La desinformación filipina

4 de Diciembre , 2016

Militares y españoles. Insufrible para Público

Si el mero hecho de que se lleve al cine el episodio de Los últimos de Filipinas levanta polémica por si mismo, pone en evidencia varias disfunciones neuronales que afectan a un notable porcentaje de la población, así como un deficiente barniz cultural que se pretende hacer pasar por criterio y la existencia de un quintacolumnismo que desde dentro de la sociedad trata de socavar el concepto España al servicio, suponemos, de algún enemigo de ella.

Todo ello se pone de manifiesto en una entrevista firmada por la colega Begoña Piña, que en el diario Público le realiza a Luis Tosar dentro un ejercicio periodístico sin precedentes.

En él se busca, una pregunta tras otra, que Tosar renuncie a la película, reniegue de su papel, del ejército, de España, del valor, de la patria y, por supuesto, pida perdón a los espectadores por haber encarnado al teniente Martín Cerezo al frente de sus treinta supervivientes en la iglesia de San Luis de Tolosa de Baler; no vaya a ser que algún espectador se lo tome al pie de la letra y vea heroicidad donde solo hay una panda de fachas desinformados y explotados por el imperio.

Otro gallo nos cantaría si el grupo de Baler hubiesen sido cubanos sublevados, no contra Batista, que eso está muy evidente, sino contra España; soviéticos sitiados en una casa de Stalingrado; trecientos espartanos de Leónidas atrincherados en las Termópilas o incluso, por qué no, veinte norteamericanos perdidos en una isla del Pacífico, porque después de todo, en frente estarían los japoneses y los japoneses eran aliados de Hitler.

¿Pero Martín Cerezo? ¿Ese cacho pedazo de español y sus últimos de Filipinas? Eso es de una carcundia que tira para atrás, piensa la hábil periodista y así se lo hace saber a sus sufridos lectores, a los que imaginamos incondicionales de la infamia, pase lo que pase.

El genoma hermano

3 de Diciembre , 2016

Comparativa de pez, salamandra, tortuga, pollo, cerdo, vaca, conejo y hombre

A golpe de vista da la impresión de que en esta legislatura pueden fructificar muchos más pactos de los que se pensaba cuando la gestora dio carpetazo a Sánchez, y a no ser que cambie la estrategia del PSOE, podrían salir de ella leyes de amplísimo consenso.

Es lo lógico, porque a los dos partidos con alternancia en el poder y a un tercero que quiere colarse en el juego de las sillas, les pasa lo mismo que al genoma de los cerdos y de los hombres, que son iguales en un 98 por ciento; dicho sea con todo el respeto para con los cerdos y para con nosotros mismos.

La cadena de ADN puede tener sus piezas colocadas en distinto orden de prioridades, pero en el fondo la forman los mismos elementos y basta bajar dos puestos unos y subir tres los otros para convertir un Large White en un Donald Trump, dicho otra vez con todo el respeto que cabe en la Vía Láctea.

Por ese lado no tiene por qué haber más dificultades que la voluntad de las personas. Lo absurdo es el empecinamiento sanchista en ver diferencias insalvables donde hay el mismo ADN un poco desordenado.

En este caso, como tantas veces, los problemas vienen del lado de la cartera. Es decir, si la cartera permite establecer los pactos al alza sin deterioro de las previsiones de gasto, sin deterioro de los compromisos, etc, etc.

Si eso es así, miel sobre hojuelas. Quienes más sufrirían las consecuencias políticas de esta situación serían los que voluntariamente han optado por intentar escaparse del ADN común tildándolo de casta, los que no van a festejar el aniversario de la Constitución, los que sufren cefaleas cada vez que se les recuerda que los españoles ya nos habíamos dado el abrazo de Vergara en 1975, en el 76 y en el 78; y los que despliegan toda su farsa aprovechando que el viento sopla de proa. Tanto subir y bajar las escaleras del Congreso les va a resultar insoportable.

Zafarrancho de combate

2 de Diciembre , 2016

Elemental, querido Epi; tabaco, fuera; alcohol, dentro

El problema no es conseguir una buena ley antibotellón, que también, sino en hacerla cumplir. Hay leyes para casi todo, incluida la lucha contra la alcoholización de los menores. Que se obedezcan es otro cantar.

En la iniciativa legal que ahora se anuncia por parte de la nueva ministra de Sanidad se alude al éxito de implantación conseguido con la ley contra el tabaco en los espacios cerrados, como una especie de estímulo colectivo para creer que también en este caso se pueden obtener los resultados apetecidos.

La primera diferencia que encontramos es que los espacios a vigilar, los afectados por la prohibición, son exactamente los contrarios a los de la ley contra el tabaco; pues si entonces se trataba de liberar de humo los espacios cerrados, con ésta se trata de liberar de alcohol los abiertos. Y si en el primer caso no hay ninguna excepción que lo permita, en el segundo el calendario nos ofrece una interminable serie de excepciones, especialmente en verano y muchas de ellas, alentadas por los propios organismos públicos.

En su parte coercitiva el articulado ha de ser sota, caballo y rey. Se prohíbe el consumo de alcohol en espacios públicos abiertos. Si el infractor es adulto, se le multa; y si es menor, se multa a sus padres. Quienes vendan o proporcionen de alguna manera alcohol a un menor, perderán cualquier permiso comercial que puedan estar disfrutando. Ala, a arrear y a aplicarla.

Si eso no está ya escrito en todas y cada una de las comunidades, a nivel estatal, o por familias, municipios y sindicatos, es que somos sumamente tontos.

Por el contrario, en la parte preventiva, el campo es tan amplio como el del propio botellón, campo abierto digno de los mayores esfuerzos.

De modo que bienvenido sea el anuncio. Cualquier cosa menos cruzarnos de brazos.

Cerebro, ley y monedero

1 de Diciembre , 2016

El equipo de casa

Con el cerebro en la mano he de decir que me importa un comino si la mitad de los catalanes, o tres cuartas partes de los andaluces, se sienten tan de su tierra que no pueden ser de ninguna otra; si se consideran nación, país o maceta; si duermen envueltos en una bandera, o si se marean viendo a Piqué con la camiseta de la Roja.

Como dicen hoy los modernos, cada uno chupa el candado que más se aviene a sus gustos. Yo desde pequeño me he sentido muy filipino, muy de Manila, y no se lo he dicho a nadie. Son cosas que vienen así y no se pueden evitar. Lo mismo le pasa a uno de mis hijos, que me ha salido del Tottenham Hotspur y hay que darle de comer igual.

Por ese lado, ya digo, pueden tenerse por todo lo catalanes, aragoneses o murcianos que les quepa en el bulbo raquídeo, o donde radiquen esos sentimientos del terruño. ¡Como para no admitirlo después de que Kafka, siendo checo, escriba en alemán; y siendo judío, le repateen las sinagogas!

Es decir, libertad total.

Con la ley en la mano, el tema cambia bastante. Ya no se trata de que Kafka escriba en alemán. Lo que quiere es borrar el checo, o lo que es peor, obligar a que todos lo olviden, crear fronteras, marcharse, quedarse con lo que se ha construido entre todos… En fin, un follón de mucho cuidado que es poco opinable, o en todo caso, como les dicen a los partidarios del Texit, del Calexit y del resto de separatismos, aquí no hay puerta legal para salirse, salvo que se gane por la fuerza, o se cambie de puerta.

Con el monedero en la mano, ya no sé si me da igual o no. Hay que hacer muchos números y a lo mejor resulta que salimos ganando un pastón con Cataluña fuera de Europa, como el Reino Unido.

O ellos mismos, que se juntan con Londres y nos hacen la pinza.

Ya digo, con el monedero en la mano, ni idea.

Dios y diablo

30 de Noviembre , 2016

Admite todo

Entre ser un referente moral, o ser un asesino despiadado cabe todo un arco de conductas tan extenso que deja fuera pocas posibilidades más. Acaso nos faltarían la santidad por una punta, y el satanismo por la otra.

En ese espacioso abanico entre el bien y el mal se mueven los juicios que se le dedican estos días al difunto Fidel Castro. Pocos políticos actuales podrían aspirar a merecer veredictos tan dispares. ¿Quizás el coreano Kim Jong-un?

Pero siendo extensa la gama de opciones, pronto lo será mucho más, porque el régimen de Cuba ya comenzó la divinización del personaje y los anticastristas afilan navajas para rebanar su perfil más satánico.

¿Cómo es posible que la misma persona concite dos análisis tan extremos? Parece obligado pensar que uno de los dos está más alejado de la realidad que el otro. O que los dos se han disparatado bastante.

No. No es estrictamente necesario. Fijémonos en un único aspecto de los muchos que podrían tenerse en cuenta a la hora de valorarlo. Fijémonos en los distintos criterios que se utilizan a la hora de enjuiciar el respeto a la vida.

Si el verdugo se llama Otegi, Maduro, Castro o Companys; si las víctimas son policías, opositores liberales, defensores de la propiedad privada o catalanes reacios a dejarse laminar por la lógica revolucionaria y si se logra camuflarlos a todos bajo la capa siempre indigna de las fuerzas reaccionarias, matar será una actividad muy bien valorada, y hasta es posible convocar manifestaciones para pedir la libertad de quienes lleven la mochila cargada de explosivos y los puños tatuados de odio.

Si por el contrario los muertos caen del otro bando, toda violencia será reprobable. Solo con esta distinción se explica que Castro sea dios y diablo a la vez.

Ser o no ser

29 de Noviembre , 2016

Todavía no sé si es buena o no

Que yo recuerde, ser español, gallego o kurdo, no es una opción que nos ponga la vida por delante, como si se tratase de elegir entre abogado, maderista o conductor de guaguas, que entonces sí, puedes tumbarte hacia un lado u otro.

Cabe sumar varias nacionalidades por razón de residencia u otras, e incluso renunciar a que oficialmente se te trate de italiano, pero si has nacido en Roma, te llamarán romano sin equivocarse un pelo, aunque seas rey de España.

Tampoco creo que la nacionalidad imprima un carácter por si sola, más allá de lo que arrastra la carga genética y la fuerza de la cultura y las costumbres de donde te desenvuelves. Ni que por nacer en tal o cual lugar tu comportamiento ha de ser racialmente distinto y uniforme, aunque algunos anunciantes se empeñen en que a todos los gallegos nos guste la misma forma de preparar la merluza.

Por eso no entiendo lo que quiere decir Fernando Trueba cuando declara no haberse sentido español ni un minuto de su vida. Y si lo entiendo, lo que entonces dejo de entender es que a nadie le pueda molestar lo más mínimo su declaración, que por otra parte es tan pedestre que podría habérsela ahorrado.

Si para ser español, gallego o kurdo hay que comportarse de determinada forma unívoca y admirar a la fuerza todo lo que han hecho los españoles, los gallegos o los kurdos, que no cuenten tampoco conmigo porque ese viaje se llama borreguismo ilustrado. Ahora bien, si se trata de no reconocer lo evidente, de molestar o insultar a quienes creen lo contrario, que tampoco llame nadie a esta puerta.

La vida es tan importante como para no derramarla en tonterías; aunque todo hay que decirlo, en este caso nos ha permitido cubrir una columna y no hablar en ella ni de Castro, ni de Podemos.

El estado de la cuestión

28 de Noviembre , 2016

El libro resultante

Por iniciativa de Jesús Vasallo y de la oficina cubana para el turismo (INTUR) participé hace treinta años en la elaboración de un libro sobre las posibilidades de abrir la isla a quienes no la tenían como etapa ni destino de sus andaduras, el turismo de yate y de grandes cruceros.

El trabajo no podía ser más agradable, pues se trataba de conocer a fondo la isla e informar de ello. Naturalmente fuimos conducidos y asesorados en cada uno de nuestros pasos y aunque a veces logramos escapar de la ruta oficial, está claro que vimos lo que los cubanos querían que viésemos.

Espléndidas playas, maravillosas calas para el buceo, el encanto de Santiago, el inolvidable Pinar del Río, los tabacos de Vuelta Abajo, los museos de la Revolución, Varadero, La Habana antigua, parques para el regocijo de botánicos, el Gramma, el mojito y el son.

Materia prima de sobrada calidad para turistas exigentes con el ingrediente adicional de visitar un país con un peculiar sistema político y unos habitantes siempre dispuestos al buen humor. El informe sobre lo que allí había fue fantástico. Teníamos que ser muy torpes para no apreciarlo.

Lo malo vino a la hora de señalar los lugares en los que esos adinerados turistas dejarían las ansiadas divisas, dónde estaban los hoteles de lujo, los muelles deportivos, las cafeterías bien surtidas, las tiendas de marca, las joyerías o cualquier chiringuito en los que el visitante se encapricha de bienes y mercancías y se los lleva aunque solo sea para presumir delante de las amistades. ¿A qué no sabes a cómo estaban los topacios?

Esa segunda parte de nuestro informe tuvo que reflejar el estrepitoso fracaso de la misión. El socialismo cubano era incompatible con el capitalismo feroz que se pretendía conseguir y desde entonces el castrismo no invitó a más periodistas españoles. Lo sabía todo. (2-VIII-2006).

Plutarco, Franco y Fidel

27 de Noviembre , 2016

Un capítulo que Plutarco no pudo escribir

A Plutarco no le costaría demasiado trabajo hilvanar como vidas paralelas las de Fidel Castro y Francisco Franco. Con menos mimbres escribe otras para formar sus famosas parejas.

Las de estos dos personajes comienzan con sus orígenes gallegos; para que luego hablen de lo coitadiños que somos. Los dos son testigos de abusos y de mal gobierno, aunque de distintos signo. Machado y Batista en Cuba; la República, en España.

En determinado momento ambos deciden enderezar el curso de la historia con su intervención armada, y a continuación, cuando lo consiguen, los dos llegan a la misma conclusión, que además coincide con el momento de máximo paralelismo.

Una vez que están en el poder piensan que eso de las elecciones es un camino arriesgado que puede traer como consecuencia perderlo. Mejor será asegurarse una revolución permanente, un movimiento uniformemente acelerado y quedarse al mando, vigilando que se cumplan estrictamente todos sus extremos.

Esto produce considerables víctimas y llena de exiliados los países limítrofes que miran hacia la patria con el convencimiento de que algún día pasará y podrán volver a ella. Pero esa fecha tarda en llegar.

A los dos les satisface sobremanera el culto a la personalidad y les irrita con igual fuerza la presencia de todos aquellos que pudieran hacerles sombra desde dentro.

Como prueba de su sentimiento de culpa y de sus nulos deseos de penar en vida, los dos se someten al juicio de los tiempos, convencidos de que la historia los absolverá porque lo suyo, en cualquier caso, fue un mal menor.

Tras su desaparición empiezan las diferencias. El régimen del español se liquida en dos patadas. El del cubano ha quedado atado bien atado, de modo que va a costar más trabajo desincrustarlo.

Pa qué te metes

26 de Noviembre , 2016

Eso que dice me suena. Lo que no sé es a qué

Las Ritas están en todos los titulares. La portavoz del ayuntamiento madrileño se quedó en blanco en rueda de prensa al no saber qué decir tras la pregunta de un periodista. He revisado la escena en vídeo y concluyo que me pasaría lo mismo. No sabría diferenciar las propuestas normativas de las no normativas aunque me quedase delante del micrófono un mes.

Claro que yo no soy portavoz, ni se me ocurriría serlo sin un concienzudo estudio de todo lo que me rodea, pero a otros les da igual ocho que ochenta.

Rita se levantó y desapareció de la vista de los periodistas, no sabemos muy bien si para revisar las disposiciones del reglamento, o para echarse a llorar en brazos de Carmena.

A su jefe le pasó algo parecido hace unos días en el Congreso, que perdió una pregunta por desconocimiento de las reglas. Y es que Manolete, si no sabes torear, ¿pa qué te metes?

El episodio me trajo a la mente lo que leí hace poco buscando crímenes de Pontevedra. Hay que fecharlo en 1894 y cuenta el caso de María Josefa Bázquez Romeu, vecina de San Martiño de Callobre, en A Estrada, que deseaba ganarse la vida como maestra de escuela y con tal objeto clava un pasquín a manera de anuncio en el atrio de la iglesia parroquial de Callobre, donde escribe:

“Seba Poner una Escuela Particular Deniños Para el 17 de Setiembre del año de 1894 Enla parroquia de San-guan do Callobre Enel Lugar de Bigo de Arriba Enlasala de Meceira de grana y alas Niñas les enseño Atrabagar de Puntillas y Marcar y Bordar. Para las que quieran Can Currir allá aella. El 17 del corriente Año de 1894. Escrita Por María Josefa Bázquez Romeu”.

El periodista finisecular que lo recoge la compara a los sacamuelas sin título que se meten a dentistas. Hoy hablaríamos de los advenedizos de la administración.

La cosa navideña

25 de Noviembre , 2016

Para una boda de veganos, como que no

Menudo susto se llevará Teresa Rodríguez cuando descubra que las palabras bautizo y bateo vienen del griego, o de más allá, y significan remojón. Ella que es tan consecuente con el origen etimológico de las palabras lo va a tener muy crudo si algún día pretende organizar para su retoño un bautizo civil sin agua, porque es tanto como un cocido sin cerdo.

Y no vale que el agua sea del grifo, sin bendecir, porque entonces todo se reduce a un baño. “El sábado duchamos al niño”. “¿Ah, sí? ¿Y cómo le vais a poner?” “Si hubiese sido niña, Nivea; pero como salió macho, lo llamaremos Legrain de París”.

Antonio Hernando fue más allá porque incluso estaba dispuesto a que Pedro Sánchez actuase de padrino en la ceremonia. ¿Qué pintan unos padrinos en un bautizo civil? ¿Sabe Hernando que su misión es procurar que el neófito mantenga actitud y costumbres cristianas de acuerdo con la organización en la que entra?

Si lo sabe, no le importa, porque es moderno y todo lo moderno es un jijijí jajajá. Pasa tres cuartos de lo propio cuando llegan estas fechas, las entrañables, y se les hace la picha un lío con los belenes, las estrellas de Oriente, el solsticio, la epifanía y el abrenuncio.

Quieren entrar en festividad porque la gente, el comercio y la fuerza irresistible de los siglos así lo demandan, pero por otra parte pretenden hacerlo en modo ateo y claro, festejar el nacimiento de Dios en modo ateo es como si dos veganos celebran su boda en “La Vaca Argentina”.

Entonces los ayuntamientos afectados por la presencia de un alcalde refractario comienzan a tomar medidas extrañas de índole paranoide.

Por ejemplo, delante del lugar donde normalmente se instalaba el belén, ellos van y dicen: “Este año aquí vamos a poner una cosa, así con luces, lozas y lazos”. Y se quedan más anchos que panchos.