El yogui Cela

30 de Septiembre , 2020

El momento

Lo prometido es deuda. La mayoría de ustedes habrán coincidido alguna vez con el momento en el que Camilo José Cela comenta a Mercedes Milá una de sus curiosas habilidades fisiológicas.

Ocurre el 20 de octubre de 1983 durante la entrevista que Milá realiza al escritor dentro de su programa Buenas noches de TvE. A partir de ahí ha sido repetido en infinidad de ocasiones, figura entre los momentos estelares de la televisión y se puede revisar con facilidad en la red.

Cela asegura que es capaz de absorber vía anal litro y medio de agua templada que se le se ponga delante en una palangana. Aquella afirmación desata las risas de la presentadora y las de media España mientras que el de Padrón permanece serio y circunspecto para mantener las veces que se le pida aquel sorprendente efecto.

Desde aquel día hasta hoy _ 37 años lo contemplan _, se ha considerado que fue una provocación, una boutade fruto del tremendismo inaugurado años antes con Pascual Duarte. Pero sin dejar de serlo, lo que en realidad describe el novelista es un método de purificación propugnado por los yoguis y destinado a la limpieza del colon y los intestinos que se conoce como el kriya basti desde tiempos inmemoriales.

Para llevarlo a cabo, el yogui se pone en comunicación con la palangana mediante un fino tubo. A continuación realiza un uddiyhna-bandha, cuya más exacta traducción es un bloqueo abdominal ascendente o succión abdominal, que le permite llevar el agua hacia los intestinos, manteniéndola en ellos antes de expulsarla.

Los modernos tratados de yoga hablan de enemas y se ahorran los uddiyhna-bandha.

¿Conocía Cela este singular método purificador de los yoguis? Apostamos a que sí. Quienes no lo conocíamos éramos los espectadores y de ahí las risas que todavía resuenan en su tumba de Adina.

El yogui Cela

Álvaro Gil, capitán de la Liga de Amigos de Lugo

30 de Septiembre , 2020

Empresario de éxito con el grupo Fernández y mecenas del arte y la cultura de Galicia

CUANDO ÁLVARO GIL Varela (Lugo, 1905), pierde a su madre a los nueve años, la Liga de Amigos de Lugo convoca a los de su edad para formar el Batallón Infantil.

La tropa que se junta da para tres compañías, algunos de cuyos soldados son Ameijide, Menéndez Arrué, Magadán, Feás, Ordax Avecilla, Bourio, Rodríguez Labajo, Sánchez del Valle, Jacinto Calvo, Jaime Olano, Marcial Neira, Jesús Bal y Gay, Álvaro Carro, Saturno Lois Piñeiro o Emilio Azcárraga. Los mandarán tres capitanes, Nicandro García Armero, Javier Pardo y Pardo y Álvaro Gil.

Él es hijo del oficial de la Diputación Álvaro Gil Arias y de Josefa Varela y Varela. Josefa era hermana de Victorino, jefe de los servicios municipalizados de Lugo, casado con Consuelo Vázquez Morán, y del veterinario Daniel Varela y Varela, casado con María Piñeiro Piñeiro.

La ausencia de su madre ayuda a que Álvaro se vea fuertemente influido por la figura de su padre, un hombre culto, destacado dibujante, profesor de esa asignatura en la Escuela de Artes y Oficios, y especialista en el abigarrado arte de realizar pergaminos de honra, como los que crea para Ángel Plácido Rey Lemos y Martínez Anido.

Álvaro es hermano de Gertrudis, la madre de Manuel Castro Gil y por lo tanto, tío del grabador. Su domicilio de Recatelo 11, cerca de donde en 1950 el arquitecto Gómez Román levantará la casa familiar, es un entorno donde se respira amor por la cultura.

En 1928, tras acabar Comercio en A Coruña y su paso por el ejército, aprueba las oposiciones al Cuerpo de Ingenieros de Montes para ser destinado, primero a Huesca, y luego, a Pontevedra.

El 4 de marzo de 1931, se casa en la iglesia del Carmen de Lugo con Antoñita Arias Vázquez, hija del sobrestante de Obras Públicas, ya jubilado, Carlos Arias Romay, y de Vicenta Vázquez, con lo cual su hija, María Antonia Gil Arias, volverá a llevar los mismos apellidos que su abuelo. Entre los testigos se encuentra su superior en Pontevedra, Pedro Basanta, con el que compatirá también inquietudes galleguistas.

Cruz Gallastegui lo atrae para su Misión Biológica y gracias a la Junta de Ampliación de Estudios, Álvaro va a la Escuela de Münchenberg en Alemania. En compañía de Basanta recorre las piscifactorías de Infiesto e Irate para instalar una similar en Pontevedra.

En 1934 encabeza con Bóveda y Castelao el homenaje a Enrique Rajoy, abuelo del presidente, como secretario del Comité de Autonomía. También promueve otro en honor de Julia Minguillón.

Semanas antes del 18 de julio es nombrado presidente de la Junta Provincial del Paro de Pontevedra y el 1 de julio sale una fotografía suya en la portada de El Pueblo Gallego con frases de alabanza. Ambas circunstancias son fatales. Es detenido, cesado e inhabilitado tres años con un expediente de incautación de bienes.

Se supone que su cuñado, el dirigente falangista Luis Cedrón del Valle media para que el castigo no sea mayor. En 1937, a los 59 años, muere su padre. Además de Álvaro, el mayor, deja otros cinco hijos, Josefa, Avelina, Saleta, Emilio y Carmen.

Está a punto de retomar el contacto con los hermanos Fernández López, de cuyo grupo de empresas será consejero y como tal recibe en 1965 la encomienda de la Orden del Mérito Civil.

Su colección de pintura, Ronsel, Galaxia, Penzol, el Pedrón, el carnero alado, los torques, el Museo de Lugo y el posterior desencuentro con él de su hija y sus nueve nietos, son hitos que merecerían nuevas entregas

Muere en Madrid el 2 de octubre de 1980, hace esta semana 40 años.

Zaringa, pionero del baloncesto y concejal

29 de Septiembre , 2020

El lucense dedica veinte años de su vida a la práctica de ese deporte, con el que consigue títulos nacionales

CUANDO EN LOS años cuarenta da sus primeros pasos dentro de las pistas de baloncesto, un compañero que había estado en Argentina comienza a llamarlo Zaringa, quizás debido a su constitución menuda que lo hace hábil y escurridizo.

Él es José Rodríguez Fernández (Lugo, 1929) y desde los 12 se enrola en los equipos que surgen en el entorno del Frente de Juventudes, que entonces es la única forma y manera de hacer deporte en Lugo y en todas partes.

Una de esas primeras formaciones es el Indómito, donde coincide con Tabernero y Regueiro. Después vendrá el I.N.P., o sea, Instituto Nacional de Previsión, donde los compañeros son Rivera, Ron, Gancedo, Paquillín, Balbás Santiso y Coria.

Otros equipos fueron el San Fernando F. de J. Y Guardia de Franco, el Celeste, el Gran Capitán y la UD Lucense, en compañía de Chichi Álvarez, Chava, Sarceda, Lombao, Ramiro, Balboa, Borrego, Jato Edmundo, Santiago, Polo, Caraduje, Rivas, Feás, Castro y Carro.

El 12 de julio de 1948 deben jugar en Madrid la fase final del campeonato nacional y es tal la pasión por el triunfo que Zaringa salta a la cancha con fiebre. Pierden, claro, pero aún así quedan cuartos y se vienen con un trofeo.

Durante los veinte años largos que permanece como jugador es varias veces campeón de sector, dos veces semifinalista nacional de Educación y Descanso con el I.N.P., campeón gallego absoluto con el San Fernando, subcampeón nacional de Tercera División con el Guardia de Franco, campeón provincial en varias ocasiones y uno de los pilares de la selección lucense que se forma cuando hay que competir, no entre clubs, sino por territorios.

Incluso es internacional en dos ocasiones, contra el campeón ibérico de productores, el Ferroviarios da Campanha y el campeón portugués, el Vasco da Gama.

Cuando él lo deja, el baloncesto lucense vive una etapa de transición en la que empieza a destacar Lamela con el Santo Tomás, antes de la etapa del R.T.R. En cualquier caso, desde mucho antes los implicados en el deporte están convencidos de que todo pasa por alcanzar el ansiado Pabellón de los Deportes, que en 1958 anuncia Luis Ameijide.

No obstante, los años que transcurren entre el anuncio, las obras y la inauguración, a los lucenses se les hacen eternos.

Zaringa ya es concejal y gracias a él y a otros, el ojo del ayuntamiento vigila el avance de los trámites. En una entrevista anterior a su elección como concejal, Zaringa dice a El Progreso: “Hay unos terrenos que reúnen todas las condiciones necesarias para esta obra, céntricos y aireados. La cuesta del parque sería el sitio ideal. Hubo ya un proyecto, que al parecer quedó

en nada, en 1948. Si esto se llevase a cabo, la clientela joven de las tabernas disminuiría en más de un ochenta por cien”.

Se lleva a cabo en octubre de 1963 con el encuentro R.T.R.-Burgas, de Ourense, del Trofeo San Froilán. pero la disminución que augura Zaringa no se produce.

En ese momento, Zaringa también es el presidente de la Comisión de Fiestas y la polémica que se establece en toda la ciudad es si el Pabellón es solo para deportes, o podría albergar fiestas y mítines. Ya sabemos lo que pasó.

Ese mismo año de 1963 integra la directiva del C.D. Lugo que forma el presidente Fernando Pardo Gómez

Se casa con Nora Carroceda González y son padres de Margarita y Marta. Como empleado de banca pertenece a las plantillas del Banco de La Coruña, Banco Vizcaya, BBV y Banco de Madrid.

Entre dos chistes

29 de Septiembre , 2020

En una junta de accionistas, el portavoz toma la palabra:

_Señores, tengo buenas noticias. Nos ha ido tan mal que en el futuro jamás nos podrá ir peor.

Es un chiste, claro, pero la frase podría pronunciarse hoy con alivio en muchas estancias. Sería un auténtico notición haber caído en lo más bajo para remontar ya.

En A Mariña se viven horas de angustia al final de un camino que no se entiende, salvo que se haya actuado con engaño. La política nacional sigue siendo un chorreo continuo de despilfarros, traiciones e ineficacia protagonizados por personajes que por méritos propios y con mucha suerte, solo podrían aspirar en esta vida a ser burros flautistas.

Por eso, aunque las calamidades sean tan imponentes como los actuales problemas sanitarios o económicos, nada hay tan desolador como contemplar al frente de los organismos encargados de contrarrestarlos a seres dedicados a maquinar constantemente asuntos que ni son de su incumbencia, o que solo a ellos reportan beneficios, como el inhabilitado Torra.

Nos preguntamos por qué España arroja los peores índices de esta pandemia y cada cual trata de explicárselo de una manera. Yo creo que todos tienen razón. Hay que sumarlas para dar con la respuesta correcta. Sumar el hambre con las ganas de comer.

Terminemos con otro chiste para aupar los ánimos. Es el del españolito de nuestros días que acude al psiquiatra con una gran angustia.

_ Doctor, por la noche me despierto sudando porque tengo el complejo de que vienen a por mí.

Y el médico lo mira muy serio y le dice:

_ De complejo, nada.

Si la actualidad lo permite y el tiempo lo aconseja, mañana, en vez de hablar de Torra, les cuento una curiosidad desconocida de Cela.

Epílogo a la carta

28 de Septiembre , 2020

Pepino remitido

Con enorme tristeza y un punto de indignación controlada leo la carta que Emilio Bouza Santiago, el catedrático de Vilalba elegido para coordinar la lucha de las administraciones nacional y autonómica contra el Covid-19, ha dirigido a ambas para dimitir de la encomienda apenas cuarenta y ocho horas después de aceptarla.

Todo ha sucedido a tal velocidad que apenas queda margen para las especulaciones. El lector de la carta, e incluso, el que solo conozca su dimisión y la rotura de la concordia política inicial, debe concluir que una de las dos administraciones, o las dos, acuden a las reuniones de coordinación sin la más mínima voluntad de llevar a buen puerto la misión, anteponiendo criterios políticos y partidistas al verdadero meollo de la cuestión que es la salud de los madrileños.

Es tan vil y rastrera esta incuestionable conclusión que por sí sola nos pone delante de la mezquina realidad que estamos viviendo. Una superabundancia de administraciones, instituciones, organismos varios, consejerías, presidencias, ministerios, asesorías y comisiones incapaces, no ya de ofrecer soluciones inteligentes contra la pandemia y contra el resto de problemas que la vida nos pone por delante, sino de dar a la sociedad una mínima imagen de esfuerzo y utilidad, salvo a la hora de presentar unas facturas desproporcionadas para el rendimiento que se obtiene de ellos.

Cargos y más cargos superpuestos pendientes de la aprobación de los presupuestos como única aspiración de sus vidas, pero que se derrumban como castillos de naipes al encarar un problema de estas magnitudes, que no atiende a ideologías ni a titubeos.

Por todo ello, como epílogo a la carta del doctor Bouza que su buena educación le impidió escribir, nos gustaría añadir, señores del ministerio, señores de la comunidad, váyanse ustedes a tomar por donde amargan los pepinos.

Romero Boelle, una forma distinta de ver Galicia

28 de Septiembre , 2020

Como concejal, pide la jubilación para los caballos de las carrozas fúnebres porque se negaban a avanzar

CUANDO ENTRA A formar parte del Ayuntamiento surgido de las elecciones de 1936, Arcadio Romero Boelle (Lugo, 1908), concejal de Izquierda Republicana, tiene 28 años y la cabeza llena de nuevas estampas gallegas. No se imagina que será movilizado y que los tres años siguientes los pasará pegando tiros.

La primera preocupación de Arcadio como gestor de aquel ayuntamiento de breve recorrido es la propia de un alma artística, pues toma la palabra para solicitar que se acuerde la motorización de los coches fúnebres, con el fin de evitar el espectáculo “que se dio hace días, al haber necesidad de llevar a hombros el féretro, por negarse los caballos a seguir adelante”.

El alcalde lo ve oportuno, porque en todo caso habría que comprar nuevos caballos, de lo viejos y astrosos que están. También su hermana Ada, casada con el militar Sánchez Felpeto, tiene los mismos sentimientos y será la fundadora de la sociedad de Animales y Plantas de A Coruña, que dirige hasta trasladarse a Madrid en 1956.

Otra de sus hermanas, Celina, se ha casado en 1934 con el alemán Rudolf von Drechsel, barón auf Deflstetten. Él lo hará con Marianela Quiroga y Quiroga, hija del diputado Luis Quiroga Espín y de Gertrudis Quiroga Vázquez Queipo, es decir, miembro de los Quirogas moretistas de Puebla.

En estos años anteriores a la guerra, el artista Romero Boelle había hecho Yunque con Fole y Lamas, y sus primeros linóleos. Es autor de una estampa festiva para promocionar el San Froilán de 1930 en el reverso de las cartas por encargo del ayuntamiento y en 1935 participa en el llamado Primer salón de Otoño con una fotografía que titula Crecida del Miño.

Con El Progreso va a desarrollar una fructífera colaboración en aras a aportar elementos gráficos en una época donde todavía era difícil obtenerlos. Ilustrará los artículos de Luis Manteiga con alguno de sus linóleos _ linóleum, en exacta denominación _, y su mano se dejará ver en adornos y secciones sin firma.

En 1943 muestra en la Diputación la serie que le ha dado más fama y por la que es más reconocido, Estampas Gallegas. Pimentel, Fole y Glicerio Albarrán, entre otros, se deshacen en elogios: “Preocupación por nuestro pasado, por las viejas piedras, las casas polvorientas, o las mujerucas, testimonio aun vivo de lo que fue”.

Había creado estilo y allí estaban Porta Miñá, Rúa d’o Miño, Rinconada d’o Miño, Pórtico d’o Norte, Rúa d’a Tinería, Carril d’os Loureiros o el Portazgo de Portomarín para certificarlo.

En junio de 1947 se celebra una muestra de pintores lucenses en el Círculo, que se presenta como la primera colectiva de todos ellos. Son ochenta cuadros de Fierros, Corredoyra, Minguillón, Castro Gil, Suárez Couto, Saturno Lois, Insua Bermúdez y él, acompañados de conferenciantes de prestigio nacional, como Lafuente Ferrari, Camón Aznar, Castro Arines, Lorenzo López Sancho y Gamallo Fierros, un plantel como no se ha vuelto a ver reunido en Lugo. La portada del catálogo es suya.

En noviembre de 1954 expone en el Méndez Núñez y en Vigo sus versiones de los grandes maestros de la pintura. Y en 1956, cuando se dirigía a Riazor para asistir a un Deportivo-Real Madrid en compañía de Antón Figueroa, su mujer Adela Panisse y el doctor Arias Vázquez, sufren un accidente en la curva del Batán de San Pedro de Nós contra un camión y fallece.

Era apoderado de Tabacalera, S. A. En El Progreso se comentará su muerte al lado de otras dos cercanas en el tiempo, las de Luis Pimentel y Arnaldo Moyer.

Ministro del exterior

27 de Septiembre , 2020

Es al revés, señor ministro

Mira que nos han salido rabudos los garzones. En castellano, garzón puede ser una importación del francés garçon y significar mozo o muchacho. También puede derivar del árabe y definir a una variedad de garza. O ser el apellido del juez Baltasar y del ministro Alberto.

Que es ministro lo sabemos porque delante de los sillones donde lo sientan ponen una cartela con su nombre y el cargo, como hacen en los zoológicos con el nombre popular y el de Linneo: Garza real (Ardea cinerea).

Tendría que oír lo que dicen de él en el sector turístico, y por ende, en hostelería, donde te convidan a un trago si compartes su opinión. Menos ministro, cualquier cosa.

Claro, el hombre tiene sus prioridades y las deja bien de manifiesto en los títulos de sus opúsculos: Por qué soy comunista… ¿Quién vota a la derecha? Y el summun, La tercera república. Con todas esas preocupaciones encima no es de extrañar que el Consumo ande un poco abandonado. Total, ¿qué importancia puede darle un comunista al consumo? Como no sea para eliminarlo…

El hombre está encantado de ser ministro comunista en una monarquía parlamentaria y disfruta como un enano tirándole chinitas al rey. Tiene motivos, pues como ya dijeron el economista argentino Agustín Etchebarne, y tantos otros, es fácil ser comunista en una democracia libre; lo difícil es ser libre en un país comunista.

Y si preguntas entonces para qué se nombró a este ministro de so!, en vez de uno de arre!, te dirán que es de cuota, como los antiguos quintos de la mili, una cuota que nos está llevando de cráneo sin que a nadie le parezca especialmente grave.

Tensión entre Moncloa y Zarzuela, tituló alguien ayer, como si fuese un ataque de cuernos entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas.

Daniel Pernas publica en gallego el año 1936

27 de Septiembre , 2020

El libro Fala d´as musas del sacerdote de Abadín ve la luz en esa fecha tan poco propicia para la poesía

PUBLICAR UN LIBRO de poesía es fruto de graves esfuerzos. Hacerlo el año 1936 en España, necesita el concurso de héroes. Y si el libro está escrito en gallego y aparece en tierras bajo el control del bando nacional, la explicación solo puede deberse a un milagro.

Pero sucede. Por aquello del milagro, digamos que lo consigue el sacerdote Daniel Pernas Nieto (Abadín, 1884), nacido el 25 de septiembre en el lugar de Os Carballiños, parroquia de Santiago de Quende. Le ayudan dos factores, su condición sacerdotal y el inocente lirismo de sus poemas.

Fala d´as musas, no es el único que ve la luz durante esos terribles 32 meses, y abre el camino a otros muchos que vienen detrás, el primer poemario en gallego que se publica tras la guerra será Cómaros verdes, de su paisano Aquilino Iglesia Alvariño, en 1947. Abadín, por lo tanto, como protagonista de ambos hitos.

Alrededor de 1890, cuando ha cumplido seis años, sus padres, Luís Pernas Prieto y Josefa Nieto Villagal, se trasladan a una casa de la calle Rigueira de Mondoñedo, donde estudia en su Seminario. Allí comienza a escribir poesía y a exhibirla de una forma u otra.

Aunque ya lo han hecho antes de forma más esporádica, como en 1908 en El Primitivo de Buenos Aires, a partir de 1917 sus poemas aparecen en docenas de publicaciones.

Siendo Pernas Nieto un espíritu puro ganado para la lírica e influido por la obra y el magisterio de Noriega Varela, llama la atención el hecho de que haya sido él también el autor de la noticia sobre el pago de las expropiaciones de las minas de lignito en As Pontes de García Rodríguez, bastantes años antes de iniciarse su explotación como central térmica. Pero así fue.

Daniel Pernas Nieto, párroco de Santa María de Vilavella, en As Pontes, ejerce también de corresponsal para El Correo Gallego y el 27 de octubre de 1922 anuncia dicho pago. “La villa de Las Puentes ve con todo esto un nuevo despertar en el risueño porvenir”, escribe. Un siglo después se ha convertido en una paradoja.

Le corresponde a Jesús Foxo, el impresor impulsor de La Voz de Ortigueira, la primera iniciativa para recopilar en libro los poemas de Pernas Nieto en sus Talleres Gráficos de esa localidad. Es una idea un tanto descabellada en la segunda mitad del año 1936, aunque es posible que los primeros pasos en ese sentido se diesen ya antes del 18 de julio.

El caso es que Daniel solicita autorización a las autoridades cívico militares y al obispo de Mondoñedo, el becerrense Benjamín de Arriba y Castro, para que dictaminen si allí pudiese existir algún inconveniente político, religioso o lingüístico que impida el nacimiento del libro. Arriba y Castro es contundente, nada hay contra la fe y las buenas costumbres.

Eso permite que el 23 de diciembre de 1936 exista el mencionado libro y lo haga con dos aportaciones mindonienses; la de un prólogo escrito a petición de Daniel por su convecino, el joven Álvaro Cunqueiro, que entonces es profesor de la Academia de Ortigueira y la de la portada, a cargo del artista Bernardino Vidarte, amigo de los dos escritores y autor también de otras portadas cunquerianas.

Fala d’as musas contiene 26 poemas de tipo religioso y sobre la vida campesina, que se encuadran en la estela de Antonio Noriega Varela, con gran influencia en aquellos años, máxime en la mitad norte de la provincia de Lugo.

Fala… se ha reeditado en fechas recientes por iniciativa de Armando Requeixo.

Vinicio Vilares, todo para el emigrante

27 de Septiembre , 2020

El de Baleira es uno de los artífices de la excelente infraestructura conseguida en México

EL LUGAR DE San Bernabel, en la parroquia de Santiago de Martín, pierde en un siglo a todos sus vecinos. Allí nace Vinicio Vilares Andión (Baleira, 1915), apenas cuatro años después de crearse el primer centro gallego en México, al que Vinicio está destinado a vincular su vida para convertirlo en uno de los mejores del mundo.

Cuando cumple los quince años, Vinicio compra un pasaje en el Cristóbal Colón que lo conduce del puerto coruñés al de Veracruz (México), donde lo registran, sin que sepamos los motivos, como natural de Ribadeo. En México lleva ya siete años su hermano Eusebio.

Los dos hijos de Pedro Vilares trabajan en diversas panaderías y oficios, hasta que Vinicio se hace propietario de una fábrica de envases de cartón.

A los quince años de su llegada, en 1945, se casa con la madrileña María del Carmen Cañil Lozano, con quien tiene seis hijos, entre ellos el arquitecto Pedro Vinicio Vilares Cañil.

Pronto entra en contacto con el centro, que reúne a 800 gallegos de los 2.500 que viven allí. Hay que tener en cuenta que el país está cerrado a la emigración, lo que significa que todos son anteriores a los años de la guerra. Ejerce la secretaría del mismo y con su aliento se llevan a cabo realizaciones muy ambiciosas.

El número total de españoles en México durante los años sesenta es de unos 30.000. Entre los gallegos destacados, Vinicio se refiere al médico coruñés Aurelio Gutiérrez Mollano, que preside el Centro, al oftalmólogo compostelano Juan Rico Rodríguez, al actor orensano Eduardo Fajardo, y a la actriz lucense Prudencia Grifell.

La figura histórica más destacada es Fray Sebastián de Aparición, de A Gudiña, que introduce el transporte por carretera y construye gran parte de las pistas existentes. Su cuerpo incorrupto se venera en Puebla.

En España participa en el Congreso de Emigración, donde se aborda la modernización de Galicia como factor esencial para frenar la despoblación.

También viene con el encargo de entregar al Círculo das Artes una colección de discos del Instituto Mejicano de Seguridad Social, que recogen canciones mejicanas, así como varios libros sobre México.

Lugo le sorprende, pero San Bernabel le deprime. Está igual que hace 38 años, cuando emigra. Llevado por su espíritu emprendedor decide crear la Junta pro-mejoras de San Bernabel, pero hoy sabemos que nada logra detener la hecatombe demográfica.

Vinicio destaca la labor que lleva a cabo la Sociedad de Beneficencia Española, pues atiende a todos los españoles sin distinción de credo político o religioso. Fue fundada en 1842 y en 1968 posee un patrimonio de varios cientos de millones de pesos mejicanos con un presupuesto anual de unos 40 millones.

El de Baleira pertenece a la Junta Española de Covadonga que se encarga de reunir los fondos para la Sociedad. Gracias a ella, dice, ningún español está en México desamparado. Están a punto de inaugurar una clínica con más de 500 camas que se considera la más adelantada del mundo para emigrantes.

La labor del Centro es transmitir el folklore y la cultura de Galicia a las nuevas generaciones, así como ofrecer un espacio para las reuniones sociales, que pronto podrán ser deportivas, gracias a unos terrenos adquiridos.

Otros aspectos de los que presume Vilares son el cuadro artístico que actúa en todo el país y el restaurante del Centro, “el mejor de la capital” que ofrece a los deportistas gallegos y españoles que acudan a la Olimpiada de 1968.

Que viene la dictacruda

26 de Septiembre , 2020

Magnífica viñeta de Tomás Serrano en El Español

No es la prudencia uno de los rasgos que caractericen a ninguna cabeza de este gobierno trifásico de Pedro, Pablo y los cuatreros del norte. Es por eso que cuando se escucha de labios del ministro de Justicia que hay que dar normalidad a las ausencias del Rey en Barcelona, el pánico te recorre el espinazo pues sospechas que este hombre _ Campo, se llama _, está hablando de algo que se encuentra más allá de las leyes, de la lógica y del entendimiento. Este hombre está hablando de un golpe de Estado.

La cosa empieza cuando el Rey desaparece del acto después de estar anunciada su presencia. No es asunto baladí y la prensa, el estamento encargado de hacer las preguntas, interroga sobre lo sucedido a distintos miembros del Gobierno, el estamento encargado de responderlas.

En ese ejercicio nos topamos con una serie de caras circunflejas, como la de la vicepresidenta Calvo, que realizan gestos similares a los del niño que lucha por tragarse la bola de carne que se le ha formado en la boca y se escuchan frases de pretendida trascendencia, como “la decisión la ha tomado quien tenía que tomarla”, que parece arrancada de la Biblia; seguida de la correspondiente sentencia: “y muy bien tomada, muy bien tomada”.

Ya ahí empiezas a sospechar que lo único bien tomado en todo este putiferio es tu pelo, que se lo están zampando a fauces llenas.

Pero cuando a continuación oyes al titular de Justicia aconsejándonos que nos acostumbremos a que el Rey deje de ser Rey en todo el territorio nacional, el mosqueo sube de tono y solo te quedan meninges para pensar que no solo te están tomando el pelo, sino que también te están dando un golpe de Estado, y la gente sin enterarse.

Ya conocimos la dictadura y la dictablanda. Ahora nos falta por conocer la dictacruda, poco hecha por dentro y sin fundamento.