Contra el desencanto

22 de Mayo , 2018

En ese encanto comienza el desencanto

Es muy habitual encontrarte con gente que se declara desencantada de la política. Tanto en el ámbito cercano, como en los medios. Se lo acabo de oír a Michelle Calvó, que es una actriz canaria. En concreto dice estar muy desencantada, “como la gran mayoría de la población mundial”. Carajo, lo que esta chica sabe no está en los escritos. La cantidad a la que Michelle se refiere son unos tres mil quinientos millones de personas, lo cual es mucho conocer de Dios.

Desde luego, a mí que me vaya borrando de su lista, porque ni estuve encantado _ condición sine qua non _, ni mucho menos sufro el desencanto de los Panero. Lo primero porque me parece estúpido; lo segundo, porque es pretencioso.

Eso sí, la expresión queda de lo más repollo, sobre todo si le sabemos dar ese acento displicente entre gauche divine y mayo del 68: Ay, chico, yo con los políticos estoy muy desencantado.

Si se oye algo así hay que imaginarse al mismo personaje diciendo lo contrario hace unos cuantos años: Yo con los políticos es que estoy encantado.

En ese momento habría que haberle prevenido contra los excesos de cariño y quizás así habríamos podido evitar crisis indeseables, pero suele ocurrir que nos dejamos llevar por sus propios discursos y confiamos todo a sus palabras, que son al mismo tiempo falsas y poco convenientes.

Cuando anuncian que lo van a hacer todo, que su gestión será muy distinta de la actual, que con ellos se atarán los perros con longanizas, hay gente que se lo cree, y claro, después viene la desilusión.

Churchill prometió sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor, y lo cumplió. Cierto que estaba ante una batalla, pero da lo mismo. Los responsables de que las cosas vayan mejor o peor somos todos, no el encanto que produzca un mitinero. Bueno, eso creo.

Retales de segunda mano

21 de Mayo , 2018

Los cuatro noes

Las apuestas están siete a uno a favor de que el nuevo gobierno catalán es un aborto; vamos, que no sale, que no se publica, que hay más 155 y que si te he leído, no me acuerdo.

Quien apuesta por lo contrario es la prensa de Barcelona, donde lo dan por hecho o casi. Será la cercanía. Si no te separas del objeto lo ves borroso y donde crees que hay un jarrón chino, descubres que es un jamón porcino.

Torra no presenta un gobierno, sino un catálogo de individuos incapacitados para serlo; eso sí, colocados en cremallera. Éste delinquió, éste puede, éste está huido, éste puede, éste estará inhabilitado de inmediato, éste puede…

Y todos ellos encabezados por él mismo, que es como gasolina contra fuego. Se ve a las leguas que las ganas de gobernar son mínimas, probablemente porque no se sabe ni por dónde empezar. El objetivo es otro. Por utilizar un solo verbo para expresarnos nos quedamos con el de encabronar.

Encabronar, dilatar, ganar tiempo, crispar, separar, incomodar, todo lo que ayude a la bandería, que no es donde se lava la ropa, sino una fábrica de hacer bandos. Yo soy catalán porque estoy con Torra y tú no, porque estás con Madrid.

Este capítulo en la historia política de Cataluña es muy nuevo porque están improvisando. Hasta octubre del año pasado todo figuraba en una hoja de ruta que había sido meditada, paso por paso, desde muchos años antes.

Ahora no. Torra no estaba en ninguna hoja. Quizá Puigdemont tampoco. Este Gobierno formado con piezas de deshecho que se presenta a manera de monstruo de Frankestein para ver si Rajoy se equivoca y le insufla vida, no entraba en los planes históricos. Es una chapuza coyuntural, un mearse en las grietas de las manos cuando cavas por no ir al botiquín y hacerte una cura en condiciones. Si de ésta no aciertan las apuestas es para salir corriendo.

De la cueva a la covacha

20 de Mayo , 2018

Cueva con hoguera central y aire acondicionado al que haga

uperado el susto a base de chistes, escuchada Irene lo mal que se excusa, satisfechas todas las venganzas que Iglesias levanta, hora es de decir que la vida es así, que lo natural en una pareja que ha decidido vivir en amor y compañía, criar hijos y salir cada vez menos por la noche, es tener un hogar tan confortable y mono como se lo permitan sus ingresos, y si éstos son honradamente elevados, ponerle también un felpudo delante de la puerta para limpiarte el polvo del camino antes de entrar.

El discurso de Kichi, el alcalde de Cádiz que está levantando la voz dentro de la formación y que va a traer graves problemas a la pareja, será todo lo coherente que ustedes quieran con el espíritu de Podemos, pero es absurdo, pues condena de raíz cualquier intento de mejora en las condiciones de vida de sus seguidores, cualquier afán de superación laboral, económica e incluso cultural. ¿Quién pone el listón de lo suntuoso? Un coche utilitario se admite, pero uno de gran cilindrada es anatema. Un coche de prestaciones normales está dentro de lo correcto, pero uno con seguridad reforzada, no. Que se mueran los feos.

Kichi garantiza la permanencia en lo chungo económico a quien le abrace, porque una cosa es pasarse en opulencia y gastos suntuarios, y otra aspirar a nada. Kichi garantiza que ni tú ni tu país vais a salir de la mediocridad, y aunque vivir en la modestia es muy digno, cosa distinta es vivir condenado a ella y zaherirte si un día pasas de sardina a merluza.

¿Qué son entonces los convenios colectivos? ¿No se convocan las huelgas para mejorar?

La compra de Galapagar está muy lejos de todo eso, pero responde a un impulso inherente al humano, que no al simio. El que le hizo salir de las cavernas en busca de otro refugio con calefacción central y agua de tubería. Si por Kichi fuese, seguíamos en Altamira.

Más sobre bienes inmuebles

19 de Mayo , 2018

Montero.- Y todo alicatado hasta el techo.
Iglesias.- ¡Lo que tú digas!
Garzón.- ¡Son cuatro cuartos de baño!
Errejón.- ¡Villa Meona Dos!
Mayoral.- Cuatro por dos, ocho y una que me llevo…¡Podemos pagarlo!

El papel todo lo aguanta, pero como hoy en día son tan importantes las comparecencias delante de las cámaras como los comunicados, el político chungo se ve en la obligación de mejorar otra técnica en paralelo, cual es la cara dura todo lo aguanta.

Ésta es más complicada, porque la sangre que se altera con las vergüenzas sube al rosto y lo tizna con un palio sonrosado de luz crepuscular.

Y es entonces, al decir que el chalet te lo compraste para demostrar que la economía debe estar en manos de la gente y no en manos de los mayordomos de los poderosos, cuando las mejillas se deberían poner como narices de payaso, porque en ese momento, querida, tú eres el poderoso y tus mayordomos son tus votantes, pues mientras no se demuestre lo contrario, lo único que has producido a España desde tu nacimiento son gastos.

Para alimentarte, para educarte, para vestirte y para sentarte en un escaño del que te marchas cuando te sale del mesenterio. Gastos que los impositores asumimos con resignación, a la espera de que algún día fructifiquen en algo útil, pero que a lo mejor tus votantes no ven con tanta conformidad, si los consideran incoherentes, suntuarios o disolventes.

Para evitar que se te note necesitas, o bien una mano de titanlux esmalte paredes, o bien un concienzudo entrenamiento a base de mentirte un poquito más todos los días. “Le he dicho un millón de veces que yo no me repito”.

Solo así, con el esfuerzo de mentiras continuadas sobre las más diversas materias, puedes enfrentarte un día en sede parlamentaria a preguntas sobre tu chalecito y contestar con desvergüenza feldespática que se trata de estrategia revolucionaria para demostrar que el dinero no está en manos de los mayordomos de los poderosos, sino en las tuyas. Ole tus epiplones.

El nido

18 de Mayo , 2018

Esperando la manduca

El casoplón de la pareja Iglesias Montero _el orden de apellidos lo ha decidido un sorteo _, es una buena noticia para todos los amantes de la libertad, los partidarios del liberalismo económico y los defensores de la propiedad privada.

Lejos de las soflamas incendiarias de otras épocas y de prometer un futuro donde el que no tiene podría arrebatar al que tiene lo que tiene para tenerlo él y a su vez, poder ser desposeído de ello en cuanto lo tenga, los Iglesias Montero han dado un paso firme hacia el aburguesamiento, el conservadurismo y la tradición.

Los niños hacen patria, familia y hogar, y aunque crezcan y pasen por la berrea, siempre conviene tener un catre donde dormir la mona tras una noche entrada en humos y vapores. Ellos saben que los niños acabarán saliendo de noche y deben proveerles de ese acogedor lecho a mano.

Además, si la vivienda, chalet o finca ha sido adquirida mediante el dinero ganado con honradez, después de un duro subir y bajar escaños, como hace la procesionaria del pino en primavera, nada impide que nos alegremos de tan feliz adquisición, como tampoco dejaremos de hacerlo cuando entren en la casa el plasma, el microondas y el jacuzzi, si ésos son sus gustos y pueden permitírselos; o simplemente la nevera, si van a pedir la comida a un chino.

Es cierto. Hay gente que los está poniendo a caer de un burro por no encontrar coherencia en la compra, por envidia cochina, o porque les va la marcha cantando Rodea el Congreso me dijo el barquero las niñas bonitas no pagan dinero. Allá ellos. Los Iglesias Montero, como haría cualquier pareja de pajarillos, menos el cuco, preparan un nido donde poner sus huevos, que casualmente también son dos. Y si en algún momento flojea el peculio familiar, que no se les ocurra hacer horas extras en el Congreso. Montamos un crowdfunding entre todos y que se queden en casita.

Cobreros y Aranguren

17 de Mayo , 2018

Panorama desde mi celda: Orozco, en cogote; Silva y Cobreros

O Vello Cárcere se está revelando como un magnífico espacio para actos culturales o lúdicos-sociales. Ha sido un acierto su recuperación y se le auguran tardes-noches de gloria. Lo digo, no porque vaya a estar allí dentro de poco acompañado de una autoridad literaria como es Ángel Basanta, que también, sino porque realmente el panóptico central de la cárcel da un escenario imponente. Y el resto de estancias, un servicio de gran utilidad, como de hecho ya lo ha sido en este año.

Ayer se llena para escuchar de labios de Lara Méndez, Carmen Basadre, Pepe Cobreros y Lorenzo Silva la historia del general Aranguren, abuelo del penúltimo, que hizo de sus obligaciones una norma de honor hasta la muerte. Igualito que otros que se tienen, o tenemos, por hombres de bien, como recalca Silva.

Tan lleno estaba el ciclo, que los escuché desde dentro de una celda, lo cual fue una ayuda para alcanzar la percepción de la tragedia. Cobreros aporta al acto curiosas circunstancias que a Silva le cuesta reconocer como esotéricas sin que haya ninguna dificultad en ello, pues son o dejan de serlo así sean consideradas o no.

El caso es que se habló del abuelo materno de Pepe en un edificio, la cárcel, que construye su abuelo paterno 140 años antes. No será esotérico, pero anda cerca. El doble nieto estaba encantado de los homenajes que sus ancestros recibían. Uno material, el de Nemesio Cobreros, que veía cómo su diseño pervive por encima de las funciones para las que es creado. El otro espiritual, el de José Aranguren, que ya dispone de un arma poderosa para ser conocido, el libro de Silva.

En el acto estaba también un hombre que conoce por unas horas la dureza de las celdas. Fue una anécdota, pero quizás era la guinda que le faltó a Silva para admitir que todo es esotérico. Basta querer mirarlo.

Más allá del colmo

16 de Mayo , 2018

El Estat Catalá recuerda a los pistoleros

Torra es mucho más oscuro y terrorífico de lo que se transparentó en el primer momento. A medida que el foco se posa sobre él, se descubre la zafiedad del personaje, elegido, ya no hay duda, por su capacidad para convivir con la violencia, la extorsión y la dictadura.

No son exageraciones nuestras, sino deducciones de su ideología, si es que se puede llamar así una admiración por el pistolerismo, los escamots y las bandas de matones que hicieron para el terrorífico partido Estat Catalá lo que los gansters practicaban esos años en Chicago para Torrio y Al Capone.

Su declarado homenaje a Miquel Badía, el Capitá Collóns de Macià en aquella época, esconde toda una declaración de intenciones alejada de la política y adosada al terrorismo.

Yo no sé si los catalanes que apoyan a este señor requeteinterpuesto _ que no votado _, son conscientes de lo que dice, si lo comparten, o lo consienten en su delirio. Probablemente no hagan nada en plena conciencia, porque los pobrecitos están sometidos a una cruel inmersión en puré de patata que no les permite ver un dinosaurio a un palmo.

Cuando el hombre se derrite en admiración hacia el pistolero Badía no era aún presidente de la Generalitat, ni sospechaba que lo fuese a ser en su vida. Pero ahora que lo han puesto allí debería repasar la biografía de Miquel Badía, recordar el lío de faldas que le lleva a compartir amante con su colega Lluís Companys, concienciarse de que ese Companys, por mucho que le cueste creerlo, ahora es él, y comprobar que después de todo, fue el propio presidente quien ordena matar a Badía por haberse entrometido en sus conquistas amorosas.

Badía, Capitá Collóns, el asesino de anarquistas. Qué gran ejemplo para niños y mayores. De todos los personajes habidos en la historia no se nos ocurre otro tan canalla e inoportuno.

Que no acecine

15 de Mayo , 2018

Con paraguas no hay manera

El señor Torra, y todos los de lengua racista, insultante y desproporcionada, están clasificados desde hace muchos años dentro de la escoria humana, pero tampoco vamos a pasarnos la vida repitiéndolo, porque es lo que esperan él y los de su jaez para poder argumentar que son vejados.

Se llama provocación y forma parte de las estrategias más viejas y sucias de la historia. Yo te caliento los cascos, tú te pasas de frenada, y quien la paga eres tú, cariño.

Ahora la están liando con la familia de Torra, especialmente con una de sus hijas, a la que le dicen de todo menos bonita. Y al hombre lo cargan de argumentos para que luego salga en cualquier tribuna diciendo los miserables juicios que se gasta para con quienes llama españoles, como si él fuese japonés.

Ése es el principio y fin de la provocación. Yo te rozo la canilla y tú intentas partírmela.

La niña Torra, aparezca como aparezca en la foto, no es responsable de la ignorancia de su padre y además, lo que se debe pretender no es pagarle con la misma moneda, que es su deseo, sino sacarlo de la ignorancia y hacer de él un hombre instruido el día de mañana.

Sabemos que es difícil, pues habiendo nacido el 28 de diciembre de 1962 _ ¡menuda inocentada para Cataluña! _ Quim ya ha alcanzado la bonita edad de 55 años, que es cuando lo que el hombre tiene de asno se hace mojama, se acecina, se apechusca, se incardina al hueso y ya no hay dios que lo desprenda, de tal forma que el asno que vive en ti, en ti se queda. Eso sin contar la muy probable tendencia a hacerse asnón. Quiérese decir que salvo divina aparición de la lengua ardiente pentecosteña, lo asnal se hace humano y viceversa.

Por eso lo correcto del caso no es fijarse en la niña, sino inundarle la casa de buenos libros en un último y desesperado intento por evitar que la sandez encastre y el hombre pueda desemburrar.

¡Es la guerra!

14 de Mayo , 2018

No recuerdo, ni en la experiencia vivida, ni en la leída, un caso como el del candidato Torra y su opositora Arrimadas. Un caso en el que el candidato no pronuncia ni una sola frase sobre su plan de gobierno y la oposición le enumera, una por una, las vías por donde la nave que pretende capitanear hace aguas para hundirse irremediablemente en la ruina a donde conduce su derrotero.

Nunca se ha visto de forma tal palmaria en una tribuna de oradores la diferencia entre belicismo y pacifismo. Entre confrontación y administración.

El candidato no oculta su condición de sicario y expresa su mandato sin ambages ni maquillajes. Nada me importa que no sea la independencia. Que se echen cuerpo a tierra los catalanes porque vienen los suyos.

Ya puede caerse el techo de los quirófanos sobre los epiplones abiertos de los pacientes, ya pueden los niños aprender las gestas de sus mayores en galpones provisionales, huir las empresas o espantarse los inversores. Nada importa al candidato, salvo la zanahoria colgada frente a los ojos del burro para que piense que algún día la podrá alcanzar, sin saber que mañana y pasado estará a la misma distancia.

Arrimadas le ha cantado a Torra las verdades del barquero, pero es un ejercicio inútil. Ya se lo había advertido él. Su promesa a la hora de hacerse con los mandos de la barca contiene tres actuaciones fundamentales, follón, miseria e incumplimiento. Es la guerra. Gobernar la paz es muy complicado, pero la guerra es unidireccional y monotemática.

Por eso se apela al nacionalismo, a la defensa de la tierra frente a un hipotético enemigo invasor, de raza magrebí, mandíbula más prominente, pelo rizo y piel oscura, detalles todos ellos que componen el ideario de este caudillo racista de poca monta llamado Torra, al que le vemos golpear tambores de guerra.

El rito canoro

13 de Mayo , 2018

No sin mi disfraz

Yo no sé si Amaia y Albert son un torpedo subvencionado por el Club Bilderberg para acabar con el estado español, pero sería una operación barata porque no hay nada tan disolvente como mezclar música, tontería y sonrisas perpetuas de contenido ambiguo.

Nos han acostumbrado a sospechar de nuestra sombra y el resultado es que escapamos de las bombillas para no proyectarla.

Con el Club Bilderberg siempre hacemos un razonamiento muy curioso. Al comprobar que los políticos españoles de todos los colores asisten a sus reuniones, deducimos, ¿ves? Están ahí para que después se apliquen aquí sus acuerdos. Pero como también están los de otros países, no pensamos lo mismo de ellos.

¿Entonces solo somos pazguatos los españoles, o solo les interesa la Costa del Sol, o es que empiezan con nosotros y ya irán llegando al resto?

Nunca fue tan difícil ver una final de Eurovisión. Sabías que prima la mujer barbuda frente a las muñecas de cera; los trolls del Averno frente a Nuestro Pequeño Mundo; las cantantes del tercer sexo frente a las inglesitas descalzas; las familias desestructuradas frente a Mocedades, pero mandamos a una parejita de mierda _ ellos se han querido definir así _, para luchar contra el bloque eslavo, el balcánico y las feroces tribus de centroeuropa.

No nos vamos a comer un colín, decían. Y el listo añadía, salvo que esté detrás el Club Bilderberg. Carajo. Esto de las cancionetas se está poniendo interesante. La Macedoní, guan puan. La Macedonia, un punto.

Creo que ni siquiera los cuentan así. Se han perdido hasta las formas.

Íñigo, esto es un desastre. No te has perdido nada. Ponte el vídeo de Massiel, o el de Udo Jürgens y te pasas tan ricamente la noche.

Aquí compiten los del Club Bildeberg con una canción muy mala del lado cursi de la fuerza.