Dalmiro de la Válgoma, el historiador que volvió a empezar

9 de Julio , 2020

El erudito de Monforte de Lemos pierde en la guerra todos sus papeles y debe iniciar de nuevo su obra

SE CUMPLEN LOS treinta años de la muerte del historiador y genealogista Dalmiro de la Válgoma y Díaz-Varela (Monforte de Lemos, 1904) y el personaje sigue siendo víctima de la política cainita que en Galicia se aplica con frialdad siberiana a quienes no superan la prueba del algodón terruñesco, sean cuales sean las siglas que luzcan bordadas las puñetas de los jueces.

Los Válgoma son originarios de la pedanía del mismo nombre, en el berciano municipio de Camponaraya, y propietarios de una casa blasonada en la no menos timbrada Calle del Agua de Villafranca del Bierzo; mientras entre los monfortinos Díaz Varela abundan los militares.

Dalmiro, que será cronista oficial de Villafranca, estudia Derecho y encamina sus pasos hacia la carrera diplomática, con disgusto para su madre que prefiere verlo entre legajos, bien porque cree que es su verdadera vocación, bien porque le parece que la diplomacia es territorio comanche de codazos, intrigas e inciertos destinos.

Gana la investigación histórica, ayudada por la llegada de la República y su desagradable sonsonete político. Estando en la Biblioteca Nacional, ya metidos en harina bélica, es detenido por unos milicianos por sospechar que allí se alberga un foco de quintacolumnistas. Pasa meses en una cheka y en un campo de concentración francés, es liberado y le da tiempo a estar como voluntario en el frente los nueve últimos meses de guerra.

En el revoltijo de esos años pierde los papeles de todas sus investigaciones, que reinicia casi desde cero.

En la posguerra ejerce la abogacía dentro del Cuerpo Jurídico militar para defender a aquéllos perseguidos por sus ideas políticas, consiguiendo la absolución de muchos de ellos, que se lo agradecen mediante cartas remitidas hasta sus últimos años de su vida.

El rigor de Dalmiro en las investigaciones le lleva a rebuscar por doquier pruebas o testigos que puedan favorecer a sus clientes. De esos años recuerda la prohibición que pesa sobre los abogados de no poder atribuir a sus clientes “ideas políticas”. Solo son traidores.

La primera obra que recupera es Los guardiamarinas leoneses, publicada ya en los 40. Es el primer libro a base de los fondos del Archivo de Marina Álvaro de Bazán.

Después vendrán numerosos trabajos sobre el Marqués de la Ensenada, la nobleza de León, Hernán Cortés, y una de sus obras más queridas, La Condesa de Pardo Bazán y sus linajes, con un prólogo de quien se convierte en su mujer el año 1950, la novelista santanderina de sangre gallega, Elena Quiroga y de Abarca, hija del conde de San Martín de Quiroga, con quien se une en la capilla del Palacio Arzobispal de Santiago.

Entre los testigos, firman el barón de Finestrat, en representación de Fernando de Baviera; el marqués de Figueroa, José Álvarez de Toledo y Antonio Rumeu de Armas.

Hombre madrugador, prefiere la pintura a la música, aunque para detenerse en la frontera del abstracto, incompatible con su sensibilidad.

No tienen hijos, pero crían desde los dos años al único varón de su hermano.

Entre otros cargos, fue secretario del Instituto Histórico de la Marina adscrito al C.S.I.C, vocal del Museo Naval, de la Junta de Iconografía Naval, de la Real Academia Gallega y del Patronato Condesa Pardo Bazán, así como académico de número, bibliotecario y secretario de la Real Academia de la Historia.

Está enterrado en Villafranca y de él se puede leer una extensa biografía de Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón, marqués de Castrillón.

Xesús Mato, un home contra os agoreiros

8 de Julio , 2020

O crego de Paradela funda Fuxan os Ventos, crea Auxilia e asiste ao nacemento de Radio Popular en Lalín e Lugo

Á XENTE COMO o cura Xesús Mato Mato (Paradela, 1932), que ten todo un libro de homenaxe no que cen-amigos-cen falan del, resulta imposible sacarlles unha anécdota orixinal. O del chámase Mato sono io…, e foi coordinado por Xulio Xiz. Tiramos a anécdota do seu título.

Conta Mero nel que estando en Roma, o crego se retrasa uns minutos, polo que algún do grupo comeza a preguntar onde está Mato. Como matto en italiano é tolo, os romanos pensan que falta un viaxeiro que está mal da cabeza, ata que aparece e di: Mato sono io…

O seu berce é Cabo de Vila, na parroquia de San Martiño de Castro. Fillo de labregos e neto dun mestre de ferrado que cobra en gran os coñecementos que imparte.

Alí vai a escola desde os 5 anos cos seus seis irmáns e dalí marcha para seguir estudos no Seminario de Lugo, do ano 1946 ao 1958. Conta que rompe a ler na etiqueta dunha botella de viño reconstituínte Sansón. Se cadra o primeiro que Mato le nesta vida foi: “Sansón es una bebida singular, suave, dulce, aromática y muy versátil”.

Logo, ata 1967, é coadxutor en Lalín, cando se fai técnico de radiodifusión y redactor en Madrid. Créase a COPE e él será o encargado de facer a emisora de Lalín por encargo do bispo Ona de Echave.

Como Mato é como é, en Lalín crea tamén unha polifónica e un grupo de teatro. Logo volve a Lugo para ser o home da igrexa en Radio Popular. Ofrécenlle a dirección, pero prefire manterse á marxe desa responsabilidade.

En 1983, chega o seu nomeamento para varias parroquias do Cebreiro e O Courel _ Liñares, Hospital da Condesa, Padornela, Fonfría e Teixeira _, e unha morea de actividades, algunhas xa iniciadas, no ensino, na música, no estudo, no galego, na acción pastoral e no xornalismo, entre elas, unha prolongada colaboración nas páxinas dominicais de El Progreso.

Vive en primeira persoa a chegada do galego á liturxia e no ano 1968 dá os primeiros pasos do que será a súa obra máis coñecida, a fundación do grupo Fuxan os Ventos, co gallo dos concursos de panxoliñas da Sección Femenina, a través do colexios Santísimo Sacramento, feminino, e Eijo Garay masculino. “Un Nadal _ conta no seu día a Sabela Corbelle _, convidei aos rapaces que viñesen cantar coas pequenas. Cantáronse panxoliñas en galego e tamén en castelán e de aí saíu Fuxan e tamén o espectáculo Galicia canta ao neno, en 1972”.

Dúas cancións do grupo _ Fuxan os Ventos e Mencer _, son obra do fundador. A mili de Mini e Mero interrompe a actividade musical, pero logo virán O tequeletequele, Galicia canta ao neno, Sementeira e Quen a soubera cantar, Saraibas…

En paralelo hai outro Mato dedicado ao apostolado e á creación de Auxilia no ano 1970, a favor dos discapacitados físicos que tivo unha gran trascendencia e da que será o seu primeiro coordinador. “Cambioulle a vida a moita xente que, ata daquela, vivía condenada a quedar nas casas”.

Así mesmo é coautor dos libros Galicia canta ó Neno e Por un Lugo sen barreiras. Entre outros, recibe os premios e distincións de Lucense do ano (1991), V Premio Moncho Valcarce (1998), de Cultura Tradicional de María Castaña y de xornalismo no Nadal de Begonte (2009).

Na última etapa, Mato coida de dúas irmáns maiores que viven en Portomarín, onde comezara a súa preparación para o Seminario. O concello de Paradela noméao Fillo Predilecto en 2005 e o de Portomarín prepara unha distinción similar.

No ano 2018 chega a concesión da Medalla Castelao, que recoñece todo o labor desenvolvido.

Chao Espina, la curiosidad por todo

7 de Julio , 2020

El cronista oficial de Viveiro no solo documenta la historia de la ciudad, sino también docenas de temas que le atraen

LA CURIOSIDAD INTELECTUAL de Enrique Chao Espina (Viveiro, 1908) limita al norte con Viveiro, y al sur, con todo lo demás. Sus trabajos periodísticos, publicados fundamentalmente en El Progreso, El Correo Gallego y La Noche, abarcan la ciudad de Viveiro y sus hijos ilustres, pero también temas de muy variada índole, como los estudios sobre la Sábana Santa, la gente que usa barba, los epitafios o las últimas palabras de distintos personajes. Hoy se cumplen los 112 años de su nacimiento.

Muchos de esos temas son tratados con gran sentido del humor, que era una de sus características personales, como su espíritu deportivo en las filas de una club de fútbol local, o nadador en la ría del Landro.

Alumno del cronista oficial de Viveiro, Jesús Noya, será elegido para desempeñar ese mismo cometido después de Juan Donapetry.

Se hace sacerdote en Mondoñedo, donde coincide con Trapero, mayor que él, y con Cunqueiro, menor, entre toda aquella maravillosa promoción mindoniense. Allí coaborará en la revista Vallibria. Él y Fernández del Riego serán los únicos académicos lucenses que reciban a Álvaro cuando ingrese.

Termina la carrera en Lugo el año 1931. Luego se licencia en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza y cursa Magisterio en Santiago. Es doctor en Letras por la Universidad Central y diplomado en portugués por la Escuela Central de Idiomas.

Uno de sus primeros trabajos publicados será Felipe II y El Escorial, en Misión.

Recorre diversos destinos docentes en Puertollano (Ciudad Real), el Instituto de Ferrol, la Escuela de Comercio de A Coruña y otros, antes de ser académico de número de Real Academia Galega, y correspondiente de otras.

Por resumir citaremos aquellos personajes que merecen el estudio de Chao Espina. El primero, Pastor Díaz, a quien dedica su documentada tesis doctoral que se publica en 1972, pero también Luis Trelles, Vicente Cociña, Gonzalo Pérez das Mariñas, Nicolás Fernández- Victorio, Manuel Bujados y muchos más.

Igual de extensa es la lista de premios recibidos que encabeza el Pérez Lugín de 1945, dedicado entonces a Galicia a través de sus leyendas, y en el que Pedro de Llano, Bocelo, futuro director de El Progreso, recibe una mención de honor. En ese momento es profesor del Instituto ferrolano.

También gana el certamen literario celebrado en Lugo al año siguiente, así como los títulos de sus libros, entre los que figuran muchos sobre la historia de Viveiro, Ladrones, lobos, villas, tipos populares y otros temas, los dedicados a las leyendas de Galicia, y los de contenido biológico, Introducción al libro de los peces de Cornide, Tres monstruos de los mares gallegos y otros temas marineros, de 1975) y La zoología y los animales en la obra del padre Feijóo (1983), que publica por entregas en El Progreso, antes de verlo reunido por Ediciós do Castro.

En esa línea, los Juegos Florales de Foz le premian en 1966 un trabajo titulado Mitad pez y mitad sirena, en compañía de Manuel María y Alfonso Toimil. De sirenas también escribirá en Las Riberas del Eo.

Poesía, libros de enseñanza, traducciones, un curso sobre lengua portuguesa y la recolección de lo escrito sobre Barbas, barbudos y barbudas, que prologa Evaristo Correa Calderón, completan su obra a vuelo de pájaro. Por todas ellas fue llamado el Tubalcaín de las letras gallegas.

José Manuel Suárez Sandomingo ha escrito la más extensa y documentada biografía de Chao Espina, que fallece en A Coruña el 19 de enero de 1989.

Constantino Lourido, treinta panaderías en Buenos Aires

6 de Julio , 2020

El industrial de Riotorto también escribe el libro “A Galicia, tierra meiga”

CON 19 AÑOS, Constantino M. Lourido Cabanas (Riotorto, 1900) se lanza a la conquista de Argentina, llevando para ello su ilusión y su trabajo. Recuerda haber llegado a Buenos Aires el 11 de julio de 1919 y entrar como obrero en las panaderías de su primo José Loureiro Cabanas, con las prisas lógicas de quien quiere ver cuanto antes el resultado de su esfuerzo.

Tres años después, en 1922, encuentra la posibilidad de establecer un negocio por su cuenta, pero la suerte no estaba ahí y debe esperar hasta abrir un local en la calle José M. Moreno 334, llamado Confitería Sávona. Pronto lo convierte en un establecimiento de éxito, momento que aprovecha para venderlo y con las ganancias obtenidas, montar su red de panaderías.

Eso fue en 1927, cuando se instala en la calle Segurola 2381 del barrio de Villa Devoto, donde va a nacer el auténtico embrión de su posterior emporio comercial. Desde 1925 ya está casado con Querubina Llousas Lousas, natural de Sadrarín, lugar de San Xurxo de Piquín, en el ayuntamiento lucense de Ribeira de Piquín.

Antes de cumplir los diez años de estancia, la marca Lourido ya es sinónimo de éxito. El segundo establecimiento lo abre en Avenida Tres Cruces 4271; y así sucesivamente, Lope de Vega 1864, Bermúdez 2476; y el quinto en la calle Nueva York Nv 4977, hasta los treinta que reúne en su época.

Sus productos ganan el diploma y la medalla de oro en la Exposición de Florencia, y la mención honorífica en la Primera Exposición Argentina, como hitos significativos. También es el fundador y primer presidente de la sociedad Patrones Panaderos de Villa Devoto.

En 1933 cumple su segundo sueño, que es regresar a su parroquia natal de Santa María de Galegos (Riotorto), uno de cuyos lugares es precisamente el de Lourido. Su interés fue entonces agradecer a la patrona lo logrado en Argentina y realizar diversas donaciones benéficas.

Luego el matrimonio continúa viaje para conocer Francia, Alemania, Italia y Bélgica, donde se informa de los avances técnicos en su sector de panificación y los refleja en el órgano periodístico de sus colegas, La Intermediaria Panaderil.

Durante ese viaje se vincula al Consorcio de Panaderos de Madrid y de Francia, al Sindicato de Patrones Panaderos de París y a otras entidades. La célebre Casa Krupp lo invita a conocer sus fábricas.

En julio de 1937, Lourido presenta al ministro de Agricultura “la imposibilidad de obtener un producto de panificación de tipo similar al de los industriales que emplean el llamado “mejorador”, debido a las constantes variaciones de las harinas en su calidad”.

Finalmente consigue que el ministro Miguel Ángel Cárcano establezca desde el 30 de enero de 1939 la tipificación de harina y se eviten los llamados mejoradores.

También destaca en su labor humanitaria. Con motivo del terremoto de San Juan envía el primer cheque de socorro a los damnificados, e igualmente dona una sala de Maternidad para el Hospital de la localidad de Pilar.

En 1954, tras 35 años de residencia en Argentina, regresa a Galicia para permanecer varios meses con su mujer y sus dos hijas, María Amalia y Laura.

Entonces ya había publicado el libro “A Galicia, tierra meiga”, con versos dedicados a cada una de las provincias gallegas, y otros.

En ese momento anuncia que prepara sus “Memorias de un inmigrante”, en recuerdo de todos los que como él marcharon a América.

Constantino fallece en Buenos Aires el 22 de marzo de 1960.

Valle Armesto, el inventor de El Explorador Español

5 de Julio , 2020

El abrelatas del fonsagradino ha sido elegido como icono del diseño histórico de España

CUANDO EN 2010 se publica El diseño industrial en España, sus autores deciden que en la portada figure la imagen del abrelatas de El Explorador Español.

Este sencillo utensilio sale del caletre de José Valle Armesto (A Fonsagrada / Negueira de Muñiz, 1870), un hombre nacido en las tierras fonsagradinas o buronesas de Vilaseca, y que se instala en Gijón, después de servir al Rey, para emprender allí una original actividad industrial, que incluye la fabricación de este aparato que va a estar presente en la vida cotidiana de los españoles durante el siglo XX e incluso en la actualidad, pues sus ventajas superan a diseños posteriores.

El aparato está pensado para cuatro funciones principales. Abrir la lata mediante una cuchilla puntiaguda que avanza sobre las tapas a medida que se realice con ella fuerza arriba y abajo una vez anclada al envase, perforar ese mismo recipiente hermético para extraer su líquido, apretar o aflojar cabezas de tornillos de una ranura y destapar las chapas de corona de las botellas que utilizan este sistema para cerrarlas.

Todo se reduce a tres piezas metálicas hábilmente dispuestas para que tanto el explorador, como cualquier vecino en su casa, disponga de un instrumento sencillo, manejable, pequeño y transportable con el que enfrentarse a esos tres trabajos. En la parte más ancha se le añade la imagen de un excursionista —que en teoría, es el principal beneficiario del invento, y en la parte superior, incrustadas en una rueda de un engranaje mecánico, aparecen las tres iniciales del nombre de su creador, JVA.

Tuvo que ser emocionante para Valle Armesto comprobar durante los 54 años que sobrevive a su invento cómo es que no decaen las ventas de su diseño, que aunque en menor medida, sigue hoy vigente en hogares y negocios.

Después de cumplir sus compromisos militares con la patria, se dedica un tiempo a trabajar como viajante, pero probablemente ya con la idea del utensilio en la cabeza. En el año 1905, decide dejar los caminos de España y echar raíces. Gijón es un lugar adecuado para aventuras industriales, de modo que el invento será asturgalaico, por aquello de ser primoshermanos.

Valle Armesto cuenta con un socio capitalista llamado Gutiérrez que falleció a los pocos años de iniciar su actividad. La fábrica se instala en la zona de Los Campos, para trasladarse luego a la calle de Cifuentes, que será sucesivamente Calvo Sotelo, y en la actualidad, Manuel Llaneza.

Allí trabaja una plantilla mayoritariamente femenina, con abundancia de gentes llegadas de Negueira, Burón o A Fonsagrada, que esperan ser bien recibido en el negocio de su paisano. A Valle Armesto le gusta compartir con ellos la jornada, por encima de permanecer en las oficinas ocupado en asuntos burocráticos o comerciales.

Sus familiares recuerdan que acude a diario a la factoría, a donde va andando hasta que las fuerzas le fallan y entonces se hace conducir por un taxista. Otro de los rasgos de su carácter es acercarse a todos aquellos que imagina hijos de Galicia, con el fin de echar unas parrafadas en gallego.

Durante años, las pasiones de José Valle son la caza y la pesca. Y quién sabe si ese afán por recorrer los montes y los ríos tras las piezas deseadas fue la chispa de la que surge el abrelatas. Evidentemente, el explorador español más común es el cazador o el pescador, y quien más puede beneficiarse del aparato es un hombre que pasa toda la jornada en el monte. También es socio del Real Club Astur de Regatas.

Luis Cebreiro, el marino mercante más galardonado

5 de Julio , 2020

Crea en Viveiro los Flechas Navales y a su trabajo se deben cientos de salvamentos marítimos

PARA LOS FLECHAS navales de Viveiro, para los marineros de ese puerto, para docenas de náufragos y para toda la ciudad, el nombre de Luis Cebreiro López de Ogallar (Ferrol, 1894) es evocación de gratitud y orgullo.

Vivariense de adopción y de vecindad, puesto que su cuna fue ferrolana, Cebreiro es protagonista de una singular biografía con rasgos de heroísmo a cada paso y con muchos episodios todavía por descubrir.

La historia comienza el 2 de enero de 1921, con su heroico comportamiento con motivo del naufragio del vapor Santa Isabel, donde se certifica el salvamento de más de 30 personas de morir ahogadas.

Cebreiro recibe la cruz de Beneficencia y la medalla más importante de Salvamento en España, que le entrega su propio padre y cuya recompensa económica dona. Será la primera de otro medio centenar de reconocimientos españoles, ingleses y alemanes que merece por operativos en los que participa y que lo convierten en el oficial de la Mercante más galardonado en el siglo XX.

Otros salvamentos suyos tienen por escenario la playa de Salinas y por supuesto, Viveiro.

Un año más tarde, noviembre de 1930, en la sede madrileña de la Academia de la Historia se celebra el cincuentenario de la fundación de la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos y entre los distinguidos figura naturalmente Luis, que se ha convertido ya en el prototipo del socorrista español.

Entre los años 1941 y 1969 Cebreiro es ayudante militar de Marina de Viveiro, donde al segundo año de llegar crea una sección de los Flechas Navales, que estuvo situada en los claustros del convento de San Francisco, luego en el Grupo Escolar Pastor Díaz, de Río dos Foles y finalmente, en la Escuela Nacional de Orientación Marítima de Pénjamo.

Allí se imparten clases de cultura general, de conocimientos náuticos y deportivos mediante dos bateles, una buceta, piraguas y un bote. Se forma una banda de trompetas, gaitas y tambores, que es la primera banda procesional de la Semana Santa de Viveiro.

Los flechas visten uniformes de la Marina de Guerra, confeccionados especialmente para ellos por intendencia naval y exactamente iguales a los de los marinos. Desfilan en San Sebastián, Santander, Luanco, Gijón, Madrid, Lugo, Cudillero, Vilalba, A Coruña y Ferrol, entre otros lugares, según recuerda Xosé Luis Moar Rivera, organizador de la exposición Lembrando a Luis Cebreiro.

Durante la segunda guerra mundial, rescata a los 46 tripulantes y oficiales de un submarino alemán atacado por los aviones aliados frente a la costa de Bares. Crea comedores y un ropero para niños y marineros, recupera objetos del Palomo y la Magdalena _ hundidos frente a Viveiro _, crea el Hogar del Jubilado, consigue la luz eléctrica para el puerto de Bares y contribuye a la construcción de viviendas para pescadores en Atalaia, Chao y Pénjamo.

Casi medio siglo después de su muerte en 1969, es objeto de un homenaje mediante un monolito en la calle de Covas que lleva su nombre. El propio Moar es el conductor del acto al que asisten su hija, María del Carmen Cebreiro, Antonio Nores, de la Liga Naval; José Novo, presidente del Puerto de Celeiro; Domingo Rey, patrón mayor de Celeiro; Máximo Díaz, como representante de los pescadores, José Manuel Balseiro, delegado provincial de la Xunta, y Jesús Fernández, concejal de Mar.

El grupo Sons de Celeiro estrena una habanera dedicada a él, con letra y música de su director, Daniel Caxete, que también ha sido uno de los flechas navales en su mocedad.

Radilo, la película inacabada

2 de Julio , 2020

El sarriano Ramón Díaz Lorente vive una pasión por el cine tan constante como infructuosa

TODOS LO CONOCÍAN como Radilo, pero era Ramón Díaz Lorente (Sarria, 1939), nacido unos diez años antes que los Cines de Sarria SA Cissa, de los que será acomodador y donde, al igual que el protagonista de Cinema Paradiso, se dejará embaucar por la magia del cine hasta el punto de vivirla como propia.

Cissa nace por voluntad de José Gayoso, Luis Macía y Javier Saco, y desaparece en 1998 porque las salas ya no son imprescindibles para el cine. En el medio, Radilo pergeña su historia.

Ramón había emigrado muy joven a Barcelona y allí le pilla el rodaje de El fabuloso mundo del circo, la superproducción de Samuel Bronston dirigida por Henry Hathaway, con John Wayne, Rita Hayworth y Claudia Cardinale. Él afirma haber sido especialista de uno de los trapecistas del circo, aunque ese extremo parece extraño, si no imposible.

Quizás asiste al rodaje en el puerto de Barcelona, o acaso es uno de los 600 extras que participan en las escenas rodadas cerca del mar. Y eso ya sería bastante. También asegura haber estudiado en la Escuela de Actores de Fernando Espona y Julio Coll.

El caso es que regresa a Sarria, realiza diversos trabajos, se casa, tiene dos hijos y trabaja como acomodador del recordado cine Cissa.

El trabajo le lleva a la pasión cinematográfica, y de tantas películas visionadas, como don Quijote con los libros de caballería, pasa a considerarse guionista, director, actor y profesor, dicho todo ello con las comillas que enmarcan los casos fuera de lo común.

Está obsesionado con los western y se juramenta para no irse de este mundo sin haber rodado uno. Se llamará La viuda del sheriff, la historia de la betanceira María Martínez, que en el siglo XIX se casa con un norteamericano y viaja al Lejano Oeste.

El año 1982 sufre un accidente y deja Cissa. Entonces obtiene una ayuda del ayuntamiento y monta la escuela Saluga Filmx o Films, sin por el escalafón geográfico SArria LUgo GAlicia. Nadie se matriculará jamás.

Después ejerce de reportero y acude con su cámara a todos cuantos actos públicos se celebran en Sarria.

En el 2013 parece que puede ocurrir el milagro. La productora Consuelo Films conoce la historia de Radilo y sus integrantes opinan que es un buen argumento para un documental.

La actriz María Vázquez les ayuda a localizarlo y se produce el encuentro. El documental se llamará Calíope en el Camino y en él Ramón tendrá la posibilidad de dirigir tres o cuatro escenas de La novia del sheriff, que se unirán a la estructura que idea Luis Moreno: Un pueblo que ayuda a un Quijote a realizar su sueño.

Y así sucede, más o menos, en el lugar de Perros y en La Unión, con actores como Rubén Riós, Anxo Manoel Lamelo, Mónica López, alumnos de la fundación TIC y Ramón Díaz al frente del tinglado, detrás y delante de las cámaras.

Jeff Roberts es uno de los personajes. Chicano, otro. Marleen es la viuda. Hay caballos, duelos y disparos. Un cuadrúpedo del exconcejal sarriano Antonio López también tiene su protagonismo.

Radilo defiende su antigua tesis. “Galicia sirve para escenario de un western porque en América no todo es desierto y hay verde”.

Tres años después de aquello, vuelven a fijarse a fijarse en él. Ahora es un proyecto más gallego y mucho más enloquecido que el anterior, si ello es posible. Se llamará Los amigos. O mucho nos equivocamos, o los tres proyectos _ la viuda, Calíope y los amigos _, están inacabados. Ramón muere durante este rodaje.

Enriqueta Otero, así en la paz como en la guerra

1 de Julio , 2020

La maestra y guerrillera de Castroverde cambió el fusil por la Universidad Popular O Carriño

SOLO LE HICE una entrevista en mi vida, pero tenía material para un libro. Enriqueta Otero Blanco (Castroverde, 1910), se sentaba en mi despacho a última hora de la mañana y me predicaba. Un día me cansé y le recogí la prédica. Lo que sigue es parte de ella.

“La tierra del Agro do Rolo está regada con mi sangre. Por eso solicité en su día que allí se construyese una escuela, pero no me hicieron caso”.

Enriqueta, alias María de los Dolores, maestra, secretaria de Dolores Ibarruri en la guerra y guerrillera, nace el 26 de febrero de 1910 en la casa Ribón de Miranda y cae el 14 de febrero de 1946, cuando, después de lanzar dos bombas a su perseguidores, es alcanzada en las piernas, detenida, condenada a muerte y conmutada la pena por 34 de prisión, que luego quedan en 19.

Su lucha, si fue violenta durante diez años, no pierde ardor en los tiempos de libertad. “Nosotros fuimos los honrados de la legalidad de España. Los que la defendieron hasta el final y no entregamos en bandeja el poder a Franco”.

_ Por eso propugno un homenaje a los resistentes. A Pepe Vicente Rodríguez, mi compañero, muerto a palos en la comisaría de Lugo, cuyo cadáver me llevaron al hospital cuando convalecía de mis heridas; a Julio Nieto, Emilio Golán, Marcelino Rodríguez Fernández, Ramón Vivero, “Marrofer”, Jose Castro Veiga “O Piloto”, Foucellas…”

_El sistema educativo español tiene muchos fallos. El principal es la tendencia a perpetuar las clases sociales, lo que significa asentarse sobre bases erróneas.

Enriqueta añora sus épocas en las que desborda energía. Cuando, acosada por las tropas de Franco, se descuelga por una cañería de la Escuela Central de las Milicias de la Cultura, o cuando escapa de Ventas con otras dos mil mujeres, imponiéndose a la vigilante: “O abres la puerta, o vas por la barandilla”. Se considera víctima “de un alevoso ataque de trombosis”, pero no desmaya en iniciativas, proyectos e ilusiones:

_ Mientras me quede un rescoldo de vida la utilizaré para favorecer a la sociedad, que es el ideario máximo de todo comunista.

Con ese bagaje y esa ideología, Enriqueta no puede tener buenas palabras para el partido en el Gobierno:

_ El PSOE no es socialista cuando fomenta el juego, cuando hace que la gente busque la ganancia por la Ganancia. González justifica todo eso diciendo que España debe contribuir a la defensa de la civilización occidental, y yo le preguntaría al presidente del Gobierno ¿a qué Occidente se refiere? ¿al de Reagan? ¿al de las drogas? ¿al de la exaltación del sexo? ¿al de la proliferación de las barras americanas?

_ ¿Las barras americanas? ¿porque son barras, o porque son americanas?

_ Déjate de coñas. Yo estoy luchando contra las barras americanas. Hoy, desde Sobrado do Picato a Lugo hay 16 barras americanas. Hay que combatir eso, hay que acabar con la prostitución, dar puestos de trabajo a la mujer. El PSOE es machista porque favorece todo eso, y ni Lenin ni Cristo aceptan la explotación tan ignominiosa que estamos viendo.

Esta “vieja joven” que camina con dificultad, arrastrando las heridas del 46 y la trombosis del 85, cree firmemente en la mujer como elemento revolucionario:

_ La mujer fue el alma de la resistencia española, pero el fascio, que es el enemigo de todo lo humano y bueno, aplastó su fuerza y la redujo a posiciones adormecidas.

En su zurrón se amontonan recortes, octavillas y documentos. Unos se refieren a su pasión por la educación de los jóvenes gallegos, la Universidad Popular O Carriño; otros, a sus recuerdos.

Hotusa, primer consorcio mundial de hoteles independientes

30 de Junio , 2020

El chantadino Amancio López-Seijas ha logrado uno de los principales grupos hoteleros

DECIR QUE AMANCIO López-Seijas (Chantada, 1955) es el emperador del sector hotelero, el otro gran Amancio gallego, o el hombre de los hoteles, son inexactitudes. Y no porque sean hipérboles exageradas, sino por lo contrario, ya que es difícil expresar con palabras lo que significan los actuales números de Hotusa, grupo nacido hace 43 años.

Pero no debemos saltarnos los previos, esos en los que Amancio es un rapaz de la parroquia de Santa María de Camporramiro, con escaso interés por el estudio, aunque con los cinco sentidos puestos en lo fundamental. Por eso dirá tiempo después que todo lo que puede resultar importante para la vida se aprende en casa.

Sus padres consiguen que estudie becado en los jesuitas de León, donde será condiscípulo de Mariano Rajoy, con el que hoy mantiene una amistad acrecentada durante los veranos de Sanxenxo.

Cuando en 2019 celebre el I Foro La Toja – Vínculo Atlántico, inaugurado por el rey Felipe, no le será difícil sentar en la misma mesa de ponentes a los dos expresidentes, Rajoy y González. El Foro roza la excelencia, tanto por la calidad de los ponentes, como la de los asistentes.

Después de León no hay más estudios, pero sí un salto a Menorca, donde tiene su primer contacto con el mundo hotelero. Despacha el trámite de la mili y se asienta en Barcelona, a la que llamará su particular ciudad de los prodigios, porque realmente lo va a ser.

Cuando acude a su primera entrevista de trabajo en Barcelona, en un test se le pregunta cuáles son sus aspiraciones y él dice que las máximas. Quiere llegar a director general. Gusta y lo contratan.

López Seijas cursa estudios de Empresa y el Programa de Dirección General de la Escuela de Alta Dirección y Administración (EADA).

Hotusa se crea con un capital de 15.000 pesetas y toda la ilusión del mundo. “Nunca hemos repartido dividendos ni aportado más capital social”,

Son tres pequeños hoteles que se unen para hacer frente al empuje de las grandes cadenas, y así, de ser una fuerza de resistencia, se convertirá en una de las grandes, en concreto, el primer consorcio de hoteles independientes a nivel mundial, con actividad comercial en más de 130 países, y más de 3.000 hoteles en 50 países, como son los Eurostars y Exe, que dan origen a una facturación de unos 1.100 millones de euros.

Toda su familia está implicada en el grupo. Su mujer, Ana Sanjurjo, ha sido su directora durante años, y las dos hijas, Marina y Clara López Sanjurjo, son las responsables de las áreas de márketing y nuevas tecnologías, y de desarrollo e inversión, respectivamente.

2017 fue un año convulso para Cataluña, y Hotusa considera que lo conveniente es trasladar su sede a Madrid, donde ya cuenta con importantes activos. El independentismo se indigna sin darse cuenta, como siempre, de que el problema está en ellos, que son los que centrifugan.

“Creo que se tomaron las decisiones adecuadas y hoy, gracias a ello, crecemos más que los grandes países europeos”, opina Amancio.

Otra de sus iniciativas ha sido trasladar a Chantada en 2012, una central de reservas y el centro de atención al cliente de Hotusa, lo que supone pasar de unos seis primeros puestos de trabajos a más de doscientos, lo que supone una influencia muy positiva en el municipio, donde Hotusa adquiere un terreno de 80.000 metros cuadrados para sus instalaciones.

La presencia de Hotusa en la provincia se acrecienta con los Eurostars Gran Hotel Lugo y el Pazo de Sober, y el Exe Puerta de San Pedro.

Ramón Falcón, el barbero de la muralla

29 de Junio , 2020

Promueve la Operación Muralla Limpia que dejará libre de edificios la ronda exterior del monumento

UNO DE LOS testigos que firma en la boda de Ramón Falcón Rodríguez (Castro de Rei, 1925) es Hernán José Cunqueiro Mora, hermano del novelista y viudo ya de Alicia Tella Villamarín, hermana a su vez del padre de la desposada, Pepita Tella Pillado.

Es el año 1958 y el novio luce el uniforme de jefe de administración civil del Ministerio de Educación Nacional. Su padre, Francisco Falcón Rancaño, también es viudo desde tres años antes de Generosa Rodríguez López. El mayor de sus hijos, Francisco, es secretario particular del director general de Enseñanza Primaria, Eduardo Cantó Rancaño.

Ramón había terminado el bachillerato en el Instituto de Lugo el año 1944 consiguiendo uno de los tres premios “Pedrosa Posada” _ precisamente el “Ramón” _, a los mejores expedientes, compartido con Cristina Bal Piñeiro y Victoria Vázquez Boado, lo cual demuestra que las mujeres ya pisan fuerte en el 44.

Para Lugo el nombre de Ramón Falcón empieza a sonar fuerte a partir del 28 de abril 1972, cuando se celebra el acto simbólico para el inicio de la Operación Muralla Limpia que a lo largo de dos años va a eliminar las 85 edificaciones adosadas al exterior del monumento lucense.

Por supuesto, desde un año antes, cuando la operación se aprueba, y en los siete anteriores, cuando se gesta, Falcón es un apellido que se oye con frecuencia en la ciudad y no siempre al lado de buenas palabras, porque entre los propietarios hubo división de opiniones. Nada que no fuese de esperar.

Pero cuando los lucenses lo ven en esa fecha, al lado de Florentino Pérez Embid, su superior jerárquico como director general de Bellas Artes, dando paso a la demolición de un edificio próximo a la Porta Nova, la primera de las 85 que están previstas realizar, ya no les quedan dudas de que está naciendo una nueva ciudad, orgullosa de haber conservado un muro y unas torres que otras muchas ciudades tiraron por la borda. Y eso que Lugo nunca se distinguió por su conservadurismo arquitectónico.

Entonces se habla de un plazo de un año y de dos cifras, 114 millones de pesetas por un lado y 200 millones por otro. ¿Quién sabe lo que puede pasar?

Para remarcar un día tan especial en la historia de la ciudad, además de Pérez Embid, y de Falcón, a quien todos reconocen su decisivo papel en la operación, está en Lugo Antonio Iglesias Álvarez, el pianista orensano que en aquel momento es subcomisario general de Música y que anuncia el programa de la III Semana de Música del Corpus que tendrá lugar el mes siguiente, con dos conciertos de la recién creada The London Masterplayers Orchestra, y dos solistas consecutivos, el violinista Pedro León y la clavecinista polaca Elzbieta Stefans-ka-Lukowitz. Así como otros de José Iturbi, la Orquesta Sinfónica de Bilbao, el Coro de la Escuela Superior de Canto de Madrid y otros que hacen una edición memorable.

Antonio Iglesias, como sabe el lector, es el padre de la periodista María Antonia Iglesias, fallecida en 2014.

Ramón Falcón recibe numerosos reconocimientos. En Lugo se da su nombre a una plaza de la avenida de A Coruña y a la Escola de Artes e Oficios. En 1973 el Centro Gallego de Madrid lo nombra su presidente de honor junto con Leopoldo Calvo-Sotelo, para reconocerle su papel al frente de la Sociedad para el Desarrollo Industrial de Galicia.

Lugo ofrecía así un aspecto remozado para celebrar en 1975 su Bimilenario, aunque en ella quedará para siempre el latiguillo de decir que no se le agradeció lo suficiente. Quizás.