentro o fuera del poder.

Obtendrán unos resultados asombrosos, se lo garantizo, y si necesitan algún tipo de prueba, basta que se fijen dos o tres días en la prensa del momento, porque se hinchan.

Como está reciente la última alternancia y como los recién llegados ya tienen más charcos que Finlandia, el país de los mil lagos, el ejercicio lingüístico que Sánchez impone a sus seguidores es brutal, pues lo mismo han de saber cómo referirse a una purga política en los medios públicos llamándola “criterios profesionales”, que considerar un “acto de agenda” el concierto de unos músicos muy molones.

Tenemos también la ambivalente peligrosidad del concepto maricón, así salga de unos labios u otros; el delicado ejercicio para distinguir entre el nepotismo de un enchufe a dedo y una contratación por méritos; entre ventajas fiscales y fraude a Hacienda; entre corrupción y amiguismo, y la estrella de las últimas semanas, entre tesis y bodrio, entre investigación y regalo, entre cum laude y cum toda la jeró.

El ministro Duque, con eso de moverse en las alturas, no evita que sus relaciones con los impuestos se lleven a cabo en las bajuras, o de eso se le acusa, y así vivimos un día tras otro, en un continuo cambio de significado morfológico, etimológico y sintáctico.

Una tesis en esa dirección nos ayudaría a comprender la rapidez con la que el adalid de la limpieza pasa a encabezar mil charcos por trimestre y pretende continuar chapoteando con solo modificar el significado de las palabras.

Todo está en orden. Duque ha demostrado que no sabía lo de su sociedad porque estaba en la Luna, con el presi.

Nuevos ricos

Jueves, 27 de Septiembre, 2018

Los Tramchez

Unos presidentes llevan a sus parejas cuando se van a hacer la foto con sus colegas de EE UU y otros no. Rajoy no la llevó, por ejemplo. Y la laborista Jacinta Arden, primera ministra de Nueva Zelanda, que ayer estuvo con Trump en Nueva York, tampoco.

Charlan, se fotografían, hablan a la prensa, pero ni rastro de su pareja, que se había quedado en el hotel cuidando al bebé de ambos. Zapatero había ido con las niñas. Como eran góticas, en vez de visitar Orlando con Micky Mouse, las lleva a un sitio donde huele a azufre, como decía Chávez.

El nuevo encuentro sideral tuvo lugar ante una pared del The New York Palace Hotel que luce un precioso repujado, aunque siendo mucho menos glamourosa que el fotocol de la Casa Blanca.

Se informa que la señora Sánchez _ en esa condición estaba allí _, utiliza para el evento un Delpozo valorado en 2.300 euros, que ni es mucho, ni poco dinero. Sencillamente, no es, porque la mujer parece una tercera bandera en el conjunto, la de Australia o por ahí.

Hoy se cumplen los tres meses y 24 días de la entronización de Sánchez. No es una cifra redonda ni nada que se le parezca. Es lo que dice el calendario, y en este corto período da la sensación de que los Sánchez han cumplido paso a paso los planes de unos nuevos ricos llegados a la Moncloa para disfrutar el premio que les toca en Un millón para el mejor. Para ir en helicóptero a los sitios _ cuando no en el Air Force One _; para hacerse una preciosa foto con vistas a los Trump, bien guapa ella con su Delpozo; para trabajar por las mañanas en un buen chollo africano, para colocar a amigos y parientes en los más encumbrados despachos, para cambiar los muebles de palacio; en fin, para cumplir un sueño propio, y varios ajenos, porque sus socios de moción están que flipan, más callados que la tapia del cementerio.

La ministra de corazones

Miércoles, 26 de Septiembre, 2018

¡Que le corten la cabeza!

Verse mezclada entre ciertos nombres _ Villarejo, Garzón, el Gordo _, no ha sido del agrado de Dolores Delgado, ministra de Justicia, y desde hace días vive en un sinvivir. De hecho ha negado en tres ocasiones que fuese cierta su presencia allí donde se le sitúa. Igual que San Pedro apóstol. No confundir con el de la Moncloa, que ése es Sánchez.

Y para dar satisfacción a su cabreo, decide cortar las cabezas de su equipo de prensa al más puro estilo Reina de Corazones en la historia de Alicia.

Sin embargo las pruebas acaban por localizarla entre los mencionados señores, quienes la tratan de Lola, su nombre amical y familiar, y con los que charla de ciertas cosas que el pudor nos impide repetir.

La ministra ha subido varios enteros su enfado y se puede decir que ayer por la mañana había alcanzado el grado 8 sobre 10 en la escala que mide la furia. Si hoy llega a 9, pasado mañana explota.

Lo cierto es que la grabación de ayer no deja lugar a dudas. La ministra tiene un cabreo de no te menees, aunque los que se meneaban eran la mesa que tenía delante y el micrófono, pues ambos retumbaron a cada golpe.

El ciudadano quisiera consolarla, porque la ira y la justicia pegan menos que un butelo con nata montada, y quien está al frente de un ministerio así, no debe perder nunca la calma.

Pero claro, el ciudadano desconoce la causa exacta de su desesperación. Si es por verla con Villarejo; si por verla con Garzón. Si por el audio, que es muy viejo, o por llamarle a un ministro maricón. Si por ser pillada en mentiras flagrantes, o porque le piden que dimita cuanto antes.

Las grabaciones se cortan, se pegan y se montan, dice ella. Pues entonces ya está. Que se despeguen y se desmonten, a ver qué dicen ahora. Seguro que todos hablan del tiempo.

Y sobre todo, calma; mucha calma.