Archivo de ‘General’ Category

Fernández del Riego, Galicia como guía

Jueves, 7 de Enero, 2021

Sendo alumno de Dereito, o de Lourenzá abre o curso universitario de 1933 co ideario da súa vida

NON SERÁ DIFÍCIL demostrar a imposibilidade física de realizar un resumo cabal da obra de Francisco Fernández del Riego (Lourenzá, 1913), pero recoñecelo é un xeito de dicir que é enorme.

O pai de don Paco, Vicente Fernández Díaz _ agrarista e rico comerciante, como di a prensa _, era orixinario da parroquia de Santa María Madalena de Cedofeita, preto de Ribadeo. Sendo moi novo fai a guerra de Cuba como voluntario.

Logo reside na Habana traballando no comercio ata que se monta pola súa conta. Fai cartos e volve a Ribadeo, onde coñece a Amada del Riego Fernández na clínica dun dentista que é amigo común. Casan e marchan a Vilanova de Lourenzá. Alí nace Francisco tal día coma hoxe de hai 108 anos.

Vicente era vicesecretario da Sociedade Agrícola Conde Santo cando cae nunha emboscada a noite do 15 de setembro de 1918 en Pena Corveira. O agresor é o exalcalde de Riotorto, Antonio Bermúdez Leibas, e Vicente recibe varias feridas que poñen en perigo a súa vida. Francisco, un neno de 5 anos, gardará do feito as peores lembranzas.

Despois dos estudos en Lourenzá e Mondoñedo, cursa o bacharelato superior no colexio dos escolapios de Monforte, e cando está en Sexto, asina o que, segundo as nosas contas, é o seu primeiro artigo xornalístico, titulado “El Monasterio de Lorenzana”, aparecido en El Ideal Gallego o 1929, un ano antes de rematar os seus estudos medios.

Comenza Dereito en Madrid e regresa máis adiante a Santiago, onde tamén fará Filosofía. Non é necesario agardar a que as remate para descubrir que aquel rapaz é dunha calidade excepcional. De feito, el, como alumno, e Abelardo Moralejo, como catedrático, abren o curso do ano 1933, cando xa é un destacado militante galeguista e forma parte do comité organizador da homenaxe a Rajoy Lelup, pola redacción do Estatuto.

O rector nese intre é Alejandro Rodríguez Cadarso, e curiosamente será Antonio Rodríguez Cadarso, quen lle faga a primeira entrevista cando 27 anos máis tarde pronuncie outro dos seus grandes discursos, o de aceptación como académico da Galega.

Nese acto de 1933, Fernández del Riego fala no nome da Cámara Federal de la F.U.E. A súa intervención é o ideario exacto que presidirá a súa vida, no só na procura dunha Universidade Galega, senón de levar o galeguismo a todos os eidos da cultura e da sociedade, o que repetirá don Paco en centenares de artigos, entrevistas e intervencións públicas.

Abonda ler as súas verbas ese 2 de outubro para coñecer o seu pensamento político, do que non se afastará o máis mínimo durante os case oitenta anos que lle quedan aínda por vivir.

Boa parte do discurso segue os pasos dados en Cataluña respecto ao bilingüismo e que el vindica para Galicia, así como a autonomía para o nomeamento de catedráticos, a Residencia de Estudantes e as especialidades de Xeografía, Historia, Etnografía, Filoloxía e Literatura galegas.

Logo virá a creación da editorial Galaxia, a institución do Día das Letras Galegas e tantas iniciativas que don Paco finaliza coa doazón a Vigo da biblioteca e a pinacoteca que amoreou xunto a súa dona, Evelina Hervella Nieto.

Salvador Lorenzana, ou Cosme Barreiros, dous dos seus alcumes xornalísticos, ingresa na Academia o ano 1960 e na súa primera intervención solicita a entrada na institución de dous paisanos. Un, que xa debería estar nela, Álvaro Cunqueiro, y outro que non pode tardar, Ánxel Fole.

En Mondoñedo será don Paco quen conteste o discurso de don Álvaro.

González López, un gobernador republicano en el Alcázar

Jueves, 7 de Enero, 2021

El cuarto Gobierno Civil para el que es destinado resulta ser el de Toledo en 1936

EL ABOGADO MANUEL María González López (Lugo, 1892) es nombrado gobernador civil de Toledo el 14 de junio de 1936. Su suerte está echada. Va a vivir el 18 de julio en la ciudad de las tres culturas, y lo hará en un cargo que entonces nadie envidia.

Desde la llegada de la República, su amistad con Santiago Casares Quiroga y su papel protagonista en la proclamación de la misma en Vigo le abren las puertas de cuatro gobiernos civiles sucesivos: Huesca, Córdoba, Albacete y Toledo. Los mandatos no son largos, como tampoco los gobiernos a los que representa y él, como los demás, está sujeto al llamado baile de gobernadores.

No obstante, en Albacete el poncio lucense se va a enfrentar a un grave problema, de ésos que solo se solucionan con un nuevo cambio. En su toma de posesión, el 19 de marzo de 1936, Manuel María expone su mensaje delante de los representantes de la izquierda, los únicos que acuden al acto. Lo dice allí y lo escribe en una circular que dirige a los alcaldes. Está dispuesto a mantener el orden con toda energía y les manda que actúen en sus respectivos municipios con el mismo rigor.

Como es fácil colegir, los principales destinatarios del discurso son los elementos, controlados o no, de la derecha, principales interesados en demostrar que la República no es capaz de mantener el orden, ni de hacer cumplir la ley.

El recibimiento a Manuel María es el peor que se puede concebir en esas circunstancias, pues el 25 de marzo, apenas seis días después, el cabo comandante de la Guardia Civil de la localidad de Bonete es brutalmente asesinado y masacrado por una turba de jornaleros cuya relación con la izquierda es imposible de disimular. El nombre de la víctima parece señalar el destino que le aguarda al gobernador, pues se llama Joaquín Alcázar Díaz. El 14 de junio, tras permanecer menos de tres meses en Albacete, Manuel María González es trasladado al mismo cargo en Toledo, donde su Alcázar se dispone a vivir uno de los episodios más conocidos de la guerra civil española.

Por falta material de espacio, el relato completo de lo que allí acontece puede leerse en https://www.elprogreso.es/seccion/indice-lucenses-singulares, o a través del código QR final.

Al margen de ese episodio crucial en la vida de Manuel María González López, digamos que el año 1911 estudia Derecho en Santiago y escribe la pieza teatral Antón de Freixide, estrenada por la Tuna Escolar Gallega el 4 de febrero de 1915 en el Teatro Principal de Santiago.

Va a participar en la II Asamblea Nacionalista de 1919 y tres años más tarde es concejal en el ayuntamiento de Santiago y presidente del Centro Republicano de esa ciudad.

En 1929 ejerce como abogado en Vigo y en el 30 asiste al Pacto de Lestrove como militante del Partido Republicano Radical Socialista.

El 14 de abril del 31 proclama la república en Vigo y ese mismo año, la cercanía a Casares Quiroga le valdrá para ser nombrado gobernador civil de Huesca, al que seguirán los ya citados hasta llegar a Toledo.

Al final del asedio al Alcázar, el 5 de octubre de 1936, regresa a Galicia con una carta de Moscardó en la que certifica que “ha observado una conducta ejemplar al frente del Gobierno civil de la provincia hasta el mismo momento de la declaración del Estado de Guerra. Impidió las demasías y atropellos de los marxistas y veló en todo momento por el imperio de la Ley, sin someterse a presiones de ningún género”.

Desde 1940 reside en A Coruña, donde fallece el año 1975.

Sobrado Pereira, de Chantada a las pornochanchadas

Martes, 5 de Enero, 2021

Protagoniza, dirige y produce docenas de películas de Serie B en Brasil

LA VERDADERA HISTORIA de Manuel Augusto Sobrado Pereira (Chantada, 1928) daría para una sabrosísima novela y naturalmente, para una película movidita, que siempre fue lo suyo. Aquí, ya lo adelantamos, nos vamos a quedar cortos de espacio.

Nace en Santa María de Sabadelle y en 1953 se marcha a Brasil para dedicarse en Sao Paulo al sector inmobiliario, aunque antes de acabar la década ya entra en contacto con el cine, donde comienza siendo actor bajo el nombre de Augusto Pereira y más tarde, como productor, como M. Augusto Cervantes. Morirá allí a los 60 años.

Un hecho fundamental en su vida es el encuentro con José Mojica Marins, alias Zé do Caixâo, hijo de un torero español que a veces es descrito como una fusión entre Jesús Franco y Narciso Ibáñez Serrador, aunque en nuestro criterio, es muy inferior a ambos.

José lo hace debutar como actor en A sina do aventureiro (1957), “um western brasileiro repleto de emoçoes”, y luego en el melodrama Meu destino em suas maos (1961).

Seguidamente encaran la producción de películas de terror como A meia-noite levarei tua alma (1964), que es donde aparece el personaje Zé do Caixâo. A partir de ese título, Augusto funda la productora Iberia Cinematográfica, que lleva a cabo Esta noite encarnarei no teu cadaver (1966) y O estranho mundo de Zé do Caixâo (1967), de bastante éxito. Un libro de André Barcinski e Ivan Finotti titulado Maldito cuenta su peculiar relación con Mojica.

En julio de 1967 regresa a Chantada en compañía de su paisano José Ledo con la idea de promocionar sus producciones en España a través de Suevia Films de Cesáreo González, algo realmente difícil en aquellos años. En el cine Yeca organiza un pase privado de Esta noite… al que asiste Ánxel Gómez Montero, corresponsal de El Progreso, entre otras personas.

Ánxel advierte que la tijera de la censura española no va a salvar ciertas escenas subidas de tono, como se decía entonces, y lo cierto es que no solo eran unas escenas.

El corresponsal informa que la película costó 280 millones de cruceiros, lo que permite dotar de gran verismo la presencia de tarántulas y serpientes. 600 jóvenes participan en un casting para elegir a las siete protagonistas, aquella “que fueron capaces de soportar las aterradoras pruebas a las que fueron sometidas”.

Cuenta la historia de un doctor obsesionado por encontrar la mujer ideal y las somete a pruebas atroces en las que muchas sucumben. La elegida le dará un hijo. Aunque el film es en blanco y negro, cuando el protagonista es arrastrado al infierno, esas escenas son en color. Ánxel dice que es el mito de don Juan.

Antes de marchar, Sobrado y Ledo afirman que quieren rodar una serie de reportajes de Chantada y su intención es que el Folión de carros aparezca en una futura película, lo cual no se cumple.

Aunque el sueño de conquistar el mercado español se desvanece, Sobrado inicia entonces una nueva línea de producción erótica o directamente pornográfica, ya apuntada antes y que en Brasil, cuando son de baja calidad, se conocen como chanchadas.

A través de MASPE Filmes, su nombre aparece en películas como Meu nome e Tonho (1969); Dgajao volta para vingar (1971); A virgem e o machao (1973); Como consolar viuvas (1975); Mulher, mufher (1980); A fame do sexo (1981); O sexo nosso de cada dia (1981); Volupia de mulher (1984); Senta no meu que eu entro na tua (1984); Mulheres taradas por animais (1986) y otras hasta un total de 16.

Buón y Coya, el sacerdote poeta e improvisador

Lunes, 4 de Enero, 2021

El religioso de Mondoñedo también fue violonchelista de aquella catedral

LENCE-SANTAR LO incluye entre los poetas de Mondoñedo y la fama que arrastra Francisco de Paula Buón y Coya (Mondoñedo, 1838), es que improvisa y versifica con una gran facilidad. Dice que era capaz de hacerlo mientras toma un café, o de paseo, como si no quisiese darle importancia a sus versos.

Es más, la misma fama que se repite desde su trágica muerte, como veremos, es que mantiene conversaciones en verso con gran fluidez, por lo que debemos suponer que su contertulio también lo hace.

Era hijo del organista de la catedral, Tomás Buón, y de Manuela Coya. Recibe una doble educación, pues mientras estudia en el Seminario de su ciudad, don Tomás lo instruye en música.

El resultado de esas clases también es doble, pues se ordena el 30 de mayo de 1863 y llega a ser presbítero y violonchelista de dicho templo.

Cuando cumple los 34 años, la mañana del 14 de agosto de 1872, se encuentra en Foz y se dispone a regresar a Mondoñedo, para participar en las vísperas de aquella tarde. Antes de emprender viaje, tentado por el calor, aprovecha su presencia al lado del mar y se da un chapuzón en la ría, pero algo va mal, porque o no sabe nadar, o se introduce en alguna zona peligrosa, y el resultado es que fallece ahogado.

Su entierro tiene lugar en el propio cementerio de Foz. Uno de los pocos versos suyos que se conservan, canta también una trágica muerte: “Mi hermosa niña murió. / Voló al Cielo su alma bella. / Ni pudo perder más ella. / Ni pude perder más yo”.

Otro poeta y sacerdote de Vilalba, también estudiado por Lence-Santar, el párroco Xosé María Chao Ledo, tío abuelo de los Chao Rego, le dedica una breve composición al conocer la noticia:

“¡Oh Buón! ¡Oh Buón! / ¿Qué triste impulso te llevó de los mares a la falaz orilla? / Y en brazos de las ondas prontamente / rodando en giros mil la sima tocas / exánime, languiente, / y estrellaste veloz contra las rocas”.

Se sabe que en ese último día estaba acompañado de otro religioso, que al verlo luchar contra las olas, se lanza a nado para intentar salvarlo. Sin embargo, Buón comprende que no podrá conseguirlo y que probablemente ese esfuerzo supondrá la muerte de ambos, por lo que le ruega que no lo intente y que se limite a ejercer como sacerdote, absolviéndolo de sus pecados en aquel trance final, como así hace.

Al cumplirse 22 años de su muerte, la prensa de Mondoñedo lo recuerda con una breve antología en la que figura El Sol del Vaticano, que también habla del mar, de tormentas y de muerte.

La composición fue una de las que escribe “tomando café y charlando”, en este caso, para entregar a la Juventud Católica de Mondoñedo, con motivo del 25 aniversario de Pío IX. Como improvisador se acerca a los regueifeiros que siempre fueron muy bien valorados por el público gallego.

Otros dos poemas de los que se han recuperado se titulan La Redención y La España que muere.

Todas esas razones confluyen para que Buón y Coya sea más recordado como poeta que como músico, pues se cuenta que sus versos pasan de boca en boca viviendo un éxito oral hasta que aparece esa pequeña antología de 1894.

Los errores de métrica que presentan algunas de sus composiciones se atribuyen más a quienes repiten sus versos que a un error propio, pues está considerado como un poeta pulcro y culto.

Fue un hombre de carácter jovial, simpático y generoso, que muere sin poseer la más mínima fortuna, ni siquiera para salvarse de ese fatal accidente que acaba con su vida.

Eduardo Seijas, pionero de los mapas hidrológicos

Domingo, 3 de Enero, 2021

El farmacéutico de Chantada, establecido en Palas de Rei, también fue especialista en heráldica y el Camino Francés

UNÍA ERUDICIÓN Y simpatía, ciencia y humorismo, investigación y tertulia, por lo cual los resultados obtenidos abarcan también un amplio espectro, que va desde la fundación de O Mintireiro, a la realización de mapas pioneros, pasando por muchas cosas más.

Eduardo Seijas Vázquez (Chantada, 1907), se hace farmacéutico en Santiago siendo cabo del Regimiento Zamora y como tal es nombrado auxiliar de Farmacia en el hospital coruñés con veintitantos años. Después va a Monforte de Lemos, de 1930 al 1942, y a partir de ahí, a Palas de Rei, que es donde se establece hasta que muere en 1978.

El eje sobre el que pivota la actividad de Eduardo Seijas será su rebotica, llamada el Liceo de don Eduardo, o el Senado de Palas, a medida que sus habituales ganan en años y en sabiduría. El segundo del Liceo en jerarquía es Amando Losada Díaz, con quien va a escribir una de sus producciones más celebradas, El Camino Francés en la provincia de Lugo (1966), que será declarado libro de interés turístico y que contiene infinidad de conocimientos de variadas disciplinas, como lo fue su Contribución al catálogo de la flora de Lugo (Palas y Guntín), de 1952.

El que será futuro presidente de la Diputación, colaborador de El Progreso esos años, Luis Cordeiro, publica en este periódico una amplia entrevista con ambos autores en la que se repasan sus conocimientos topográficos, e históricos- artísticos de la ruta, la vinculación de los Ulloa y una pequeña aportación de la que se sienten muy orgullosos, pues constatan que el alto del Rosario es el primer punto desde donde el peregrino ve el Monte do Gozo.

De gran relevancia son los mapas hidrológicos de Lugo, Ourense, A Coruña, Guipúzcoa, Logroño, Ciudad Real y Jaén, por el carácter pionero de algunos de ellos. En tercer lugar se deben citar sus estudios de heráldica y su colección de escudos gallegos, de los que cataloga más de catorce mil con un método original del que hace partícipe al Seminario de Estudios Gallegos P. Sarmiento, donde los expone en una ocasión, al igual que en Foz y Palas.

Sus publicaciones estudian la heráldica gallega, la española y la jacobea, con especial atención a la venera. Y en el terreno anecdótico hay que añadir su Pequena estoria dun gran café, sobre el Royalty chantadino, con grabados de Ánxel y en recuerdo de Julio López Yebra.

Seijas es distinguido con la medalla de bronce del Consejo General de Colegios Oficiales Farmacéuticos de España y las encomiendas de Alfonso X el Sabio y de la Orden Civil de Sanidad. Era inspector médico municipal desde 1940.

El Liceo de don Eduardo está detrás de la edición de O Mintireiro Verdadeiro, de José Regadío, que ellos firman como O Tronas (Seijas) y Doutor Alodi (Losada).

Una vertiente más de su labor investigadora es su afición por la arqueología que le lleva a realizar interesantes descubrimientos en los castros de los alrededores, con hallazgo de objetos que van a parar al Museo Provincial de Lugo, dirigido entonces por su homónimo de apellidos cruzados, Vázquez Seijas.

Y naturalmente, también fabrica remedios para enfermos, labor donde alcanza fama de filántropo, pues cobra de acuerdo con las posibilidades de casa cual, o no cobra.

En el homenaje que le rinden los farmacéuticos, presidido por Antonio Carro Martínez, Ramiro Rueda destaca su intervención en el famoso caso del alcohol metílico y el doctor Folch pone de relieve que gracias a él, Lugo ha sido la primera provincia española en disponer de mapa hidrológico.

Manolo Araújo, el niño de coro de García Julbe

Domingo, 3 de Enero, 2021

Toda una vida dedicada a la música como cantante, compositor, director e instrumentista

VICENTE GARCÍA JULBE es uno de los principales musicólogos españoles de música sacra del siglo XX. Fue maestro de capilla en la Catedral de Lugo, profesor de Gregoriano en el Seminario y fundador y director de la Schola Cantorum entre los años 1928 y 1942. También participa en la génesis de Non chores Sabeliña, de Freire. Por sus clases pasan todos los niños del coro de su tiempo.

Uno de ellos fue Manolo Araújo Pérez (Viana do Castelo, 1924), criado en Mondoñedo desde tres años después, a donde llega con sus padres y un hermano mayor. La muerte de la madre y del hermano lo lleva a ser acogido por otra familia de la ciudad.

Estudia en el Seminario, donde destaca por sus condiciones vocales y pasa a ser niño de coro. Con Alejandro Palacio es llamado para la catedral de Lugo y ahí establece contacto con García Julbe.

El 12 de febrero de 1938, con ocasión del Día del Papa, es uno de los principales protagonistas de la velada que va a presidir el obispo Balanzá y Navarro. Interviene en solitario para cantar el romance Divino timonel. También forma parte del cuarteto armonizado por García Julbe para interpretar Canto do arrieiro, Canto do berce y el motete Tu es Petrus, original del director.

Araújo siempre lo reconocerá como el hombre clave en su educación musical: “En Lugo me he formado y aquí hice numerosos amigos. Recuerdo casi con emoción la figura menuda de García Julbe, maestro paciente y perito, y sobre todo, director insuperable. Sus enseñanzas han sido la base de mi carrera musical”.

En efecto, cuando regresa a Mondoñedo lleva un bagaje de conocimientos suficiente que le permiten afrontar otras actividades en el campo musical, no solo como cantante, sino también en la composición e incluso actor y autor teatral, cuya primera experiencia tiene durante sus estudios eclesiásticos.

Antonio Reigosa, que ha seguido su trayectoria, añade otra actividad deportiva al margen de las corcheas, como es la de portero de fútbol en Mondoñedo y Luarca.

Pertenece al Orfeón de la Sociedad de Obreros Católicos, que preside Emilio Díaz Jácome, y al coro de Educación y Descanso, antes de saltar al mundo de la música ligera como saxofonista de la orquesta Ritmo y como creador de la orquesta que lleva su nombre.

Logra reunir a diez músicos y tres de ellos, Manolo Paz, Antonio Castro y él mismo, forman el trío vocal Araújo, que actúa en otras ocasiones. Además de cantar, toca la guitarra, el acordeón y el saxofón. Los contratan en toda A Mariña lucense y en el occidente asturiano. Con motivo de las fiestas de San Lorenzo de 1955, La Sociedad, de Foz, anuncia la actuación de la “Orquesta Araújo y sus muchachos”, lo mismo que en Mondoñedo, Lourenzá, Barreiros, Melide…

Van a Coruña e interviene ante los micrófonos de Radio Nacional de España. En Lugo los contrata el Casino y aprovechan para cantar en Radio Lugo.

Manolo también dirige varias misa cantadas con diversos motivos en iglesias de la provincia.

En los años siguientes estará en la Orquesta Royalty y en la Melodías. Es uno de Los Trovadores, un trío de acordeonistas, que son llamados desde las provincias limítrofes.

Manolo muere en 1991, después de recibir un homenaje en el salón de actos del San Rosendo con la actuación de Los Españoles.

En sus funerales también hay música a cargo de la banda de la Asociación Cultural Pascual Veiga y el Orfeón de la Sociedade de Obreiros Católicos, al que él perteneció. Y se representa un fragmento de su obra de teatro Na tasca do Cacharelo.

J.I. Cuadrado, famoso de la noche a la mañana

Viernes, 1 de Enero, 2021

El lanzamiento del primer LP del grupo supuso alcanzar la fama a las pocas horas de actuar en TvE

LA CASA FAMILIAR de los Cuadrado está en Santa María de Bacoi (Alfoz). Allí acude en tiempo de asueto Alfonso Cuadrado Rico, que durante 18 años será delegado provincial del Instituto Nacional de Previsión en Lugo, nada menos que desde 1949 a 1967, cuando es nombrado jefe del Servicio de Personal del mismo instituto, lo que le obliga a trasladarse a Madrid, siendo sustituido por el orensano Manuel Romero Rumbao.

Su mujer, la madrileña Mercedes Bueno Azcárate, fue durante ese tiempo la encargada del ropero de Caritas y presidenta diocesana de las Mujeres de Acción Católica de Lugo.

Sirvan estos datos previos para encauzar el lucensismo de Juan Ignacio Cuadrado Bueno (Lugo, 1948), una cuestión no siempre bien expuesta.

Ítem más, en junio de 1956, Juan Ignacio recibe la Primera Comunión en la capilla del colegio de la Milagrosa, de manos del canciller y secretario del obispo, Manuel Fernández Vázquez, y el 8 de diciembre de 1964, el colegio marista de la Inmaculada celebra en el Gran Teatro su fiesta anual para proclamar a su nuevo abanderado en la persona de Juan Ignacio Cuadrado.

El traslado de su padre coincide, mas o menos, con el suyo para estudiar Arquitectura. En Madrid le espera la aventura de Nuestro Pequeño Mundo.

El nacimiento del famoso grupo folk español ocurre a partir de un grupo formado por Nacho Sáenz de Tejada, nieto del ilustrador de la Cruzada de Franco, aunque no por ello simpatizante del régimen; Pilar Alonso Treviño, llamada Pat y Cuadrado. Ellos se sienten los Peter, Paul and Mary españoles.

Por otro lado, Jaime Ramiro y los hermanos Juan Alberto y Gabriel Arteche son seguidores de The Kingston Trio. Las dos formaciones coinciden en la emisora La Voz de Madrid para participar en el programa dominical Caravana, que conduce Ángel Álvarez, el mismo del Vuelo 605. Ángel es piloto y comentarista musical que durante años introduce en España la música que se hace fuera, especialmente en EE.UU.

Álvarez comenta con Joaquín Díaz la calidad de ambos grupos y la conveniencia de fundirlos en uno solo. El musicólogo Díaz dirige entonces una sección en el semanario Mundo Joven, así como el sello Movieplay, en lo que a folk se refiere.

La asamblea de unificación tiene lugar en la cafetería Kon Tiki, de la Plaza de San Juan de la Cruz, hoy restaurante, y allí se produce el parto de NPM. A los citados se unen Chema Martínez (guitarra y voz) y Laura Muñoz (voz), y los ocho ensayan en la casa de Juan Ignacio, cercana a la emisora de Radio España donde Díaz hace La hora folk.

Aparcan sus dos modelos anteriores y se fijan en los grupos The New Christy Minstrels y en The Weavers, de Pete Seeger, así como en un espiritual ya grabado por Nina Simone y curiosamente, también por Nina y Frederick, Sinner Man.

En solo dos días del mes de mayo de 1968 graban para Sonoplay un LP que bautizan como El Folklore de Nuestro Pequeño Mundo, y un single con Sinner man. De la noche a la mañana _ TvE mediante _, se hacen famosos y media España tararea varias de sus canciones.

Su presencia en las listas de ventas propician el salto a Movieplay para hacer Buenas Noticias de NPM (1969) y al año siguiente, 1 x 1.

Pat y Juan Ignacio forman dúo y pareja, regresan a la formación, pero ya no estarán en las últimas producciones, como la mayoría de los fundadores.

José Amedo, el lado oscuro de la democracia

Jueves, 31 de Diciembre, 2020

El policía de O Corgo fue el principal acusado en el caso GAL

LO CONOCÍ EN la redacción de El Progreso un día de julio de 1982 a través de Carlos Tabernero, que me lo presenta como un policía de Lugo que ejerce de subinspector en Bilbao y que esos días está de vacaciones en la ciudad.

Debido a su cargo es frecuente que sea él quien presida las corridas de toros que se celebran en la capital vizcaína, circunstancia que bien justifica una entrevista en el periódico de su provincia. Un policía lucense en la presidencia de la fiesta nacional en un lugar tan exótico como Bilbao.

Tabernero tenía razón. Era muy periodístico y la entrevista tenía fácil encaje en el periódico, máxime en un mes de verano, cuando la actualidad decae. Se la encargo a una estudiante en prácticas, Carmen de Jesús, y se publica al día siguiente. Poco podía sospechar en ese momento que José Amedo Fouce (O Corgo, 1946), se iba a convertir los próximos años en el lucense que más portadas de periódico protagonizaría, por encima incluso de Manuel Fraga. Nosotros no la publicamos en primera, sino en quinta, pero de saberlo abriría El Progreso a toda plana, pues era el nacimiento de José Amedo para la prensa.

De San Pedro de Cerceda, la parroquia de O Corgo que se cita como referencia de su cuna, pasa pronto a Bilbao a causa del destino de su padre, gran tirador olímpico y policía también, a quien él tiene por la persona más honesta del mundo, condición que nadie discute.

El niño nace fiero y con los arrestos indicados para pertenecer al Cuerpo. Como dirá mucho después, “yo no nací del vientre de mi madre, sino de los cojones de mi padre”. En casa hay una interesante colección de armas cortas y se le supone familiarizado por ellas.

Cuando tiene edad para ser policía, lo es, pero le pierde su arrogancia. Los compañeros son los primeros en darse cuenta y le dan un apodo a tono, Mariflor. No podía ser más dañino y quién sabe si todo influye a la hora de aceptar su posterior trabajo.

Sí, porque él será el principal acusado de organizado los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), con su subordinado, Michel Domínguez, y su participación en tres de los 33 atentados que en cuatro años se atribuyen a los GAL, nombre de perfume, pero aroma de alcantarilla.

Un encargo que arranca de su amistad con Julián San Cristóbal, quien llega a ser gobernador civil de Vizcaya y el hombre que favorece sus presidencias de las corridas, a las que es muy aficionado. A los toros, a las mujeres y a no pagar servicios de soplones y mercenarios, lo que unido a la utilización incorrecta de la tarjeta de crédito, acaba por arruinar el plan que atemorizó a ETA porque un grupo de pistoleros había bajado a luchar contra ellos en su campo, dejando a un lado las formalidades legales de la Policía y la Guardia Civil.

Es detenido el 13 de julio de 1988 por orden del juez Baltasar Garzón y dicen que tanto él como Domínguez eran los únicos presos a los que nunca se les han tomado las huellas dactilares.

De los GAL opina que son malhechores sin valores morales y vendidos al mejor postor. A él se le acusa de seis asesinatos frustrados, un asesinato consumado, pertenencia a banda armada y algunos delitos más.

El largo proceso y su resolución está en las hemerotecas con un Amedo siempre protagonista, con Gordillo, González y Garzón en papeles muy principales. Él ha negado encubrir a sus superiores, desde Miguel Planchuelo, comisario y jefe superior de Policía de Bilbao, a la omnipresente X, que acaba siendo la letra del caso. Lo cuenta de primera mano en el libro Cal viva.

De la Reyna, descubridor de la circulación de la sangre

Miércoles, 30 de Diciembre, 2020

El famoso albéitar es candidato a ribadense, según el exalcalde Mediavilla

PERMANECE EN EL aire el lugar de nacimiento del famoso albéitar Francisco de la Reyna (Ribadeo, 1506), a quien se le atribuye el descubrimiento de la circulación de la sangre, previo a Miguel Serveto, que descubre la circulación pulmonar.

De ese modo, aprovechando que De la Reyna publica su más famoso libro, donde expone sus aportaciones, el Libro de Albeytería, en Mondoñedo; aprovechando que algunos topónimos como Reinante, le recuerdan a Reyna y que la cuna está vacante, el exalcalde de Ribadeo, Alberto Mediavilla, y otros, arriman el ascua a su sardina para hacer a Francisco de la Reyna natural de Ove, o por ahí, una apropiación que hacemos nuestra, no porque hayamos encontrado nada definitivo al respecto, sino porque nos parece la más cercana y familiar de todas las hipótesis.

Compiten con Ribadeo, Zamora, de donde sí se sabe que es vecino; Burgos y algunas poblaciones de Aragón.

El doctor veterinario Mediavilla, que también fue director del Instituto Laboral de Ribadeo, expone su teoría en conferencias, como una dada en Mondoñedo, y en artículos de prensa, como el publicado por El Progreso el 28 de octubre de 1971.

Lo hace a raíz de conocer la opinión de dos investigadores ingleses, Keevil y Paine, que estudian a De la Reyna a través de la edición de su Libro de 1556 _ la de Mondoñedo es de 1552 _, y concluyen preguntándose ¿cómo es posible que a ningún español se le haya ocurrido afirmar que en este autor se encuentra el descubridor de la circulación de la sangre?

Cosas de los españoles, que somos muy poco mirados para quien tenemos al lado y apampamos si viene de fuera.

No obstante, no se puede decir que Francisco de la Reyna fuese un perfecto desconocido en España, sino más bien, un perfecto infravalorado. Y dentro de ese desdén hacia el hombre que los ingleses examinan por arriba y por debajo para explicarse lo avanzado de sus conocimientos, se enmarca también esa falta de una cuna contrastada que Mediavilla atrae hacia Ribadeo.

El personaje demuestra una educación excelente, no solo por su escritura y sapiencia veterinaria, sino porque traduce del latín al romance a Alberto el Magno. Lo que parece no tener duda es su pertenencia a una familia dedicada al oficio y trabajador adolescente en casa de un herrero, que también es buena escuela para profundizar en lo que estamos hablando.

Dice Mediavilla que a los 26 años, De la Reyna trabaja en la caballeriza del Duque de Alba, y que allí tiene ocasión de estudiar magníficos ejemplares de caballo, que en aquel momento es el animal más apreciado, tanto en el terreno militar, como en el de los transportes y el agrícola. Mediavilla y otros opinan que esa caballeriza es la mejor del mundo, y todo ayuda para que el albéitar alcance también resultados de ámbito mundial. La teoría tiene un pequeño, o gran defecto, como se quiera interpretar, ya que nuestro hombre no trabajó para el duque en ningún caso, sino para el conde de Alba de Liste, que es título distinto y en nada ligado a aquel, pues tiene su castillo en el municipio zamorano de Losacino.

Nadie duda que la caballeriza del conde es tan imponente y principal como la del duque, aunque no la misma.

Lo que hoy ya está reconocido y garantizado es que el Libro de Albeytería de Francisco de la Reyna, del que se hacen quince ediciones, es una obra imprescindible para conocer la evolución de la medicina veterinaria y goza de un gran prestigio entre sus colegas, los señores y los herreros.

Enrique Ares desarrolla el carburador de butano

Martes, 29 de Diciembre, 2020

El inventor lucense muere en un atraco a un banco en Gandía, un lugar donde no debería haber estado

SU MUERTE CONMOCIONA a toda España por las circunstancias en las que se produce, pero el impacto es mayor en Córdoba y en su ciudad natal, donde el perito industrial Enrique Ares Ares (Lugo, 1939) es muy querido y apreciado.

Se había casado con Ada Alonso, una joven cubana, ahijada del doctor Ricardo López Pardo y Mercedes Cora. Con ella y su hija entra el 2 de marzo de 1985 en la agencia urbana número uno del Banco de Bilbao en el Grao de Gandía (Valencia), cuando se produce un atraco. Uno de los asaltantes le ordena que se aparte, él tarda unos segundos en reaccionar y recibe un disparo de escopeta que le produce la muerte casi instantánea.

Los dos atracadores son condenados a 30 años de prisión, pero la familia queda rota para siempre.

Enrique Ares pertenece a una familia dedicada a la mecánica y su vocación sigue esos derroteros en la Universidad Laboral de Córdoba, donde enseguida destaca como alumno de Automovilismo, colegial del Luis de Góngora, actor de teatro y director del Cine Club del Círculo de la Amistad.

Ese cargo es apetecido por los políticos para labores de proselitismo, por lo que se esfuerzan en defenestrarlo y lo consiguen seis meses después. Del episodio no salen bien parados ni Carlos Castilla del Pino (PCE), ni Luis Mardones (C Canaria).

El rechazo no le sienta nada bien al psiquiatra, que se cree irresistible. Con todo y eso, Castilla del Pino siempre elogiará el afán investigador del lucense y en cualquier caso, a Enrique, más que la política, le interesa la mecánica.

Ya entonces es conocido allí como Carburador Ares, pues ha desarrollado un revolucionario invento, que quiere dar a conocer en Lugo en septiembre de 1959, a sus 20 años de edad.

Lo sustancial del invento es el empleo en automóviles del gas butano en vez de gasolina. Solo hay que salvar el peso muerto que merma la potencia. En Cartagena acaba de ser fundada Butano SA, no hay bombonas y solo algunas cocinillas utilizan ese gas. Lo que propone Enrique es revolucionario por economía y por abundancia del combustible.

Su carburador se prueba con éxito en el garaje familiar y en manos de Paco Abuín durante la yincana de aquellos sanfroilanes. La noticia vuelve a salir en toda la prensa, aunque con las reservas típicas en el país del “que inventen ellos”.

Enrique expone con claridad sus aportaciones y únicamente obtiene un chiste en La Codorniz, dentro de la sección Papelín General, donde se ve un coche que solo tiene volante: “Dada la carestía de la gasolina un joven de Lugo ha inventado un coche sin combustible”.

La gasolina tiene setenta octanos y el butano, noventa. Su precio es de cinco pesetas el litro, mucho menor que el del combustible tradicional. El butano abunda, sobra y se quema, pero… no hay bombonas, ni surtidores.

Enrique calcula que la transformación del motor costaría unas diez mil pesetas, frente a las 150.000 del gas-oil. Si el gaseoducto del Sáhara pasa por Cartagena, dice el joven, “sería un gran adelanto, pues abastecería el mercado español”. También sugiere alternar ambos combustibles.

En colaboración con su compañero Fernando García Popa, logra patentarlo, pero ante la presión de las petroleras, el gobierno silencia esta solución y sólo la permiten a nivel oficial en taxis y autobuses.

Y eso que Enrique consigue una subvención del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Técnicas, para realizar el prototipo.