El meollo societario

18 de Noviembre , 2018

Judas tenía una sociedad interpuesta, pero ahora son multitud los que las tienen

Al ver a ministros y a otros personajes de campanillas que se amparan en sociedades instrumentales falsas _ por denominarlas rápido y en corto _, para ahorrarse unas pesetillas en sus obligaciones tributarias, muchos de ustedes se habrán preguntado dos cuestiones.

Una, si esta ingeniería es legal, ¿por qué no la hacemos todos? Y dos, si la hacemos todos, ¿porque no nos rebajan directamente los impuestos y acabamos antes?

Este simple ejercicio preguntatorio o preguntativo nos retrotrae a la clave de la premisa inicial. Señores, resulta que no es legal y lo sabían, que es lo que se trata de camuflar desde el minuto cero.

La sociedad en cuestión tiene que reunir una serie de requisitos que sería prolijo enumerar, pero que en líneas generales, todos estos personajillos de poca monta que quieren pasar ante nuestros ojos como los listos de la clase incumplen, pues son más chorizos que los de Cantimpalos, provincia de Segovia.

Lo son o lo fueron en fechas recientes, pero en cualquier caso no pueden presumir de un currículo ciudadano impoluto por muchas mareas que le den a la cazuela.

Si usted no ha recurrido a este mecanismo para tributar menos, no piense que es tonto de capirote respecto a los listillos, porque a falta de otras pruebas, de usted se puede decir que es honrado y del otro, que comete fraude de ley. Sanseacabó. O como enfatiza nuestro amado presidente, y punto.

Sin embargo, don Pedro Sánchez fue en su día don Sancho Pérez, un personaje fantástico que dice todo lo contrario de lo que hace, o que hace todo lo contrario de lo que dice. No se sabe muy bien.

Ese don Sancho prometió deshacerse de los listillos, aunque cuando ve que está rodeado de ellos, propone a las masas: Hablemos de los coches de gasolina y diésel. Y aquí nos tiene, entretenidos.

¿Y las corredoiras, qué?

17 de Noviembre , 2018

¡Qué buen impuesto se está perdiendo!

Nadie sabe si finalmente el Gobierno se va a desplazar este miércoles a Valladolid en Airbus, Falcon y helicóptero, tal como haría Patton para avanzar sobre Sicilia, pero se ha anunciado y debemos estar preparados ante cualquier eventualidad.

Por menos motivos que la cumbre hispano-portuguesa _ prácticamente, por ningún motivo _, ya se movilizó el Falcón, de modo que no nos va a pillar de sorpresa, así vayan en el viejo portahidroaviones Dédalo. Lo tienen fácil. Remontan el Jarama, y de ahí al Eresma, al Duero y ya, el Pisuerga.

El único problema, si podemos llamarlo así, es que al lado de ese desplazamiento, o raid diurno, se especula con el cobro a particulares por el uso de las autovías actualmente gratuitas, y entonces lo comprendes todo de golpe.

¿Cómo no nos van a cobrar las autovías, si de lo contrario los pobrecitos no tendrían ni para media hora de Falcon? ¡Bastante hacen ellos con mantener gratis las corredoiras! Aunque ahora que lo pienso, un euro por carro/tractor no va a ninguna parte y al cabo del año te sacas un pico y amortiguas deuda.

El impuesto por desgaste de calle con suela de zapato, cuando tanta gente le da al running, al footing y al peregrinating, también podría venir muy bien para decirle a Europa que sí se puede. Que sí se puede atracar más.

Además hay que tener en cuenta que esas sociedades interpuestas para pagar menos que crearon todos los ministros menos uno que es sordo, tienen que salir carísimas, con la cantidad de empleados que contratan, con sus compras de consumibles, sus amplias oficinas, su mantenimiento… uno piensa que las crean para pagar menos a Hacienda, pero acaban pagando más. Que lo aclare Calviño, que es la última en incorporarse al clan. Como dijo Sánchez en su día: “Si alguien en mi partido crea una sociedad para pagar menos, está fuera”. Ya se ve. Está fuera de peligro.

Fases riojanas

16 de Noviembre , 2018

En el monasterio de Yuso (San Millán de la Cogolla): Lo que armaste, pollito

En cuatro días, el PSOE de La Rioja ha experimentado las fases lunares con una velocidad y una limpieza tan extraordinarias que tiene asombrada a la comunidad científica del planeta.

Primera fase. Luna llena. Allá por el día 12 _ parece que pasó un siglo _, nos anuncian unas enmiendas que quieren equiparar el euskera al castellano en el estatuto de autonomía, aprovechando que los idiomas vasco y español pasan por San Millán de la Cogolla, aunque uno se queda y el otro desaparece.

Están como las maracas de Machín, comentan los científicos. No contaban con gobernar y se le ha ido la pinza.

Segunda fase. Cuarto menguante. Día 14. A la vista del revuelo armado, y sobre todo, a la vista de la estupidez manifiesta de lo que se pretendía, el partido califica de malentendidos las reacciones y valora la posibilidad de corregir el texto propuesto para las enmiendas. ¿En qué quedamos? ¿Se malinterpreta? ¿Están mal escritas? ¿Es una chorrada? Parece ser que todo.

Tercera fase. Luna nueva. Día 15. No habrá enmiendas. Perfecto. Se confirma en toda su extensión que era una pendejada tan grande como el Taj Mahal y jardines anexos.

Pero atención, las fases de la Luna, a grosso modo descritas, son cuatro. Falta por lo tanto el cuarto creciente. ¿Qué podría depararnos en esa nueva posición el activo PSOE riojano? Pues cualquier cosa que deteriore España en su concepción unitaria, porque están a eso. Han recibido órdenes superiores en el sentido de que serán muy bien valoradas todas aquellas iniciativas que desmiembren para que se perciba a Torra menos gilipollas de lo que es, y se ve que los de La Rioja lo han tomando al pie de la letra. Toma euskera.

¿Qué podrán hacer ahora? Hay una cosa a la que le llevan dando vueltas desde hace tiempo y es demostrar que en realidad el Cid era moro.

El consomé del humorista

15 de Noviembre , 2018

Reyes en piel republicana

Joaquín Reyes es un notable humorista. Tiene vis cómica, como se dice cuando la mera visión de alguien predispone a la risa y no al llanto, que entonces sería vis lacrimógena. Y si predispone a ser limpiado sería vis cocho. Es un chiste, pero de los malos.

Pero me han pasado lo que llaman su parodia de Pedro Sánchez y es un completo fracaso. Allí no hay parodia por ninguna parte. Joaquín Reyes naufraga de proa a popa, porque en la pieza televisiva lo único que se ve es a Pedro Sánchez tal cual es.

Si se cree Joaquín que parodia, imita o remeda muy bien al presidente, está absolutamente equivocado. Lo clava.

Joaquín es Pedro. Tal cual. Se habrá tomado un consomé mágico, o quizá actúa auxiliado por un pacto diabólico, pero al humorista le sale el presidente con espontaneidad acrisolada.

Esa manera de atarse los cordones de los zapatos, esa pose con las gafas de sol, esa manera de mirar el futuro sin ver ni el presente, son ademanes inequívocos del personaje y por lo tanto no hay remedo, sino transfiguración, como la del monte Tabor; cuando no transubstanciación eucarística, que es fenómeno poco usual entre humanos, pero que sin duda, dada la categoría del personaje es posible que se produzca en ocasiones muy señaladas y necesarias.

En efecto, estamos urgenciados _ que diría un doblador puertorriqueño _, de fenómenos para que esta ola de mediocridad ramplona y felona no nos lleve por delante, como ese huracán de materia oscura con una masa de diez mil millones de soles que avanza hacia la Tierra, que digo yo que ya es masa y poca miga.

Unos cuñados míos de Madrid conocen a Reyes. Tengo que preguntarles si estos días lo han visto recoger a los niños del colegio en Falcon 900B. Cuando te transubstancias tan bien acabas por pringarte con todos los defectos del transubstanciado.

El lazo gamado

14 de Noviembre , 2018

Hermosa cajita para el solsticio

Tengo que acordarme de vigilar si cuando fallezca _ Dios quiera que dentro de muchos años y que yo lo vea _, el alma de Ada Colau merece ir al cielo o al infierno.

Lo digo, porque en el primer caso, si la mujer se ha ganado la gloria eterna, mis últimos días sobre la tierra los tengo que dedicar al pecado nefando con profusión y a destajo, pues por nada de este mundo, ni del siguiente, desearía estar a su lado para siempre.

Por supuesto, si me entero que tiene todas las papeletas para arder en compañía de Mefistófeles, haré la imposible por ingresar en una cartuja y limpiar mis faltas hasta dejar en ridículo los chorros del oro.

Ya sé que ella no cree en estas cosas, pero por si acaso le da por convertirse a última hora.

Esta mujer que se han puesto por alcaldesa los de Barcelona se ha atrevido a hacer lo que nadie antes, excepto Hitler; cual es colar entre los adornos navideños símbolos políticos, en su caso, el famoso, infame y mentiroso lazo.

No es que esperásemos de ella el Niño en el pesebre, el buey y la mula, que eso sería tanto como pedirle una licenciatura en Filosofía; ni siquiera esperábamos el descafeinado Papá Noel, ese personaje a medio camino entre boy de Celia Gámez, conejita de Playboy y voraz consumidor de cocacolas. No somos tan ilusos.

Pero de ahí a colarles a los barceloneses el lazo amarillo en medio de la iluminación navideña van tres pueblos. Es cierto, Hitler también quitó las estrellas y mandó que se hiciesen unas bolas rojas con la cruz gamada en altorrelieve para colgar de los árboles y cantar alrededor `La bandera arriba`, o sea, la canción de Horst Wessel, en vez de `Noche de paz`.

¿Qué cantará Colau al Lazo Dios? Ni lo sé, ni me importa. Lo que me preocupa, ya digo, es la eternidad.

Jamón, jamón

13 de Noviembre , 2018

Begoña de rojo, puño en alto y la banderaza. Mensaje claro

Imagínense que generaciones y generaciones de gallegos escuchan la cantinela que entonaba el otro día la manifestación de animalistas concentrada ante el Museo del Jamón de Madrid: “¡No es butelo, es cerdo muerto!”

Tiene gracia la cosa. Criticados por sobrevivir.

Pero no. Por una de esas casualidades que se dan en la vida, los manifestantes no protestaban contra el espetec catalán, ni contra el pulpo de San Froilán, ni contra el bacalao al pil pil, ni mucho menos contra el cordero musulmán, alimentos todos ellos que exigen la muerte del animal antes de servir para su consumo.

No, el objetivo era el jamón, que es racial, ibérico y como los toros, bandera de lo español en las ferias internacionales de turismo, donde nunca falta un cortador de luengos cuchillos con los que obtiene láminas semitransparentes que ofrece a los feriandantes para animarlos a que visiten Toledo.

El objetivo no es salvar al cerdo, sino denostar España. Todo va en el mismo paquete que Dani Mateo y sus mocos, que la despenalización de los ultrajes, la quema de banderas, el euskera en los colegios y Sánchez en la Moncloa.

Esa bandera tan enorme ante la que el actual presidente se hizo una sesión de fotos, agarrado a la izquierda de su Begoña para cerrar en alto el puño de la suya, es la síntesis del jamón, el mensaje del cerdo muerto, la destrucción que se cuece, la venganza de los tiempos, Brunete, el frente del Ebro, la guerra del 36. Ahora la vamos a ganar nosotros y no habrá transición que valga. Os vamos a laminar como el cortador a su pernil.

Mirad bien esa bandera tan grande que figura a mis espaldas, porque si sale mi plan, tendréis pocas oportunidades de volver a verla en el futuro.

Tiembla Luis Enrique. Tu puesto peligra, no porque busquen sustituto, sino porque cierra la empresa.

Prisas políticas

12 de Noviembre , 2018

¿Y el Supremo? Bien, gracias

Insiste esta nueva televisión pública de los Picapiedra en llamar presos políticos a los presuntos delincuentes catalanes. Lo hace con desprecio a las leyes, por supuesto; pero sobre todo, lo hace con insultos a la ciudadanía y a ella misma, por cuanto se autocalifica como una emisora al servicio de una dictadura.

No hay problema. Al menos de momento, las leyes españolas están perfectamente homologadas a los más exquisitos parámetros internacionales, muy por encima de otros tan admirados por quienes quieren hacer gravilla del edificio constitucional para construirse luego una dacha a su medida.

Todo forma parte de un maléfico plan destinado a convencernos de la deficiente calidad democrática del sistema, pero no para mejorarla, sino para abrir paso a la ansiada revolución fallida del 32, del 34 y del 36. La venganza de los tiempos, vaya.

Sería la puerta para la independencia de Cataluña, el Pais Vasco y quien se apunte; para la instauración del socialismo y para dar carta de naturaleza a otros delirios particulares que sepultarían a toda prisa la incipiente democracia española.

El plan encuentra demasiados colaboradores inocentes que se creen de verdad que luchar a favor de la estelada es un paso hacia la libertad, cuando en realidad es el camino más directo para una dictadura de libro. O que algún día habrá un país tan libre que cualquier organismo como la Generalidad podrá alzarse con la independencia de un trozo de él porque se les ha transferido la educación y la lengua. Claro, y los demás aplaudiéndoles con las orejas.

Si flojea la calidad democrática es por el pitorreo que ellos hacen de la ley. Menos mal que de vez en cuando, convocan la toma de palacio del Supremo y se ven en el espejo que son cuatro gatos; eso sí, hoy con mucho poder.

Visión de conjunto

11 de Noviembre , 2018

Lo siento, pero hoy lo veo así

Mientras sueltan al ruedo a imbéciles como Dani Mateo para entretener y canalizar la furia que toda ignominia suscita, se está produciendo el saqueo más inmisericorde al Estado de Derecho que los tiempos han visto, con una culpabilidad dolosa de todos los estamentos sin excepción, por su inanición y por su silencio, cuando no, por su connivencia.

La actitud del Gobierno para con las leyes, los pactos o los cauces establecidos es la misma que la del elefante en el almacén de Lladró. Apenas quedan figuritas con brazos o cabeza. La devastación es generalizada y no se para en barras.

El radicalismo del presidente _ por llamarlo de alguna forma _, la nefasta influencia de Podemos y sus planes destructivos, así como el pago de favores al antiespañolismo produce un cóctel abrasivo cuya consecuencia ha de ser la laminación de todo atisbo de garantías democráticas.

No hay día que no se produzca una nueva erosión en el edificio constitucional. Eso sí que es un cambio climático a la vista de todos. Enormes piedras que se desgajan y caen, cuando hace apenas unos meses parecían formar parte de los sólidos muros de la convivencia, cauces que se desbordan, epítetos que se lanzan como si de repente todo fuese república bananera.

El fascismo, clama el insoportable alcalde de Zaragoza. Hijo mío, el fascismo eres tú y todo lo que promocionas con tu infecto proceder. El fascismo se enseñorea cuando divides y señalas a un bando con el dedo, cuando no moderas tus ademanes por respeto a los de los otros, cuando impones, cuando coqueteas con la violencia y te rindes a los asesinos, cuando cambias todo de la noche a la mañana, cuando nombras rectoras porque son mujeres, cuando te alías con delincuentes.

Ustedes dirán lo que quieran, pero esto está insoportable.

Un cese sexual

10 de Noviembre , 2018

La burra de Balaam

El todavía rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Emilio Lora-Tamayo, descuelga el teléfono y escucha:

_ Buenos días. Soy Ángeles Heras, secretaria de Estado de Universidades y le llamo para decirle que queremos que dimita, o lo cesamos.

_ ¡Pero si llevo 10 meses y son cuatro años!

_ Ya, pero el Gobierno quiere nombrar a una mujer como rectora.

_ ¿A quién?

_ No sabemos, pero será una mujer.

_ Entonces a mí me cesan por ser hombre.

_ ¿Ve? Ya se pone usted machista.

Espeluznante, aterrador, psicodélico, alucinante tenebroso… todo lo que ustedes quieran, pero cierto. El Gobierno quiere una rectora, así sea la burra de Balaam, que sin dejar de ser burra tenía su aquel.

Si por el Gobierno fuera, le vino a decir la buena de Heras, la Universidad pasaría a llamarse en aquel mismo instante Marcelina Menéndez y Pelaya, que no es nadie, pero es mujer.

Han de saber que este ramalazo bobo en pro del mujerío que les ha dado a quienes ni siquiera son capaces de escribir una tesis sin acudir al plagio, o que cojean de conocimientos elementales, ayuda muy poco a la igualdad como demuestra el presente caso.

Al margen de la arbitrariedad dictatorial, caprichosa y merluza de colocar ante Lora-Tamayo una bandeja con cuchillo incorporado para que se corte la yugular, estos tipos cometen otra estupidez indeleble que no se borrará jamás del expediente de quien favorezcan con tan injusto nombramiento, pues sea quien sea la elegida, todos podremos mirarle a los ojos y decirle que ningún mérito académico la lleva al rectorado, salvo el de haber nacido mujer, una consideración que hasta ahora se tenía por injusta. Nadie debería aceptar ese cargo.

Aquí me las des

9 de Noviembre , 2018

Arquímedes desalojando que es gerundio

Como decía Groucho, el problema no es que se carezca de principios, sino que ahora se tienen muchos. Y claro, unos quedan mejor que otros, según las ocasiones.

Les pasa lo mismo que a las camisas. La de cuadraditos va bien para serrar pinos, la negra es ideal para el Resurrection de Viveiro y para pedir curro aconsejan la blanca.

Tal como ha recalcado la vice Calvo, el presidente del Gobierno jamás dijo que los catalanes habían cometido un delito de rebelión. Pero como sí lo dijo, cuando se lo recuerdan, Calvo se apresura a preguntar ¿Cuándo? En mayo, le contestan. Y ella, toda oronda y satisfecha, esboza un gesto inequívoco que se interpreta como: ¡Equilicuá! En mayo Sánchez no era presidente del Gobierno, por lo tanto el presidente nunca lo dijo.

Pasa tres cuartos de lo propio con Echenique, que en Aragón apoya la subida del impuesto de las hipotecas pagado por el cliente y ahora se rasga las vestiduras. Hasta ha montado una mani el sábado para protestar.

O la ministra Montero, a quien le encantaba el impuesto en su etapa andaluza y porfiaba por tenerlo bien alto, para no ser como Madrid, calificada por ella como “paraíso fiscal”.

Es cierto, todo cambia muy rápido y lo que unas semanas antes era el camino directo para la ruina como en Venezuela, hoy es tu socio de Gobierno. Bueno, en ese caso podrían convivir las dos afirmaciones.

Así las cosas, basado en el principio de Arquímedes, ha podido establecerse otro principio, el de “Aquí me las des”, que se formula así:

Todo cuerpo sumergido en un cargo desaloja una cantidad de ideología equivalente a la importancia del cargo para el que es nombrado.

De hecho, cuando el nombramiento es realmente de primera línea, hay quien desaloja el cien por cien de lo que tiene en su cabeza, sea mucho, poco o nada.