Se necesita nurse

19 de Enero , 2019

Aquí le dejo todo lo que hay que hacer

Vista desde fuera, la historia de los cinco años de Podemos se explica por leyes físicas e inmutables que Newton redactó mucho antes de que la analice cualquier politólogo.

Se trata de una confluencia de fuerzas que se originan en torno a su líder, un personaje centrípeto de consecuencias centrífugas. O sea, que su afán de centralizarlo todo en torno a su persona, acaba por despedir los objetos lejos de su influencia, como satélites incapaces de mantener la órbita de su planeta.

Él establece las relaciones como lo haría un pater familias a la vieja usanza, como ese macho alfa tantas veces citado al tratar de definirlo. Su mano derecha tiene que ser su amigo, y si es mujer, su pareja. Para ello necesita prole y casoplón.

Pero cuando se da cuenta, el amigo se va; la primera pareja ya estaba desde antes con el fugado y debe cambiarla. La prole le exige una baja y el casoplón se levanta sobre terreno protegido. Un desastre. Los ha centrifugado a todos menos a Echenique. Vaya por Dios. Ése aguanta lo que sea con tal de que no le muevan la silla.

Cuando el hombre diseña su futuro inmediato _ la compra de la casa, las bajas de maternidad-paternidad, su desaparición en pro de los biberones y su triunfal regreso _, no es capaz de sospechar que le va a irradiar el núcleo por la seducción de los sectores laterales aliados, Íñigo dixit.

Ahora se siente tocado, según sus propias palabras, y maquina a toda velocidad su venganza. De momento le ha mandado recado, vía Echenique, para que deje su escaño con un argumento de peso: Si ya no eres nuestro, ¿qué haces aquí?

Pero va a haber mucho más. El líder no es de los que se quedan sentados esperando a que escampe, ni mucho menos. Lo siento, pero peligra el biberón de los gemelos. Yo que Irene les ponía una nurse.

¡Qué difícil es el inglés!

18 de Enero , 2019

El speaker de la Cámara de los Comunes _ o sea, el presidente _, se cambió ¡de corbata! durante la sesión. ¿La tendría sudada?

Me encantaría entender el inglés con soltura; pero tanto o más, entender a los ingleses. Ya con el referéndum del brexit comencé a pensar que no era fácil penetrar en el entramado, por lo menos para transmitirles una impresión particular sobre el asunto.

De hecho en esta sección se ha escrito la palabra brexit tres veces, y dos fueron para hablar de otro asunto.

Me llevé una gran alegría cuando en aquellas fechas una encuesta a pie de calle _ creo que en Londres _, presentaba a un corrillo de señores, con pinta de ser ingleses desde los dolores, que decían a cámara y sin ningún rubor que ellos tampoco lo entendían.

¡Hombre! Menos mal. No soy el único gilipollas de la parroquia. Estos señores viven allí y también están a dos velas.

Después vinieron estos años de negociación entre May y la Unión Europea en los que sí, más o menos, comprendías lo que iba pasando y los intereses de cada parte, aunque desconocieses en realidad de qué barros venían esos lodos.

Finalmente hemos vivido estas dos jornadas parlamentarias y ha vuelto el desconcierto. Digo “hemos vivido”, porque con mi mal inglés a cuestas y todo eso, me armé de paciencia para seguir en directo los gritos del speaker y ese curioso ritual que tienen en Westminster y que he de reconocer que me gusta más que el nuestro, porque son todos muy respetuosos y aunque monten broncas, siempre parecen broncas ilustradas. Nada zafias ni rufianescas como las propias.

Bueno, el caso es que a May le dan un tantarantán mariamanuela que le tiran los dos años de negociación por la borda, con todo el dinero, sudor y lágrimas que costó.

Bueno, me digo, pues ya está. Se la han cargado. ¡Pero no! ¡Al día siguiente la apoyan como si valiese! Y entonces me acuerdo de aquellos hombres de la encuesta. Estarán como yo. Sin coscarse de nada.

Rita en el diván

17 de Enero , 2019

Rita en su consulta

Rita Maestre se revela como una gran psicoanalista de diván y nos descubre sorprendentes conclusiones sobre los votantes de Vox, esos extraños andaluces que le han dado el gobierno a Bonilla y a ella, un bofetón a mano abierta.

La concejal, un tanto anonadada por los resultados, estudia el caso y ahora ya sabe qué ha pasado. Resulta que esos votantes, mire usted, son unos hombres débiles e inseguros. Buenas personas, no digo que no, pero están desorientados, los pobres. Si los coge ella y se los lleva a una jornada de tetas abiertas por varias capillas, los cura en una semana. Vamos, algo así como aplicar electroshocks para reciclar gays.

La terapia más adecuada para estos votantes, según Rita la encantadora, consiste en realizar con ellos una inmersión radical dentro de las propuestas del feminismo, y ¡hala!, en una semana salen de allí como nuevos, con coleta de caballo y votando a Podemos.

Se supone que alguna tarde también les dará una conferencia Iglesias con el fin de imbuirles su bonita teoría: El hombre feminista aguanta más en la cama, que es el último grito en lavados de cerebros.

Pues mire, va a ser que no. A poco que cualquiera se acerque a examinar el por qué de esos votos, se da cuenta que la primera y principal causa de su existencia radica precisamente en la aparición de Ritas, Pablos y Pedros en el panorama español, no por feministas, que todas ideas son buenas, sino por excluyentes, manipuladores, dictadores, antiespañoles e inútiles.

Por todo ello es harto dudoso que su método de reconvertirlos sea eficaz para los fines que pretende. Comprendemos que es una lata descubrir a estas alturas que cuatro años después se pierden apoyos, pero lejos de buscar traumas en los contrarios, más le valdría autosicoanalizarse y descubrir qué ha hecho mal para haberlo provocado.

Las Cinco Llagas

16 de Enero , 2019

El Parlamento está dentro

La disculpa es la igualdad, pero podía ser cualquier otra, porque lo que se pierden son las ubres ubérrimas de la vaca oficial, ese enorme ejemplar que no parece tener fin y de la que todos están siempre dispuestos para el ordeño.

Son muchos años sentándose cada mañana con la banqueta y el cubo delante del animal como para retirarse sin renunciar a una pataleta que calme el escozor, si eso fuese posible, o por lo menos que desluzca para la historia la llegada de Bonilla y haga buena la nunca demostrada superioridad moral de la izquierda.

Antifascistas se llaman, aunque sus modos y costumbres estén copiados de dos manuales totalitarios: Qué hacer cuando no nos gustan los resultados de las elecciones y Qué hacer cuando nos descubren llevándonoslo crudo.

Piensan los convocantes de estos escraches, manifestaciones y algaradas, que la gente solo acierta cuando les vota a ellos, o que su forma de administrar las arcas públicas no tiene premio o castigo, de acuerdo a cómo se haga, sino que son factores exógenos.

Por ejemplo, malignas influencias de ultratumba. De ahí tan acendrado amor al trasiego de tumbas, cuando en realidad ellos son los primeros en negar la vida eterna.

Para que todos defendamos esa superioridad moral resulta descorazonador ver cómo los cachorros de la izquierda, la izquierdita y la izquierdona desfilan ante el Hospital de las Cinco Llagas sevillano, que nunca tuvo mejor nombre. Esos lametones a sus heridas tienen efectivamente remedio, pero es dentro del edificio, no fuera. Dentro están los escaños dispuestos para ser llamados en conjunto el Parlamento de Andalucía.

El resto son fuegos de artificio que ya no engañan a nadie, salvo a quien los lanza, si así pretende ser recordado.

Trato de desfavor

15 de Enero , 2019

Éste también firmó

Es cierto que a Sánchez no se le cae de la boca, “yo soy el presidente del Gobierno”. Tanto es así que nos lo imaginamos dándole los buenos días a Begoña con esa actitud: “Hola, cariño; soy el presidente del Gobierno, y lo sabes.”

Ahora bien, el resto de sus actividades diarias no demuestran con hechos lo que tantas veces repite con palabras.

Sánchez no es un presidente del Gobierno al uso. Ni sospecha qué es eso, ni le sale motu proprio. Cuando habla, no se dirige a los españoles, sino a sus votantes. Al resto los desprecia e insulta como si viviese en un constante mitin político previo a unas generales, él que tanto terror padece al recordar que tarde o temprano tendrá que convocarlas.

Es tan notorio que sus gestos solo persiguen mantenerlo en el cargo que hasta ha cesado de recibir críticas en ese sentido. Gana al enemigo por cansancio. ¿Cómo se le va a reprochar a estas alturas que favorece a los independentistas vía Presupuestos, si no ha dejado de hacerlo desde mayo del año pasado?

La crítica está saturada y por más que se le afee, ya no le afecta. La sopa está tan salada que si se le echa más sal, flota, no se diluye.

Lo curioso del caso es que todos parecen estar bastante de acuerdo con el pago que este hombre hace a la deslealtad.

Pero solo se entiende que los Presupuestos favorezcan a Cataluña, si al mismo tiempo desfavorecen a los demás, puesto que si todos recibiesen el mismo trato de favor, ¿dónde estaría el privilegio?

Cada vez que se oye lo bien tratada que va a estar Cataluña es como si dijesen que el resto vamos a recibir dos zurriagazos en la espalda y quizás, si no protestamos, un caramelo Limón de España.

En fin, que están todos de un sumiso que asusta.

La playa del minarete

14 de Enero , 2019

Cartel de las fiestas. Obsérvese que aquí sí aparece el relicario del brazo del santo _ similar al de San Froilán _, pero es un espejismo, pues solo se ha pintado para sostener un bocata

Si serán imbéciles en el ayuntamiento de Palma que para sus actuales fiestas de San Sebastián han eliminado los actos de la iglesia a la que pertenece su patrón, el aseteado, pero incluyen otros con los que pretenden acariciarle el lomo al Islam.

También destierran el castellano y utilizan el árabe. Precioso. Al señor alcalde, independentista él, el término de majadero le queda corto. Como una palangana a una ballena. Pero a sus votantes _ si aprueban el programa festivo, y es de suponer que sí _, el sistema público de salud debería subvencionarles unas visitas, breves, a los países donde es oficial la religión que ahora parece conmoverles.

Sin entrar en filosofías, ni tan siquiera en defensa de occidentalismos culturales, preguntémosles tres cuestioncillas. Vamos a ver, almas de cántaro, ¿de dónde viene el 45,5 por ciento del PIB de las Baleares, el más alto de toda España?

Repitan al unísono con voz tronante: ¡¡¡Del turismo!!!

Bien, ¿y a qué se dedican los turistas que hoy vuelan a las islas?

Respondan con el mismo ímpetu que antes: ¡¡¡A tirarse en la arena con las tetas al aire durante todo el día, y a beber alcohol a codo alzado toda la noche!!!

Correcto. Ya estamos llegando al final del test. Tercera y última pregunta. ¿Le gusta mucho al Islam que las mujeres exhiban las domingas y que los hombres beban espirituosos hasta perder la noción del calendario gregoriano?

¡¡¡No. No le gusta nada. Lo prohíbe y lo persigue!!!

Llegados a este punto, me quieren ustedes explicar por qué el alcalde de Palma no ha sido arrojado aún al Mediterráneo en una barca con timón y orza fijos para eliminar la posibilidad de retorno.

Insistimos en la vieja idea. Este siglo parece puesto para que promocionen los idiotas y aplaudamos los demás.

La nomenklatura cambiante

13 de Enero , 2019

El edificio de la Junta en Málaga, fotografiado de noche en plena efervescencia laboral. El autor de la foto, un vecino acostumbrado a verlo apagado, se pregunta: ¿Qué estarán haciendo? Crucigramas no, seguro.

Resulta de todo punto injustificado que el relevo político en Andalucía afecte a 660 cargos de confianza. Es un tropel de gente que por su propio número dice a gritos que su principal mérito para ocupar muchos de esos altos o medios cargos es su militancia en el partido que abandona la administración, como se demuestra cada vez que ocurre este fenómeno.

Porque, eso sí. Nos lo dicen y nos llevamos las manos a la cabeza, sobre todo, los que más contentos están de que se produzca el relevo. Sin embargo no hay manera de que en el próximo la cifra disminuya, porque la rueda funciona bajo el principio kantiano, lo que hiciste, te haré.

En el pasado revolcón Rajoy/Sánchez se calcula que los afectados fueron cuatro mil, que siendo una barbaridad, no deja de señalar un desfase monumental entre autonomías y gobierno español. El caso andaluz, ya sabemos, es un dramático mal ejemplo de enchufismo y simonías.

Lo escribimos entonces, y lo repetimos ahora. España está a la cola ¡mundial! en número de cargos afectados en cada relevo, lo que demuestra un arraigado tercermundismo estructural y un sintomático pensamiento de asimilar cada vuelta de tortilla, con pintanza, prebenda y ahora me toca a mí.

Mientras Holanda, Canadá, Japón y Noruega abanderan los países más comedidos (del 0 al 5 por ciento de cambios), aquí en Turquía y en Chile, defenestramos entre el 95 y el 100% de los altos y medios cargos, lo cual es la prueba del nueve que demuestra, no solo el egoísmo de los partidos, sino la imposibilidad de establecer políticas más ambiciosas que el mero trámite burocrático.

Se parece a la reforma de la Constitución. Todos hablan de ella, pero nadie, cuando ocupa el poder y está en condiciones de llevarla a cabo, da el paso adelante y renuncia a sus privilegios para emprenderla. De modo que habrá para largo.

Igualdad

12 de Enero , 2019

Colección criminal

No hacía falta que Rocío matase a Denisa en Alcorcón, ni que lo hiciese la niña rusa de Banyoles a su madre adoptiva, o Ana Julia al pequeño Gabriel en Almería.

Antes de que esos crímenes ocurriesen ya sabíamos que las mujeres son en potencia tan asesinas como los hombres, lo cual no quiere decir que hayan matado más o menos.

Sostener cualquier distingo de la maldad entre sexos, o presentar a la mujer como incapaz de comportarse con la misma vesania que el hombre solo responde a razones ideológicas y de manipulación interesada. No a ninguna deducción científica.

A lo largo de los últimos años he atesorado información sobre unos dos mil crímenes _ homicidios y asesinatos _, realizados en las provincias de Lugo y Pontevedra en el transcurso de los últimos tres siglos y puedo sostener con ciertas estadísticas en la mano algunas afirmaciones sobre los hábitos de matar.

Por ejemplo, por no entrar en otros de mayor morbo, se constata con cifras abrumadoras que el protagonista mayoritario de los homicidios es el hombre. En las peleas, los enfados, en las borracheras y discusiones que acaban con muerte, las diferencias en contra del hombre llegan a un porcentaje de 9 a 1.

Sin embargo, en aquellas muertes que llegan a ser consideradas asesinatos, un crimen planeado que no es fruto de frenesí espontáneo o del arrebato, las cifras se equiparan hasta un 6 a 4, e incluso ascienden en contra de la mujer si sumamos los casos en los que no son autoras materiales, pero sí intelectuales, inductoras o cómplices. Además, las diferencias entre homicidios y asesinatos tienen explicaciones sociológicas, más que psicológicas o de sexo.

Como dice la criminóloga Paz Velasco de la Fuente, las mujeres “son tan letales como ellos”.

El bibloque

11 de Enero , 2019

Ya lo saben. PP y Cs gobernarán Andalucía gracias a los ultras.

En cambio, Pedro Sánchez, sin haber pasado ni siquiera por las urnas, gobierna España gracias a la Santísima Trinidad, es decir, gente responsable, cumplidora, amante de su país, defensora de la Carta Magna a carta cabal, que jamás se le ha ocurrido dinamitar la tierra de sus mayores en fronteras, leyes o símbolos; gente que no ha coqueteado con el terrorismo, ni lo ha practicado a manos llenas, a troche y moche, hasta que la sangre rezumó por las esquinas; gente que se proclama rendida admiradora del chavismo, del castrismo y del comunismo, aspirando para su país la implantación de una dictadura semejante donde la casta sea incuestionable y los casoplones se concedan a dedo desde la Zarzuela; gente que hoy, en pleno ejercicio del poder que le confiere un puñado de votos con los que sustentar al padre de todos los ultras, trenza las mil y una trampas para que el castellano _ mal llamado español porque ya no sirve por igual en toda España _, pase a ser en muchos lugares una segunda división indigna; gente aficionada a los golpes de estado, al despilfarro y a la propaganda por el mero hecho de haberse inventado una imaginaria nación donde vivir su dictadura pinypon a banderas desplegadas.

Todos ellos en unión se han levantado hoy con un terrible dolor de cabeza porque PP y Cs van a gobernar con los ultras en Andalucía. ¡Válgame el Misterio! ¡Qué gente más desconsiderada hay en la derecha!

Decían que el bipartidismo se había acabado gracias a nuevas siglas con las que fragmentar la representación política. ¡Ja! Y un jamón con chorreras. Lo que ha venido, y a la vista está, es una política de bloques, concretamente de dos. Pero cuando lo cuenten, si queda un historiador independiente, no podrá decir que la empezó Moreno Bonilla en Sevilla.

Mentir con disimulo

10 de Enero , 2019

Piedra contra pixeles

Si Risto Mejide hubiese parido un programa mínimamente serio _ todo lo serio que se puede concebir en la sobremesa de Cuatro _, cabría esperar grandes cosas de un título como el de Todo es mentira; pero en su estreno ya quedó demostrado que no van por ahí los tiros, sino en colaborar eficazmente para mantener el embrutecimiento general.

El título no es malo, aunque en ese planteamiento tanto vale la verdad como la mentira. Por ejemplo, el presentador ni se llama Risto, ni se apellida Mejide, sino Ricardo Meixide, pero ¿quién se la juega a asegurar que la verdad histórica es más valiosa que la mentira mediática?

Nadie. De hecho, si a alguien se le ocurre preguntar en la emisora por Ricardo Meixide, le dirán que allí no trabaja. O sea, que es mentira.

Vox exige que se expulse a 52.000 ilegales. ¿Es verdad o mentira? ¿Puede la Junta de Andalucia expulsar tan siquiera a uno? ¿Por qué hay 52.000 ilegales? ¿Por qué hay uno solo?

La cifra, la petición, la exigencia, ocupa hoy más centímetros cuadrados de papel y más pixeles digitales que cualquier otro acontecimiento y todos estaríamos encantados de que Meixide dedicase el programa a escudriñar por qué.

Pero no lo hace. No se refiere a esas mentiras, sino a las que sirven para seguir fabricando más y más basura mediática.

Decimos muy pomposos que nunca el hombre estuvo mejor informado que ahora. ¿Seguro? Es cierto que nunca hubo mayores posibilidades de acceder a contenidos, pero también que nunca hubo tanta facilidad para el engaño y la confusión.

Cuando sacan micrófonos a la calle se comprueba que la gente no tiene pajolera idea de temas que vayan más allá de los que trata Meixide. Ni pajolera. Y encima sueltan la primera burrada que se les ocurre. ¿Verdad o mentira? ¡Anda y que le den morcilla!