Los dinamiteros

17 de Noviembre , 2017

“Los catalanes más tontos que los corsos”. Vergüenza debería darnos

Hasta Charlie Hebdo, una publicación que navega en los mares de la acracia y la burla a todo lo que se menea, se ha dado cuenta de que los puigdemones, las forcadellas, los junqueras y los jordis son unos insolidarios egoístas, sin pizca de gracia, de modernidad, de prosperidad, de razones, ni de futuro.

Cierto es que podrían haberlo escrito un poquito antes, cuando quienes lo decíamos en España éramos tildados poco menos que de lo mismo, pero por lo contrario. Por no entender el hecho diferencial catalán, por no reconocer el derecho de los pueblos a decidir su futuro, por no admitir que la Constitución vale menos que unas urnas compradas en un chino…

Hubo que esperar a que Europa entera viese por la ventana las orejas del lobo para que todos _ Charlie Hebdo incluido _, se pusiesen a gritar “que viene! que viene!” En fin, nunca es tarde si el grito es bueno.

Ahora bien, como la dicha completa es aburrida, siempre quedan rescoldos para recordarnos que si de ellos dependiese, nada nos libraría de ver cómo se obtienen del mapa de España unas buenas rebanadas, que para eso están los molletes y las navajas de Albacete.

Esos discursos de Colau, de Iceta, de Iglesias; esas calculadas ambigüedades que son propias de la ignorancia más supina; ese caminar por la vida tijera en alto perdonando independencias, pero anunciándolas a poco que la suerte les sea favorable; ese indigno coqueteo de la alcaldesa mayor del reino con su sonrisa imperturbable y su permanente predisposición a sembrar la discordia allí donde vea la mínima maceta para hacerlo; todo ese caldo de cultivo que se basa en decir “en España hay cuatro naciones”, como si en Rusia todos fuesen hijos de Ivan Ivanovich, nos asegura que siempre habrá espacio para el humor sin necesidad de que nos ayude Charlie Hebdo.

Tú, robot

16 de Noviembre , 2017

Trending topic sí o sí

Hablamos de bots y vandalbots. Los buenos y el lado oscuro de la fuerza cibernética. O sea, los avances de la ciencia puestos al servicio del bien o del mal. Tan viejo como el hombre y tan nuevo como la tecnología punta.

Estos vandalbots, que son algunos de los malos, como su propio nombre indica, entran y salen de los chats, twittean, opinan, votan, difunden falsas noticias, corroboran los bulos que otros vandalbots lanzan, se burlan de las opiniones que van contra de sus ideas preestablecidas… en definitiva, son el demonio.

Ha dicho el presidente que en estos últimos tiempos de golpismo e independencia, el 80 por ciento de los perfiles que participaron en todas esas actividades dentro de la red correspondía a vandalbots, es decir, eran tan falsos como los besos de las películas. Solo en un tres por ciento de los perfiles había detrás de ellos una persona física de carne y hueso que actuaba sentada en una silla y delante de un ordenador dentro de Cataluña.

Todo este volumen de hombres y espectros se manifestó a favor de las tesis independentistas. Se supone que el 17 por ciento restante no solo lo hizo en contra, sino que también pertenecían todos ellos a la raza humana.

Un último dato. El 50 por ciento de esos perfiles robóticos tenían su sede en Rusia y el 30 por ciento procedían de Venezuela. Hummm! ¡Claro! Los independentistas catalanes a los que les gustan el frío están exiliados en Moscú, y a los que que les gusta el calor, en Caracas.

Lo realmente increíble es que todas esas charcas de supuesta opinión, presididas por la violencia, el insulto y el menosprecio al cerebro, sean seguidas y creídas por alguien que se dice hombre de su tiempo, pero a la vista está que Aldous Huxley y otros visionarios se quedaron cortos cuando imaginaron cómo podrían ser adoctrinadas y aborregadas las masas.

Puigdemonizado

15 de Noviembre , 2017

Liza, con mamá y papá

Desconozco a qué se refiere exactamente Puigdemont cuando habla de una solución diferente a la independencia. No me he parado a imaginarlo, porque bastó leer el titular con las palabras del expresidente para sentir un profundo asco hacia todo lo que viniese detrás.

Asco político, entiéndase. No vayamos a tener ahora algún tipo de problema con alguna entidad conservacionista. Como aquél que dijo de Liza Minnelli que solo tenía dos cosas buenas, un padre y una madre.

En su caso, salvo postrarse de rodillas ante el templo de la Sagrada Familia _ vale la Almudena _, y pedir perdón con lágrimas vivas, brazos en cruz y melena al viento, lo único que cabría esperar de este señor en terrenos de la administración pública es un estruendoso silencio, amortiguado o no por los barrotes de una cárcel, si así lo juzga quien tiene autoridad para ello.

Todo lo demás sobra. Sus opiniones acerca de lo que debe hacerse en la administración catalana, o en cualquier empresa con aspiraciones, tienen el mismo valor que las de Lola Flores hablando de reformas tributarias.

Algo de todo ello intuye el propio interesado después de conocer que sus antiguos socios _ otros listos de libro y tontos de calle _, no quieren quedar con él ni para repartirse los euros sobrantes de las fianzas.

Y algo intuyen los restos de aquella Convergencia fundada en torno a un tal Jordi Pujol, pues no contentos con ocultarse primero en CiU, más tarde en PdeCat, y hace nada en Junts pel Si, acaban de adquirir un nuevo traje al que llaman Junts per Cataluyna, que ya son ganas de mentir. En el momento en que más separados están y más separados quieren estar, se hacen llamar Juntos.

Es como si a Willy Toledo le da por fundar un partido llamado Sensatos por la Cordura.

Cuando chasque los dedos…

14 de Noviembre , 2017

Eres independentista y solo me votas a mí

El 155 está permitiendo a los independentistas camuflar ante sus votantes el monumental fracaso político que acaban de protagonizar, lo cual supone al mismo tiempo ventajas e inconvenientes.

La aplicación del eficaz artículo trajo el punto final del proceso y la convocatoria inmediata de elecciones. Los partidos implicados en la deriva golpista apenas tuvieron tiempo de digerir el ridículo cosechado por no perder el tren electoral. Ni uno lo ha hecho. De modo que en la oportunidad perdida de pasarles factura, se ha ganado un nuevo intento de estabilidad.

A muchos no les gustó dejar viva Tv3 en la creencia de que así volverán a las andadas. Sin embargo, el porrazo ha sido de tales proporciones, que todo podría quedar desprocesado para una larga temporada al margen de los resultados del 21D.

Claro está. Si de las elecciones sale un gobierno no independentista, miel sobre hojuelas; pero incluso al revés, Cataluña necesita normalizarse tanto para frenar el descalabro económico, que puede ser suficiente.

Por eso se buscan, con rapidez inusitada y en medio de un gran nerviosismo, todo tipo de combinaciones, y por eso la gran pregunta de estos días previos a la campaña es saber si el sueño cataléptico administrado a manos llenas durante el proceso será dosis suficiente para que los votantes olviden, perdonen o justifiquen a los partidos causantes de los mayores daños en todos los órdenes que ha sufrido Cataluña, y los aúpen de nuevo y sin solución de continuidad a las responsabilidades de Gobierno.

En una situación normal _ sin hipnosis _, esos partidos podrían despedirse del poder durante unos cuantos años.

Pero Cataluña no vive una situación normal desde hace tiempo, sino en una prolongada sesión de ilusionismo, y es posible que el mago no haya chascado los dedos para marcar el fin.

Desmesura de la Calzada

13 de Noviembre , 2017

Un buen hombre

Me uno sin reticencias a los homenajes póstumos que recibe Gregorio Esteban Sánchez Fernández, conocido artísticamente como Chiquito de la Calzada.

Lo hago porque la percepción que pude alcanzar de él como simple espectador, o como lector de alguna de las entrevistas que se le hicieron, me acerca la imagen de un hombre bueno, optimista, alegre, positivo, inteligente y gracioso, características que siempre deben ser apreciadas por encima de las rufianescas, chulas, malencaradas, caprichosas, indocumentadas y mafiosas que abundan en comportamientos públicos y privados.

También como profesional, es decir, como humorista en sus años de éxito, solo puedo tener buenas palabras para Chiquito, porque es cierto que con un limitadísimo repertorio de tics conseguía con facilidad la sonrisa, cuando no la carcajada, del espectador.

Ahora bien, a donde no puedo acompañar a alguno de los panegiristas que han brotado en torno a su figura este fin de semana es a consagrarlo como el mayor renovador del lenguaje de los últimos tiempos por el mero hecho de que hoy mucha gente dice fistro, comenaguer y pronuncia a su estilo la palabra pecador.

Semejante exageración cometen los que atribuyen a José María García una revolucionaria influencia en el lenguaje periodístico por repetir con más frecuencia de la deseada los calificativos de abrazafarolas, chupópteros y lametraserillos.

Tanto una opinión como la otra solo pone de manifiesto una negligencia cultural de proporciones bíblicas por parte de quien la expresa, que hiere a los oídos del espectador medianamente instruido y ofende a Chiquito o a García, pues ya se sabe que los elogios inmerecidos están cerca de la burla y se alejan del halago, que en todo caso ha de ser comedido y proporcionado.

La doctrina Forcadell

12 de Noviembre , 2017

_ ¿Será una DUI o un chirimbolo?
_Parecer, parece un pimiento.

A los consumidores habituales de CSI, que no es una droga sino una serie de televisión sobre investigaciones criminales, les habrá extrañado el caso Forcadell.

En CSI, todos los episodios transcurren viendo cómo los polis van de los escenarios a los laboratorios en busca de pruebas que les permitan enchironar y procesar a sus sospechosos porque en la comisión del delito han dejado un rastro imperceptible a primera vista que los denuncia como autores del mismo.

Los presuntos delitos de Forcadell los tenemos grabados, transcritos, taquimecanografiados, resumidos, troceados, titulados y muchos de ellos, retransmitidos en directo con traducción simultánea. Sin embargo bastó que pronunciase dos fórmulas mágicas para que todo el borroso panorama judicial que tenía delante se diluyese como la más negra tormenta de verano cuando en A Estrada hacen sonar las campanas de Liripio.

La primera fórmula, recomendada por Harry Potter y por los profesores del colegio Hogwarts, es decir que todo aquello cuanto vimos, leímos y escuchamos durante los últimos meses no era tal; no pretendían separarse, ni fundar república alguna, pues todo se reducía a una simbólica representación teatral con motivo de cumplirse el 382 aniversario de la muerte de Lope de Vega, una efemérides preñada de simbolismo, como sabemos.

En resumidas cuentas, si ustedes, como menda, estuvieron preocupados esos días por si nos robaban un cacho de patria, hemos hecho el gilipollas, ya que Forcadell y sus mariachis solo estaban representado La dama duende, de Calderón.

La segunda fórmula abracadabra de Carme de España que nos hace suspirar aliviados se enuncia así: Jamás volveré a jugar con la cosas de comer fuera de la Constitución.

¿Pero no habíamos quedado en que todo era simbólico?

Arrimadas y arrepentida

11 de Noviembre , 2017

Parece que aprieta

Se lo dijo Arrimadas durante las jornadas de septiembre, cuando parecía que Forcadell era Hammurabi resucitado. “Ustedes son muy valientes y muy épicos, aquí; pero delante de los jueces pierden toda la épica”.

Con Puigdemont en fuga, con medio gobierno a la sombra, con asesinos y proetarras enarbolando las banderas y con el único apoyo de Maduro, quedaba poca épica en la que refugiarse, pero por si alguna se hubiese pegado socarrat en los fondos de la tartera, viene Forcadell con la espátula y la rasca hasta dejarla brillante.

_ Renuncio a la DUI, al derecho a decidir, a la estelada y a la república. Aquello fue una tontá. ¿Quiere que le recite a Machado, señor juez? Abrazo a la Constitución, a la ley de Bases de Régimen Local y al Fuero Juzgo. Renuncio a Satanás, a la monja Caram y al obispo de Solsona. ¡No habrá sierva más fiel que yo! ¿Dónde hay que firmar?

Tuvo que ser una tarde clamorosa. Lástima de vídeo para ejemplo de las generaciones futuras y lástima de que las consecuencias de la tontá serán dolorosamente trágicas para muchas familias porque nadie sabe todavía a cuántos miles de millones ascenderán las pérdidas en su aspecto contable, ya que las de bienes inmateriales jamás podrán expresarse en guarismos.

Pero bastarían las primeras para que todos los que han tenido una participación destacada en este fraude político, en esta trágica mascarada, agachasen la cerviz y se retirasen discretamente, si no camino de la cárcel, al menos, hacia sus casas, avergonzados de ser tan nefastos para con sus amados compatriotas.

Pero no. Los hay incluso que osarán participar en la campaña y que lanzarán promesas de prosperidad y diálogo; porque eso sí, diálogo que no falte, sobre todo con los jueces para poder echarse atrás si te quemas.

El artificio de los fuegos

10 de Noviembre , 2017

Barcelona, a punto de perder el Mobile World Congress. Esas fechas que se ven en la fotografía ya no están garantizadas

La experiencia del miércoles ha creado dos tendencias. La de los que creen que basta dejarles la soga para que se ahorquen ellos, y los de quienes comprueban horrorizados que con un puñado de piquetes y la pasividad policial es posible colapsar Barcelona.

En realidad no son pensamientos distintos, porque ambos coinciden en describir un panorama estéril e inadecuado, antítesis de lo que Barcelona y Cataluña entera significaron y deben seguir haciéndolo a la mayor brevedad posible.

La independencia son los fuegos artificiales que se lanzan muy de tarde en tarde, como los de todos los pueblos de año en año. Ascienden, explotan, iluminan la noche un instante y al momento todo vuelve a estar como estaba. Es una fiesta.

Al resto de los españoles se nos repite con machacona insistencia para que no quepan dudas, que nuestro deber es acercarnos a los catalanes y entenderlos. Quizá podríamos hacerlo con más intensidad, pero a la vista está que no sobran los esfuerzos y que ocupan gran parte de nuestra vida, quizá demasiado.

Tanto es así que lo recomendable, lo útil y lo que no se hace, es recomendar la dirección inversa. Es decir, que los catalanes intenten comprender qué es España y para qué nos sirve a todos. Cuán práctico instrumento tienen delante de las narices si en vez de denostarla como niños caprichosos, supiesen aprovecharse de todas sus ventajas.

Pero dí tú que para eso son necesarios políticos inteligentes y no la panda de borregos que desde Tarradellas hasta el melón de Bruselas tuvieron por guías, cabecillas de la mentira y la manipulación con tal de tirar un fuego artificial al aire. Sábado, sabadete.

Y de ahí, a ser mandados por un piquete de huelga comandado por un asesino media un paso. Ojalá haya sido el último.

El altar impune

9 de Noviembre , 2017

Púlpito de la catedral de Granada

Aunque se llame Juan Pujol, no le voy a explicar al párroco de San Feliu de Guixols la Transfiguración de Cristo en el Tabor, a cambio de que él no utilice el púlpito para dar clases de Constitucional. Ni es lugar, ni él es autoridad, ni a sus feligreses les debería interesar su opinión sobre tan terrenal cuestión.

Se pueden ustedes imaginar hacia dónde dispara mosén Pujol desde los altares y aún sin pertenecer a su diócesis, algunos contribuyentes estamos hasta el gorro, no de los pujoles de turno que aparcan su cometido espiritual para atender inquietudes golpistas que atentan contra nuestros bolsillos, contra nuestro ordenamiento jurídico y contra nuestra paz y convivencia, sino de sus superiores, en Roma o donde se sienten, que se ríen beatíficamente de lo que ocurre y lo toman todo, como sus colegas civiles, a título de la libertad de expresión.

Serán todo lo libres que quieran a la hora de decir burradas anticonstitucionales, pero no duden de que cada año hay al menos un camino para expresar la indignación que producen, tanto este Pujol separatista, como el desestabilizador obispo de Solsona, la monja compatriota de Echenique, los firmantes de homilías conjuntas, los trabucaires de la cáscara amarga y sobre todo, ya decimos, sus superiores jerárquicos, que no mueven un dedo en ningún sentido mientras lanzan mensajes de armonía, solidaridad y entendimiento, como si eso no fuese con ellos.

Sus queridos exdirigentes políticos están en la cárcel por ser unos delincuentes a la luz de la misma legislación que les da amparo para subir a un púlpito y largar a chorro libre; pero si les dice a sus feligreses que los han encarcelado por sus ideas, miente y deberá confesar sus pecados si desea sentarse a la diestra de Dios Padre, que por cierto, ni se apellida Puigdemont, ni como usted.

Un químico disolvente

8 de Noviembre , 2017

Mucha química, poco seso

No creo que todos los nacionalismos padezcan de ese componente canalla y sabandijo que necesite ser curado mediante los viajes, como sí encaja decir del racismo, por la sencilla razón de que las dos palabras definen sentimientos o actitudes muy diferentes.

En el nacionalismo el hombre honrado puede encontrar motivos por los que luchar y con los que disfrutar. El problema surge, como casi siempre, cuando se mezcla con otros componentes, como la ignorancia, la maldad, el odio, la soberbia, o la venganza… pues entonces, todo se vuelve turbio y siniestro.

Ya habrán leído que el ingeniero químico Bernat Ollé ha renunciado al premio Princesa de Girona por el posicionamiento del Rey en su discurso después del 1-O, lo cual es sencillamente sorprendente, porque en ese momento el Rey se limitó a cumplir la obligación que tiene encomendada. Es más, se podría decir incluso que si no fuese por ese trabajo de cohesión estatal, su papel quedaría casi sin contenido.

Tan Rey era el día que le entregó en sus manos el premio, como el día en el que les dijo que sus amigos eran unos golpistas y que eso nada tenía que ver con una democracia avanzada, ni sin avanzar.

Si ahora el químico se sorprende de algo es señal de que ha mezclado mal los componentes, de que la ignorancia no se cura viajando y de que este país _ su país _, sigue siendo un gran productor de animalías, que es como Dionisio Gamallo Fierros denominaba las anomalías españolas tendentes a hacer, decir y opinar como nos viene en gana, sin atenernos a lo que indican y aconsejan los cánones.

Dígale el señor Ollé al señor Trump que no se comporte como se comportó el Rey con los levantiscos y verá cuán pronto desaparece Trump, desaparecen los EEUU y todos los químicos que allí residen.