Darío Villanueva, el rigor frente al capricho

4 de Junio , 2020

El catedrático de Villalba, rector y director de la RAE tuvo que parar los pies a las pretensiones dictatoriales

EXISTE UNA LOGIA de gallegos nacidos el 5 de junio que tiene como principal misión destripar la actualidad mientras se manduca una comida ligera en torno a esa fecha. Las posibilidades de que se repita este año están por ver.

El año pasado alcanzó las siete décadas uno de sus miembros, Xosé Luis Barreiro Rivas. Este año lo hará otro, Francisco Darío Villanueva Prieto (Vilalba, 1950). Y pronto les corresponderá a los siguientes, entre los que se encuentra el periodista Pastor Lorenzo.

Después de pasar su infancia entre Vilalba y Luarca, Darío es alumno marista en el colegio lucense de La Inmaculada. Y de los buenos. La primera vez en la que puede ver su nombre en letras de molde es a los 15 años, cuando el hermano Jovino, director del centro, le otorga en el Gran Teatro el título de escolta del abanderado del colegio, es decir, la élite. La bandera la lleva el alumno José Manuel Pardo Penado.

Soy testigo de aquella entronización porque yo tenía que cantar en coro La mer, el éxito de Charles Trenet, pero finalmente el marista me dice que solo mueva los labios sin emitir sonido alguno. Entonces creo que soy un negado para la canción, pero después le echo las culpas a él, que no supo enseñarme.

Por cierto, los dos alumnos anteriores. Darío y Pardo Penado son los finalistas del concurso de Oratoria del año siguiente. Los panelistas también compiten en el Gran Teatro y son presentados por Paco Rivera Cela.

Ese último año en Lugo es el prólogo de su preparación universitaria en Santiago de Compostela y la Autónoma de Madrid. Tras ésta viene una trayectoria intelectual de enorme calado como teórico, crítico literario y catedrático de Teoría de la literatura y Literatura comparada, con docenas de obras que no han dejado de llamar la atención, tanto de especialistas, como de los medios de comunicación.

A ello hay que sumar los cargos ocupados, ya como decano de Filología y rector de la Universidad de Santiago en el momento de su V Centenario, ya como secretario y director de la Real Academia Española.

Al frente de la misma, Darío ha tenido que lidiar con la más insistente injerencia del poder político en sus competencias, y lo que es más importante, en la construcción del idioma, con unas pretensiones insólitas, absurdas y ajenas a toda lógica, que de momento, gracias a él y a otros académicos, han pinchado en hueso.

Nos referimos naturalmente a la polémica sobre el género y el lenguaje inclusivo.

“Una cosa es el machismo y otra la gramática _ comienza por establecer el catedrático _. No se puede manipular la estructura de un idioma en función de una suposición que nosotros no podemos compartir.”

“El machismo _ dice Villanueva _, es una conducta, un comportamiento social que está en la sociedad, mientras que la lengua es el instrumento para comunicarse, no la causa de ningún problema. Es simplemente la expresión de una realidad que por otra parte, en lo que se refiere a la gramática y a la estructura de la lengua no se ha improvisado, esto es el fruto de siglos y siglos de decantación”.

Y añade: “Es imposible que los académicos aborden la preferencia por el genérico femenino por su utilización puntual. Se cree que si a alguna persona o grupo se le ocurre cambiar un elemento estructural de la gramática, eso va a ir a misa, y no es así”.

“Pretender destruir el paradigma del masculino con el doblete reiterado conduce a una imposibilidad, pues la lengua funciona como un ecosistema y alterar un elemento significa la alteración de todo el conjunto”.

Cursis a la violeta

4 de Junio , 2020

Galdós en extracto

Leo que algunos literatos se declaran incapaces de novelar sobre la pandemia de la covid-19 y pienso de inmediato que si Galdós estuviese en faena, uno de sus episodios nacional sería ese, Corona o Los muertos invisibles, o cualquier otro título que el canario don Benito tuviese a bien utilizar.

Él no era tan exquisito a la hora de escribir novela. Él veía, y si delante de sus ojos estaban los apostólicos, los ayacuchos o los cien mil hijos de San Luis, ese era su nuevo título.

Claro, no todos los novelistas tienen la obligación de ser Galdós, ni de concebir como él la novela histórica, ni de escribir tan bien, ni de escribir tanto; pero se intuye en su rechazo a novelar los tiempos que nos tocan vivir cierto prurito melindroso de eruditos a la violeta, como si el argumento no fuese lo suficientemente elevado para sus acrisoladas cumbres literarias.

Aunque a lo mejor solo es que con la edad me estoy volviendo cascarrabias y los veo como cursis domingueros endomingados de suplementos dominicales.

Con lo emocionante que podrían ser las correrías interhospitalarias de Salvador Monsalud, hijo ilegítimo del rey, detrás de un análisis que lo vincule al monarca, y las de su novia Jenara, liada a su vez con un diputado de Podemos que tiene un hijo de sus relaciones con un vendedor de mascarillas adulteradas, mientras Juan Bragas de Pipaón negocia con el PNV lo que sea menester.

Es sencillamente ridículo, como ridículo es saquear un ultramarinos de Gerona porque la policía ha matado a un ciudadano en los Estados Unidos, mientras sus representantes de aquí se sientan a negociar con asesinos confesos, que a su vez condenan la muerte del ciudadano como si ellos se hubiesen dedicado toda la vida a calcetar patucos para los niños nacidos en la indigencia.

Como para darles así, a palma abierta.

Bastante sensata

3 de Junio , 2020

Ministros españoles en lucha prudente contra corona el 8M

Si no hubiese una defensa para cada delito, no existirían los abogados. Aún así ocurre que a veces los letrados aconsejan a quienes representan que admitan su culpabilidad para tratar de salir lo mejor parados desde esa posición.

Pero tronco, lo de Montero es un delito grabado con vídeo y audio. Vamos, como si tuviésemos el bruto de Ramón Mercader con el piolet en la mano machacándole el cráneo a Trotsky. Es muy fuerte, tía.

La única defensa posible es convencer al jurado de que la ministra, el día después de cada manifestación a la que asiste, está tan superfatisfecha que segrega mogollón de endorfinas y entonces no sabe lo que dice, la tía.

Siendo buena la defensa para el caso que nos ocupa, no lo es tanto para mantener al frente de un ministerio a una persona tan megainestable, por lo que se desaconseja.

Lo suyo sería admitir el delito y desde esa posición colaboradora con la justicia, pactar una condena mazo favorable.

Pero ni lo sueñen. De hecho el carroza con el que convive ha salido rápidamente al rescate para transformar el flagrante delito en “unas declaraciones bastante sensatas”. Vamos, que lo sensato es saber que un virus puede matar a 40.000 españoles si hay contagios hipermasivos y arengar a las hordas para que atranquen las calles, ocultándoles el peligro que corren, cuando otros países tontos del culo están adoptando medidas hiperdrásticas. Mira tú, la verdad.

Y como me estáis supercabreando, de paso os diré que no vamos a estar solo cuatro años, sino ocho, para que os chinchéis bien chinchados, pagafantas.

Qué majete es el vice. Nosotros temiendo que habían venido para arrasar con todo y quedarse como dueños de la finca para siempre, y resulta que solo va a estar ocho añitos de nada. Siempre pensando en los demás.

Planas Roca, de Lemóniz a Osòrio

3 de Junio , 2020

El ingeniero lucense cruza 600 veces el Atlántico para dirigir sus proyectos eólicos en toda América

GUILLERMO PLANAS ROCA (Lugo, 1951), es presidente de Enerfin Sociedad de Energía, perteneciente al Grupo Elecnor, una de las principales corporaciones globales en el desarrollo y operación de proyectos de infraestructuras, energías renovables y nuevas tecnologías, con 13.500 empleados y presencia en más de 50 países en los cinco continentes.

Cursa el bachillerato en los HH. Maristas de Lugo y la carrera, en la Escuela Superior de Ingenieros Industriales en Bilbao. En 1978 se incorpora ya al Grupo Elecnor en la construcción de la Central Nuclear de Lemóniz, hasta su definitiva paralización en 1982.

Como responsable de proyectos de generación de energía, participa en la construcción de la mayoría de las centrales del programa nuclear español, y en buena parte de los grandes proyectos del Plan Energético Nacional.

En los noventa inicia una etapa internacional que le lleva de Angola a Honduras, de Panamá a Perú, Brasil, Argentina, Chile… Y cuando surge el interés por la energía eólica, Elecnor crea su filial Enerfin para el desarrollo de parques en todo el mundo, al frente de la cual estará él.

En Galicia comienza su andadura con el ya histórico parque de Malpica, ”hoy felizmente renovado”, y el gran complejo eólico del Faro y Farelo, con 128 MW, “en aquel momento, el más grande de Europa y la mayor inversión privada en la provincia de Lugo desde los tiempos de Alúmina-Aluminio”.

Siguen proyectos en toda España y el continente americano, por lo que se ve obligado a recorrer Canadá, EE.UU., México, Colombia, Argentina y sobre todo Brasil, donde Enerfin logra el reconocimiento mundial por el colosal Complejo Eólico de Osòrio.

En esos años “me ha tocado cruzar el Atlántico más de 600 veces”. Sus contactos son de primer nivel: En el despacho de Al Gore encuentra la solución para un regalo navideño; el senador Phil Rockefeller, emocionado por el paisaje y los vinos de la Ribeira Sacra en Chantada, le anima a cultivar un viñedo, y en ello está; el ex premier canadiense Jean Chrètien le regala su famosa Autobiografía dedicada; los presidentes Lula da Silva y sobre todo Dilma Rousseff le reciben con frecuencia.

“Dilma me presentó a S.M. el Rey Juan Carlos, al principio creía que yo era brasileño”.

No olvida los años “de plomo e infamia” en Lemóniz, los viajes al Irán de Jomeini en plena guerra con Irak, o en Angola cuando la Unita lanzaba misiles Stinger a las avionetas en que se desplazaban, ”volaban sobre el océano para evitarlos”.

El parque de Quebec y los australianos son los nuevos retos de la compañía, pero ahora, tras más de 42 años “sin faltar un sólo día a trabajar”, _ “la verdad es que he tenido mucha suerte con la salud y, desde luego, me tocó el Gordo con la familia y el equipo de colaboradores” _, intenta recuperar tiempo para su familia. “Si contase las noches que no dormí en casa por los viajes, me saldrían casi nueve años. En el fondo también he sido un poco emigrante a mi pesar.”

De estudiante vivía en Bilbao, muy cerca de Bego, su mujer desde 1977, pero curiosamente se conocen en Nueva York. Se casan en Portomarín. “Con tan poca ayuda de mi parte _ reconoce el ingeniero lucense _, bordaba su trabajo de profesora en el Instituto y coleccionaba licenciaturas mientras criaba a nuestros cuatro increíbles hijos. El cielo en la tierra. Ahora vamos por el tercer nieto.”

De todo el mundo conocido se queda con su refugio en O Vicedo, a donde acude siempre que puede.

¡Cómo está el servicio!

2 de Junio , 2020

El servicio

Tenemos unos empleados en La Moncloa y edificios aledaños la mar de desagradables. En el servicio doméstico de antaño era típico que las señoras se quejasen del carácter de algunas de sus chachas por ser respondonas, por sisar o procrastinar en la limpieza de la plata. “Es muy tremenda, pero Servando le aguanta todo porque cocina muy bien”.

Antes de seguir. Se entera Irene Montero que utilizo la palabra chacha y me manda a un cursillo avanzado de excitación clitoriana en la Universidad moscovita de Séchenov.

Pues ahora, el chico este que tenemos empleado en Presidencia para que nos lleve la finca se está pasando dos pueblos en excesos de confianza. ¿No va el otro día y nos llama ignorantes a los que criticamos alguna vez a su Simón, es decir al 89,1 por ciento de los españoles?

Hombre no digo yo que lleguemos a sus diócesis de sabiduría, que para eso hay que plagiar mucho y muy bien, pero quien más quien menos dispone de ciertas luces y nos vamos apañando. Por ejemplo, bien sabemos la experiencia que atesora su Simón de compañía, la idoneidad para el cargo y todas las flores que le adornan, pero ninguna de ellas, ni las académicas ni las vivenciales, le sirven para evitar sus meteduras de pata hasta Ulan Bator y más allá en momentos puntuales, aquellos donde la ciudadanía, que son los señores de la casa de todos ustedes, no se olvide, diese rienda suelta a su fundamentada indignación.

Como dice su subalterna de Igualdad, jo, tía, es muy fuerte que tengas de chacha a unos incompetentes y los aguantes por imperativos de la ley. Porque muchos de ellos, a diferencia de la chica de don Servando, no saben cocinar, ni guardan las formas. Y como sigamos así, les vamos a tener que poner la cofia para servir la mesa, incluido a ese que lleva la melena en cola de caballo, y al que le va a quedar monísima.

Salvador Velayos, el nombre del magnetismo

2 de Junio , 2020

El físico lucense muere en Madrid hace hoy 23 años

SU PADRE, SALVADOR Velayos González, era catedrático de Física y Química, y director del Instituto, pero él estudia primero con los Maristas, que habían llegado a Lugo, su primera plaza en Galicia, un año antes de su nacimiento. No obstante, Salvador Velayos Hermida (Lugo, 1908) acabará el bachillerato en el centro de su padre.

Teniendo en cuenta que en 1919, Velayos González es el director del Instituto, bien podemos suponer que en un acto de honradez “de los de antes”, decide que su hijo no estudie donde él es la máxima autoridad porque para el niño todo serían dulzuras.

El niño sale de Lugo bien armado para cursar Físicas, que ahí sí se nota la impronta paterna. Está en la Residencia de Estudiantes, donde ejerce como tutor y profesor de apoyo.

Uno de sus profesores más destacados es Blas Cabrera Felipe, que lo tiene como becario en el Instituto Nacional de Física y Química. Otros fueron Enrique Moles Ormella, Cecilio Jiménez Rueda y Arturo Duperier Vallesa.

La Fundación Conde de Cartagena le concede otra beca en Alemania, Inglaterra y Estados Unidos y antes de la guerra ya es autor de ocho trabajos de investigación que ven la luz en España y Alemania.

Va a ser profesor auxiliar de la Facultad de Ciencias de Madrid, en Física: Electricidad y Magnetismo los seis años anteriores a febrero de 1936, cuando obtiene la cátedra de Física Teórica en Valencia con 27 años.

En esa época trabaja en la fabricación de fonolocalizadores aplicados a la defensa antiaérea, uno de los cuales aparece en la imagen del cromo. Su vinculación con la República le cuesta una inhabilitación para cargos directivos y lo que es más importante, un parón en sus avances científicos.

Pasa la guerra en el Instituto Rockefeller. Superado el Consejo de Guerra por rebelión y tras haber enseñado en Valladolid, en 1955 gana la cátedra de Física de la Universidad Central, por votación unánime del Tribunal

El 24 de abril de 1958 participa en Lugo en el I Curso Universitario de Primavera, con el tema “Las partículas elementales de la física”, desarrollado en el Círculo. , cuando ya es jefe de la Sección de Magnetismo del Instituto de Física, del Consejo Superior de

Investigaciones Científicas.

Otero Aenlle, Rueda, Ameijide, Pedrosa Latas y Glicerio Albarrán forman la presidencia del acto. Velayos explica a la audiencia que los grandes descubrimientos realizados en ese campo _ se refiere a la energía nuclear _, “servirán para el bien o el mal de la humanidad, según la aplicación que de ellos hagan los hombres que los usen”, aunque confía en que la educación de los pueblos y su cultura, influyan en su empleo beneficioso.

En Madrid restablece la la relación con el CSIC y una nueva Sección de Magnetismo del Instituto de Física Alonso de Santa Cruz. El actual Instituto de Magnetismo Aplicado lleva el nombre de Salvador Velayos en su honor.

Se jubila en 1978 y fallece tal día como hoy, 2 de junio de 1997. Otro eminente científico español, el almeriense Luis Bru Villaseca, compañero de estudios, muere apenas unos días después que él, pero le da tiempo a escribir un último artículo dedicado al científico lucense, donde afirma: “Ha sido el mejor y más carismático físico español de la segunda mitad de este siglo”.

Y añade: “Utilizando un lenguaje muy coloquial, el equipo mundial de magnetismo fichó un nuevo jugador que tantos goles habría de marcar y durante los penosos años del 36 al 39 continuó haciendo magnetismo en el Instituto Rockefeller”.

Vázquez Iglesias, el éxito como objetivo del emigrante

1 de Junio , 2020

El empresario de Taboada llega a contar con una plantilla de dos mil trabajadores

ENTRE 1950 Y 1954, Javier Vázquez Iglesias (Taboada, 1899) ocupa la presidencia del Centro Gallego de Buenos Aires, un cargo que en aquellas épocas simboliza el éxito. Y es cierto.

Vázquez Iglesias sale de la parroquia de Vilar de Cabalos el año 1912, y en concreto, de la casa de Laxas, como es conocida la familia y él mismo cuando regrese, O gran Laxas. Lo hace con apenas 13 años, pero con el convencimiento de que va a comerse el mundo.

Quizá por esa razón, el último acto de su presencia en España, cerca del puerto de Vigo, es adquirir un revólver, no sin dificultades. El arma de fuego que seguramente no utiliza nunca, es la materialización de una férrea voluntad de triunfo que nada ni nadie iba a impedir.

Xosé Mosquera Pérez, O Vellos dos Contos, que era amigo del periodista Jesús Rey Alvite, le resume la biografía del taboadense en dos pinceladas: “Marchou de rapaciño, coas maus no peto, e hoxe é un dos homes de maior potencia económica aló”. Y el propio Vázquez Iglesias se refiere a ese momento con otra frase similar: “Marchei de rapaz con pasaxe de terceira, porque non había de cuarta”. Y añade: “Eran tiempos difíciles, pero cuando se tiene tesón, voluntad e ilusiones, se llega siempre a la meta”.

Cuando al cabo de los años, en uno de los viajes a Galicia, Alvite le pregunta cómo vive la colonia gallega en la Argentina, Javier Vázquez contesta: “Ha prosperado extraordinariamente en los distintos aspectos: el económico, el cultural… Nuestros paisanos lo abarcan todo, desde las industrias, hoteleras hasta la del comercio de tejidos, pasando por la automovilista”.

Es su caso. Después de ser una temporada gerente de una explotación de vino, él sí tiene empresas metalúrgicas para fabricar piezas de automóviles, ruedas y neumáticos; bujías, cintas de frenado y ruedas para el ferrocarril. Vende naftas y lubricantes, gestiona seguros o lleva el mantenimiento de los autobuses. Se dedica a la importación de vehículos y en una ocasión va a Suecia para comprarlo directamente. Extiende sus negocios a EE UU y a sus órdenes llega a tener dos mil trabajadores, sin contar los de banca, pues sus logros empresariales le valen ser nombrado presidente del Banco Español del Río de la Plata y del Crédito Español, así como presidente del Centro Lucense y, como decíamos, del Centro Gallego.

Cuando ya es uno de los empresarios más destacados de Argentina, dice mantener la misma “ilusión por el trabajo que cuando marché de muchacho desde mi humilde casita de una aldea de Taboada. El suelo argentino fue pródigo, continua siéndolo. Es un país de grandes posibilidades”.

Entre otras iniciativas de tipo cultural, impulsa la revista Galicia Emigrante, (núm. 1, 1º de junio de 1954), y su versión radiofónica, todo ello al cuidado de Luis Seoane. En sus visitas a España, el tratamiento a Vázquez Iglesias y a su esposa Consuelo Gabieiro, tiene ciertos aires de visita oficial entre el presidente de los gallegos de afuera y los que se han quedado en las cuatro provincias.

De visita en la Real Academia y delante de Paz Andrade, Vales Villamarín, Casas y Carré Aldao, dice que “los gallegos de allá son más gallegos que los de aquí, si me permitís este desahogo, que no estimo una incorrección”.

Sus visitas a Galicia suelen incluir Vigo y Tui, donde tiene parientes, Santiago, A Coruña y Taboada, por supuesto, donde se le rinde homenaje. Al principio de los sesenta le asombra que haya teléfonos en el medio rural y que las romerías ya no se deshagan a fungueirazos.

Currículos al rescate

1 de Junio , 2020

Nissan, ni Samsung

Los trabajadores de Nissan han chincheteado en su dormitorio el selfie de Ada Colau, tumbada con displicencia sobre el lecho, sin chales en los pechos y flojo el cinturón. Les pone, les coloca, les enerva.

Sin embargo tiene Colau un aire mucho más cercano a Nerón que a querida de Espronceda, y en su sonrisa esconde el secreto de tanta felicidad. La sonrisa de la Mona Lisa.

Y es que está cumpliendo su sueño. La Barcelona que deje tras su paso tendrá menos turismo, menos industria y menos congresos que la que ella encontró y eso, por difícil que resulte de entender a los bienpensantes, es lo que mola a una antisistema como ella. Además, la que llora y se lamenta es Ayuso, y todos se ríen. Dentro de poco se podrá mear en toda Barcelona sin miedo a mancharla.

Los trabajadores de Nissan le van a hacer el trabajo sucio a Colau. Van a laminar todo lo que encuentren por delante. Posiblemente no lleguen a tanto, pero el anuncio funciona igual que el impuesto a las grandes fortunas, que a lo mejor no llega a implantarse, para ambos son claros mensajes a navegantes: esta no es buena tierra ni para grandes fortunas, ni para grandes industrias. Aquí estamos todos subsidiados por Papa Estado y Mamá Colau, la del seflie camero, la lira y el incendio.

¡Qué fácil es gobernar si hay que sembrar miseria! Ella presenta un currículo académico impresionante, difícil de igualar en toda Europa, pues se ha quedado tan solo a dos asignaturas de licenciarse en Filosofía. Eso dice. ¡Tan solo a dos! ¡Jo!

Casi como Patxi López, que ha estudiado diez años 1º de Peritos, por lo que no hay en el mundo nadie que sepa más que él de 1º de Peritos.

Bueno, pues es el que nos está reconstruyendo. Por Dios que no le pida consejo a Colau, que nos quedamos hasta sin clima.

Peligra, sí

31 de Mayo , 2020

El autor de pasquín no es partidario

Cada vez con mayor frecuencia alguien se pregunta si peligra la democracia. Se hace a modo de interrogación retórica, como si no existiese respuesta, o fuese un arcano difícil de ser penetrado.

Ni una cosa, ni la otra. Tiene una respuesta clara, diáfana y contundente: Sí. Desde que Sánchez nombra a Iglesias su vicepresidente y este se desenvuelve a su aire, esa peligrosidad ha entrado en la fase 1, considerando la 0 aquélla que discurre entre la fundación de Podemos y su entrada en el Gobierno.

Podemos se debe al Foro de Sâo Paulo, como ya se ha dicho sin que se haya entendido. Si ha recibido dinero de su entorno, como por ejemplo, de Venezuela, no es para que sus miembros se compren camisas a cuadros, sino para que trabajen en la dirección marcada por el Foro. ¡Foro! Qué bonito nombre para engaño de panolis.

Como sabrán, el principal acuerdo de aquella reunión de la Internacional comunista propiciada por Lula y los Castro, fue el abandono de la lucha armada como sistema para la implantación de dictaduras comunistas. A cambio se decide participar en los procesos electorales de forma que sea, socavar las instituciones, provocar crisis, deteriorar la democracia y llegar al poder para eliminarla de raíz e implantar un estado totalitario.

Lo consiguen en Venezuela, se mantienen en Cuba y los pillan en Bolivia. España es la joya de la corona. Parecía complicado, pero llegada la ambición desmedida de Sánchez, el camino se desbroza de repente.

Añadamos el casoplón de Galapagar para que veamos que en el fondo son unos inocentes nuevos ricos, como todo quisque, y en unos meses, asunto resuelto.

Si hace falta, se repite, pero por favor, no se pregunten de nuevo si la democracia española está en peligro, esperando que se pronuncie la pitonisa del oráculo de Delfos.

Jei Noguerol, medio século na música

31 de Mayo , 2020

O cantante de Viveiro prepara a edición dun libro de poesía, Folgos, pensado para este aniversario

ESTE LUNS, DÍA 1 de xuño, José Antonio González Noguerol, máis coñecido como Jei Noguerol (Viveiro, 1950), cumpre 70 anos de vida e 50 de actividade musical.

Cando estuda o bacharelato en Lugo descobre que o seu é a música. Fai o imposible para que os pais lle merquen unha guitarra _ a máis barata do Arco Iris, 800 pesetas _, aprende a tocala e forma o grupo Evasión con tres amigos, Amable Moscoso, To e Piji.

E da evasión ao compromiso con Galicia. Antes de cumprir os vinte, o cantante de Covas marcha a Barcelona, onde fai as filoloxías Hispánica e Galaico-Portuguesa e onde, pouco a pouco comeza a ser considerado unha referencia da Nova Canción, aínda que nas catro provincias acadan máis nome Xerardo Moscoso, Benedicto ou Miro Casabella.

Xavier Costa Clavell axúdao neses primeiros meses en Cataluña e Alonso Montero ábrelle as portas dunha discográfica, Edigsa-Xistral. Logo, rematada a carreira, gaña a praza de profesor numerario no Ensino secundario de Lingua e Literatura castelá.

Xa no 1971 ten o seu primeiro disco, con Denantes dos vinte anos e ¿Queres ser mar do meu río?, ás que seguen Nunha Tarde… Un Pensamento, Compañeiro e Señor ministro, por favor, con arranxos de Josep Maria Bardagí.

Sobre esta última merece que se conte o acontecido en Moaña. O seu alcalde nos anos 90, o socialista Cándido Pena, viña reclamando sen éxito do conselleiro Xosé Cuiña as obras de mellora da estrada xeral que atravesa a vila e O Morrazo, a actual PO-551.

A Pena ocórreselle entón escribir a Jei para pedirlle unha copia da súa canción Señor ministro, por favor, cuxa letra di: “Señor ministro, por favor, amáñeme a carretera / que máis parece un camiño no que non se pode andar sequera”.

Jei, que só tiña un disco, faille unha copia e remítella a Moaña. Pola súa parte, o alcalde Pena envíalla a Cuiña e logo duns días, dan comezo as obras tan solicitadas. Cándido Pena está convencido de que a canción de Noguerol foi decisiva para a toma de decisións. “Foi man de santo”.

O cantante e o alcalde non se coñeceron en persoa ata o ano 2018, cando Jei visita de casualidade o Var con Uve que rexenta Pena na aldea de Abelendo. Estando no Var, a Pena infórmano da presenza nel de Noguerol e ponse a cantar Señor ministro… “Sorprendeuse ata que lle dixen que eu era o alcalde que contactara con el a comezos dos anos 90”.

Pasa o servizo militar e saca o segundo. Logo, no ano 1976 edita un álbum de dez cancións, entre elas, a do Señor ministro… xa moi popular en Galicia.

No 1977 actúa durante dúas semanas na Sala Villarroel de Barcelona e no seguinte sae Cantigas da Fradería. A discográfica Ruada inclúe Cabaleiros no álbum colectivo 7 Anos de Canción Galega (1979) e logo dun parón de cinco anos, no 1984 aparece o terceiro LP, Polo Atlántico Norte, que figura no cromo.

Os títulos Marea baixa de azuis, A miña voz e o LP de 1997, Lúa Nova son as únicas novas na súa discografía ata que, logo de dúas décadas en silencio, o ano 2019 chegan as dúas últimas cancións, Que noite a daquel verán e Port d’en Perris.

Ambas letras pertencen ao libro Folgos cuxa saída estaba prevista para este ano no que cumpre o medio século de actividade musical. As cancións son unha ponte entre Galicia e L’Escala, na Costa Brava catalana, que enmarcan a vida de Jei. Tamén hai referencias para O Valadouro, Suegos e O Folgueiro, outros lugares queridos por el.

Jei merece diversos galardóns, entre eles a mellor letra no Festival da Canción Misioneira de Santiago e un premio do Padroado Rosalía de Castro en 1980.